martes, 10 de diciembre de 2013

FINALMENTE PASÓ: LOS FRANCISCANOS DE LA INMACULADA, CASTIGADOS POR CELEBRAR LA MISA INDULTADA

Francisco castigó a los Franciscanos de la Inmaculada porque ellos son "Tradicionalistas"

Francisco Bergoglio sobre los defensores de Tradición: "Son una partida de mojigatas"

Finalmente, por primera vez en la historia, el "Comisionado Apostólico" Fidenzio Volpi, OFM Cap., actual Superior de facto de los Frailes Franciscanos de la Inmaculada, admitió oficialmente que la verdadera razón para la  interferencia de gran alcance con la orden cuando el "Papa" Francisco firmó una prohibición general contra el uso que ellos hacían del Misal de 1962 ("la Misa Latina Tradicional") el 11 de Julio de 2013: Ellos son "cripto-Lefebvristas" o al menos "tradicionalistas". (Ver aquí el cubrimiento que hicimos del caso). Por supuesto, esto no es sorprendente, pero aquí hay que resaltar es que ahora lo han admitido,como a continuación se muestra.
 
Los Franciscanos de la Inmaculada, acusados por Volpi como "cripto-Lefebvristas"

El caso de los Franciscanos de la Inmaculada, no obstante ser almas piadosas y bien intencionadas que aman sinceramente lo que erróneamente creen que es la Iglesia (creen equivocadamente que la secta del Vaticano II es la Iglesia Católica), demostrado en una forma trágica al seguir la autollamada posición "indultada", la cual piensan es la auténticamente Católica mientras que al mismo tiempo siguen y se someten a la jerarquía modernista. Esto muestra que todo aquel entusiasmo por los animadores del indulto/Resistencia en El Remanente, el Centro de Fátima, y varias por el estilo, las cuales vimos bajo el "pontificado" de Benedicto XVI, fue enteramente desplazado y de resultado no del sonado principio católico sino del apego emocional a la ilusión, que de la "Restauración de la Tradición" bajo Ratzinger, y la idea a la que adhirireon a toda costa de que "tenía" que ser verdad.

Advertíamos a la gente desde muy temprano que eso era unaa ilusión porque basados en ese principio erróneo (ver nuestra Predicción en 2005 de lo que Benedicto XVI haría). Huelga decir que lo que un "Papa" podía permitir o garantizar, otro podría simplemente prohibirlo o eliminarlo. Tan pronto como la gente concibe la idea que un Papa no necesita ser católico para ser Papa para no llegar a la conclusión de que la iglesia del Novus ordo es falsa, siempre caerán en la mencionada decepción. Ved los siguientes artículos para más información, y aseguraos de leer atentamente la siguiente noticia.


[De KATHOLISCHES.INFO - Traducción basada en el blog THE EPONYMOUS FLOWER, con arreglos por NOVUS ORDO WATCH]

Intervención contra los Franciscanos de la Inmaculada porque son "Cripto-Lefebvristas, en todo caso Tradicionalistas"

Por Giuseppe Nardi

(Roma) El Comisionado Apostólico, el fraile Capuchino Fidenzio Volpi, OFM Cap, de la Congregación para los Religiosos, quien, con la aprobación del Papa Francisco, ha sido colocado como el Superior general de la Orden de Franciscanos de la Inmaculada (FI) con únicos poderes de decisión, ha dado la razón real para la drástica intervención en la vida de la Orden. Pocos días antes, el progesista Vaticanista Mario Tosatti publicó en el diario La Stampa una carta de un miembro de la Tercera Orden de los Franciscanos de la Inmaculada, en la cual la radical acometida del comisionado ha sido criticada (ver reportaje especial, ¿"Guerra irrestricta" contra los Franciscanos de la Inmaculada Concepción? La "mancha" inconfesable). Las intervenciones afectaron no sólo a la rama de los Religiosos, sino también a la Terera Orden, que fue completamente paralizada por el Padre Volpi. 

Circular enviada por Volpi contra los Terciarios Franciscanos de la Inmaculada
 
Comisionado confirma por primera vez lo que los observadores sospechaban desde el comienzo
 
El Comisionado Apostólico respondió a la publicación de Tosatti con una carta. En ella, explicó en primer lugar que la razón actual para las acciones del Vaticano contra la Orden y su fundador. Los Franciscanos de la Inmaculada son acusados de haberse "desviado" a una dirección descrita como "cripto-Lefebvrista, de cualquier modo tradicionalista". Aún Tosatti puede recabar de la extensa carta, junto a otros elementos menores, que esto es lo que en realidad es "el verdadero problema". El Comisionado entonces confirmó que fue inmediatamente claro con los observadores por la prohibición del rito tradicional y en el decreto hecho por la Congregación para los Religiosos. Las medidas pensadas están direccionadas contra el redescubrimiento del rito tradicional y contra la defensa de la Tradición de la Iglesia. El Comisionado padre Volpi NO DISTINGUE entre "Lefebvristas" y "tradicionalistas", y por consiguiente, entre la no reconocida canónicamente Fraternidad Sacerdotal San Pío X y las reconocidas canónicamente comunidades Ecclesia Dei. Obviamente, un apego a la Tradición constituye un "problema " fundamental para el Comisionado. La directriz que no es solo causa de descontento para los Capuchinos, pero que debe ser combatida. Y él ha actuado con gran celo desde Agosto pasado. Obviamente, fue esta aversión lo que lo calificó para ser el Comisionado Apostólico.

El problema de Volpi es confundir a los Ecclesia Dei con la Fraternidad San Pío X, sólo porque usan el Misal de 1962.
 
La "predicción" de De Mattei se hizo realidad
 
Desde Agosto [de 2013], el reconocido historiador Roberto de Mattei escribió:
 
En los próximos días y semanas conoceremos mejor los planes del Comisionado Fidenzio Volpi, pero su línea de acción puede deducirse ya: aislar al fundador, el Padre [Stefano] Manelli; decapitar a los superiores fieles a él en el Consejo General; deportar a los hermanos "tradicionalistas" a la periferia; dar las riendas de la Orden a los disidentes; confiar los noviciados a los padres sobre los cuales no haya sospecha de simpatizar con los "tradicionalistas"; neutralizar las publicaciones y escritos de los Franciscanos que tratan particularmente de materias de "controversia" interna de la Iglesia; en especial: anular el "maximalismo" Mariano, un "exagerado" rigor en la enseñanza moral cualquier criticismo, ser sobre todo, respetuosos del Concilio vaticano II; abrir la Orden al "diálogo ecuménico" con otras religiones; hacer del Vetus Ordo [Rito Antiguo] meramente un suceso excepcional; en pocas palabras, la destrucción de la identidad de los Franciscanos de la Inmaculada, lo que es peor que su remoción.
 
La contesta pública del padre Volpi a Mario Tosatti confirma en blanco y negro los temores inmediatamente expresados por de Mattei y otros. Revela además que el proceder de la Congregación para los Religiosos bajo el Cardenal Prefecto João Braz de Aviz y aparentemente también bajo el Papa Francisco, de arruinar esta próspera Orden de hombres piadosos. Una orden que, solo unos pocos meses atrás, tuvo acceso al Papa Benedicto XVI.
 
Diferentes vías de tomar acción: una Comparación
 
Cuando el Cardenal Joseph Ratzinger fue electo Papa en 2005, personalmente tomó cartas contra Marcial Maciel Degollado, el fundador de los Legionarios de Cristo (LC). Benedicto XVI dijo sobre Maciel que él había revelado "una muy seria y objetivamente conducta inmoral que está confirmada por testimonios incontrovertibles" y manifestó de ellos "algunas veces, en forma de verdaderos crímenes" y expuso "una vida inescrupulosa sin verdadero sentimiento religioso". Pero Benedicto XVI no se movió contra la orden, la cual había sido distinguida de muchas formas. Debido a la conmoción en la orden respecto a su fundador y Superior General, y para permitirle un nuevo comienzo, el colocó a la orden bajo administración provisional. A este fin asignó al Cardenal Velasio de Paolis, que guió paternalmente a la orden hacia un nuevo comienzo. Un hecho exitoso que se completará a comienzos de 2014.

Benedicto XVI fue un padre misericordioso con los Legionarios de Cristo, que se encontraban avergonzados por el mal ejemplo del Padre Maciel.
 
Cuando Jorge Mario Bergoglio fue electo papa en 2013, el accedió a una acción decisiva en la Congregación para los Religiosos contra los Frailes Franciscaon de la Inmaculada (FI). Ni la Orden, ni su fundador, el Padre Stefano Manelli, han cometido algún error. No han cometido crímenes vergonzosos, mucho menos, como Marcial Maciel, esparcieron herejías, causaron confusión, o violala Doctrina ni la Ley de la Iglesia en ninguna manera. Fue la orientación de la Orden, a pesar de ser reconocida en la Iglesia y legitimada y apoyada por el Papa anterior hasta Febrero, lo que no encajó más. Una dirección que hoy ha sido llamada despectivamente por el Comisionado en función como "cripto-Lefebvrista, en todo cas tradicionalista". No fue un Cardenal, sino un simple Capuchino puesto por la Congregación para los Religiosos como Comisionado, no como un amigo paternal contra la Orden, sino un declarado adversario contra la Tradición.

A los Franciscanos de la Inmaculada, Bergoglio los trató con severidad inaudita.
 
Comisionado Volpi también quiere actuar contra las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada
 
El Comisionado quiere moverse aún contra la rama femenina de la orden, las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, a pesar de no contar con el poder para ello por el mandato. El padre Volpi ha acusado a las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada de estar aún más aferradas a la "terquedad" Tradicional que la rama masculina. El Comisionado Apostólico llegó a esta conclusión porque sus conventos de religiosas han manifestado inmediatamente el deseo de matener el Rito Antiguo. Desde la publicación del decreto contra los frailes, las monjas de la Orden han insistido en mantener su independencia. El pasado mes de Octubre, el padre Volpi llegó a acusar a la Congregación para la Doctrina de la Fe, y hasta al Cardenal Prefecto Braz de Aviz, de no actuar tan decisivamente contra las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada porque ellos no le extendieron al primero su jurisdicción [para incluir en sus acciones a la rama de religiosas de la Orden].

[De KATOLISCHES.INFO - Traducción basada en el blog THE EPONYMOUS FLOWER, con arreglos de NOVUS ORDO WATCH]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.