domingo, 22 de noviembre de 2020

ELOGIOS A SANTA CECILIA MÁRTIR, DE LA LITURGIA BIZANTINA

   
¡Oh Cecilia digna de toda alabanza! Supiste conservar tu cuerpo sin manclia, y librar tu corazón de todo amor sensual. Te presentaste A tu Criador como esposa inmaculada, cuya felicidad fue ennoblecida por el martirio. Él te admitió a los honores de esposa como a Virgen sin mancilla.
    
¡Oh Virgen sagrada! El Señor, en los consejos de su sabiduría, quiso coronar tu frente de perfumadas y suaves rosas. Tú fuiste el lazo de unión de los dos hermanos, para reunirlos en una misma felicidad, y tu oración los ayudó. Ellos, abandonando el culto impuro del error, se mostraron dignos de recibir la misericordia de aquel que nació de la Virgen, y quiso esparcirse entre nosotros como divino perfume.
      
Despreciaste las riquezas de la tierra, deseando ardientemente poseer el tesoro del cielo; desdeñando los amores de acá abajo, escogiste tu asiento entre los coros de las Vírgenes, y tu sabiduría te condujo al celestial Esposo. ¡Oh honra de los atletas de Cristo! Combatiste con valor, y rechazaste por tu varonil denuedo las asaltos del perverso enemigo.
   
¡Oh gloriosa Cecilia, augusta mártir! Tú eres templo castísimo de Cristo, morada celestial, casa purísima. Dígnate infundir el esplendor de tu intercesión sobre nosotros, que celebramos tus alabanzas.
   
Enamorada de la hermosura de Jesucristo, fortificada con su amor, suspirando por sus delicias, pareciste muerta al mundo y a cuanto en el mundo hay, y fuiste hallada digna de la eterna vida.
   
¡Oh mártir digna de toda recompensa! El amor inmaterial te hizo desdeñar el amor de los sentidos. Tus palabras vivificantes y llenas de sabiduría determinaron a tu esposo a quedar virgen contigo: ahora te ves asociada con él al coro de los Ángeles.
    
Un Ángel refulgente, encargado de guardarte, te asistÍa de continuo, rodeándote de divino resplandor; su brazo alejaba al enemigo que te queria hacer daño; te conservó casta y pura, siempre agradable a Cristo por la fe y por la gracia.
  
¡Oh Cecilia! El deseo de poseer a Dios, el amor que nace de lo más íntimo del alma, el ardor divino, te inflamaron haciendo de ti un Ángel en cuerpo humano.
    
¡Oh Cecilia llena de Dios! Eres fuente sellada, jardín cerrado, hermosura reservada, esposa gloriosa, que brilla bajo la diadema; paraíso florido y divino del Rey de los ejércitos. Amén.
   
Padre CECILIO GÓMEZ RODELES SJ. Vida de Santa Cecilia Virgen y Mártir, Madrid, Imprenta de los sucesores de Rivadeneyra, 1882, págs. 159-161.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.