jueves, 5 de noviembre de 2020

BERGOGLIO, RESPONSABLE DEL ATENTADO DE NIZA

Por Francesca de Villasmundo para MÉDIAS PRESSE.INFO. Traducción tomada de CATÓLICOS ALERTA.
  
Ibrahim Aouissaoui (tunecino, 21), autor del atentado de la catedral de la Asunción de María en Niza. Jorge Mario Bergoglio Sívori alias Papa Francisco (argentino-vaticano, 83), defensor del inmigracionismo.
  
Si algunos, como el padre Patrick de La Rocque, Prior del Priorato San José de Niza de la FSSPX, tienen el coraje de señalar, en el atentado islamista de Niza, la responsabilidad del actual presidente de la República, Emmanuel Macron, que reclama imprudentemente un “derecho a la blasfemia” y no reconoce ningún “respeto sagrado”, hay otro que también puede ser designado como uno de los responsables colaterales de este asesinato con cuchillo: el “Papa” Francisco.
   
¿No es el asesino musulmán uno de esos “queridos migrantes” de los que el “pontífice” argentino es garante? Uno de estos “queridos refugiados” que llegó a esta isla de Lampedusa, trágicamente invadida por apátridas, pero donde Jorge Mario Bergoglio tuvo, después de su ascenso en 2013, una de sus primeros shows, deseoso de dar la bienvenida a lo que estos “queridos” protegidos llevaban consigo: “una historia, una cultura, valores preciosos”. Una cultura y valores preciosos que costaron la vida a tres personas horriblemente mutiladas y asesinadas por el pobre inmigrante Ibrahim Aouissaoui: los franceses Nadine Devillers (60, feligrés de la catedral), Vincent Loquès (54, sacristán de la catedral) y la franco-brasileña Simone Barreto Silva (44, madre de tres hijos).
  
   
Nacido en Thyna, gobernatorado de Sfax (Túnez) el 29 de marzo de 1999, Ibrahim Aouissaoui llegó a Italia en septiembre. Después de aterrizar en Lampedusa el 20 de septiembre, junto con un grupo de otros migrantes que estaban en el transbordador “Rhaphsody” [alquilado por el gobierno italiano para hacerle la cuarentena a los inmigrantes ilegales, N. del E.], fue trasladado al centro de identificación de Apulia y fotografiado por la policía. Tras la fotoseñalización realizada en Bari, se insertó en las terminales de “entrada ilegal al territorio nacional”. El prefecto de Bari había emitido una orden contra Ibrahim Aouissaoui, acompañada de una orden del prefecto de policía de abandonar Italia en un plazo de siete días, pero su traslado a uno de los centros de repatriación fracasó. No había sido ordenado, por lo tanto, Ibrahim desapareció del radar… para reaparecer en Niza donde alcanzó notoriedad “gracias” a su acto terrorista islamista y anticristiano.
   
«Si se confirma el desembarco en Lampedusa en septiembre, el paso a Bari y luego la huida del delantero en Niza, pedimos la dimisión del ministro [italiano] del Interior Lamorgese», proclamó airadamente el líder de la Liga Norte Matteo Salvini.
   
Podríamos añadir que «si se confirma el desembarco en Lampedusa en septiembre, el pasaje a Bari y luego el vuelo para el atacante en Niza», el “Papa” Francisco debe hacer su mea-culpa y detener a toda costa. su discurso pro-inmigración e inmigracionista.
    
Hasta ahora, nada de esto está sucediendo en los pasillos de Sainta Marta. Sólo una nota de prensa y un tuit publicado el día del atentado terrorista anunciando las oraciones del “Papa” «por las víctimas, por sus familias y por el querido pueblo francés, para que reaccionen al mal con el bien».
  
   
No parece que el jesuita argentino tome conciencia del funesto problema de la invasión migratoria del mundo musulmán y su consecuencia, la islamización de la sociedad del Viejo Continente. El “Papa” simplemente con su más “fluido” lenguaje, condenó a Emmanuel Macron, señalando además su «rechazo absoluto al terrorismo y a la ideología del odio que divide, mata y pone en peligro la paz», así como a la importancia del diálogo entre religiones. Sin condenar al agresor y ni a la religión, en la que se inspiró. Según el “Papa”, el asesino sólo se inspiró en una vaga ideología del odio sin nombre y sin rostro.

Con los inconscientes imprudentes Macron y Francisco, inspirados por su ideología multicultural y globalista, el pueblo católico francés tienen que preocuparse porque ¡los terroristas islamistas todavía tienen un brillante futuro por delante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.