sábado, 16 de mayo de 2020

NIEBLA EN LA FÁTIMA MILITARIZADA A PEDIDO DEL OBISPADO (Y LA IMAGEN DE LA VIRGEN CASI SE CAE)

A pesar que la ministra de Salud de Portugal Marta Alexandra Fartura Braga Temido de Almeida Simões había dicho el día 2 de Mayo que el santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima podía ser abierto el día 13 para celebrar el aniversario de las apariciones “en cuanto sea una opción para los organizadores y se respeten las reglas sanitarias”, el presbítero Carlos Manuel Pedrosa Cabecinhas, rector del santuario (que lo ha cerrado desde el 6 de Abril), respondió el 4 que no permitirá ninguna peregrinación y que el santuario estará “completamente cerrado” los días 12/13 de Mayo. 
  
A ese efecto, la Guardia Nacional Republicana había desplegado a 3.500 efectivos para rodear el santuario, plazas de estacionamiento y lugares adyacentes, medida que se reforzó el día 12 al medio día con unidades montadas, equipo canino y fuerzas de intervención del Ejército, además del cierre de las vías de acceso y de las villas de Aljustrel (patria de los bienaventurados Francisco y Jacinta Marto y de Sor Lucía dos Santos) y Valinhos (donde tuvo lugar la aparición el 13 de Agosto).
  
El miércoles 13 de Mayo, el Cielo mismo no se hizo esperar para responder: una espesa niebla cubrió toda el área, donde el cardenal António Augusto dos Santos Marto, obispo de Leiría-Fátima, simulaba el inválido servicio montini-bugniniano con el “resurrexifijo” y la exposición de “la custodia del sol deforme” usada por Bergoglio el 13 de Mayo de 2017. Y no solo eso, en el vídeo, en el minuto 137 (2h 17m)… cuando se iba a hacer la procesión, la imagen tallada por el escultor José Ferreira Thedim de la Casa Fânzeres de Braga en 1920 siguiendo las indicaciones del padre Manuel Nunes Formigão, se inclina peligrosamente al lado izquierdo, lo que de no ser por un operario hubiese desembocado en una caída.
  
   
Que cada quien saque sus propias conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.