martes, 10 de noviembre de 2020

MURIÓ EL FAMOSO (Y CONTROVERTIDO) “PADRE SÁLESMAN”

  
El 1 de Noviembre de 2020, mientras se encontraba en un retiro espiritual, falleció en Fusagasugá (Cundinamarca, Colombia) el sacerdote-presbítero Gustavo Eliécer García y García, mejor conocido como “Eliécer Sálesman”, a los 91 años de edad.
    
Sálesman nació en la población de Betulia (Santander) el 2 de Enero de 1929. En 1949 ingresó a la Congregación Salesiana, especializándose en pedagogía, y después de obtener el título en Historia en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá fue ordenado sacerdote el 28 de Octubre de 1959. En 1974 fundó el Apostolado Bíblico Católico, dedicado a la propaganda de lecturas piadosas (dentro de lo que cabe para la secta conciliar) y de psicología barata, donde algunas de sus obras como Flora y Elio, Pequeños mártires, Secretos para triunfar en la vida, y dos devocionarios al Divino Niño Jesús venerado en la parroquia del capitalino residencial (barrio) 20 de Julio, estos últimos con casi 4 millones de ejemplares vendidos. Además, se hizo famoso por la campaña “el chocolate del Divino Niño”, con el cual cada domingo, gracias a las donaciones de los feligreses y devotos, repartía pan y chocolate a los niños y mercados a las familias pobres del sector.
   
Sin embargo, en los últimos años emergió que había abusado sexualmente de un menor durante 10 años a partir de 1982, cuando Sálesman era párroco de la iglesia del Divino Niño. La víctima hizo que el sacerdote-presbítero confesara su delito mediante vídeo en 2013, y con esta evidencia solicitó en sendas ocasiones a la inspectoría salesiana de Bogotá que investigasen canónicamente a Sálesman, sin obtener más que promesas vacías y dos cheques por 50 millones de pesos colombianos (16.627 dólares de la época).
   
Sálesman murió sin pagar por sus crímenes ante la justicia terrena, pero no escapará de la Justicia divina, no solo por su inmoralidad, sino por su apostasía siguiendo a la secta del Vaticano II, llevando a muchas almas hacia la condenación. Y como fue ordenado sacerdote válido, el carácter recibido en la ordenación agravará sus tormentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.