martes, 12 de mayo de 2020

MURIÓ EL GRAN MAESTRE DE LA ORDEN DE MALTA (Y REVIVE LA PUGNA)

   
El miércoles 29 de Abril, a las 00:08h, falleció en la clínica Ars Medica de Roma fra’ Giacomo Benedetto Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, 80º Príncipe y Gran Maestre de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta, a los 75 años de edad, víctima de un cáncer de garganta que le fue detectado a comienzos de Enero.
  
Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, IV conde de Sanguinetto, nació en Roma el 9 de Diciembre de 1944, hijo de Paolo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, III conde de Sanguinetto (director general de los Museos Vaticanos entre 1961 y 1975), y de Antonietta Pulvirenti De Grazia. Su abuelo, Giuseppe Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, había sido editor en jefe del diario L’Osservatore Romano entre 1920 y 1960, y de la Illustrazione Vaticana entre 1930 y 1938; y su hermano Giuseppe fue presidente del Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano entre 1997 y 2019, y es Lugarteniente General de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén.
   
La dirección de la Orden, que cuenta con 13.500 miembros (de los cuales solo 55 son religiosos profesos, y el Gran Maestre, el Lugarteniente y el Gran Canciller son ciudadanos de la SOMM como Sujeto de Derecho Internacional) 80.000 voluntarios y 42.000 empleados (médicos, enfermeros, auxiliares y paramédicos) desplegados en casi 120 países, fue asumida como Lugarteniente al Gran Comendador fra’ Ruy Gonçalo do Valle Peixoto de Villas Boas.
  
Conviene recordar que si bien la SOMM es un Sujeto soberano de Derecho Internacional como la Santa Sede, el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla o el Comité Olímpico Internacional, su soberanía ha sido lesionada por el Vaticano desde el año 2016, con ocasión del conflicto entre las denominadas “facción inglesa” (que quiere mantener el carácter religioso de la Orden, fundada por el beato Gerardo Sasso en 1099 en el hospital benedictino de San Juan Bautista en Jerusalén –de ahí el nombre–) y “facción alemana” (que busca convertirla en una organización seglar), conflicto que derivó en la destitución indirecta del anterior Gran Maestre fra’ Matthew Festing en 2017 por destituir al Gran Canciller Albretch conde de Boeselager (involucrado en el escándalo de distribución de anticonceptivos en Mianmar y en cuentas en un banco de Suiza, y 🚨amigo del Secretario de Estado Pietro Parolin🚨), el nombramiento de Giovanni Angelo Becciu como “delegado especial” (de facto Comisario Apostólico, apartando al cardenal Raymond Burke, Patrono de la Orden, a quien Bergoglio le tendió una trampa) y la elección del propio Dalla Torre, del Priorato de Roma, como Gran Maestre (una suerte de “candidato de compromiso”… pero con los alemanes), la reforma constitucional liderada por el boliviano fra’ Mauro Alberto Bertero Gutiérrez para darle mayor poder a los miembros no profesos.

El 10 de Junio pasado, Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto expidió una carta prohibiendo el Rito Roncalliano en la Orden, en clara sintonía con la aversión bergogliana al mismo
 
Sumado a lo anterior, el periodista Marco Tossatti en su página STILUM CURIÆ denunció que ese día, desde el hospital recibieron los miembros del Consejo Gobernante un correo electrónico que adjunta los siguientes documentos:
  1. Una carta del Gran Comendador pidiendo rezar por Dalla Torre (y desmintiendo los rumores de su muerte el día 28).
  2. La convocatoria a un Capítulo General Extraordinario de la Orden los días 6, 7 y 8 de Noviembre, para la aprobación de la controvertida “reforma”, firmada ese día 28 por Dalla Torre.
  3. Una carta del Gran Canciller Boeselager, informando que el Proyecto de “reforma constitucional” había sido enviado al Vaticano (o sea, a Becciu).
Todo apunta a que se trata de otra intriga palaciega (como la de Fidenzio Volpi, que murió de una isquemia cerebral firmando la destrucción de los Franciscanos de la Inmaculada), de las tantas que han nacido y repotenciado durante el reinado despótico de Francisco Bergoglio, fruto de la “Mafia de San Galo” y de la “Conspiración Santa María la Mayor”. Pero innegablemente, Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto será recordado como una marioneta útil al interés secularista que hay en el Vaticano: nunca dijo «esta boca es mía», sino que solamente hacía lo que le mandaran de los altos.
  
Como cosa irónica, él, que era Jefe de Estado en su Orden, según trasluce el comunicado informando su deceso, no tendría funeral de Estado (los anteriores Grandes Maestres Fra’ Angelo de Mojana di Cologna y Fra’ Andrew Bertie tuvieron funeral al trigésimo día y “absénte cadávere”), sino un simple servicio exequial que se hizo el 5 de Mayo en la iglesia de Santa María del Priorato en el Aventino, presidido por el cardenal Becciu.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.