miércoles, 16 de diciembre de 2020

VATICANO PERMITE (OFICIALMENTE) “COMULGAR” A LOS ACATÓLICOS

COMENTARIO: La Secta del Vaticano II (que OBVIAMENTE no es la Iglesia Católica, así se le vaya la vida presumiendo serlo), no tiene Sacramentos válidos, y el Santo Sacrificio de la Misa NO EXISTE en ellos desde el 30 de Noviembre de 1969, cuando entró en vigencia la Constitución “Missále Románum” promulgada el 3 de Abril, por lo que la “comunión” que se da y adora en sus servicios novusordianos (tanto en la “Forma Ordinaria” como en la “Forma Extraordinaria”) es un PAN VACÍO, como las sectas protestantes. Así pues, no hay Sacrilegio, sí Idolatría.
  
Tomado de GLORIA NEWS. Traducción de RELIGIÓN LA VOZ LIBRE. Visto en CATÓLICOS ALERTA.
    
Cardenal Vincent Gerard Nichols Russell impartiendo una “bendición” con el arzobispo anglicano de Jerusalén Suheil Salman Ibrahim Dawani y el obispo anglicano de Warwick –sufragáneo del Obispado anglicano de Coventry– John Ronald Angus Stroyan en la catedral anglicana de San Miguel de Coventry (16 de Noviembre de 2019)

El nuevo Manual sobre el Ecumenismo del Vaticano, presentado el 4 de diciembre, admite la ruptura con la tradición católica.
   
El número 17 afirma que los católicos “no sólo pueden ciertamente, sino que deben” buscar oportunidades para rezar con otros cristianos, pero deberían comprender que algunas comunidades cristianas no practican la oración en común, “tal como fue alguna vez el caso de la Iglesia Católica”. El Manual recomienda rezar juntos los Salmos y los Cánticos escriturísticos.
   
Es fácil mostrar que las exigencias contenidas en el Manual se oponen a la doctrina católica:
  • Sínodo de Laodicea (363 d.C.), canon 33: “Nadie debe rezar en común con herejes y cismáticos”.
  • IV Concilio de Cartago (397 d.C.), canon 72: “Nadie debe rezar o cantar salmos con herejes”.
  • Código Pío-Benedictino de Derecho Canónico (1917 d.C.), canon 1258 § 1: “No es lícito para los católicos asistir o tomar parte en forma activa en ceremonias no católicas”.
  • Suprema Congregación del Santo Oficio (Instrucción del 20 de Diciembre de 1949 d.C.): “Se debe evitar cualquier comunicación en el culto”.
   
El Manual, n. 20, recomienda que los “ministros” católicos y otros “ministros” cristianos prediquen durante los servicios no eucarísticos de los demás.
    
El Manual, n. 36, afirma que la fe (?) y una “disposición adecuada” son suficientes para que los no católicos reciban la Comunión. 
    
El Concilio de Trento condena esta postura y define que la fe sola NO es una base suficiente para recibir la Comunión, porque se necesita también la Confesión.
   
El Manual manipula el lenguaje, introduciendo palabras como “interconfesional” e “intereclesial”. Utiliza el término “Iglesias” para las comunidades no católicas sin distinción, con letras mayúsculas para las comunidades ortodoxas y en letras minúsculas para las sectas protestantes.
  
ADENDA
El Vaticano presentó el 4 de diciembre un manual para obispos sobre ecumenismo, en el que se afirma que el ecumenismo no es un opcional, “sino un deber y una obligación”.
   
Se advierte a los católicos contra “polémicas presentaciones de la historia y la teología cristianas” [léase: ofrecer hechos históricos y teológicos].
   
En la presentación del manual, el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, pidió una “mejor interpretación” de la enseñanza católica respecto a que las ordenaciones anglicanas son “nulas y sin efecto”, al afirmar que este tema “debe ser estudiado”.
    
“Nulas y sin efecto” se refiere a la Bula Apostólicæ Curæ de León XIII (1896), en la que después de un cuidadoso estudio se llegó a la conclusión que las ordenaciones anglicanas son inválidas, a causa de una deficiencia de intención y de forma.

1 comentario:

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.