jueves, 27 de agosto de 2020

FALLECIÓ DON COSME BECCAR VARELA

Noticia tomada de SANTA IGLESIA MILITANTE - SEGUNDA ÉPOCA.
   
  
Cosme Beccar Varela murió hoy (ayer) después de una larga enfermedad a los 82 años. Había nacido en Buenos Aires el 28 de enero de 1938. Hijo de Cosme Beccar Varela y Julia Helena Sudblad, fue el mayor de 9 hermanos. Estaba casado con María Josefina Amadeo Padilla, y juntos fueron padres de Cosme, Mario, María Josefina e Isidro.
    
Desde su juventud se interesó por la defensa de los valores católicos. A los 17 años estuvo entre los que defendieron la Catedral en 1955 contra la turba peronista que pretendía quemarla. Estudió derecho y se recibió en la Universidad de Buenos Aires. Inició su carrera en el Estudio Beccar Varela, fundado por su abuelo Horacio, donde se convirtió en un exitoso abogado, abriendo años más tarde su propio Estudio, C & C Beccar Varela.
    
Líder y hombre de acción, editó durante su juventud la revista Cruzada, que aglutinó jovenes argentinos con ideales similares a los suyos. Años después conoció y admiró la obra del brasileño Plinio Correa de Oliveira, y en 1967 fundó la Sociedad Argentina para la Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad, una sociedad civil que buscaba defender esos tres valores ante la opinión pública por medio actividades en la vía pública, conferencias y publicaciones de libros y revistas.
   
Cosme Beccar Varela era un hombre de gran educación y conocimiento de la filosofía y la historia, asi como un hombre de Fe y gran piedad Mariana. Era un polemista nato, y puso ese talento al servicio de la buena causa toda su vida. Su actuación en la Argentina entre los años 1970 y 1990 fue cosiderable, y como líder de la TFP fundada por él, era un referente del pensamiento católico tradicional, pronunciándose y escribiendo libros sobre temas como el comunismo, el divoricio, el aborto y muchos otros.
   
A comienzos de los años ‘90, preocupado por ciertos desvíos canónicos dentro de la TFP, y la inefectividad de su accionar en la Argentina, manifiesta su discrepancia y pide una corrección. Como esto no se dió, buscó entonces abrir un espacio político desde el cual luchar por la misma causa, y fundó el partido Orden y Justicia, que lo postuló a un par de elecciones nacionales.
   
La falta de apoyo masivo (o aún significativo), nunca fue algo que desanimara a Beccar Varela, y ante la ausencia de socios o seguidores comprometidos, mantuvo durante veinte años una presencia online con su página de internet La Botella al Mar, una verdadera “voz que clama en el desierto” donde se pueden seguir las viscicitudes cada vez más tristes de una Argentina que se iba desmoronando, lenta pero inexorablemente, hasta llegar a lo que, en nuestros días, él consideraba la antesala de una dictadura marxista que cuenta con cada vez más herramientas para hacerse del poder de forma definitiva y destruir lo poco que queda de la Argentina católica y tradicional que él amaba.
    
Pese a eso, su Fé en Dios y su confianza en la Virgen de Luján, nunca cesaron. Su pluma, que se mantuvo activa hasta el final, nos revela su gran intelecto, dotes de polemista, coraje de decir lo que muchos callan, y una enorme esperanza en la restauración de una Argentina católica que, en última instancia, se llevó a la tumba.
   
En el ámbito íntimo, era un verdadero caballero, honesto y generoso, que siempre ayudó a los más necesitados de su entorno familiar.
    
Murió con la asistencia de los Sacramentos de la Santa Iglesia, y rodeado del cariño de su familia y amigos. Su mujer, hijos, once nietos y dos bisnietos, asi como el resto de sus familiares y amigos, lo recordarán con cariño y nostalgia, y elevan ahora una oración por su eterno descanso.
  
DIOS TENGA MISERICORDIA DE SU ALMA, Y RECORDEMOS SU ÚLTIMO EDITORIAL:
   
Invito a los lectores a que traten de recordar o de entrarse a través de la Historia si hubo un momento más absurdamente tiránico que el que estamos viviendo. Absurdo porque es aceptado mansamente, sin límite de tiempo y sin que los tiranos ejerzan una violencia capaz de quebrar la voluntad de un pueblo medianamente celoso de sus derechos más elementales, sino apenas basada en mentiras sin pretensión de probar la veracidad de ninguna de ellas, tal es la credulidad con que las toman las víctimas de ellas a pesar de que la única fuente de información para sustentar la interminable cuarentena en la que se basa la tiranía es la impresentable “medusa” que funge de “Secretaria de acceso a la salud de la Nación”, Carla Vizzotti. Esta audaz joven despeinada y con aspecto de drogada es la dueña de la libertad de 44.000.000 de habitantes y la correveidile de Fernández y del asesino abortista ministro de salud Ginés González García. Es ella la voz oficial que se usa para mantener este engaño del número de muertos y contagiados sin que nadie le pida pruebas de las causas verdaderas de las muertes atribuidas al coronavirus ni se indignan cuando dice que hay muchos de esos enfermos que en realidad no lo están porque no presentan los síntomas de la enfermedad, lo que en lenguaje llano signfica que no la tienen (dos más dos cuatro), y parecen ignorar que desde 1810 se muere gente en el país todos los años por distintas causas en números proporcionalmente iguales o mayores que los de este virus pero de varias enfermedades. 
   
Esta tirania es el resultado de varios factores.
   
Primero, el que ya dije, o sea, la cobarde, estúpida y crédula resignación de los habitantes que se dejan someter sin resistencia digna de ser considerada como tal. A esto contribuye el reparto de plata a casi 20.000.000 de habitantes impedidos de trabajar, plata que por falta de recursos genuinos proviene de una desbocada emisión monetaria que provoca una inflación gigantesca no revelada pero cuyos efectos nos explotarán en la cara en cualquier momento.
   
Segundo, la vil sumisión a un poder internacional que procede de la misma manera avasallando la soberanía de las naciones mediante el terror inducido de un discutido virus sobre el cual innumerables científicos silenciados han desmentido sus origenes, sus efectos y su carácter de “pandemia” que justifique las medidas catastróficas que casi todos los gobiernos han tomado, siendo el de este país uno de los más serviles ejecutores de esa orden destructiva.
   
Tercero, la audacia descarada del gobierno peronista, ávido de poder y despectivo de todo derecho, siempre integrado por ladrones desde los tiempos de su infame fundador y para el cual la tiranía en manos propias es el gobierno ideal. Y los “opositores”, participan de ella en efectivo, con sueldos y prebendas de todo tipo, mientras el “kérensky” Macri, responsable del regreso al poder de esta banda de corruptos, se pasea por Europa y su cómplice máximo, el monstruoso y abortista Intendente de Buenos Aires, es un aliado a ojos vista de la tiranía, actuando como un desvergozado furgón de cola de Fernández y marchando del brazo con el marxista Axel Kicillof Barenstein.
   
Voy a dar la lista –no exhaustiva– de los derechos que están abandondo los argentinos en su cobardía:
1) El de profesar libremente su culto (que se funda no sólo ni principalmente en el art. 14 CN, sino en la autoridad divina). En esto colaboran los Obispos (que actúan como apóstatas por que parecen no creer en el poder de Dios para auxiliarnos). Hace casi cinco meses que está prohibidas las misas públicas y cerradas casi todas las iglesias. Si los Obispos no fueran apóstatas, por el contrario, invocarían a Dios exhortando al clero a decir misas y a todos los católicos a rezar para que cese la tiranía y su aparente causa.
2) El de mantener el sistema republicano de gobierno con tres poderes separados e independientes (art. 1 CN). Hoy han desaparecido el Judicial y el Legislativo (que, dicho sea de paso, hace rato que son cuevas de maleantes que desprecian el Derecho cobrando sueldos de sultanes).
3) El de trabajar y ejercer toda industria lícita (art. 14 CN). Hace casi cinco meses que innumerables personas no pueden trabajar y muchas empresas medianas y pequeñas y aún grandes desaparecen a causa de las arbitrarias medidas de la tiranía que les impide trabajar a pesar de lo cual deben seguir pagando impuestos y a sus empleados.
4) De usar y disponer de su propiedad (art. 14 CN). Sus automóviles están inmovilizados con riesgo de que les sean confiscados si los usan sin un permiso especial de la tiranía.
5) El de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino (art. 14 CN). La cuarentena impide la libertad de movimientos incluyendo una pena de dos años de prisión para quien la viole.
6) El de no ser admitida la exigencia servicios personales (art. 17 CN). Sin embargo se exige el uso de unas máscaras llamadas “barbijos” bajo pena de $80.000 a quien no lo hiciere. Eso es un servicio personal porque se alega que es en beneficio de los otros para impedir que los contagiemos de una peste nadie puede afirmar que padecemos.
7) Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso Es inviolable el derecho de defensa (art. 18 CN). Sin embargo, la tiranía ha impuesto una prisión domiciliaria (eso es la “cuarentena”) sin acusación de delito alguno y sin dar derecho de defensa. Por ejemplo, el de proponer peritos médicos para desmentir las falsedades del gobierno acerca del verdadero peligro del virus y su modo de contenerlo. Según los científicos silenciados, esa pericia da por tierra esa tramoya y caería la tiranía.
8) Alberto Ángel Fernández Pérez ha usurpado la suma del poder público convertido en un infame traidor a la patria y sus actos son nulos (art. 19 CN).
9) El derecho de asociarse y el aún más esencial de tener una vida social con la familia y los amigos. Para eso la tiranía cierra los lugares de encuentro como los restaurantes, cafés, clubes y hasta prohibe las reuniones familiares alentando la delación de los vecinos contra quienes las hacen. Por ese motivo hay infinidad de casamientos que se han postergado indefinidamente.
Esta es otra de las utilidades de la cuarentena para la consolidación de la tirania. Los tiranos “se esfuerzan para procurar que su sus súbditos no sean gente de virtud ni tengan pensamientos magnánimos para que no dejen de sufrir su mal gobierno y que entre ellos no haya conciertos, ni amistades, ni gocen de la correspondencia de la paz, porque así, no fiándose unos de otros no puedan intentar nada contra ellos” (Santo Tomás de Aquino, “El gobierno de los príncipes” Tomo I, cap III).
10) Se impide el derecho de viajar llegando al extremo de prohibir los vuelos con lo que muchas Compañías aéreas quebrarán. Hay miles de personas que por esa causa fueron impedidas de volver a sus casas, sin plata y durmiendo en el suelo de los aeropuertos extranjeros. No se puede usar el transporte público sin una especie de “pasaporte” expedido a voluntad por la tiranía. Por ese motivo los colectivos suelen pasar con un solo pasajero o con ninguno.
  
No hay duda de que esta tiranía tiene una ideología que es la del estatismo marxista. Y no se quedará en esto sino que avanzará hasta imponer un sistema como el de Venezuela.
  
Esta es la situación en breve síntesis. Y que me digan si no da vergüenza ser argentino en “peronlandia” y qué se puede esperar de un pueblo acobardado y sin inteligencia.
  
Sólo Dios, por la intercesión de la Santísima Virgen María nos puede salvar.
  
COSME BECCAR VARELA (R. I. P.)
9 de Agosto de 2020

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.