viernes, 22 de mayo de 2020

NOVENA A NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN

Traducción por el P. Vicente Casas MSC de la 14ª edición francesa de la Novena dispuesta por el padre Francisco María Víctor Jouët MSC, y publicada en Barcelona por la imprenta La Hormiga de Oro en 1892, con aprobación del Obispo de Barcelona.
  
PRÓLOGO DEL AUTOR: CONFIANZA
Esperad aún, esperad contra toda esperanza, esperad a pesar de todos los obstáculos, todos los que leáis estas líneas: Nuestra Señora del Sagrado Corazón, la Abogada de las causas difíciles, es también la Abogada de las causas más desesperadas; ánimo, pues, y confianza. 
   
La Virgen, que sobre la tierra y hasta el pie de la Cruz consoló al Corazón de un Dios anegado en un abismo de padecimientos, ¿no podrá acaso consolar vuestro pobre corazón?
  
La que consoló al Soberano Señor de los ángeles y de los hombres, ¿no tendrá algún consuelo para un hijo de Dios? 
  
La que ha alentado tantos espíritus abatidos, ¿no podrá alentar el vuestro? 
   
La que Jesús os ha dado por Madre, que os ha amado tiernamente, y cuyo poder es tan grande en el Cielo, ¿se negará a venir en vuestra ayuda cuando la invoquéis en vuestras congojas y en vuestros padecimientos? 
   
¡Lejos de vosotros tan triste pensamiento!… Como aplastaríais a una venenosa serpiente, hollad con vuestros pies, no solamente la desconfianza, si acaso ha invadido alguna vez vuestra alma, sino que también el menor temor, y la más leve duda; Nuestra Señora del Sagrado Corazón está muy cerca de nosotros. 
  
Abandonad, pues, vuestro corazón a la esperanza al leer estas pocas páginas. Su única ambición es hacer resonar en vuestros oídos las hermosas y dulces palabras del Acordaos a Nuestra Señora del Sagrado Corazón; hacéroslas amar; hacerlas brillar en lo íntimo de vuestra alma, como un rayo de luz que nada puede oscurecerle, y que resplandece en el seno de las más espesas tinieblas; moveros a pronunciarlas como la expresión de vuestra invencible esperanza; grabarlas para siempre en vuestro espíritu, cuando en torno vuestro todo parezca conspirar a vuestra ruina; traerlas a vuestros labios en la hora del peligro, y sobre todo en el momento supremo de vuestra agonía para que ellas sean para vosotros una tabla de salvación y os conduzcan al puerto. 
   
Desconocida en otro tiempo, tú resuenas ahora, ¡oh sublime súplica!, bajo todos los cielos; nacida ayer en el santuario de Issoudun a los pies de la primera Imagen de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, aprobada hoy por la Sede Apostólica: enriquecida con indulgencias por el Sumo Pontífice, no cesas de resonar en el seno de la misma Ciudad Eterna, en el templo, dedicado a La que tienes por objeto, hecho centro general de toda la Archicofradía. Ayer todavía te pronunciaban con amor pocos labios piadosos; hoy eres conocida en todos los países, todas las lenguas del mundo te repiten a cada momento del día y en todos los peligros, en las empresas importantes, en las congojas mas crueles, en las enfermedades más dolorosas, en las miserias más desesperadas.
  
¡Oh santa oración del Acordaos a Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, tú eres el objeto de nuestro amor. Desde el día en que nuestros labios tuvieron por vez primera la dicha de pronunciarte, tú has sido para nosotros un fiel sostén. Mañana y tarde, y con frecuencia durante las horas del día, nuestra lengua te ha hecho subir hasta el trono de la Madre de Misericordia y ha alcanzado de esta Reina incomparable gracias sin número. 
   
Mas, ¿cuál es la virtud oculta que hace tan eficaces tus acentos? ¿Qué sublime elocuencia encierras, pues, en ti, para hacernos tan propicia a la Virgen Inmaculada? ¡Ah!, he aquí la causa de este misterioso poder: Tú recuerdas a la Madre de Dios el infalible poder que su divino Hijo le ha dado sobre su Corazón adorable, y esta divina Madre, que lo es también nuestra, invocada bajo este título, siente más vivamente el deseo de socorrernos. Por la gloria de Dios y nuestra satisfacción derrama Ella con abundancia sobre nuestras almas todos los tesoros de amor y de misericordia, de luz y de salvación, de los cuales el Sagrado Corazón de Jesús es la fuente inagotable.
 
AVISOS IMPORTANTES
En este mismo instante y a todas las horas del día, miles de asociados extendidos sobre toda la superficie del mundo, comienzan a su vez novenas a la poderosa Abogada de las causas difíciles y desesperadas.
   
Para asegurar más la eficacia de sus ardientes súplicas, estas almas cristianas, al mismo tiempo que forman sus intenciones particulares, tienen la santa costumbre de unir sus novenas a todas las que se hacen en Issoudún, Roma y Barcelona, centros de la Archicofradía de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, y nos lo dan a conocer.
  
Esta mutua correspondencia de oraciones comunica a sus novenas una incomparable fuerza y facilita mucho su buen éxito.
  
Recomendamos encarecidamente a las personas que hagan alguna novena, que la santifiquen con una buena confesión y una fervorosa comunión.De esta excelente práctica depende muchas veces el fruto de esta Novena.
   
NOVENA DEL ACORDAOS A NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN, ESPERANZA DE LOS DESESPERADOS
 
  
Postrados de rodillas ante la imagen de Nuestra Señora del Sagrad Corazón, y hecha la señal de la Cruz, se dice primeramente el Acto de Contrición.
  
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Criador y Redentor mio, por ser Vos quien sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido: propongo firmemente de nunca más pecar, y de apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, y de confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta: ofrézcoos mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y así como os lo suplico, así confío en vuestra bondad y misericordia infinita me los perdonaréis, por los merecimientos de vuestra preciosísima Sangre, Pasión y Muerte, y me daréis gracia para enmendarme y para perseverar en vuestro santo servicio hasta la muerte. Amén.
  
ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS
Dios omnipotente, ante cuya soberana presencia dedicamos a María esta Novena bajo el excelso título de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, derramad sobre nuestras almas vuestras más abundantes misericordias y abrasadlas en el fuego santo de la caridad, para que nuestra devoción a la Purísima Madre del Verbo hecho carne, al paso que redunde en obsequio de Aquella que es Todopoderosa en sus súplicas al Corazón de Jesús, nos alcance su maternal protección, y sea poderoso auxilio que nos conserve en el camino del bien en esta vida, fuerte escudo que nos defienda contra los ataques de los enemigos de nuestra salvación y segura esperanza de la gloria que nos está prometida. Amén.
  
DÍA PRIMERO – 22 DE MAYO
MEDITACIÓN: EL PODER INEFABLE DE NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. «Acordaos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, del inefable poder que vuestro Hijo divino os ha dado sobre su Corazón adorable».
Aquí nos tenéis postrados ante Vos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, y bien sabéis el motivo que nos hace dar hoy principio a esta Novena de preces. Somos débiles y venimos extenuados de fatiga a haceros presente el enorme peso de nuestras penas, la dificultad de nuestras empresas, la gravedad de nuestras luchas.
   
Vos sois poderosa, ¡oh María!, y podéis venir en nuestra ayuda.
  
Sí, lo confesamos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón! Grande fue el poder de Josué, maravilloso el de Moisés cuando hizo salir agua de la roca, sorprendente el de Elías haciéndose obedecer de los elementos; pero mayor aún, más admirable y más sublime es el poder que os ha concedido a Vos el Corazón de vuestro Hijo, Jesús.
  
Más noble que el de los Profetas, más duradero que el de los reyes, más sublime que el de los Ángeles, más ilimitado que el de todos los espíritus celestiales, vuestro poder se extiende sobre todo el mundo; una sola súplica salida de vuestros benditos labios, una sola mirada vuestra adquiere sobre el Corazón de vuestro divino Hijo una influencia inenarrable.
  
A la voz de su Madre Inmaculada, nuestro Soberano Juez perdona nuestros pecados y cierra el abismo de los infiernos abierto bajo nuestros pies; nos abre las puertas del Cielo, hace bajar sobre nosotros gracias saludables y nos alcanza todos los medios necesarios para llegar a la Patria bienaventurada de los elegidos.
   
He aquí lo que me mueve, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, a acudir a Vos. El solo pensamiento de que podéis hacerme bien, me consuela y me fortalece. Tengo motivos de esperarlo todo de una Madre que es al mismo tiempo tan poderosa y tan buena.
  
LETANÍA DE NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN
Señor, tened piedad de nosotros.
Jesucristo, tened piedad de nosotros.
Señor, tened piedad de nosotros.
  
Jesucristo, escuchadnos.
Jesucristo, oídnos.
  
Padre celestial, Dios, tened piedad de nosotros.
Hijo, Redentor del mundo, Dios, tened piedad de nosotros.
Espíritu Santo, Dios, tened piedad de nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios, tened piedad de nosotros.

Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, reina de la paz y de la clemencia, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, dispensadora de los dones de Dios, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, conquistadora de los corazones, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, Madre de misericordia, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, dulce presente del Cielo, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, soberana bienhechora, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, tesorera incomparable, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, augusta Medianera, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, socorro seguro en todos los peligros, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, asistencia de los que se ven abandonados, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, madre de los huérfanos y desamparados, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, esperanza de los que desesperan, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, bendecida por todas las generaciones, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, cuya suavidad sobrepuja a la dulzura de la miel, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, cuyos ruegos nunca desoye el Todopoderoso, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, tierra bendita que ha producido el fruto de vida, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, azucena inmaculada cuyos suaves olores embalsaman el universo, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, fuente misteriosa, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, asilo seguro contra todos los peligros del mundo, rogad por nosotros.
Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, la más pura y la más amable de las criaturas, rogad por nosotros.
    
Dignaos recibir nuestras alabanzas y oir nuestros votos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Que el cielo os reverencie, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Que la tierra publique vuestros beneficios, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Que la juventud se abrigue bajo vuestro manto virginal, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Que las madres os confíen sus familias, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Que los ancianos os invoquen y os bendigan, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Convertid los pecadores más endurecidos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Triunfad de la insensibilidad de nuestros corazones, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Haced correr de nuestros ojos lágrimas de arrepentimiento, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Sed nuestra armadura cuando satanás nos sitie, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dignaos ayudarnos a satificar nuestras penas, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dignaos bendecir y fecundizar nuestros trabajos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dignaos guardarnos por todas partes bajo vuestro escudo, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
En nuestras caídas no os olvidemos jamás, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dejaos enternecer por nuestras heridas, nuestros peligros y nuestros males, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dígnese vuestra caridad ofrecernos sus brazos por refugio, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dígnese vuestra compasión cubrir nuestras faltas, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dígnese vuestra ternura jamás abandonarnos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dígnese vuestra humildad vencer nuestro orgullo, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dígnese vuestro amor conducirnos al Corazón de Jesús, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dígnese vuestra piedad asistirnos en nuestra última hora, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dígnese vuestro amparo protegernos en el tribunal de Dios, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Conservadnos a nuestro Pontífice-Rey, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Conservad la fe en la Patria que os ama, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Dirigid a los Obispos y al Clero en el camino de la santidad, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Conservad el primitivo fervor en las comunidades religiosas, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Proteged a la Catolicidad contra los esfuerzos de la impiedad, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Atraed a la Iglesia de Jesucristo a los herejes y los cismáticos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
Haced brillar la luz del Evangelio ante los ojos de los infieles, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús!
 
Cordero de Dios que borras los pecados del mundo, perdonadnos, Señor.
Cordero de Dios que borras los pecados del mundo, escuchadnos, Señor.
Cordero de Dios que borras los pecados del mundo, tened piedad de nosotros.
   
℣. Rogad por nosotros, oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús.
℟. A fin de que por Vos, oh sublime esperanza de los desesperados, seamos dignos de las promesas de Jesucristo vuestro Hijo.
   
ORACIÓN
Mi Dios, que habéis querido para el triunfo de vuestra misericordia y la salvación de las almas, dar a María, Virgen inmaculada, todo el poder que el más acendrado amor adquiere sobre el Corazón de Jesús; concedednos por sus ruegos y su intercesión la gracia de vivir y de morir con vuestro santo amor. Os lo pedimos por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Así sea.
    
ACORDAOS A NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN
Acordaos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, del inefable poder que vuestro Hijo divino os ha dado sobre su Corazón adorable. Llenos de confianza en vuestros merecimientos, acudimos a implorar vuestra protección. ¡Oh celeste Tesorera del Corazón de Jesús, de ese Corazón que es el manantial inagotable de todas las gracias, y el que podéis abrir a vuestro gusto para derramar sobre los hombres todos los tesoros de amor y de misericordia, de luz y de salvación que encierra! Concedednos, os lo suplicamos, los favores que solicitamos (Expóngase aquí la gracia que se desea). No, no podemos recibir de Vos desaire alguno, y puesto que sois nuestra Madre, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, acoged favorablemente nuestros ruegos y dignaos atenderlos. Así sea.
  
¡Nuestra Señora del Sagrado Corazón, rogad por nosotros! (3 veces).
    
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO – 23 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: LA MEJOR ABOGADA. «Llenos de confianza en vuestros merecimientos».
¡Oh María!, para alcanzar una gracia nos valen poco nuestros méritos, porque son débiles, escasos y con frecuencia están envueltos en nuestras faltas cotidianas.
  
Es, pues, necesario, que elijamos una Abogada que pueda interceder por nosotros delante de Nuestro Señor Jesucristo.
  
Esta Abogada sois Vos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!
  
Hijos de Eva, desterrados, desgraciados, elevamos nuestros clamores hacia Vos.
   
Suspiramos a Vos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
  
¡Oh Abogada nuestra!, vuelve a nosotros esos tus ojos llenos de misericordia.
  
Vos sola tenéis más méritos que todos los Santos juntos; vuestro amor por nosotros es inmenso; vuestra súplica es todopoderosa; vuestra petición sin repulsa.
  
Ánimo, pues, ¡oh alma mía! La gracia que solicitas es preciosa, pero más preciosa es todavía la protección que te concede María. Échate en sus maternales brazos y dile: «¡oh Madre mía, dignaos venir en nuestra ayuda! A nadie veo más digno que a Vos de hablar al Corazón de Jesús» (San Bernardo). No conozco misericordia superior a la vuestra, después de la de Jesús, para que se encargue de nuestros intereses y haga triunfar nuestra causa.
   
Imploramos, pues, vuestra generosa asistencia, ¡oh nuestra muy amada Soberana! Echad un velo sobre nuestras indignidades; cubridnos, os lo suplicamos, con el manto de vuestras virtudes; vestidnos con vuestros innumerables merecimientos.
   
Os lo pedimos en nombre del amor ardiente que habéis profesado siempre a vuestro divino Hijo, en nombre de la devoción sin límites que continuamente le habéis manifestado, y sobre todo, en nombre de la mucha parte que habéis tenido en las congojas y crueles amarguras de su Corazón.
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.
  
DÍA TERCERO – 24 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: LA PROTECCIÓN DE NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN. «Acudimos a implorar vuestra protección».
¡Qué reino es nuestro corazón! La naturaleza y la gracia le cercan a su vez; el espíritu del bien y el espíritu del mal se le disputan a porfía, pero nosotros somos únicos dueños de darle a quien nos plazca.
  
Sin embargo, infinitamente más apetecible es el Corazón de Jesús, ese vasto reino en donde habita el amor divino con sus infinitas misericordias. En Él se encuentra la justicia y la paz; las riquezas de la eternidad en Él abundan; en Él florecen todas las virtudes; en Él se encuentran el Cielo y la tierra; en Él se dan el ósculo de paz Dios y el hombre, y María es la única que puede introducirnos en ese asilo de la verdadera dicha.
   
Vos tenéis siempre un libre acceso a Él, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón! Vos podéis alcanzar la entrada en Él para los que vuestro amor protege.
  
¡Oh Madre muy amada! Acordaos de que somos vuestros hijos; que estamos bajo vuestra protección y que queremos permanecer con Vos en el reino del eterno amor; y vednos hoy humildemente postrados a vuestros pies, para pediros una nueva prueba de vuestra maternal y augusta liberalidad.
  
¡Oh celeste Tesorera del Corazón de Jesús! Vos sois rica y nosotros somos pobres; Vos todo lo tenéis, y nosotros no tenemos nada. Viéndonos postrados ante Vos, ¿permaneceréis insensible a nuestros gemidos? ¿Será inútil que permanezcamos cerca de Vos y que llamemos a la puerta del Corazón de vuestro divino Hijo? ¿Por ventura no sois Vos la Madre de Misericordia?
  
No tengáis a menos socorrer a hijos que gimen bajo el peso de tantas tribulaciones, libradlos de tantos males como les afligen y apartad de ellos los ataques de su infernal enemigo.
  
¡Oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón! Que vuestro virginal manto cubra siempre a vuestros hijos; guardadlos, son vuestros para siempre.
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.
  
DÍA CUARTO – 25 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: EL MANANTIAL INAGOTABLE DE TODO BIEN. «¡Oh celeste Tesorera del Corazón de Jesús, de ese Corazón que es el manantial inagotable de todas las gracias y el que podéis abrir a vuestro gusto!».
Cada día, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, torrentes de gracias se derraman por vuestras manos en todo el mundo.
  
Gracias de conversiones, de perseverancia, de martirio, de apostolado, de resistencia a las tentaciones, de generosidad en el servicio de Dios.
  
Gracias de oración, de virtudes, de consuelos, de socorros, de arrepentimiento, de fervor.
  
Gracias para cada instante de la vida, para cada circunstancia dichosa o desgraciada, para cada dificultad… y todas estas gracias espirituales o temporales salen juntas del Corazón de Jesús, del Corazón de vuestro divino Hijo.
  
Muchos siglos ha que esta fuente perenne no cesa de manar esas maravillosas aguas que refrescan y apagan la sed de las almas, que fortalecen toda flaqueza, curan toda languidez, quitan el gusto de los falsos placeres de aquí abajo y dan la sed de los verdaderos bienes del Cielo.
  
Hasta el fin de los siglos, esta fuente que nadie puede agotar, y que parece hacerse cada día más caudalosa, derramará por todas partes con profusión las riquezas de la vida…, los fieles oirán siempre a Jesús que les dice, mostrándoles su Corazón: «Si alguno tiene sed, que venga a Mí y beba».
  
Mas, ¿dónde está el acueducto admirable que pone a las almas sedientas en comunicación con esta fuente de delicias? ¿Qué mano ha recibido la dulce misión de dirigir esas aguas bienhechoras, y velar con preferencia para que las tierras más incultas, las almas más atribuladas, los corazones más enfermos, las reciban y encuentren su paz?
  
Sois Vos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, la que podéis abrir a vuestro gusto el Corazón de Jesús, dispensar sus gracias y colmar a vuestros hijos de sus más preciosos favores. ¡Cómo me alienta y regocija este pensamiento!
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.
  
DÍA QUINTO – 26 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: EL AMOR Y LA MISERICORDIA. «Para derramar sobre los hombres todos los tesoros de amor y de misericordia del Sagrado Corazón».
Amaros, ¡oh Dios mío!, y ser amado de Vos, tal es en verdad la única cosa necesaria: amaros, ¡oh Dios mío!, es daros con alegría, enteramente y para siempre, todo lo que somos y cuanto poseemos, nuestro cuerpo, nuestra alma, nuestra voluntad, nuestro porvenir.
  
Ser amado de Vos, es ser prevenido por vuestras gracias; ser enriquecido con vuestros beneficios; ser llamado a vuestra eterna herencia; ser consumido en la unión con Vos, y ser transformado en Vos para no formar más que un solo corazón.
  
Superando todos los obstáculos, traspasando todos sus límites, sustrayéndose a toda medida, esos dos amores más fuertes que la muerte han llenado al mundo de los más estupendos prodigios.
  
El amor que nos tenéis ha inventado el Pesebre, la Cruz, el Altar.
   
El amor que nos inspiráis ha inventado la virginidad, el apostolado, el martirio.
  
Los dos han llegado ya hasta los últimos sacrificios; ambos prosiguen no obstante su generosa lucha, siendo la admiración de los Ángeles y de los hombres.
  
Como nueva prueba de vuestra infinita caridad, ¡oh Jesús!, nos mostráis ahora mejor que nunca vuestro Corazón con todos los tesoros de amor que encierra, pero queréis transmitirlos por las manos de María.
  
Vos sois, pues, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, la que nos comunicaréis este brillante testimonio de las bondades divinas.
  
En vuestras manos iremos también nosotros a depositar nuestro corazón para que lo ofrezcáis de parte nuestra a vuestro divino Hijo.
  
Mas, para que alcance la gracia de amar a Dios un pecador como yo, necesita, sobre todo, los tesoros de la Divina Misericordia.
  
Tengo grandes deudas que pagar, mis faltas son muchas, me hallo desfallecido en el camino de la vida, desnudo de méritos, debilitado por el mal, soy con frecuencia víctima del demonio.
  
Ante todo, ¡oh Madre mía!, alcanzadme la clemencia del Corazón de Jesús y derramad sobre las llagas de mi alma el bálsamo que Él os ofrezca.
  
Me ha perdonado ya tantas veces, que siento temor y vergüenza al tener que pedirle un nuevo perdón. Vos disponéis de ese Corazón, en el que se encierran los tesoros de la misericordia; espero, por vuestra intercesión, alcanzar para mí y para los pecadores, por quienes me intereso, la gracia de una sincera y duradera conversión.
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.
  
DÍA SEXTO – 27 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: LA LUZ Y LA SALVACIÓN. «Los tesoros de luz y de salvación que encierra el Sagrado Corazón».
El camino del Cielo es estrecho, está cubierto de abrojos y de espinas, sembrado de rocas, rodeado de precipicios sin fondo, infestado de ladrones que detienen y despojan a las almas. Es difícil conocerle y costoso el subir por él.
  
¡Desgraciado del que le emprende solo, sin defensa, en medio de las tinieblas del pecado!
  
¡Desgraciado del que, para hacer esta gloriosa, pero difícil peregrinación, no se provee de un buen guía, de una luz segura, de un arma poderosa! Camina indefectiblemente a su perdición, y es incapaz de conquistar el Reino de los Cielos.
  
Para evitar tal desventura, ¡oh mi muy amada Soberana!, yo busco y encuentro en Vos todos los medios que me son necesarios; la luz os rodea como un vestido, el Sagrado Corazón de Jesús es el resplandeciente foco de esa luz, y a vuestro maternal poder pertenece hacer llegar hasta nosotros sus más suaves rayos.
  
Iluminadnos, ¡oh María!, dadnos a conocer el camino que debemos seguir, las súplicas que debemos hacer, los peligros que debemos evitar. Haced que conozcamos nuestras miserias para que las lloremos; las grandezas de Dios para que las adoremos; las bondades del Corazón de Jesús para que las amemos; vuestra solicitud tan llena de ternura para con nosotros, para excitarnos a una justa y perseverante confianza.
   
No os contentéis, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, con mostrarnos el camino; sed también nuestra guía. Jesús irá con Vos; en su Corazón, que Vos nos tendréis siempre abierto, encontraremos armas para pelear victoriosamente contra los más crueles enemigos de nuestra salvación.
  
Nuestra salvación, ¡oh Madre mía! Cuando pienso que podéis alcanzar para mí y para todos los que me son caros esta gracia de gracias, olvido todas las demás. En efecto, ¿de qué nos servirían la ciencia, la salud, el feliz éxito, en nuestras empresas, el término de nuestras pruebas y hasta los mismos consuelos de la piedad, si no hubiéramos de morir, por fin, con la muerte de los justos, y si nuestros últimos instantes no hubieran de ser semejantes a los de los Santos?
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.
  
DÍA SÉPTIMO – 28 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: LA SÚPLICA. «Concededme, os lo suplico, el favor que solicito».
Aunque fuese yo el único que os dirigiese mi súplica, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, la vista de mi fragilidad, de mis faltas, de mis ingratitudes, no sería suficiente para destruir la filial confianza que tengo en Vos, cerraría los ojos sobre mi indignidad, y el clamor de mi alma llegaría hasta los pies de vuestro trono.
  
Mas estoy muy lejos de encontrarme solo suplicándoos.
  
Dichoso miembro de esta piadosa y amada Asociación que os invoca bajo el hermoso título de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, tengo miles de hermanos y hermanas que ruegan conmigo y por mí. Militan en este nuevo ejército de cristianos, consagrados a Vuestra gloria, muchos santos y una multitud de fieles de todas las edades y de todo mérito; y esta grande familia extendida por toda la superficie de la tierra no forma más que un solo corazón y una sola alma; todas las intenciones están unidas y cada uno ruega por las intenciones de todos.
  
Os ofrezco, pues, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, todas las oraciones de tantas almas fervorosas, y en consideración de sus virtudes os suplico que concedáis el favor que solicito…
  
Si nunca hubierais atendido a los pecadores ¡oh mi buena Madre!, sería grande mi temeridad en presentarme el primero; hay sin embargo algo que me movería a hacerlo sin temor… Pero más fácil sería contar las arenas de una playa que calcular el número de pecadores favorecidos por vuestra protección y atendidos en sus ruegos.
  
¿Y por ventura no, vemos, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, la prontitud con que nos colmáis de bienes en vuestra amada Asociación?
  
¡Cuántos miles de acciones de gracias suben diariamente hacia Vos de entre nuestros hermanos!
   
¡Cuántas curaciones consideradas imposibles! ¡Cuántas conversiones notables que parecían desesperadas!
   
¡Cuántas pruebas auténticas de estas maravillas en vuestros Santuarios!
   
¡Cuántos exvotos, cuántas inscripciones sobre el mármol publican vuestros favores!
   
¡Cuántas lámparas y cirios encendidos en vuestro altar como testimonio de reconocimiento!
   
¿Queréis acaso, ¡oh María!, que sea yo el único que os invoque en vano? ¿No querréis, antes bien, obligarme a daros gracias y darme a conocer una vez más que sois verdaderamente Nuestra Señora del Sagrado Corazón?
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.
  
DÍA OCTAVO – 29 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: NO HAY DESAIRE. «No, no puedo recibir de Vos desaire alguno».
Es muy poderosa María sobre el Corazón de su divino Hijo para que no pueda alcanzarme la gracia que le pido. Roguémosle, pues, que hable por nosotros al Corazón de su Hijo, como nos lo aconseja San Bernardo: «Sí, ciertamente, ¡oh María!, a Vos toca hablar a ese Corazón, a Vos que tenéis en Él un fiel corresponsal, quiero decir al amor filial, que se adelantará a recibir al amor materno y prevendrá sus deseos»
  
¿Podréis Vos temer recibir desaire alguno cuando habláis al Salvador? Su amor intercede en favor nuestro, su misma naturaleza lo solicita por nosotros; se accede fácilmente a los ruegos cuando se está ya vencido por el amor.
  
«Por esta razón, María habla siempre con eficacia, porque habla a un Corazón ya ganado enteramente, porque habla a un Corazón de Hijo…», dice San Bernardo.
  
«Interceded por nosotros, ¡oh Bienaventurada María! Vos que tenéis en vuestras manos, sí, me atrevo a decirlo, la llave de las bendiciones divinas. Vuestro Hijo es esta misteriosa llave con la que se abren los tesoros del Padre Eterno» (Bossuet).
  
No, no puedo recibir desaire, porque el negocio por el que acudo a Vos es importante, difícil, desesperado, no tiene otro recurso sino vuestro poder, ¡oh María! ¡oh mi soberana! Os suplico por lo que más amáis, que me alcancéis del Corazón de Jesús la gracia que solicito.
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.
  
DÍA NOVENO – 30 DE MAYO
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración preparatoria.
 
MEDITACIÓN: LA ESPERANZA. «Y puesto que sois nuestra Madre, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, acoged favorablemente nuestros ruegos y dignaos atenderlos. Así sea».
Me postro a vuestros pies, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, para dar fin a mi Novena de Preces, y siento la necesidad de daros las gracias aun antes de conocer el resultado de mis súplicas.
  
La paz que experimento, la esperanza que va aumentado en mi alma, el amor más ardiente que por Vos siente mi corazón, me hacen creer con razón que no he solicitado en vano vuestro auxilio.
   
Habéis querido darme una nueva prueba de vuestro amor: seáis por ello mil veces bendita, ¡oh la mejor de todas las madres!, ¡oh la más poderosa de todas las reinas!
   
Si, como lo espero, mi súplica es hoy atendida, nada será capaz de detener el transporte de mi reconocimiento y el sentimiento de un vivo gozo; publicaré vuestras alabanzas y diré muy alto que el medio más seguro para alcanzar la gracia es dirigirse a Nuestra Señora del Sagrado Corazón, y que es preciso acudir con toda confianza a ese trono de la eterna misericordia.
  
Si el favor que imploro es diferido por algún tiempo, lo esperaré con paciencia, sin cesar de pedíroslo; lejos de desalentarme, renovaré cada día con más ardor mis súplicas, porque espero siempre en vuestra bondad y porque Vos sabéis mejor que yo la hora y el momento en que me será más útil recibir el objeto de mis deseos.
   
En fin, si Dios quiere permitir que la gracia que pido me sea cambiada por alguna terrible prueba, o por algún sacrificio no esperado, entonces, sobre todo, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, tendría yo más necesidad de vuestra ayuda, para que renovarais en mí el espíritu de fe y de resignación cristiana, y me hicierais comprender que este misterioso proceder de la Providencia se dirige a un bien mayor.
  
¡Oh mi celestial Protectora!, he obrado con Vos como un niño con su muy amada madre; os he dado a conocer mis padecimientos y mis temores, mis penas, mis tentaciones, mi fragilidad, mis riesgos; me echo en vuestros brazos; me entrego a Vos, sé muy bien que no me dejaréis perecer…
   
¡Oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón! Os suplico de nuevo oigáis mi plegaria y me concedáis todas las gracias que he solicitado durante esta Novena; extended vuestra protección sobre mí y sobre todas las personas que tantas veces os he recomendado; alcanzadnos del Corazón de Jesús la dicha de amarle aquí en la tierra y de reinar con Él en el Cielo.
  
La Letanía y el Acordaos se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.