sábado, 1 de agosto de 2020

NOVENA EN HONOR A SAN LORENZO, DIÁCONO MÁRTIR

Novena reimpresa en Puebla de los Ángeles por Pedro de la Rosa en 1777, con aprobación eclesiástica. Los Gozos son valencianos, sin autor conocido.
   
ORDEN QUE HA DE GUARDAR EL QUE HICIERE ESTA NOVENA
Primeramente procurará estar en gracia de Dios, para lo cual será conveniente que el primer día confiese y comulgue, y en el discurso de esta frecuente los Sacramentos, según su Padre espiritual juzgare conveniente.
    
Lo segundo, propondrá firmemente imitar a San Lorenzo, para lo cual deberá cada día de la Novena frecuentar los actos de aquellas virtudes que se proponen en las meditaciones.
    
Observadas estas dos reglas, como fundamento de la verdadera devoción, podrá determinar para la Novena nueve días, o continuos o divididos; aunque respecto de haberse el Santo singularizado en favorecer a sus devotos los Viernes, yo me persuado que sería provechoso fuesen los señalados nueve Viernes consecutivos, en los cuales, despuués de prepararse con un Acto de Contrición y la invocación del Espíritu Santo, meditará un cuarto de hora en el punto que para cada día se señala.
   
NOVENA DEL ESCLARECIDO Y GLORIOSO MÁRTIR ESPAÑOL SAN LORENZO
   

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, mi Criador, mi Padre y mi Redentor, por ser tan bueno como sois, y porque os amo sobre todas las cosas, os digo con todo mi corazón que me pesa de haberos ofendido, y propongo, ayudado de vuestra divina gracia, primero morir que pecar. Amén.
      
DÍA PRIMERO – 1 DE AGOSTO
Considera el singular beneficio que Dios hizo a San Lorenzo en darle por Maestro y Ayo a San Sixto para que lo educase, y el agradecido reconocimiento con que el Santo correspondía a este favor, sujetándose espontáneamente a su voluntad y obedeciendo con alegría sus preceptos.

Pondera cuán provechosa le fue esta obediencia, por medio de la cual consiguió llegar a la cumbre de la perfección. Es muy creíble que sola esta virtud bastó en San Lorenzo para que Dios se esmerase en favorecerlo con mucha singularidad, y para que nuestra Madre la Iglesia se singularice en sus cultos. Dice el Apóstol que por haber sido Cristo Señor nuestro obediente hasta la muerte, lo ensalzó su Eterno Padre y le dio el nombre que sobrepasa todo nombre. Con que habiendo San Lorenzo obedecido a su Maestro San Sixto hasta la muerte (pues por ser obediente no se entregó a las manos de los ministros cuando lo llevaban preso) conseguiría muy particulares favores de Dios.

Sacarás de aquí un firme propósito de obedecer a tus mayores, de sujetarte en todo a tu Padre espiritual, que procurarás que sea virtuoso y docto. Y darás a Dios muy crecidas gracias, porque sin otro motivo que el de su infinita misericordia te dio Padres Cristianos, que te instruyesen en los misterios de la Fe Católica.
   
Ahora se pedirá al Señor, por medio de San Lorenzo, la gracia que se pretende alcanzar. Pasado un rato, se dirá un Padre nuestro y un Ave María.
   
ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
Misericordiosísimo  y amantísimo Señor mío Jesucristo, postrado a vuestros pies con el mayor rendimiento, alabo la infinita misericordia y reverencio la inefable providencia con que dirigisteis por tan santos y admirables medios a vuestro singular escogido y abogado mío San LORENZO a la cumbre de la perfección, desde la cual lo trasladasteis al Empíreo por medio de su singularísimo martirio, para que recibiese el premio de su heroica constancia en compañía de los Celestiales Ciudadanos, que alegres celebraron su triunfo: ruégoos, Señor, que por sus méritos e intercesión me concedáis gracia con la cual, triunfando de los enemigos de mi alma, merezca vuestra eterna Bienaventuranza, donde en su compañía eternamente os ame, alabe y bendiga. Amén.
     
GOZOS
  
Pues cual laurel victorioso
Os dio a luz nuestra Valencia,
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso. 
     
En Huesca al noble esplendor
Del cíngulo militar,
Supo vuestro padre atar
Empleos de Labrador:
Así Orencio con Paciencia,
Su esposa, vive gustoso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
El Presidente de España
En ese medio inhumano,
Contra el rebaño Cristiano
Muestra su furor y saña:
Huye Orencio su inclemencia,
De su esposa cuidadoso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
Viene a Valencia, y la choza
De tres Mártires hereda,
Y en breve preñada queda
Vuestra madre piadosa:
Por vos sintiendo Paciencia
Sed del martirio penoso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
En casa de una matrona
Nacéis generoso infante,
Y un globo de luz brillante
La estancia feliz corona:
Con eso la Providencia
Astro os anuncia fogoso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
Cumpliendo un lustro de edad,
Con los padres al Oriente
Navegáis, y en continente
Se mueve una tempestad:
De Puzol su violencia
Os arroja al seno undoso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
Amansa bueyes cerriles
De Orencio la fe profunda;
Vos de Cristo a la coyunda
Sujetáis ciegos Gentiles:
Y a la fe sin resistencia
Les reducís prodigioso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
Presos Orencio y su esposa
Por confesarse cristianos,
Con tormentos inhumanos
En cruz mueren afrentosa:
De sus palmas la excelencia
Buscáis sediento y brioso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
Como en caridad ardéis,
Puesto en Roma visitáis
Cárceles, y consoláis
Los pobres que socorréis:
Negociando eterna herencia
Vuestro pecho dadivoso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
De Sixto el sagrado Erario
En sus pobres repartisteis
Y a Precelio, Español, disteis
Lo mejor de su sagrario:
Dejado para Valencia
De Cristo el cáliz precioso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
De Valeriano el furor
Cruel os manda azotar,
Y juntamente abrasar
Del fuego ardiente al rigor:
Un Ángel su violencia
Templa humano y piadoso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
De padecer no cansado,
Al Emperador vencisteis,
Y abiertos los cielos visteis,
En las parrillas asado:
Ángeles en su eminencia
El triunfo cantan glorioso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso.

    
El divino Consistorio
De Mártir os da la palma,
Y que los Viernes un alma
Indultéis del Purgatorio:
Alivia vuestra clemencia
Al que os sirve fervoroso.
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso. 
     
Pues cual laurel victorioso
Os dio a luz nuestra Valencia,
Logremos vuestra asistencia
Lorenzo, Padre amoroso. 
    
Antífona: Mientras San Lorenzo yacía ardiendo en la parrilla, dijo al impiísimo tirano: Ya estoy asado, da la vuelta y come, porque las manos de los pobres han llevado a los tesoros del Cielo las riquezas de la Iglesia que has requerido.

℣. El diácono Lorenzo hizo una buena obra.
℟. Con la señal de la Cruz dio vista a los ciegos.
   
ORACIÓN
Concédenos te suplicamos, Dios omnipotente, que diste al bienaventurado San Lorenzo vencer el incendio de sus tormentos, extinguir las llamas de nuestros vicios. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO – 2 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
Considera cómo San Lorenzo, anhelando la palma del Martirio, le salió al encuentro a su Maestro San Sixto, cuando lo llevaban preso los enemigos de la Fe Católica, y le dijo: «¿A dónde vas, Padre amado, sin tu hijo? ¿A dónde, Sacerdote santo, caminas sin tu Diácono? Jamás has acostumbrado celebrar el Sacrificio sin Ministro, ¿pues por qué no me llevas ahora contigo, porque te acompañe en el sacrificio cruento de tu cuerpo, el que te asiste en el Incruento holocausto del Altar?».
    
Pondera cómo el Santo Pontífice, para serenar sus ansias, le respondió que no será privado de la corona del martirio, porque después de tres días lo había de seguir y había de conseguir más esclarecido triunfo, padeciendo como joven robusto, en obsequio de la Fe, más crueles tormentos.
   
Saca de aquí un grande amor a la misericordiosa providencia de Dios, que proporciona los trabajos con las fuerzas de los que los padecen, no permitiendo que excedan nuestra resistencia.
    
Pedir al Señor la gracia que se pretende alcanzar por intercesión de San Lorenzo. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
 
DÍA TERCERO – 3 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
Considera cómo San Lorenzo, habiéndole mandado su Maestro San Sixto que repartiese entre los pobres los tesoros de la Iglesia, los anduvo buscando de día y de noche por las casas y cuevas donde estaban ocultos, huyendo de la tiranía de Decio.
 
Pondera la caridad y misericordia con que los consolaba y socorría sus necesidades, el humilde rendimiento con que postrado a sus pies se los lavaba y besaba; la compasiva ternura con que lloraba con los afligidos, y la singular eficacia con que los animaba al martirio con el ejemplo de Cristo Señor nuestro, y de su Vicario San Sixto.
   
Saca de aquí un firme propósito de mostrarte siempre piadoso con los pobres, socorriéndolos en sus necesidades, de consolar a los afligidos en sus tribulaciones, de ser con todos muy humilde y afable.
    
Pedir la gracia que se pretende alcanzar por intercesión de San Lorenzo. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
    
DÍA CUARTO – 4 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
  
Considera cómo al salir San Lorenzo de la cueva Nepociana, donde había acabado de distribuir los tesoros de la Iglesia, se encontró con su Maestro San Sixto y le dijo: «Ya, Padre amantísimo, he cumplido con la obligación de hijo obedeciendo a tus preceptos, cumple tú con la de padre, haciéndome tu compañero en el martirio: ya he repartido entre los pobres tus tesoros, reparte tú conmigo el laurel de tu constancia».
 
Pondera que no acobardó a San Lorenzo ver a su Maestro cargado de prisiones, ir de la cárcel al Tribunal cercado de crueles ministros; antes esto fomentó el deseo que tenía de padecer martirio; y así se publicaba a voces Cristiano ante los enemigos de este santo nombre, piadoso ante los impíos, y limosnero ante los codiciosos.
 
Contempla cómo aquellos ministros cometieron el sacrilegio que antes habían omitido, juzgando que había reservado San Lorenzo parte de los tesoros, por cuya razón codiciosos lo prendieron. Saca de aquí un crecido odio a este abominable vicio, que tanto ciega los entendimientos, y un constante ánimo de confesar valeroso los misterios de la Fe.
    
Pedir la gracia que se pretende alcanzar por intercesión de San Lorenzo. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
     
DÍA QUINTO – 5 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
Considera cómo llevado San Lorenzo a la presencia de Decio, preguntándole este por los tesoros de la Iglesia, no le respondió, por cuyo motivo le entregó a Valeriano para que le tomase declaración, y Valeriano entregó a San Lorenzo a Hipólito para que lo tuviese en su custodia o cárcel. Aquí San Lorenzo bautizó y dio vista a Lucilo, aquí acudían a tropas los ciegos y enfermos, para que el Santo los sanase.
   
Pondera cómo con estos prodigios suavizado el corazón de Hipólito abrazó la Fe Católica que antes perseguía, y recibió el agua del Bautismo de mano de San Lorenzo. Contempla cómo al mismo tiempo que lo bautizaba San Lorenzo vio Hipólito un coro de almas santas que con festivos júbilos celebraban su conversión, con el cual prodigio, confirmado en la Fe Católica, pidió a San Lorenzo que bautizase toda su familia.
 
Saca de aquí un firme propósito de confesar con tus obras la fe que profesas, y de enmendar tus costumbres, para dar a los Ángeles y Santos (especialmente a San Lorenzo) motivo del accidental gozo que se les añade con la conversión de los pecadores.
    
Pedir la gracia que se pretende alcanzar por intercesión de San Lorenzo. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
    
DÍA SEXTO – 6 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
Considera cómo estando Hipólito dando a Dios infinitas gracias y celebrando su conversión y la de su familia, le intimó un ministro el decreto, en que le mandaba Valeriano llevase a San Lorenzo a su Tribunal. ¡Oh, qué pesar ocasionaría a él que antes gustoso obedecía semejantes decretos! Pondera cómo afligido le participó a San Lorenzo el decreto, y el Santo lo consoló diciéndole que no se detuviese ni afligiese, porque para los dos se estaba preparando una muy crecida corona.
 
Pondera cómo llegado San Lorenzo al Tribunal le concedió Valeriano tres días de término  para que en ellos le condujese los tesoros de la Iglesia, que creían tenía ocultos, pero el Santo le condujo una multitud de pobres y enfermos, diciéndole que aquellos eran los tesoros de la Iglesia. ¡Oh, cuánto se enfurecieron Decio y Valeriano con esta respuesta!, mandándole dar en castigo de ella muy crueles azotes.
 
Saca de aquí un firme propósito de venerar a los pobres como tesoros incorruptibles en quienes se depositan las riquezas del Cielo, y procura atesorar en ellos las tuyas, para que eternamente permanezcan.
    
Pedir la gracia que se pretende alcanzar. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
     
DÍA SÉPTIMO – 7 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días. 
Considera cómo San Lorenzo, después de azotado con tirana crueldad, es llevado al Palacio de Tiberio, donde se hizo relación del proceso de su causa. Aquí sus virtudes se condenan como delitos, aquí compitiendo la crueldad de Decio con la Católica constancia de San Lorenzo, le mandó segunda vez azotar con más rigor que antes, y que le aplicasen a los costados dos planchas de hierro hechas ascuas. Aquí, finalmente, viendo Decio que la fortaleza de San Lorenzo triunfaba de su tiranía, lo mandó tercera vez azotar con plomadas tan bárbara y cruelmente, que creyendo el Santo que este tormento acababa con su vida, elevada la voz dijo: «Señor mío Jesucristo, que por salvar al linaje humano te hiciste hombre, recibe mi espíritu».
 
Pondera cómo al proferir San Lorenzo esta cláusula, se oyó una voz del Cielo que decía que aún había de padecer más crueles tormentos. Con esta celestial voz se empederneció más el cruel corazón de Decio, y mandó que pusiesen al Santo en una catasta, para que estirándole con duros cordeles descoyuntasen sus nervios: y San Lorenzo bañado en alegre risa le daba a Dios las gracias, porque le prolongaba la vida para el mérito.
 
De aquí colegirás cuánto le agrada a Dios que padezcamos a honra y gloria suya, y le pedirás que te dé gracia para tolerar los trabajos con que su Majestad te regalare.
    
Pedir la gracia que se pretende alcanzar por intercesión de San Lorenzo. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
    
DÍA OCTAVO – 8 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.   
Considera cómo Decio, o cansado de martirizar a San Lorenzo, o por hacer más cruel el martirio dilatándole la vida, lo volvió a entregar a Hipólito para que lo tuviese en su custodia hasta la noche. ¡Oh, cuántas lágrimas derramaría Hipólito y su santa familia al ver el cuerpo de su Maestro todo lleno de heridas! ¡Qué suspiros arrancarían de lo íntimo de su corazón cuando vieron sus carnes rasgadas con garfios, y descoyuntados sus huesos!
 
Pondera la afable benignidad con que el Santo los consolaría, y el valor con que los animaría al martirio. Tanta fue la dulzura de este consuelo, tanta la eficacia de sus palabras, que toda la familia con una santa paciencia deseaba imitarle en la constancia, e Hipólito más fervoroso que todos le decía a San Lorenzo: «¿Por qué no me dejas publicar a voces que soy Cristiano?».
 
De aquí colegirás cuánto se importa acompañarte con los buenos, para que con su virtud edificado seas uno de ellos.
    
Pedir la gracia que se pretende alcanzar por intercesión de San Lorenzo. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
     
DÍA NOVENO – 9 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
 
Considera cómo llegada la noche fue llevado San Lorenzo a los Baños de Olimpia, donde mandó Decio que estuviesen prevenidos todos los instrumentos que inventó la tiranía para martirizar a los Cristianos. Aquí, conociendo el tirano invencible la constancia del Santo, mandó que le quebrantasen con piedras los dientes, muelas y bocas, y después lo recostasen sobre unas parrillas en donde a fuego lento se fuese asando.
 
Pondera la heroica fortaleza con que San Lorenzo, cuando padecía este terrible tormento, convidaba al tirano con su ya asada carne, y la inefable misericordia de Dios, con que abriéndole las puertas del Cielo le mostró el crecido galardón con que había de coronar, como coronó, sus fatigas, y remuneró sus méritos.
 
Dale a Dios gracias por tan singular favor, y alaba su infinita piedad con que consuela a los atribulados y premia a los que son perseguidos por los enemigos de la Fe
    
Pedir la gracia que se pretende alcanzar por intercesión de San Lorenzo. Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.