sábado, 15 de agosto de 2020

OCTAVARIO DE LA ASUNCIÓN DE SANTA MARÍA

Octavario dispuesto y consagrado por la Real Pía Unión del Rosario de la iglesia de Nuestra Señora del Pino en Barcelona, y publicado en esa ciudad por Valentín Torrás en 1841 con aprobación eclesiástica. 
 
DEDICATORIA
Señora,

Si en los inmensos tesoros del Altísimo cupo enriqueceros con la gracia original, para que adornada con los brillantes y sobrenaturales dones de su liberalísima omnipotencia, fuéseis la obra más cabal de su sabiduría, y la criatura más digna de su amor, y que vestida del sol y coronada de estrellas, os formase ostentoso trono la misma esfera de la luna. ¡Qué mucho, que absortas las angélicas Potestades y embargadas del mas gozoso pasmo admirasen la grandeza de vuestro ser en el día triunfante de vuestra gloriosa Asunción!, y reconociéndoos por Reina del Cielo y de la tierra, por la Hija querida del Todopoderoso; por aquella Vírgen benditísina entre todas las mujeres; por aquella Virgen que gozó el singular privilegio de ser madre; por aquella arca de la nueva alianza, y en fin, por aquella estrella matutina, precursora del mejor sol: ¡Qué mucho!, vuelvo a decir: ¡Qué mucho, que gustosamente rendidos a los resplandores clarísimos de vuestra excelsa soberania manifestase su amor, su veneración y su respeto, y con armoniosos cánticos de alegría solemnizasen la pompa de tan suprema y tan alta majestad!

Esta festiva solemnidad del Empíreo, Señora, debe excitar en los corazones de todos los afortunados hijos de la Iglesia el más ferviente y venerable regocijo, porque tenemos en Vos en el Cielo una Reina, ejerciendo las benevolencias de Madre, y una Madre, que manifiesta las dulzuras de una afable medianera, cuyas amorosas piedades desvía lejos de nosotros los justos castigos que nos amenazan; pues suspendiendo compasiva el poderoso y airado brazo del Altísimo, lográis el favorable indulto de nuestras más enormes iniquidades, siendo, como sois, la augusta Reona de las misericordias y la soberana Madre de las más tiernas y excesivas clemencias. Todas estas eminentes, nobilísimas y dichosas prerrogativas vuestras me conducen, Señora, al pie de vuestro trono con la más reverente confianza, esperando que escucharéis benigna mis voces, mis anhelos y mis votos, y que no sabréis desechar de vuestros sagrados pies las festivas aclamaciones de alegría que os consagra con el mas profundo rendimiento.

LA REAL PÍA UNIÓN DEL ROSARIO DE LA IGLESIA DEL PINO
  
OCTAVARIO PARA CELEBRAR DEVOTAMENTE LA OCTAVA DE LA PRECIOSA MUERTE Y ASUNCIÓN GLORIOSA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A LOS CIELOS
   
  
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, porque sois mi Criador, mi Redentor y mi benigno Salvador, y porque sois mi amoroso Padre, me pesa en lo íntimo de mi corazón, con el más vivo dolor, de haber ofendido a vuestra infinita bondad, con los atrevidos ultrajes de mi delincuente malicia. Propongo, Señor, aprovecharne para mi enmienda de los poderosos auxilios de vuestra soberana misericordia, cuya dulce confianza me alienta, para ofrecéros el sacrificio de mi fervorosa voluntad, con la que deseo padecer todas las afrentas, dolores y trabajos en satisfaccion de mis repetidas culpas y pecados, y para cuyo perdón apelo, Padre amantísimo, inmenso tesoro de los méritos de vuestra preciosa y divina Sangre, esperando que vuestra gracia haga eficaces los firmes propósitos de mi debida perseverancia en vuestro santo servicio. Amén.
   
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
¡Oh amabilísima Madre, Reina y Señora de todo lo creado, a vuestros soberanos y divinos pies se ofrece mi alma, y desde los obscuros senos de su corazón suspira por la clara luz de aquella resplandeciente gloria, con que vuestro virginal y purísimo cuerpo fue elevado al supremo y magnifico trono, que la Trinidad Beatísima os preparó en los eternos tabernáculos, como digno premio de vuestras excelsas y singulares virtudes, de modo que extáticas las angélicas Potestades, con dulces y agradables consonancias admirasen la inmensa majestad de vuestra brillante y feliz Asunción: Suplícoos humildemente, Señora y Madre mía, que pues domináis gloriosa y reconocida por Reina augusta de los venturosos ciudadanos de la celestial Jerusalén, no os olvidéis del que abatido en este profundo valle de sollozos, gime entre míseras cadenas, confiado únicamente en que las benignidades de vuestra amorosa clemencia sean las que resuciten la esperanza de su salvación, y el gozo inefable de venerar la hermosura de vuestra real presencia entre los numerosos y afortunados coros de los Bienaventurados. Amén.
   
DÍA PRIMERO – 15 DE AGOSTO
SANTA MARÍA, REINA DE LOS ÁNGELES
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de los Ángeles, cuya admiración en el día glorioso de vuestra triunfante Asunción excedió a su sublime inteligencia, el reconoceros más hermosa que la luna, y más brillante que el sol: Suplícoos, Señora y Madre mía, iluminéis la densa rudeza de mi ignorancia, para que, ilustrado con las hermosas luces de vuestra preciosa gracia, os rinda mi corazón las alabanzas debidas a vuestra suma grandeza, venerándoos reverente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
 
MEDITACIÓN
Considera el inefable gozo que tuvieron los Ángeles en el Cielo, al contemplar a su soberana Reina colocada en alto y distinguido solio al lado de la Santísima Trinidad en el día de su gloriosa Asunción: ¡Cuanto se les aumentaría el contento al ver cómo el Padre Eterno la coronaba como Hija, el Hijo como Madre, y el Espíritu Santo como Esposa! ¿Con qué cánticos no celebrarían su venturoso triunfo? ¡Oh privilegiada Ester! Vos sola pudisteis entre todas las mujeres lograr del divino Asuero el más singular indulto. A la consideración, pues, de este sagrado Misterio, eleva tu espíritu hasta el trono de su grandeza, y penetrado de una inflamada devoción, a vista de tan divina Reina, ofrécela tus rendidos homenajes, y junta tus fervientes votos con los celestiales coros de los Ángeles, que la rodean en la gloria. Amén.
  
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de los Ángeles la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave María y un Gloria Patri.
    
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Soberana Emperatriz de cielos y tierra, divina primogénita del Altísimo, y dichosa posesión de sus delicias; dignaos, Señora, de recibir las festivas voces de alegría, con que el amor de mi alma os saluda, y dulcemente os alaba, acompañándoos, en el gozo que tuvisteis, cuando vuestro purísimo cuerpo, unido a vuestra alma gloriosa, entre los cánticos armoniosos de las celestes Jerarquías, magnifica y admirablemente fue elevado a la mejor y más hermosa Sion, como arca incorruptible; que en su precioso seno encerró el verdadero maná de la vida, y la divina prenda de nuestra feliz alianza: Suplícoos, Señora y Madre mía, que desde esas celestes alturas no dejéis de inclinar vuestros benignos y piadosos ojos sobre este miserable desterrado, que peregrinando afligido por la desgraciada región de los peligros, coloca en el trono de vuestra clemencia los profundos gemidos de su corazón, confiado en que admitiréis propicia el sacrificio de alabanzas, con que rendida os adora, para que subiendo ante vuestro soberano acatamiento en olor de suavidad, se una a los sonoros himnos, con que incesantemente os saludan los lucidos escuadrones de los Ángeles, y las excelsas y brillantes compañías de los Justos.
   
GOZOS
 
Hoy, que en la celeste Sion
Colocada os veis, María;
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
Los Ángeles con su canto
Por su Reina os galardonan,
Y en alto trono os coronan
Padre, e Hijo, y Espíritu Santo:
Del original borrón
Sois la exenta Ester, María:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
Al veros en tal dosel
Los Patriarcas se os sujetan,
Y en vos por Reina respetan
La más hermosa Raquel:
Su beldad, en parangón
De la vuestra, es sombra fría:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
De Judit, en tanta gloria,
Los Profetas, Reina amada,
En vos ven verificada
La más singular victoria:
Ante vos, arca en Sion,
David danza de alegría:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
De Dios sentada a la diestra,
Los Apóstoles sagrados,
De nuevo gozo bañados,
Reina veneran su Maestra:
Docta Saba, la lección
Las trocáis en melodía:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
Como a Reina celestial,
Hoy los Mártires también
Os rinden el parabién
Por tan digno honor triunfal:
De su sangre la efusión
Cada cual repetiría:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
No menos los Confesores
Por su Reina os apellidan,
Y con su ejemplo convidan
A cantar vuestros loores:
Su gloriosa confesión
Van renovando a porfía:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
¡Oh, Vírgenes venturosas!,
En vuestra intacta pureza
Mostráis la mayor fineza
A vuestra Reina obsequiosas:
Unid vuestra adoración
A nuestra humilde armonía:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
Con el más ferviente celo
En vuestro aplauso se aplican,
Y por su Reina os publican,
Todos los Santos del cielo:
Por tan feliz mediación
En vos nuestro amor confía:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
 
Nuestra humilde devoción
Aumentad Virgen María:
Celébrese en tan gran día
Vuestra triunfante Asunción.
        
Antífona: ¿Quién es esta Virgen prudentísima, que asciende cual aurora resplandeciente? Oh Hija de Sión, toda hermosa y suave eres, bella como la luna, electa como el sol.
℣. Exaltada es la la Santa Madre de Dios.
℟. En el Reino de los Cielos, sobre los coros de los Ángeles.
    
ORACIÓN
Perdona misericordiosamente, Señor, las faltas de tus servidores, y, dada la impotencia en que nos encontramos de agradarte por nuestros propios méritos, concédenos la salvación por la intercesión de Aquella que elegiste para que fuera la Madre de tu Hijo, Nuestro Señor, que, siendo Dios, vive y reina contigo en unidad con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO – 16 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.

SANTA MARÍA, REINA DE LOS PATRIARCAS
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de los Patriarcas, que como resplandeciente estrella de maravillosas virtudes brillásteis luminosa, excediendo la fe de Abrahán, la obediencia de Isaac, la constancia de Jacob y la castidad de José: Suplícoos, Señora y Madre mía, me concedais la gracia de que la práctica de las virtudes en mi espíritu sea tan perfecta que mi pequeñez pueda publicar altamente lo excelso de vuestra soberanía, y confesando reverente la alteza de vuestras misericordias, y alabándoos eternamente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
 
MEDITACIÓN
Considera la singular alegría que cupo a los Patriarcas, al ver en el Empíreo a la Virgen Santísima venerada por su soberana Reina. No es capaz el entendimiento humano de concebir cuál fuese su celestial alborozo. Con el mayor contento veneraría a la que fue la verdadera luz de tantas sombras y figuras: Abrahán conocería entonces la mejor Sara; Isaac la más prudente Rebeca, y Jacob la más hermosa Raquel. Llenaríanse todos del más imponderable regocijo, y se unirían con los Ángeles para cantar sus divinas alabanzas. Confúndete de ver cuán indigno eres de poder entrar en aquellos luminosos atrios para celebrar el venturoso triunfo de María Santísima en su gloriosa Asunción. Procura de hoy en adelante ser más devoto suyo, para promover su mayor obsequio, y reforma tu vida si deseas lograr con los Patriarcas de tan soberano Misterio.
    
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de los Patriarcas la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave Maria y un Gloria Patri. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
 
DÍA TERCERO – 17 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
SANTA MARÍA, REINA DE LOS PROFETAS
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de los Profetas, que como dignísima y amada Esposa del Espíritu Santo, merecisteis el lleno de sus más ságradas ilustraciones, y que iluminada con el fuego de sus soberanos dones, fueseis adornada con la gracia original, para que pudiéseis justamente anunciar al mundo que seríais bendita de todas las naciones: Suplícoos, Señora y Madre mía, me concedais la gracia de que este soberano Espíritu descienda sobre mi corazón, como Espíritu de verdad que me ilumine, como Espíritu de santidad que me purifique, y como Espíritu de fortaleza que me anime, para que venciendo los obstáculos con que mis pasiones me perturban, pueda alabaros eternamente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
 
MEDITACIÓN
Considera cuánta parte tuvieron los Profetas en el celestial regocijo de contemplar a su Reina celebrada de los Ángeles, aplaudida de los Patriarcas, y venerada de todos los Cortesanos del Cielo. No con tanta pompa ni alegría pudo entrar en Betulia la valerosa Judit. Si aquella heroína fue la magnificencia del pueblo de Israel, la Virgen Santísima fue las delicias de la celestial Jerusalén. María fue el cumplimiento de tantas profecías. En ella encontraron la mujer fuerte tan deseada; la verdadera Madre del divino Salomón, colocada ya en el trono que le preparó su soberano Hijo; la paloma del arca; el arca sagrada del nuevo Testamento; en esta su feliz translación se regocijaría de nuevo el gran David. ¡Oh divina Señora! Si fue tal el gozo de los Profetas, ¡cuál sería el mío si pudiese disfrutar de tan adorable vista! Pero, ¿cuán lejos estoy de merecerla? ¿Cuánto dista mi conducta de la de los Santos Profetas? ¿Cómo se puede componer el fervor de aquellos varones justos con la tibieza de un corazón criminal? Procuraré, pues, imitar su virtud y apartarme del vicio, si deseo ser compañero de sus inefables contentos en la gloria.
    
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de los Profetas la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave Maria y un Gloria Patri. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
 
DÍA CUARTO – 18 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
SANTA MARÍA, REINA DE LOS APÓSTOLES
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de los Apóstoles, que como clarísima antorcha de la Iglesia los iluminásteis, siendo su Maestra y su Doctora, fortaleciendo su fe y animando su celo, para que con fogoso espíritu emprendiesen la alta predicación del Evangelio, llevándola animosos hasta los más remotos estremos del orbe: Suplícoos, Señora y Madre mía, que pues sois todo mi refugio, y el único asilo de mi confianza y mi consuelo, admitais propicia los humildes votos y los fervorosos cultos con que gustoso me consagro bajo la poderosa protección de vuestra eminente doctrina, para que dejando correr sobre mi alma los copiosos auxilios de vuestra divina gracia, sostenga constante la santa fe, y con ella consiga alabaros eternamente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
 
MEDITACIÓN
Considera que al paso que San Pedro y los demás Apóstoles sintieron la ausencia de María Santísima en su dichoso tránsito, sin embargo entregados a una fervorosa oración se llenarían del más inexplicable contento al contemplar cómo entraba la misma soberana Virgen en los eternos tabernáculos de la gloria. ¡Oh, cuán excesivo sería el gozo de aquellos venturosos Discípulos al honrar a su divina Maestra como a Reina suya, colocada en la celeste cátedra del Espiritu Santo, coronada de estrellas, vestida de la luz del sol, y teniendo la luna a sus pies! Todas las lecciones que oyen de sus divinos labios cuando estaba en el mundo mortal, se convertirían en cánticos de celestial melodía. ¡Oh, cómo en aquel divino cenáculo del Empíreo renovarían los reverentes obsequios que le tributaron en el cenáculo de Jerusalén! No cesarían de alabar de continuo sus misericordias y de bendecir al Señor, que la creó tan hermosa a sus divinos ojos, que la llenó de tantas gracias y la eximió del pecado original. Eleva tu consideración a tan sublime espectáculo, y procura concebir con la intercesión de María Santísima, a imitación de los Santos Apóstoles, un total aborrecimiento al vicio y el amor a la virtud, a fin de conseguir la gracia de poder algún día gozar de su inefable triunfo en la gloria celestial.
   
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de los Apóstoles la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave Maria y un Gloria Patri. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

DÍA QUINTO – 19 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
SANTA MARÍA, REINA DE LOS MÁRTIRES
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de los Mártires, que con la más heroica constancia sufrísteis los crueles tormentos que la impiedad descargó sobre el inocente y virginal Cuerpo de vuestro soberano y divino Hijo, haciéndole padecer el linaje de muerte más atroz, y cuyos dolores, penetrando con horror la ternura de vuestro compasivo Corazón, llenaron de la más amarga pena vuestra purísima y sacratísima Alma: Suplícoos, Señora y Madre mía, que pues vuestro precioso Hijo quiso tomar el vestido de mi naturaleza para subir al patíbulo de la cruz y padecer el más triste y lamentable suplicio por redimir mi alma de la esclavitud del demonio, me concedáis la gracia de que tan cruento sacrificio aplaque la justa indignación que merecen mis delitos, y que perdonadas mis maldades y lavadas en la fuente sacrosanta de esta divinísima Sangre, merezca alabaros eternamente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
 
MEDITACIÓN
Considera cuán alborozados los Mártires estarían al mirar cómo su Reina María Santísima quedaba, cual otra Betsabé, colocada en alto trono al lado diestro de la Santísima Trinidad. «Felices fueron nuestros tormentos, dirían entonces, pues se han convertido en tan inefables dulzuras. Las cruces, las espadas, los ecúleos fueron vanos instrumentos de la gentilidad para privarnos de esta incomparable dicha». Ocupados de estos gloriosos afectos se acercarían al trono que la había destinado su Eterno Padre allá desde el principio de sus caminos. Mas si fijamos nuestra atención en aquel celestial aparato, ¿cómo no nos inflamamos con los más vivos deseos de disfrutar con los Mártires de su eterna felicidad? Y si con los ojos del alma llegamos a percibir alguna vislumbre de aquellos resplandores, ¿cómo no procuramos apartar los ojos del cuerpo de aquellos objetos que nos hacen indignos de su participación? Suframos con paciencia, a su imitación, los trabajos que su divina Majestad nos enviare en esta vida. Evitemos todos los peligros a que la fragilidad humana nos expone, y fijemos solamente nuestra atención en los medios que pueden hacernos partícipes de la gloria de los Mártires.
    
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de los Mártires la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave Maria y un Gloria Patri. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

DÍA SEXTO – 20 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
SANTA MARÍA, REINA DE LOS CONFESORES
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de los Confesores, que elegida como el sol por resplandeciente modelo de la humildad profunda y de la oración continua, siendo llena de gracia, fuisteis colmada de las supremas bendiciones del Cielo, para que ennoblecida con sus sobrenaturales dones, fuéseis entre todas las criaturas angélicas y humanas la más hermosa y la más amada del Señor: Suplícoos, Señora y Madre mía, que para que yo pueda imitar en parte vuestras soberanas perfecciones, dirijáis mis pasos por el bello camino de la rectitud y de la paz, y concediéndome un corazón puro y sencillo, logre meditar constantemente en los divinos preceptos, para alabaros eternamente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
 
MEDITACIÓN
Considera con qué alegría los Confesores, en recompensa del ardor y fidelidad con que defendieron y observaron la divina ley, lograron el supremo honor de poder tributar sus rendidos homenajes a María Santísima como a Reina suya en el Misterio de su triunfante Asunción. No se detendrían un punto para mezclarse con los Ángeles, Patriarcas, Profetas y demás Santos en tan glorioso acompañamiento. Renovando a su presencia los actos de adoración y respeto que les hicieron merecedores de aquella imponderable fortuna, se postrarían a sus adorables plantas, la reconocerían por Madre suya y Madre de pecadores, ofreciéndose como el Evangelista San Juan a obedecerla y venerarla como hijos suyos. Repetirían todos cuanto dijeron y escribieron en sus divinas alabanzas. Los Misterios que defendieron, ya con la voz, ya con la pluma, y siempre con el ejemplo, en obsequio de tan gran Señora, serían los testimonios más irrefragables de su filial amor, que produjo en ellos tan venturosos sentimientos; y estos mismos sentimientos deberían ocupar tu corazón al contemplar la gloria de que participarías si te dedicases, como los Confesores, a la observancia de los preceptos de Dios. El yugo del Evangelio es suave; pero tu poco fervor te lo presenta como insoportable. Entrégate a la meditación del soberano Misterio que hoy te ofrece la piedad cristiana, cumple puntualmente con tus obligaciones, si deseas lograr el auspicio de María Santísima y gozar algún día de su adorable presencia en la gloria.
    
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de los Confesores la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave Maria y un Gloria Patri. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
 
DÍA SÉPTIMO – 21 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
 
SANTA MARÍA, REINA DE LAS VÍRGENES
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de las Vírgenes, que mística víctima del amor a la pureza, os consagrasteis, sin ejemplo, como oloroso holocausto en las aras del Cordero inmaculado, para que ejércitos de candidísimas Virgenes le ofreciesen después sus floridas guirnaldas de azucenas y las inmarcesibles palmas de sus triunfos: Suplícoos, Señora y Madre mía, me libréis del aire contagioso, que debilita y enflaquece los sencillos impulsos de la inocencia, y concededme la gracia de que posea en un supremo grado la bella virtud de la pureza, para que apartando de mi corazón todo lo que puede tiznar y deslucir el delicado lustre de esta virtud excelentísima, logre alabaros eternamente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
   
MEDITACIÓN
Considera cómo a la Vírgen Santísima aplaudirían las demás Vírgenes del Cielo en el día de su triunfante Asunción. Engolfadas en aquel inmenso piélago de dulzuras, se postrarían ante su glorioso trono y la obsequiarían como a su Reina y Emperatriz. Con el mayor contento y regocijo se juntarían con el coro de los Ángeles para celebrar con sus cánticos a la verdadera vara de Jesé, al precioso cedro del Líbano, al sagrado ciprés del monte Sion, a la divina palma ya exaltada en Cadés, y a la purísima rosa plantada en Jericó. A tan soberanos encomios correspondería la gran Reina con aquellas suavísimas voces de piedad y dulzura con que la Esposa de los cantares explicaba su gratitud y amor. ¡Oh, qué ternura y devoción no causaría aquella luminosa procesión de Espíritus celestiales! ¿Quién es capaz de comprender la conmoción de afectos que experimentarían todos los moradores de aquella ciudad santa? ¿Y quién puede dejar de apetecer la participación de tan soberanos festejos? Si deseas tener alguna parte en ellos, imita a las Santas Vírgenes en su pureza, medita con atención y ejecuta lo que ellas obraron en vida, y así después de la muerte te puedes prometer la fruición de la alegría que gozan en el Cielo en compañia de María Santísima.
    
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de las Vírgenes la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave Maria y un Gloria Patri. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
 
DÍA OCTAVO – 22 DE AGOSTO
Por la señal…
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
SANTA MARÍA, REINA DE TODOS LOS SANTOS
ORACIÓN
Oh amabilísima Madre, augusta Reina de todos los Santos, que como refulgente luna de la más sublime santidad, obscurecéis los claros resplandores de virtud de todas las demás estrellas del sagrado firmamento de la Iglesia, sobresaliendo vos sola más que todos los luceros celestiales: Suplícoos, Señora y Madre mía, que pues por vuestros preciosos méritos estáis exaltada sobre el elevado monte de la suma felicidad, no despreciéis los lastimosos suspiros del que desdichado lucha con las inquietas ondas del piélago peligroso de este mundo, para que alumbrado con los lucidos esplendores de vuestra divina gracia, os alabe eternamente al pie de vuestro celestial y estrellado trono; y también concededme el favor particular que os pido en este Octavario, a mayor gloria de Dios, culto vuestro, y bien de mi alma. Amén.
 
MEDITACIÓN
Considera ¿con cuánta veneración y respeto todos los Santos en el Cielo se regocijarían con María Santísima en el día de su suntuosa Asunción? ¿Cuánto se congratularían de haber logrado de Dios que la condecorase con el timbre de Reina suya? Con la más digna competencia se acercarían para venerarla en su excelso solio. Los Patriarcas se complacerían en la fe de Abrahán, los Profetas en el celo de Elías y Moisés: los Apóstoles desde el cenáculo de Jerusalén, al contemplar este Misterio, se complacerían también en la constancia de Santiago el mayor: los Mártires en el sufrimiento de Isaías y Eleázaro: los Confesores en la piedad del padre del Bautista, San Joaquín y Simeón: las Virgenes en la castidad de Susana, y en fin todos los Santos en santa comunión se participarían unos a otros sus virtudes todas. ¡Oh glorioso Misterio, que excitó la atención de todos los Espíritus celestiales! Si deseas, pues, tú imitar a los Santos, sondea tu corazón, examina tus procederes, y sin uda te reconocerás por indigno de poder entrar con ellos a su participación. La doctrina de los Santos, la imitación de sus virtudes ha llenado el Cielo de Justos; si tú los imitas como debes, si rectificas tus acciones, podrás esperar que algún día el Señor te cuente también con los Santos entre el número de los escogidos en la gloria.
    
Aquí se meditará un rato sobre la antecedente consideracion, y con el mayor fervor pedirá cada uno a la gran Reina de todos los Santos la gracia particular que desea alcanzar, rezando tres veces el Ave Maria y un Gloria Patri. La Oración y los Gozos se dirán todos los días

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.