jueves, 28 de octubre de 2021

ORACIÓN QUE EL EMPERADOR CARLOS V REZABA CADA DÍA

   
Jesús sea en mi entendimiento. Mi bendito Dios y Señor mío, yo creo de todo corazón y confieso de boca todo aquello que la Iglesia nuestra madre cree y enseña de Vos, lo que un buen cristiano es obligado a creer. Protesto que quiero vivir y morir en esta santa fe. Y reconózcoos, mi Dios, por mi criador y redentor de todo el mundo, y a mí por vuestra criatura sujeta y sierva. Yo os doy fe y homenaje de mi cuerpo y ánima, que yo tengo de Vos misericordiosamente, como de mi soberano Dios y Señor, con todos los bienes naturales, espirituales y temporales, que tengo, tuve, y espero tener en este mundo y en el otro; y de todo mi corazon os alabo y doy gracias.
   
Y en señal de mi reconocimiento os ofrezco este pequeñuelo tributo a la mañana y a la tarde, y es que con fe, esperanza y caridad yo os adoro de corazón y confieso de boca, lo cual tan solamente pertenece a vuestra Divina majestad. Suplícoos, Señor, tres cosas: la primera que hayais misericordia de mí, y me deis perdón de misericordia de los muchos y graves pecados que contra vuestra voluntad y mandamientos he cometido. La segunda, que os sirváis darme gracia con que os pueda servir y cumplir vuestros mandamientos, sin incurrir ni caer en pecado mortal. La tercera, que en mi muerte y postrera necesidad me querais socorrer y dar gracia, que pueda acordarme de vuestra santísima Pasión y de tener contrición de mis pecados, y que pueda yo morir en vuestra santa fe, y finalmente gozar de la gloria perdurable con vuestros santos.

Mi Dios y mi redentor, yo protesto en esta hora, que mediante vuestra ayuda y gracia, me apartaré de pecar, y propongo por amor de Vos de no tornar a ofenderos; y os suplico me querais guardar y confirmar en este santo propósito.
   
Mi Dios y glorificador, yo os prometo de confesarme lo mejor que pudiere, según vuestro mandamiento y de la Iglesia: suplícoos por reverencia de vuestra bendita muerte, y dolorosa Pasión, que por ruegos de la dulce Virgen María, queráis perdonarme todos mis pecados, y defenderme del enemigo ahora y en la hora de mi muerte, y llevarme a la gloria perdurable. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.