jueves, 3 de diciembre de 2020

FINALMENTE SE MURIÓ EL JESUITA NEGADOR DE LA VIRGINIDAD DE MARÍA

   
Alrededor del medio día (hora local) de ayer 2 de Diciembre de 2020, a la edad de 95 años, falleció por complicaciones de la edad en el Hospital San Ignacio de la ciudad de Santa Fe de Bogotá (Colombia) el sacerdote-presbítero jesuita Alfonso de Jesús Llano Escobar.
  
Alfonso de Jesús Llano Escobar nació en la ciudad de Medellín el 21 de Agosto de 1925, y en 1941 ingresó a la Compañía de Jesús, siendo ordenado sacerdote con el Rito Romano Tradicional en 1956. Fue licenciado en Filosofía y Teología de la Pontificia Universidad Javeriana; doctor en Filosofía, con énfasis en Ética, de la Universidad Gregoriana de Roma; y doctor en Teología con énfasis en Moral, del Instituto Alfonsiano de Moral de la Universidad Lateranense. Llegó a ser director del Instituto de Bioética y director de dicha especialización en la Pontificia Universidad Javeriana.
   
Llano Escobar fue escritor de 30 libros y de varias columnas de opinión en el diario colombiano El Tiempo desde el 22 de Mayo de 1980, llegando al punto de la polémica. En 2002, cuando recién estallaba el Gran Holocausto Sexual y de Lavado de Dinero en la iglesia conciliar, Llano cargó sus tintas contra los que criticaban el encubrimiento de estas conductas; y a pesar de la “condena” emitida por Giovanni Battista Montini Alghisi/Pablo VI en su encíclica Humánæ Vitæ, Llano Escobar abogó por el uso de anticonceptivos y la planificación familiar siguiendo la propia “conciencia formada” (por lo cual el entonces Arzobispo Primado y presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana Pedro card. Rubiano Sáenz le intimó que lo denunciaría ante sus superiores jesuitas) y siguiendo al biblista conciliar y judaizante estadounidense John P. Meier  y su obra Un Judío Marginal: Repensando al Jesús Histórico, el 24 de Noviembre de 2012 llegó a cuestionar la virginidad perpetua de María Santísima y la divinidad de Jesucristo, por lo que en Diciembre del 2012, su entonces Superior General Adolfo Nicolás Pachón SJ le ordenó retirarse de las columnas de opinión. Orden que no tuvo mayor duración, pues continuó escribiendo (esporádicamente) hasta Agosto de 2020, y en particular, una carta a Francisco Bergoglio el 4 de Julio de 2016 pidiéndole la abolición del celibato.
   
Alfonso de Jesús Llano Escobar había apostatado de la Fe Católica en la cual fue bautizado y recibió las Órdenes Sagradas siguiendo al Concilio Vaticano II y sus antipapas, sus falsos sacramentos y extraña doctrina, y en sus escritos se impuso en la heterodoxia (comentaba a Pierre Teilhard de Chardin de Dompiere SJ –quien, dicho sea de paso, fue sobrino-nieto del diabólico Voltaire por parte de madre–, Carlos Bravo Lazcano SJ y Hans Kung, a pesar de las condenas eclesiásticas; y en en una ocasión dijo “no haber evidencia” de que Jesucristo resucitó de entre los muertos –tal vez por eso es que Llano decidió ser cremado–); y según se dejó ver exteriormente, NUNCA SE RETRACTÓ POR SUS ERRORES, incluso PRESUMIENDO DE LA MISERICORDIA DE DIOS, por lo que dejó un malísimo ejemplo sobre la tierra.
   
QUE SU ALMA ARDA EN EL INFIERNO POR TODA LA ETERNIDAD.

4 comentarios:

  1. Sin duda el Padre Llano no era el modelo de Sacerdote Jesuita a la manera de San Francisco Javier patrono de la comunidad pero su alma costó tanto a Nuestro Señor que no es CATÓLICO desear que "arda en el infierno" (es que cuesta hasta escribirlo de por Dios)
    El Señor Dios los guarde y los llene de Su Gracia y de Su Bendición y que la Santísima Virgen les permita ver lo que significa EL INFIERNO para entender que no se le puede a NADIE desear este lugar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que las almas cuestan Sangre (y por eso nos cuesta escribir de alguien “Que su alma arda en el Infierno por toda la eternidad”), pero la virtud del Rescate estriba en que acojamos el precio obrando en consecuencia. Y si bien Dios solo es quien escruta los corazones, por el fuero externo se ve objetivamente que Llano Escobar se obstinó en su apostasía (y no se retractó de sus blasfemias contra la Virgen María), no es más que señalar el destino que le espera.

      Creemos que quienes más necesitan ver qué es el Infierno son los modernistas que lo niegan de palabra y de obra, y los que afirman cínicamente que “es aquí en la tierra”, para que se conviertan y no vayan a parar allí.

      Eliminar
  2. Dios santo, ¿Para cuándo Bergoglio (o Ratzinger, aunque sea)?

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.