martes, 10 de noviembre de 2020

UN OPÚSCULO ESPAÑOL SOBRE EL ANTICRISTO


En la Biblioteca Nacional de España se encuentra el manuscrito misceláneo 9465, que contiene entre otros un breve opúsculo que exhorta a los fieles a permanecer firmes en la Fe Católica y a resistir contra el Anticristo y sus errores. Aunque se desconoce completamente su autor y la época en que fue escrito, puede considerarse que éste era de mediados del siglo XIV o comienzos del XV, épocas en que la predicación apocalíptica estaba en auge particularmente por San Vicente Ferrer.
  
El autor del Opúsculum contra Antichrístum, ciertamente de ambiente eclesiástico por sus referencias y por el conocimiento tanto de la Sagrada Escritura como de San Anselmo de Aosta, lejos de excederse en detalles, va al punto central: la vida de Cristo, la fe en la Trinidad, y la advertencia a rechazar las seducciones y amenazas del Anticristo, recordando que participar en sus obras o confesión es causa de condenación eterna.
  
LATÍN
OPÚSCULUM CONTRA ANTICHRÍSTUM

Hæc est fidem quam omnes Cathólici debémus tenére contra Antichrístum et contra ejus falsos apóstolos.

I. Hortor étiam vos, omnes Ecclésiæ fidéles, qui Antichrísti témpora visúri estis, in Jesu Christo Dei et Vírginis Fílio devóta mente adhæreátis eíque puram et incorrúptam fidem exhibeátis, et neque temporálium rerum promissiónibus, neque Antichrísti vel ministrórum ejus terróribus ab integritáte fídei ipsíus Jesu Christi recedátis.

II. Ipse ante ómnia sǽcula ineffabíliter natus est de Deo Patre, ipse pro Redemptióne nostra dignátus est nasci in témpore de Vírgine Matre; concéptus de Spíritu Sancto in útero Vírginis humanitátem nostram sine peccáto, ibi unívit et secúndum ipsam natus. Legi obœ́diens se ipsum quadragésimo nativitátis die divínitus accénsis lampádibus et óbviam sibi pópulis láude canántibis in templo præsentávit. Magos divína inspiratióne ad se ipsum adorándum de oriéntis pártibus prima stella perdúxit; a fácie Heródis terréni vidélicet regis non resisténdo, sed humíliter persecutiónem declinándo, monénte Ángelo, in Ægýptum descéndit et, ut Ecclésiam sponsam suam ab origináli peccáto abúeret, qui peccátum omníno nullum habébat, baptizári vóluit et, ut ejúsdem Ecclésiæ fíliis exémplum abstinéntiæ donáret, quadragínta diébus jejunávit: docens nos temptatiónes víncere temptári pertúlit ipsúmque temptatórem vincens nos ab ejus potestáte erípuit.

Prædicatióne sua nos míseros sedéntes in tenébris et umbra mortis illuminávit. Passiónem secúndum humanitátem non pro se, sed pro humáni géneris reparatióne sustínuit, Crucem misericórditer ascéndit et in ea, ut bonum pastor pro óvibus suis ánimam suam pósuit, qua ad Inférnum descéndens portas confrégit, ipsum humáni géneris inimícum scílicet diábolum in profúndum Inférni ligávit captivitátem, quam idem tótium malítiæ invéntor captiváverat, recaptivávit. Inde rédiens tértia die corpus de monuménto suscitávit, seípsum per quadragínta dies in multis arguméntis discípulis suis maniféstans, quadragésimo die Cœlum ascéndens eándem quam ab ínferis abstraxérat captivitátem, in cœlum collocávit et in déxtera Dei Patris, a quo exíerat, sedet, unde étiam in fine mundo ventúrus est ut reddat unicuíquie juxta ópera sua et júdicet vivos et mórtuos et sǽculum per ignem.

III. Vobis testor, o Ecclésiæ fílii qui visúri estis Antichristum vel illíus falsos apóstolos, quia hæc est vera fides et Cathólica, quam nisi íntegram inviolátamque servavéritis, salvi esse non potéritis. Iste ígitur qui sic est, ut supra dixímus, de Deo Patre et de Vírgine Matri sine peccáto natus, cum eódem Patre et Spíritu Sancto unos est et verus Deus, verus Deus et verus homo est, sine quo nemo ad Patrem perveníre posit (álias potest). De Deo Patre ante ómnia sǽcula ineffabíliter génitus veram accépit in témpore de Vírgine Matre substántiam, cum qua tértiam habet in Trinitátem persónam.
   
Christus est ígitur veræ fídei fundaméntum fortíssimum, a lege et prophétis habens testimónium, unde ait Apóstolus Paulus, nemo potest áliud fundaméntus ponére præter id quod pósitum est, quod est Christo Jesus, ipsum habémus in terra piíssimum et fortíssimum pastórem, per ipsum crédimus pertíngere ad ejúsdem Patris suis perénnem et dulcíssimam visiónem, ipse est vía recta, veríssima véritas et vita ætérnam per quam fílii Ecclésiæ currunt et pervéniunt ad ætérna prǽmia.
  
IV. Íterum vos móneo, o pópuli Christiáni, qui vivi in córpore estis, in veniéndi témpore Antichrísti ut fírmiter teneátis hanc Jesu Christi Dei et hóminis fidem contra ejúsdem Antichrísti persecutiónem vel falácem disputatiónes, nam (ut sit beátus Petrus Apóstolus) non est in álio áliquo salus neque enim áliud nomen est sub cœlo datum homínibus in quo oppórteat nos salvos feci (álias fíeri) nisi in Christo Jesu Fílio Dei, qui mundum redémit de manu hostis antíqui. Minas ergo Antichrísti non perimescátis, nec illíus promissiónibus adquescátis, nec miráculis fidem attribuátis, quia non véniet ut mundum redímat, sed ut genus humánum secum ad perditiónem pertráhat.

Ídeo illud scriptum commemórat fílium perditiónis, quia suis falsis miráculis et verbis seductóris multos secum præcipitávit in stagnum ignis ardéntis et at últimum ipse interficiétur spirituáli gládio ex utráque parte acúto, qui procédit ex ore Jesu Christi in déxtera Dei Patris sedéntis. Unde Isaías prophéta, ennumerátis virtútem ejúsdem Fílii Dei et Vírginis lóquitur, dicens spíritus labiórum suórum interfíciet ímpium.

V. Révera ímpius est et crudélis, qui nec sibi parcit nec áliis. Cóngrue ígitur prophéta ímpius vocávit, qua, cum vénerit, et se et multos álios secum condemnávit. De quo étiam ait beátus Paulum Apóstolus, cum revelátus fúerit ille homo peccáti, fílius perditiónis, qui adversátur et extollátur supra omne quod dícitur aut quod tollátur, ita ut in templo Dei sédeat osténdens se tamquam sit Deus. Recte siquídem homo peccáti dícitur quia, ut ait magíster Ansélmus vir sápiens scílicet et Cathólicus, in Babylónia ex meretríce de tribu Dan nascétur et in matris útero diabólico spíritu replébitur et a malefíciis nutriétur. In templo Dei sedébit osténdens se tamquam sit Deus, quod antíquam Jerúsalem restaurávit, in qua se quasi Deum coli vidébit.
   
VI. Hic ígitur, o fidéles Christiáni, qui homo peccáti et perditiónis fílius dícitur nequámquam pro Deo est coléndus, sed ómnibus modis a fíliis Ecclésiæ abominándus et exsecrándum: sanctitátem simulávit, sed omni dolo et falácia plenus erit. Mirácula factúrus est non vera, sed ab ipso et patre suo diábolo faláciter invénta; omni arte mágica et sæculári sciéntia atque incredíbili eloquéntia erudítus erit, quíbus humánum génus decípiet síbique subjugávit.
  
Vidéte ígitur, fratres caríssimi, cum revelátus fúerit ille homo peccáti, perditióne fílius, ne illíus signis et prodígiis, virtútibus mendacíssimis decépti cito moveámini a vestro sensu, idest a recto et vero Cathólicæ fídei statu. Vidéte ne adorétis fílium perditiónis loco Redemptóris: insáni cápitis est et vani fílium iniquitátis adoráre et Jesum Christum Fílium Dei omnipoténtis contémnere, qui mundum redémit suo prætióso Sánquine. Procul dúbio ígitur, si Antichrístum adoravéritis sive caractérem in manu, scílicet in operatióne, aut in frente, idest in confessióne nostra, suscepéritis, cum eo períbitis.

VII. In Christo, ítaque Dei et Vírgine Fílio, áncoram spei vestræ repónite, ad ipsum grádibus honórum óperum accédite. Pro ipso, si necésse fúerit, persecutiónes, plagas, vérbera et cœ́tera advérsa toleráre. Ipsum bráchiis veræ fídei et sincéræ dilectiónis amplectímini, ad ipsum in déxtera Dei Patris sedéntem suma devotióne óculos mentis erígite; ipsum cum Deo Patre et Spíritu Sancto in Cœlo regnántem unum et veum Deum adoráte ut cum eléctis ejus et in ipsíus præséntia sine fine pósitis regnare ipso præstánte, qui cum éodem Patre et Spíritu Sancto in Trinitáte perfécta vivit et regnat, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
   
TRADUCCIÓN
OPÚSCULO CONTRA EL ANTICRISTO

Esta es la fe que todos los Católicos debemos tener contra el Anticristo y contra sus falsos apóstoles.

1º Os exhorto a vosotros, fieles todos de la Iglesia que vais a ver los tiempos del Anticristo, a que os adhiráis devotamente a Jesucristo, Hijo de Dios y de la Virgen, a que le mostréis una fe pura e incorrupta, y a que no os apartéis de la integridad de la fe del propio Jesucristo por las promesas de cosas temporales ni por el temor al Anticristo o a sus ministros.

2º El mismo Jesucristo nació inefablemente, antes de todos los siglos, de Dios Padre; Él mismo, por nuestra redención, se dignó nacer de la Virgen su madre en el tiempo, concebido por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen alcanzó allí sin pecado nuestra naturaleza humana y, según ella, nació. Obediente a la ley, a los cuarenta días de su nacimiento, se presentó a Sí mismo en el templo mientras ardían lámparas de manera divina, y los pueblos cantaban ante Sí en su alabanza. Con una estrella singular condujo por inspiración divina a unos magos desde Oriente para que lo adoraran; lejos de la vista de Herodes, un rey en verdad terreno, no resistiendo sino evitando humildemente su persecución, por consejo de un Ángel bajó hasta Egipto, y para liberar a su Esposa, la Iglesia, del pecado original, Él que no tenía ningún pecado quiso ser bautizado y, para ofrecer a los hijos de esta misma Iglesia ejemplo de abstinencia, ayunó cuarenta días: enseñándonos a vencer las tentaciones, soportó ser tentado y venciendo al propio tentador, nos libró de su poder.
      
Con su predicación, nos iluminó a nosotros, míseros postrados en las tinieblas y en la sombra de la muerte. No por Sí, sino por la reparación del género humano, sufrió pasión acorde con su naturaleza humana, subió misericordioso a la Cruz y en ella, como el buen pastor por sus ovejas, entregó su alma, con la que, bajando a los infiernos, quebró sus puertas, ató al enemigo mismo del género humano, es decir al diablo, en lo profundo del infierno y volvió a hacer cautiva a la cautividad que el propio inventor de toda la malicia había hecho cautiva. Regresando de allí al tercer día, levantó su cuerpo del sepulcro y, tras manifestarse a sus discípulos con numerosas pruebas durante cuarenta días, subió al Cielo al cuadragésimo día y colocó en el Cielo la misma cautividad que había arrebatado de los Infiernos; y se sentó a la derecha de Dios Padre, de quien había salido, desde donde vendrá en el fin del mundo para pagar a cada uno según sus obras y juzgar a vivos y muertos y al mundo por medio del fuego.

3º A vosotros, hijos de la Iglesia que vais a ver al Anticristo o a sus falsos apóstoles, os pongo por testigos de que esta es la verdadera fe Católica y, si no la conserváis íntegra e inviolada, no podréis estar a salvo. De este modo, este que, como dijimos más arriba, nació sin pecado de Dios Padre y de la Virgen su madre, con el mismo Padre y con el Espíritu Santo es un solo y verdadero Dios, es Dios verdadero y hombre verdadero, sin el cual nadie podría (o puede) llegar hasta el Padre. Engendrado por Dios Padre antes de todos los siglos inefablemente, adquirió de la Virgen su Madre verdadera sustancia en el tiempo y con ella tiene la tercera persona en la Trinidad.
  
4º Cristo es así el fortísimo fundamento de la verdadera fe, de acuerdo con el testimonio de la Ley y de los profetas, de donde el Apóstol San Pablo dice que nadie puede poner otro fundamento excepto el que está puesto, que es Jesucristo; a Éste mismo lo tenemos en la tierra como el piadosísimo y fortísimo Pastor, que gracias a Él creemos avanzar hasta la perenne y dulcísima visión de su Padre, Él mismo es el camino recto, la verdadera verdad y la vida eterna, por la que los hijos de la Iglesia corren y llegan a los premios eternos.

Una vez más os aconsejo, ¡oh cristianas gentes!, que estáis vivos en cuerpo, que en el tiempo en que ha de venir el Anticristo mantengáis firmemente esta fe en Jesucristo, Dios y hombre, contra la persecución o falaz disputa del propio Anticristo, pues (como dice el bienaventurado Apóstol San Pedro) en ningún otro hay salvación ni se ha dado a los hombres bajo el cielo otro nombre en el que convenga que nos salvemos sino en Jesucristo, Hijo de Dios, que ha redimido al mundo de las manos de su antiguo enemigo. Así, no temáis las amenazas del Anticristo ni confiéis en sus promesas ni deis fe a sus milagros, porque no vendrá para redimir al mundo, sino para arrastrar consigo al género humano a la perdición.
  
5º Por ello, aquel escrito recuerda al hijo de perdición, porque con sus falsos milagros y sus palabras seductoras precipitará a muchos consigo a un estanque de fuego ardiente y, al final, él mismo será muerto con una espada de aliento, afilada por ambas partes, procedente de la boca de Jesucristo, que se sienta a la diestra de Dios Padre, de quien el profeta Isaías, tras enumerar las virtudes del mismo Hijo de Dios y de la Virgen, dice: “matará al impío con el aliento de su boca”.

Ciertamente es impío y cruel el que no se respeta a sí mismo ni a los demás; por ello, con razón el profeta lo llamó impío, porque, cuando venga, se condenará a sí mismo y a otros muchos consigo. Acerca de éste, el bienaventurado Apóstol San Pablo dice también: “cuando se revele aquel hombre de pecado, hijo de perdición, será adverso y se alzará sobre lo que se dice o lo que es ensalzado, de tal modo que llegará a sentarse en el templo de Dios mostrándose a sí mismo como si fuese Dios”. Con razón se le llama hombre de pecado, porque, como dice el maestro Anselmo, hombre verdaderamente sabio y Católico, nacerá en Babilonia de una meretriz, de la tribu de Dan, y en el seno de su madre se llenará de espíritu diabólico y se nutrirá de maleficios. Se sentará en el templo de Dios mostrándose a sí mismo como si fuese Dios, porque restaurará la antigua Jerusalén, en la que verá que es honrado casi como un Dios.
   
6º De este modo, ¡oh fieles cristianos!, este que es llamado hombre de pecado e hijo de perdición no ha de ser honrado en modo alguno como Dios, sino que ha de ser abominado y execrado de todas formas por los hijos de la Iglesia. Este simulará santidad, pero estará lleno de todo engaño y falacia. Hará milagros no verdaderos sino inventados engañosamente por él mismo y por su padre el diablo, estará instruido en toda arte mágica, en la ciencia secular y en una increíble elocuencia, con las que cautivará al género humano y lo pondrá bajo su yugo.

Mirad, pues, queridísimos hermanos, no sea que, cuando se revele el hombre de pecado, el hijo de perdición, engañados por sus signos, prodigios y mentirosísimas virtudes os apartéis rápidamente de vuestro sentido, es decir, de la recta y verdadera actitud de la fe Católica. Mirad que no adoréis al hijo de perdición en vez de al Redentor. Es propio de una mente insensata y vacía adorar al hijo de iniquidad y despreciar a Jesucristo, Hijo de Dios omnipotente, que ha redimido al mundo con su Sangre preciosa. Así, sin duda, si adoráis al Anticristo o si adoptáis su marca en la mano, esto es, en el modo de actuar, o en la frente, es decir, en nuestra confesión, os perderéis con él.

7º Así pues, poned el áncora de vuestra fe en Cristo, Hijo de Dios y de la Virgen, acercaos a Él con los pasos de los honores y obras. Si fuese necesario, soportad por Él persecuciones, golpes, azotes y demás adversidades, abrazadle con los brazos de la fe verdadera y la caridad sincera, levantad con suma devoción los ojos de vuestra mente hacia Él, que se sienta a la diestra de Dios Padre; adoradle a Él, único Dios verdadero, que reina en el Cielo con Dios Padre y con el Espíritu Santo para que con sus elegidos y en su presencia podáis reinar para siempre con Él a la cabeza, quien con el mismo Padre y el Espíritu Santo vive en una Trinidad perfecta y, como Dios, reina por los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.