sábado, 29 de agosto de 2020

DOS PROTESTANTADAS (Y hacia allá van los conciliares)

Noticias tomadas de diversas fuentes:
  
1º LA IGLESIA LUTERANA DE SUECIA TIENE MÁS PRESBÍTERAS (Fuente: AFP).
 
La sacerdotisa Sandra Signarsdotter (dcha) y la diácona Ingrid El Qortobi en la iglesia Gustaf Vasa en Odenplan, en Estocolmo, Suecia, el 23 de agosto de 2020
 
Con una túnica blanca, Sandra Signarsdotter recorre la nave de la iglesia Gustaf Vasa en Estocolmo para saludar a los feligreses, un ritual que cumple desde su ordenación y una escena conocida para los fieles de la Iglesia de Suecia, donde ya hay más sacerdotisas que sacerdotes.
    
En el país nórdico, a menudo presentado como mensajero de la paridad y donde los ministros del culto de la Iglesia de Suecia tienen el título de sacerdote, las estadísticas son claras: desde julio, el 50,1% de los sacerdotes son mujeres, frente a un 49,9% de hombres.
    
Es "probablemente" la primera Iglesia en el mundo que actualmente cuenta con más sacerdotisas que sacerdotes, estima el Consejo Ecuménico de las Iglesias.
   
En la Iglesia luterana de Suecia, que cuenta con 5,8 millones de miembros en un país de 10,3 millones de habitantes, las mujeres «están aquí para quedarse», asegura Sandra, ordenada sacerdotisa hace seis años. Desde 2014, es además una mujer la que está a su frente, Antje Jackelén.
    
En Gustaf Vasa, ante una escasa audiencia, «este domingo, el servicio será oficiado por tres mujeres», señala Signarsdotter, de 37 años.
  
Fue en esta imponente iglesia blanca en el centro de la capital sueca donde una mujer, Anna Howard Shaw, una pastora metodista sufragista estadounidense, predicó por primera vez en Suecia. Fue en 1911, con ocasión del congreso internacional de mujeres, y mucho antes de que fuesen autorizadas a convertirse en sacerdotisas en la Iglesia luterana sueca, un derecho obtenido en 1958.
   
«Los hombres no le permitieron subir ahí», cuenta Sandra, señalando con el dedo el púlpito de mármol sobre ella. «Solo se le permitió estar abajo», abunda, situándose en medio del altar.
   
Un lugar con gran simbología, donde este domingo el sermón lo pronuncia Julia Svensson, una estudiante en teología de 23 años, cuya mentora es Sandra. La joven, algo tensa, subirá al púlpito.
    
La feminización de la profesión se ve desde la universidad. Las mujeres son cada vez más numerosas en los cuatro años y medio de estudios que se requieren antes de ser ordenadas.
   
Los protestantes consideran que el sacerdote es un experto, un teólogo, que ejerce un ministerio y no un sacerdocio, al contrario de la visión de la Iglesia católica, que se opone a la ordenación de mujeres. «El rol del sacerdote hoy ya no es lo que era antes, reviste otras exigencias sobre [...] la creatividad, la capacidad para gestionar numerosas situaciones diferentes», explica Sandra.
   
«Aún queda mucho camino»
Consecuencia inesperada de esta feminización: las ventas de la estilista Maria Sjödin, apreciada por las mujeres sacerdotisas, nunca han sido tan buenas. En su taller de la periferia sur de Estocolmo, la diseñadora recibe a una sacerdotisa, una clienta fiel.
    
Maria Sjödin comenzó por casualidad en el negocio de ropa para sacerdotes y pastores. Un día, su hija le presentó a su nueva amiga, cuya madre es sacerdotisa. «Me preguntó si podía confeccionarle una camisa de sacerdote, pues no le gustaba la [...] de hombre que debía llevar», recuerda. Esta pieza es aún hoy una de las más solicitadas.
  
En la Iglesia, la paridad no es salarial y las sacerdotisas ganan de media 2.200 coronas (213 euros; 252 dólares) menos al mes que sus pares masculinos, según el diario especializado Kyrkans Tidning. Igualmente son escasas las mujeres que llegan a puestos clave: de las 13 diócesis solo cuatro están dirigidas por mujeres.
   
«Aún no hemos logrado la igualdad», lamenta Sandra. «Aún queda mucho camino», asegura. A su lado, Julia insiste: «Para mí, no hay Iglesia sin representatividad». Si ha elegido ensayar con Sandra, es porque se reconoce en su «voluntad de cambiar las cosas».
  
Tras un momento de silencio, Sandra rompe el hielo: «Un día, un compañero me dijo “qué trasero tan bonito tienes”». «Incluso como sacerdotisa, sigo siendo vista como un cuerpo», deplora. Pero aún alberga la esperanza de que la institución se libere «de las estructuras patriarcales de la sociedad», un objetivo que persigue a diario. 
   
2º PRESBÍTERA ANGLICANA USA PALILLOS CHINOS PARA DISTRIBUIR LA “COMUNIÓN” (Fuente: MATTERS INDIA).
   
  
Condado de Durham (Inglaterra), 11 de Agosto de 2020: Una vicaria de la Iglesia de Inglaterra ha apelado a su herencia cultural china y está usando palillos para dar el pan a sus parroquianos durante la Cena.
  
La “reverenda” Eileen Harrop tomó el enfoque inusualpara el desafío del clero que está reabriendo sus iglesias para el culto público mientras siguen los protocolos de seguridad por el Covid-19 [sic].
   
La vicaria de las iglesias de Santa María en Gainford y San Andrés en Winston, condado de Durham en el noreste de Inglaterra, decidió que la mejor forma de administrar el pan en la Cena era usar palillos extralargos.
   
Ella tiene herencia china, creció en Singapur y ha tenido un gran amor a la cocina asiática, tanto como para sentirse cómoda usando tal adminículo para el culto, y ahora ha realizado servicios usándolos en sendas iglesias donde ella ministra.

La reverenda Harrop dijo:
«Muchos de mis feligreses estaban ansiosos al pensamiento de tomar la comunión, incluso aunque solo permitimos hacerlo bajo estrictas directrices para asegurar que no haya posibilidad de transmisión del virus.
 
Yo pensé: “¿Por qué no puedo usar un par de palillos chinos, pan en vez de obleas, y darlas en la mano de los comulgantes?”.
 
Administrar la comunión de esta forma asegura que no haya contaminación cruzada, y que mis feligreses se sientan cómodos y confiados en tomar parte de ella.
 
Es especial que los palillos que uso son normalmente usados para la festividad del “Lo Hei” [cantonés 撈起], que significa “mover el aliento de vida levantado”.
 
Ellos tienen un significado mucho mayor al ser usados en este contexto.
 
Esta es la primera vez en ambas iglesias, y quizá la primera en cualquier iglesia parroquial en la diócesis».

Ella egresó de la Universidad de Keele en 1979 y conoció a su esposo por 35 años, Brian. La pareja se mudó a Singapur antes de reubicarse nuevamente en el Reino Unido en 1996, luego de lo cual fue “instalada” presbítera en 2012.
    
La recomendación actual para la Comunión en tiempo de Covid-19 [sic] de la Iglesia de Inglaterra define que los comulgantes debe ofrecérsele pan, no vino, porque no debería haber “copa común”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.