sábado, 30 de octubre de 2021

EL JOVIAL ENCUENTRO ENTRE BIDEN Y BERGOGLIO

   
El 29 de Octubre de 2021, tuvo lugar el encuentro privado entre el “presidente” estadounidense Joseph Robinette II “Joe” Biden Finnegan (que está en Roma para la reunión del G-20 entre el 30 y 31 de Octubre) y el antipapa Francisco Bergoglio en el Palacio Apostólico del Vaticano. Entre los acompañantes del sedicente Primer mandatario de la Unión Americana se encontraban su esposa Jill Jacobs, el secretario de Estado Antony Blinken y el Consejero de seguridad nacional Jacob Jeremiah “Jake” Sullivan. 
   
En el encuentro de 90 minutos (más largo en la historia, superando las visitas de Donald Trump –30 minutos en 2017– y Barack Obama –52 minutos en 2014– juntas), que solo fue cubierto por la prensa oficialista del Vaticano (tal vez porque Biden acostumbra cagarla cada vez que tiene un micrófono), Biden y Bergoglio hablaron de “temas serios” como la coronaplandemia, el “calentamiento global”, el inmigracionismo y los “derechos humanos”.
   
Pero también hubo momentos jocosos, como cuando Biden le dijo a Bergoglio, después de obsequiarle una “moneda de comando” con la insignia de la 261.ª Unidad de la Brigada de Señales en la Guardia Nacional del Ejército de Delaware (donde su fallecido hijo era capitán): «Hay una tradición (y solo estoy bromeando), que la próxima vez que lo vea, Vd. pagará las bebidas. Soy el único irlandés con el que se ha reunido que nunca ha bebido un trago», a lo que Bergoglio respondió: «¿Ellos no beben mucho whisky?».
   
Biden le obsequió a Bergoglio (como si en su puñetera vida la fuese a usar o apreciar) una casulla romana tejida a mano en 1930 de la iglesia católica de la Santísima Trinidad en Washington DC. A su vez, Bergoglio le regaló un cuadro en un azulejo, una copia del “Mensaje por la Paz” de 2021, otra del “Documento de Abu Dabi” y un libro con la crónica del solitario “Urbi et Orbi” del 2020.
   
Bergoglio recibió ese mismo día al presidente de Corea del Sur Timoteo Moon Jae-in (디모테오 문재인/提摩太 文在寅), quien le regaló una cruz hecha de alambre de púas de la valla fronteriza entre Corea del Norte y Corea del Sur. Bergoglio le obsequió sendas copias de todas sus encíclicas.
    
Biden después se reunió con el Secretario de Estado vaticano Pietro Parolin Miotti y Richard Paul Gallagher, secretario para las relaciones con los Estados de dicho dicasterio. Más tarde, fue al Palacio Chigi de Roma donde se reunió con el presidente italiano Sergio Matarella y el primer ministro Mario Draghi, como con su homólogo francés Emmanuel Macron (con quien se reconcilió después de la crisis causada por la venta de los submarinos a Australia, y el pacto Washington-Camberra-Londres en el Pacífico para bloquear a China, ignorando a Francia) en Villa Bonaparte, sede de la embajada francesa en Italia. Allí en el Palacio Chigi, antes de tales encuentros, un periodista le preguntó a Biden si hablaron del aborto, y él contestó: «No, no surgió. Salió a relucir… Solo hablamos del hecho de que él estaba contento que yo fuera un buen católico, y de que debía seguir recibiendo la comunión». Le preguntaron nuevamente si Francisco Bergoglio le dijo que debería seguir recibiendo la “Comunión”, y contestó que sí, a lo cual otro periodista repuso que si había “comulgado” ese día viernes, y Biden respondió que no. [ACTUALIZACIÓN: Biden recibirá la “comunión” en la Basílica de San Pedro este domingo 31 de Octubre a las 9:00h].
  
Le preguntaron si hablaron de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (que en Junio estaba estudiando si se le debía negar la “comunión” a los políticos que, como el propio Biden, defienden el aborto, la eutanasia y el “matrimonio homosexual”, pero que Bergoglio les obligó a engabetar la iniciativa), y Biden dijo, después de dudar un momento: «Es un tema privado».
   

1 comentario:

  1. Quizá Bergoglio le dijo a Biden: «Diles que te he dicho que eres un buen católico y que debes seguir comulgando. No lo confirmaré ni lo negaré. Así los obispos de Estados Unidos hacen jaque mate, y tú y yo quedamos bien». Viejazos corruptos esos dos.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.