jueves, 12 de noviembre de 2020

NOVENA EN HONOR A NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ, PATRONA DE EL SALVADOR

Compuesta en 1766 por el Rev. Pbro. Martín García de Posadas, Rector Parroquial de la Ciudad de San Miguel de la Frontera y que fue impresa en la Ciudad de Guatemala. Mons. Miguel Ángel Moran Aquino, Obispo de San Miguel, concede Cien días de indulgencias a quienes devotamente recen esta novena. Puede rezarse en cualquier momento del año, especialmente en preparación a su fiesta del 21 de Noviembre (hallazgo y traslación de la imagen a San Miguel de la Frontera y Coronación canónica).
   
PIADOSA NOVENA A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA EN SU ADVOCACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ
   
    
Por la señal ✠ de la santa Cruz; de nuestros ✠ enemigos líbranos, Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ACTO DE CONTRICIÓN
¡Poderoso Dios! ¡Admirable Autor Supremo de todo lo creado! ¡Augusta y excelsa Majestad, ante cuya Divinidad se humillan todas las criaturas! Yo, la más ingrata y miserable de cuantas existen en la tierra, me posterno ante Vos, implorando misericordia. Conozco, Dios mío, la sublimidad de vuestra esencia y lo incomprensible de vuestras obras, y quedo confundido ante la inmensidad de tanto poder y grandeza. Reconozco que sois un ser inmutable y severo, que la justicia y el juicio son el apoyo constante de vuestro trono, y tiemblo anonadado al recuerdo de lo mucho que te eh ofendido, y de terrible y eterno castigo al que podéis sujetarme. Pero también reconozco, Dios mío, vuestra suma bondad y misericordia, sé que, sin excepción de personas, acogéis con suavidad y paciencia a los que invocan con temor y sinceridad, y está sola consideración fortalece mi fe, alimenta mi esperanza y me da fuerza suficiente, para pediros humillados que me admitáis de nuevo en vuestra gracia. Yo renuncio, Dios mío, de mi soberbia y falta de caridad, yo propongo amaros y arrepentido de todo corazón, de haberos ofendido, os pido humildemente el perdón de todos mis pecados, en santificación de ellos. No veáis Señor, mis ingratitudes y bajezas, haced merito únicamente de mi necesidad y miseria. De hoy en adelante solo deseo serviros y alabaros, y mediante la intercesión de la Santísima Virgen de la Paz, vuestra Madre, abrigo la esperanza de reformar mis costumbres, moderar mis pasiones y alcanzar con su poderoso auxilio la dicha de gozaros eternamente en la Patria Celestial. Amén.
    
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Soberana Virgen María, que por poner paz en la guerra que hay entre Dios y el hombre, hiciste bajar aquella luz divina del cielo a la tierra, siendo Vos, Señora, la escogida para Madre suya, por lo que en el cielo os veneran por Reina de los Espíritus Angélicos y demás cortesanos de la gloria. Y en la tierra os veneramos todas las criaturas por Reina y Madre de la Paz. Humildemente os rogamos que nos pongáis en paz con vuestro Unigénito Hijo, Jesús, para que acertemos a serviros, y logremos lo que en esta novena pedimos y deseamos, si es del agrado de vuestro hijo Jesús, que vive y reina por todos los siglos de los siglos. Amén.
   
DÍA PRIMERO – 12 DE NOVIEMBRE
¡Oh Dios y Señor Omnipotente! Que, para librar a vuestro pueblo israelítico de la tiranía del Faraón, por medio de aquella zarza que en el incendio se conservó en el monte Horeb. Así pues, para redimirnos a nosotros pecadores, que somos los verdaderos israelitas, escogisteis a María Santísima para haceros hombre en su vientre virginal, quien jamás toco la llama de la culpa, ni perdió la hermosura de la gracia. Os rogamos Señor, que por aquel fuego de amor que os hizo bajar del cielo a la tierra, no ardamos en el fuego de la lascivia, para que a imitación de esta celestial Señora, guardemos en todas nuestras acciones, pureza y castidad. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh Virgen Madre! Por aquel acto de humildad y rendimiento con que disteis consentimiento al Arcángel San Gabriel, para que el Verbo Divino se hiciese hombre en vuestro vientre virginal, y este mismo consentimiento fue medio para que  se hiciesen las paces entre Dios y los hombres, os pedimos y suplicamos Señora, nos alcancéis de vuestro divino Hijo, verdadera obediencia para estar pronto a vuestros divinos mandamientos, como lo estuvo Moisés llegando descalzo a las zarzas para que, desapropiado de todos los bienes terrenos, nos entreguemos de veras a Dios, y consigamos la gracia, para ver y adorar a vuestra admirable hermosura por toda la eternidad de la gloria. Amén.

ORACIÓN FINAL
Madre dignísima del Divino Verbo, amable Princesa del reino celestial y de toda la creación, amparo, socorro, defensa y consuelo de los que en vos confían y vuestro patrocinio imploran, yo la más indigna de cuantas criaturas existen, vengo a suplicaros humildemente, me alcancéis la infinita misericordia del altísimo, el perdón de mis pecados, el remedio de mis males y el don de la perseverancia final. También os suplico, amorosísima Madre nuestra, os dignéis favorecer espiritual y temporalmente a mi familia, a todo mi pueblo, y en general a todos mis prójimos, dignaos, Sacratísima Señora, combatir la impiedad, destruir la herejía, establecer la paz y fomentar la religión de vuestro Divino Hijo, para que florezca por todas partes, principalmente entre nosotros, donde hay tanto descuido en el cumplimiento de los santos mandamientos y de las practicas piadosas. Infundid en nuestros corazones, el santo temor de Dios y la tierna devoción, para que, sirviendo a nuestro creador y redentor con buenas obras, y alabando vuestra grandeza y bondad, logremos vivir y morir en paz, y poseer la eterna felicidad del cielo. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
DÍA SEGUNDO – 13 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios Padre de todo consuelo! Por qué virtud de la vara de Moisés, disteis a conocer a todos los egipcios, de la eficacia de vuestro divino poder, y principalmente distribuyendo la dureza del faraón; os pedimos y suplicamos Señor, que por esta Vara, María Santísima de la Paz, doméis nuestros apetitos, refrenéis nuestras pasiones y ablandéis la dureza de nuestros corazones, para que logrando con vuestros auxilios, al quedar libres de nuestras culpas, logremos salir en paz en esta vida, para gozaros por eternidades en la gloria. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh Virgen Madre! Por aquel acto de humildad y rendimiento con que disteis consentimiento al Arcángel San Gabriel, para que el Verbo Divino se hiciese hombre en vuestro vientre virginal, y este mismo consentimiento fue medio para que  se hiciesen las paces entre Dios y los hombres, os pedimos y suplicamos Señora, nos alcancéis de vuestro divino Hijo, verdadera obediencia para estar pronto a vuestros divinos mandamientos, como lo estuvo Moisés llegando descalzo a las zarzas para que, desapropiado de todos los bienes terrenos, nos entreguemos de veras a Dios, y consigamos la gracia, para ver y adorar a vuestra admirable hermosura por toda la eternidad de la gloria. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.
    
DÍA TERCERO – 14 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios y Señor de toda piedad! Que, para socorrer las necesidades de vuestro pueblo israelítico, después de haberlos liberado de las tiranías de los egipcios y de su cautiverio les diste aquella fuerte columna, para que de día en forma de nube lo defendiera de los rayos y ardores del sol, y de noche tomando la de fuego, lo alumbra para librarlo de todos los riesgos y tropiezos. Os pedimos y suplicamos Señor, por medio de esa misteriosa columna, María Santísima de la Paz, nos veamos libres de los riesgos de vuestra justicia, y consigamos la gracia para veros y gozaros en la gloria. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh Santísima Virgen María! Que fuiste escogida como columna fuerte para aquel trono de aquel Dios y Señor, que habito y habitara siempre en las alturas con el Espíritu Santo, pues por virtud de vuestra firmeza, descendió del cielo a la tierra y encarno en vuestro vientre virginal, siendo este, nueve meses, agradable tabernáculo; os pedimos y suplicamos Señora, con todo rendimiento, el que guieis a nosotros los israelitas de la ley de gracia, para no errar el camino de la bienaventuranza, enciéndenos en fuego de divino amor, para que libres de la oscuridad de la culpa, no padezcamos del fuego del infierno. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.
    
DÍA CUARTO – 15 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios y Señor de infinita providencia! Que con especialidad la disteis a conocer a los de Betulia, tomando por instrumento aquella famosa y valiente mujer llamada Judith, que introduciéndose con maña en el ejercito triunfador de Holofernes, sin que se manchase su honestidad con culpa alguna, le corto la cabeza, llevándola a Betulia, por lo que todos sus moradores celebraron la victoria, cantándole muchas alabanzas. Os pedimos y suplicamos Señor, nosotros que somos los verdaderos betulines, cantemos con todo amor y reverencia, a vuestra Madre María Santísima de la Paz, la victoria, pues quedo triunfante del cerco que el dragón intento ponerle con la culpa de la mancha original, quedando pura, limpia y preservada para todo el resto de su vida, para que alabándola y bendiciéndola, salgamos en paz de esta vida, para gozaros por eternidades en la gloria. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh Virgen Santísima llena de gracia! Pues con ella fuiste prevenida en todo tiempo, para ser digna Madre de Dios, excediendo en santidad y gracia desde el primer instante de vuestros purísimo ser, a los montes más altos en santidad; por lo que no tuvo residencia el dragón con toda su batería, para manchar vuestra gracia y santidad, pues triunfasteis mejor que la valiente Judith, de los ejércitos infernales, por lo que os pedimos y suplicamos, Señora, que intercedáis con vuestro Santísimo Hijo, que nos de auxilio para triunfar de nuestros enemigos, eh ir a gozarlos por la eternidad en la gloria. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.
    
DÍA QUINTO – 16 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios y Señor Omnipotente! Como lo manifestaste todo el tiempo a vuestras criaturas, pues por haber cumplido Noe con el precepto de fabricar el arca a medida de vuestra providencia, libro la vida él y su familia, y no experimentaron los riesgos de vuestro justo enojo, manifestando en esto a todos los descendientes del segundo Adán, Noe, que para librarnos del diluvio de castigos que tenemos merecidos por nuestros pecados, nos amparemos de la mejor arca de Noe, nuestra Santísima Madre, por lo que hoy pedimos y suplicamos, Señor, nos des auxilio para cumplir con vuestros divinos preceptos, y conseguir la gracia, para ir a gozaros por eternidades en la gloria. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh Santísima Virgen María! Fuerte inexpugnable para defensa y resguardo de nuestros pecadores, pues Dios os tenía escogida por Arca y Sagrario tuyo: os pedimos Señora, que intercedáis con vuestro santísimo Hijo, que, así como Noé le libro de los divinos preceptos nos dé a nosotros su auxilio para que cumplamos con la ley evangélica, y podamos pasar de esta a la otra vida, con los olivos de paz, a gozar en la gloria. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.
   
DÍA SEXTO – 17 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios y Señor de misericordia! Que habiendo el Rey Asuero mandado promulgar en su corte y demás provincias de su corona, un edicto condenando a todos los israelitas de su reino, tomasteis por instrumento a la piadosa Ester, para que con sus ruegos los librase de la muerte, os suplicamos Señor, por la Divina Virgen, vuestra Santísima Madre de la Paz, nos libréis de la muerte, de la culpa, para ir a gozaros por toda la eternidad. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh Santísima Virgen María! Si Mardoqueo y los demás israelitas, luego que supieron la sentencia de muerte y que estaban condenados por el Rey, se vistieron de saco y silicio y cubrieron sus cabezas de cenizas, y postrados en tierra suplicaron a la Reina Ester, intercediese por ellos para que se derogase el decreto en que estaban condenados, os pedimos y suplicamos Señor rendidos a vuestros pies soberanos, alcancéis de vuestro piadosísimo Hijo, auxilios para desnudarnos de todas las glas y adornos mundanos, y que nos vistamos del traje de penitencia, no solo en lo exterior, sino también en lo exterior, sino también en lo interior, para ir alabaros y gozaros por toda la eternidad. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.
   
DÍA SÉPTIMO – 18 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios y Señor Omnipotente! Que coronaste a María Santísima de lucidas y hermosas estrellas, y adornasteis de indecible gloria, cuyo poder y soberanía sujeto al infernal dragón, postrándole a sus purísimas plantas; con todo rendimiento os pedimos y suplicamos Señor, por esta bellísima Señora de la Paz, vuestra purísima Madre, nos concedáis auxilio para hacer verdadera penitencia de nuestros enemigos, para poder ir a gozaros por eternidades en la gloria. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Piadosa Virgen María, Reina de los Ángeles y Madre de nosotros los pecadores! Vos sois el signo grande de predestinados, pues os dejasteis ver revestida del Sol Divino, coronada de estrellas y pisando la luna, ven en socorro nuestro, quebrando la cabeza al soberbio dragón, para nuestro alivio. Os pedimos y suplicamos Señora, que socorráis nuestras necesidades, confortéis nuestras flaquezas, y encendáis con el calor de aquel Sol Divino que os sirve de manto, nuestros helados corazones, en amor de vuestro Santísimo Hijo, para que logremos la dicha de gozaros en el cielo. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.
    
DÍA OCTAVO – 19 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios y Señor amantísimo! Que para librar a Nabal de la muerte que el enojo de David intentaba darle, tomasteis por medio que saliese la prudente y hermosa Abigail a encontrarle, quien saludándolo con todo rendimiento, y ofreciéndole el presente que llevaba, concluyo su suplica llenándolo de bendiciones, os pedimos y suplicamos Señor, que por los ruegos de la prudentísima, hermosísima y celestial Abigail, nuestra Santísima Madre, María de la Paz, nos libre de todos los riesgos de esta vida ye gracia nos llevareis a la otra a gozaros para siempre. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh piadosísima Virgen María! Que para suspender el justo enojo de vuestro santísimo Hijo, y que no descargue sobre nosotros la justicia, por inobedientes a sus divinos llamamientos y avisos, como Madre de pecadores, que fuiste constituida en el Solio de la Cruz, de continuo estas prevenida, para hacerles reverentes suplicas y librarnos de los castigos que nos merecemos por nuestros pecados, os pedimos y suplicamos Señora, no alcancéis de vuestro santísimo Hijo, el que estemos pronto a abrazar sus llamamientos y avisos, para ser felices en la otra vida. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.
    
DÍA NOVENO – 20 DE NOVIEMBRE
Por la señal,…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
¡Oh Dios y Señor Omnipotente! Que por la escala de tanto olor y fragancia que formo María Santísima con sus poderoso ruegos, hiciste descender sin dilación alguna a vuestro Unigénito Hijo, a hacerse hombre en su vientre virginal, así Señor, os dignasteis por la súplica de los moradores de la Ciudad de San Miguel, el que hallaron en las riberas del Mar del Sur, una bellísima Imagen de vuestra Santísima Madre, sin que las adversidades del naufragio le hubieran desfigurado los tamaños de su hermosura; antes bien, los golpes que padeció de los herejes, que niegan el uso y veneración de las imágenes de los santos, le aumentaron más su belleza, entrando a tomar posesión de dicha ciudad, el día en que la Madre Iglesia, la Presentación al Templo de vuestra Santísima Madre, juraronla con el título de la Paz, la misma ciudad, tanto porque en aquel tiempo surcaban en estos mares del Sur, los piratas, enemigos de nuestra religión católica, cuanto porque en todas las tempestades de fuego de volcán, y de movimientos de tierra, imploran y experimentan los moradores de dicha ciudad su patrocinio. Por tanto, os pedimos y suplicamos Señor, poniendo de intercesora a nuestra Santísima Madre de la Paz, el aumento de nuestra Santa Fe católica, la destrucción de las herejías, la paz en nuestros gobernantes, descanso a las almas del purgatorio, reducción de los pecadores, salud a los enfermos, consuelo a los afligidos, socorro a los desvalidos, y mediante vuestros favores, consigamos ir a gozaros eternamente en la gloria. Amén.
   
Se rezan 9 Ave Marías y la oración siguiente:
  
ORACIÓN
¡Oh Santísima Virgen María! Que por más que aclamaron los antiguos Padres del cielo, porque viniera el redentor del mundo, no lo consiguieron hasta que Vos, Señora, orasteis al Padre Eterno, para que enviara a su Unigénito Hijo, quien obligado de vuestras suplicas, envió un ángel con la embajada, y al consentir Vos Señora, con ella, por aquellas palabras: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra” al punto el Verbo Divino se hizo hombre en vuestras virginales entrañas, y habito entre los hombres. Os pedimos y suplicamos Señora, que, así como nos concedió vuestro Santísimo Hijo, el hallar vuestra imagen en las riveras del Mar del Sur, como escudo fuerte para nuestra defensa, así nos conceda el que aceptemos a pedir socorros para apartarnos de todas las ocasiones de pecar, y conseguir la gracia para gozaros por eternidades en la gloria. Amén.
   
La Oración final se rezará todos los días.

1 comentario:

  1. La fiesta de Nuestra Señora de la Paz de El Salvador es el 21 de noviembre, fiesta instituída por el Ven. Mons. Juan Antonio Dueñas y Argumedo, al comemorarse en esa fecha, la llegada de la Imagen y su coronación canónica en 1921...

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.