viernes, 4 de diciembre de 2020

NOVENA A LOS DOCE APÓSTOLES

Novena impresa en Santa Fe de Bogotá por Andrés Roderick en 1831, con las debidas licencias. El Ilmo. Sr Dr. Fernando Caicedo y Florez, Arzobispo de Santa Fe de Bogotá, se dignó conceder 80 días de Indulgencia por cada día de la Novena. Puede rezarse en cualquier tiempo del año, o en particular antes del 15 de Julio, día en que se conmemora la Dispersión de los Apóstoles para predicar el Evangelio a todas las naciones, conforme al mandato de Cristo.
   
NOVENA A LOS SAGRADOS DOCE APÓSTOLES, PRÍNCIPES Y FUNDADORES (DESPUÉS DE NUESTRO REDENTOR JESUCRISTO) DE LA SANTA IGLESIA CATÓLICA
   
    
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, en quien creo, en quien espero, a quien amo sobre todas las cosas, más que a mi vida, más que a mi alma, más y más que a todas las criaturas: me pesa, Dueño mío, de haberos ofendido por ser quien sois, tan bueno, tan santo, tan justo y tan misericordioso; que sois abismo de bondad, abismo de santidad, abismo de justicia, abismo de misericordia; y propongo nunca ofenderos, confesar enteramente mis culpas, apartarme de las ocasiones de pecar, mejorar de vida, y buscar el Cielo con vuestra divina gracia. Amén.
   
Rezar un Pater noster, Ave María y Credo.
   
ORACIÓN AL ETERNO PADRE PARA TODOS LOS DÍAS
Amantísimo Padre, Eterno Señor y Padre de las misericordias, Dios de toda consolación, amparo de los arrepentidos pecadores, consuelo de los afligidos y origen de todo bien y don perfecto: yo, el menor de tus siervos, postrado ante el real acatamiento de Vuestra Majestad Soberana, os presento todos los infinitos merecimientos de vuestro dilectísimo Hijo y mi Señor Jesucristo, y os pido y suplico por su inefable Encarnación, por aquel ardentísio amor con que se quedó con nosotros Sacramentado hasta el fin del mundo, por su sacratísima Pasión y muerte, por su gloriosa Resurrección, por su admirable Ascención y por la venida de vuestro Divino Espíritu, os dignéis mirarme con los benignísimos ojos de Padre, y conderme el favor y remedio de la necesidad con que vengo y recurro a vuestra soberana piedad, si conviene a honra y gloria vuestra, bien y provecho de mi alma. Y porque conozco, Señor y Dueño mío, mi indignidad para que se me apliquen los méritos de mi Señor Jesucristo para el logro de esta mi petición, interpongo a este fin para con el mismo Señor, vuestro dilectísimo Hijo, el patrocinio y valimiento de todo su Colegio Apostólico, y unido con su Cabeza, Capitán y Maestro, lo presento a vuestra dignación soberana, repitiendo mi súpica por el sumo agrado y complacencia que teneis en la Divina Persona de vuestro Unigénito Hijo y sus santísimas obras, por el inefable amor con que este Señor eligió y escogió del mundo a estos Héroes de la Gracia para primicias de su Doctrina, Príncipes y fundamentos de su Iglesia Santa, Ministros de su Evangelio y fidelísimos dispensadores de tan Soberanos Misterios y Sacramentos con que enriqueció a la Iglesia, que adquirió con su Sangre preiosa, por las excelentes virtudes de estos Varones sagrados, y por el celo apostólico con que llenos de vuestro Divino Espíritu propagaron la Fe de tan Soberanos Misterios por el Universo entero, y que todo sea a mayor gloria y servicio vuestro como lo deseo y principalmente os pido, como así mismo, el que por sus méritos derraméis en sus sucesores, ministros vuestros, el mismo celo y espíritu para la exaltación de nuestra Santa Fe Católica y de vuestro Santísimo Nombre, por todas las naciones del mundo, para el aumento y feliz estado de la Santa Iglesia Católica, y de su suprema cabeza, y para la conversión de todos los infieles al gremio santo de ella. Pídoos también, Señor, inspiréis en los corazones de los Príncipes cristianos el espíritu de paz, y finalmente os pido la permanencia de los justos en vuestra gracia, la conversión de los pecadores a verdadera penitencia, y para todos la gracia final con que, logrando una dichosa muerte en vuestra gracia, os alaben con vuestro Hijo y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
   
Repita un Credo, en protestación de la Fe y veneración de los Santos Apóstoles que la propagaron por el mundo.
   
DÍA PRIMERO – 6 DE JULIO
ORACIÓN A LOS SANTOS APÓSTOLES SAN PEDRO Y SAN PABLO, PIDIENDO LAS VIRTUDES DE FE Y ESPERANZA
Señor mío Jesucristo, mi vida, mi verdad y mi guía, que para serlo de todas las almas te dignasteis elevar al Santo Apóstol Pedro a la suprema dignidad de Pastor y cabeza de tu Iglesia Santa, primer fundamento y columna de la Fe, ilustrando para ello su entendimiento con las luces de tu divinidad, y a tu Santo Apóstol Pablo le transformasteis con las eficacias de tu gracia de perseguidor de tu Iglesia en Doctor de las gentes y maestro de ella, de lobo carnicero en oveja mansa, y de vaso de ira en vaso de elección para llevar por el mundo la gloria de tu santo Nombre: yo te suplico humildemente por los merecimientos de uno y otro, ilustréis mi entendimiento con un alto conocimiento de tu ser y perfecciones divinas, con una fe viva de todas las verdades católicas, para que yo las crea y defienda hasta dar por ellas la vida si fuere necesario, y que inflaméis con los auxilios de tu divina gracia mi voluntad, y alentéis mi esperanza para arreglar mis costumbres a tus santos mandamientos, para esperar con firmeza mi salvación eterna y hacer cosas grandes en tu servicio; y para que con más confianza lo desee, te pido por los méritos de los mismos Apóstoles Santos el favor y beneficio que solicito con este obsequio, si conviene para tu gloria y bien de mi alma, y si no conviene, resigna mi voluntad con la tuya perfecta y santa, y deseo se cumpla en mí en tiempo y eternidad. Amén. Deténgase un rato haciendo en silencio Actos de Fe y Esperanza, repitiendo y esforzando la petición de su necesidad.
   
GOZOS APOSTÓLICOS
   
Pues vuestros honores
Resuena el metro sonoro:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
En vuestra virtud constante
Se afianza y asegura
La fábrica y hermosura
De la Iglesia militante,
Siempre quedará triunfante
Del Infierno y sus horrores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
Con vuestra sangre regada
Se crió la Iglesia Santa,
Y creciendo hermosa planta,
Da su fruta sazonada,
Con tal riego fecundada,
Se conserva en sus verdores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
Sois Príncipes eminentes,
Capitanes esforzados,
Del Cielo invictos soldados,
De la Iglesia Presidentes:
Sois sus Astros refulgentes,
Luminares mayores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
Con vuestra luz se ilumina
De la verdad la columna,
Como con el Sol la Luna
Brilla con vuestra Doctrina,
A todo el mundo encamina
Y lo preserva de errores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
JESÚS os formó Corderos,
Y como fuertes Leones
Vencisteis los Escuadrones
De los Lobos carniceros,
De los tiranos más fieros
Quebrantásteis los furores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
Conjueces os ha nombrado
El sumo Rey de los Reyes,
Para ejecutar sus leyes
En el Supremo Juzgado,
Todo os ha confiado
La gloria de sus honores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
Abrís las puertas del Cielo
A todos los hombres dignos,
Y la cierras a los indignos
El ardor de vuestro celo,
Seguro tiene el consuelo
Quien logra vuestros favores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
     
Con la obediencia debida
Se rinden luego veloces,
De vuestro imperio a las voces
El mal, salud, muerte y vida,
Tanto prodigio convida
A esperar bienes mayores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
   
Pues estas sacras memorias
Exaltan vuestros blasones,
Moved nuestros corazones
Para seguir vuestras glorias,
Vuestras sagradas victorias
Aumentan nuestros temores:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
    
Pues de tantos loores
Es digno vuestro decoro:
Sacro Apostólico Coro,
Rogad por los pecadores.
   
Antífona: Vosotros, que dejasteis todo y me seguisteis, recibiréis el ciento y poseeréis la vida eterna.
℣. Anunciaron la obra de Dios.
℟. Y comprendieron sus hechos.
   
ORACIÓN
Oh Dios, que diste el Espíritu Santo a tus Apóstoles, concede a tu pueblo el efecto de su piadosa petición, y a quienes diste la Fe, concédele también la paz.
   
Protege, oh Señor, a tu pueblo, y conserva con perpetua protección a los que confían en el patrocinio de tus Apóstoles Pedro y Pablo, y los demás Apóstoles. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
   
Señor, pequé, tened misericordia de mí.
   
Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar, y la Virgen concebida sin pecado original.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
DÍA SEGUNDO – 7 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
ORACIÓN AL GLORIOSO APÓSTOL SAN ANDRÉS, PIDIENDO LA OBEDIENCIA A LAS VOCACIONES E INSPIRACIONES DIVINAS
Señor mío Jesucristo, clarísima luz del mundo, que con la hermosura de tus rayos trajisteis a ti al Santo Apóstol Andrés, elevándole de pescador humilde a predicador de tu Evangelio y pescador de los hombres, yo te suplico humildemente, por aquella obediencia con que abandonando su hogar correspondió a tu vocación divina, y por los grandes merecimientos que adquirió en el ministerio apostólico, siempre abrazado estrechamente con la cruz, hasta dar la vida sobre ella a tu imitación, que el bálsamo de tu gracia penetre mi corazón, para corresponder dignamente a la vocación de cristiano con que me llamasteis sin merecerlo, a tu santa Iglesia y a las demás vocaciones del estado en que tu piedad me ha puesto, y que siga con eficacia tus divinas inspiraciones con que tocais mi corazón continuamente, para que abandonando todos los respetos humanos, y crucificadas mis pasiones, siga en todo tu santísima voluntad, abrazado con la cruz de la mortificación hasta morir. Y con esta resignación te pido ahora por la poderosa intercesión de tu Santo Apóstol el favor y gracia que solicito por medio de esta Novena, disponiendo tu soberana piedad de modo que todo ceda en mayor honra y gloria tuya, y a mí me sirva este beneficio de grande estímulo para corresponder con fidelidad a tus divinas luces e inspiraciones toda mi vida, hasta conseguir la eterna. Amén. Deténgase en hacer en silencio eficaces propósitos de corresponder a su vocación y a las inspiraciones divinas; y repita su petición. 
  
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.
    
DÍA TERCERO – 8 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
A LOS SAGRADOS APÓSTOLES SANTIAGO EL MAYOR Y SAN JUAN EVANGELISTA, PIDIENDO LAS VIRTUDES DE FORTALEZA Y CASTIDAD
Señor mío Jesucristo, fortaleza de los que esperan en ti, y flor hermosa de la castidad, que elegisteis para tu Apostolado a los dos Santos hermanos Santiago y Juan para que, como hijos del trueno de tu divina voz, extendiesen sus sonoros ecos por el mundo, y los privilegiasteis entre los demás Apóstoles con las señales de tu más especial amor, haciéndolos testigos de tus más altos misterios, especialísimos favorecidos de tu dilectísima Madre y mi Señora María Santísima, que prodigó a Santiago singulares mercedes toda su vida, y especialmente en la ocasión de su martirio, y asistió como madre cuidadosa a Juan desde que Vos mismo le señalasteis por hijo y custodio suyo en el santo árbol de la Cruz, mereciéndole en parte tan singular favor la prenda con que le dotasteis de la pureza virginal, y a uno y otro disteis singularísima fortaleza para que bebiesen el cáliz amargo de tu Pasión dolorosa, para merecer las más altas sillas de tu gloria, como lo bebió Santiago en la ejecución hasta derramar toda su sangre, y Juan en la preparación del ánimo hubiera hecho lo mismo si tu adorable Providencia no lo impidiera, reservándolo para que en bendiciones de dulzura, te sirviera en una dilatada vida entre las delicias de la más alta y amorosa contemplación; yo, Señor, humildemente os suplico por los grandes merecimientos que estos tus fidelísimos siervos se adquirieron en tan singulares favores y heroicos ministerios, te digneis darme una gran fortaleza y constancia para que, apartándome de los deleites de Babilonia, beba gustoso el cáliz que dulcificasteis con tu Sangre en tu Pasión sagrada, sufriendo con fortaleza, resignación y alegría los trabajos, así temporales como espirituales, en que me pusiere tu soberana dignación, para que, así avasalladas mis pasiones, entre en las dulzuras de tu amor, y sirviéndote en castidad y pureza, merezca también el amor y protección de tu Santísima Madre, y por ella, con las eficacias de tu gracia, consiga las mansiones que tenéis preparadas para los que te sirven y aman en la eternidad de la gloria. Y para alentar ahora mi esperanza, te pido, Señor, por la intercesión de tus favorecidos Apóstoles el remedio de la presente necesidad que de tu piedad espero, resignado en tu santa y perpetua voluntad que, sobre todo, deseo se cumpla en mí por los siglos de los siglos. Amén. Ejercite los afectos de fortaleza y paciencia en las adversidades y trabajos, y los de pureza y castidad; y repita su petición.
  
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.
    
DÍA CUARTO – 9 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
ORACIÓN AL GLORIOSO APÓSTOL SANTO TOMÁS, PIDIENDO LA DOCILIDAD Y TERNURA DE CORAZÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Maestro Soberano que, habiéndote dignado de elevar a tu Santo Discípulo Tomás a la dignidad del Apostolado después de haberse instruido en tu divina doctrina, le dejasteis dudar en la fe de tu santa resurrección, resistiendo con dureza de corazón a la verdad de tus promesas y al testimonio de sus condiscípulos que se la testificaban, para sacar de su incredulidad mayores bienes para los fieles de tu Iglesia Santa: yo te suplico humildemente por aquella soberana dignación con que le disteis a palpar tu tiernísimo sagrado Costado para sanar de su corazón la llaga de la dureza e incredulidad, y por aquella alta y humilde confesión, que ya ilustrado e inflamado de tu gracia, hizo de tu Divinidad y Humanidad en la que, persistiendo constante con infatigable celo, exaltó tu gloria por tantas bárbaras naciones del mundo, apartes de mi corazón toda rebeldía, obstinación y dureza, y le vuelvas por el amor que profesáis a tu Santo Apóstol, blando y dócil para que no solo crea y confiese tu Divinidad con todas las demás verdades de nuestra Fe santa, sino también para que obedeciendo religiosamente tus Santos Mandamientos y consejos evangñelicos, y los de mis superiores ministros vuestros, me haga participante de las gracias que en tu Divino Templo se reparten su tiempo a los que viven y acaban en este estado de espíritu y verdad. Iluminad, Señor, mi estrecho entendimiento para que pueda defenderme de las asechanzas de los malos espíritus, y para alejarlos me pongo bajo tu divina protección, de quien como Omnipotente y única fuente de misericordia, espero con humildad profunda el favor que por los méritos de este tu Santo Apóstol Tomás, te pido en esta Novena para tu mayor honra y gloria que, sobre todo, deseo sea exaltada ahora y por toda la eternidad. Amén. Haga firmes propósitos de apartarse de todo vicio y seguir una vida virtuosa, acompañada de tiernos afectos y humldad para con Dios y los hombres; y repita su petición.
 
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.
    
DÍA QUINTO – 10 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
ORACIÓN A LOS SANTOS APÓSTOLES SAN FELIPE Y SANTIAGO EL MENOR, PIDIENDO LAS VIRTUDES DE RELIGIÓN Y CONTINUA PRESENCIA DE DIOS
Señor mío Jesucristo, esplendor de la gloria, Hijo Unigénito del Eterno Padre y Fundador primitivo del Santo Templo Católico, que fundando tan sublime y divina obra, formó en su centro columnas de Varones fuertes, entre cuyos escogidos se halla colocado gloriosamente tu siervo Felipe, que privilegiasteis tanto hasta admitirle en tu amable conversación familiar, y luego te dignasteis hacerle entrar en conocimiento de la grandeza infinita y perfecciones soberanas del Divino Ser de tu Padre Celestial, y después le hicisteis conocer tu Ser divino como uno solo en el del Padre, que vino entre los mortales en humana carne, para someterse a la gran Ley inmaculada: lo que fue hecho para que entremos todos en este perfecto conocimiento por las puertas que nos dejasteis abiertas en tu Iglesia Apostólica a fin de conseguir el mayor de los bienes, que es la salvación. Y a tu fiel siervo Santiago, que Vos mismo favorecisteis tan particularmente, que desde las primeras luces de la razón fue distinguido por su grande constancia y singular esmero, realzando con devoción el culto de tu Divinidad, mereciéndose por la religiosidad, pureza y santidad de toda su vida el epíteto de Justo, proporcionándose asimismo el divino gusto de elegirle en tu Santo Apostolado, dándole en él especiales señales de singular amor, como envargarle a tu Esposa la Iglesia Santa de Jerusalén, cuyo gobierno desempeñó con tanto celo que se hizo admirable aun por los mismos infieles; y a uno y otro concedisteis el favor de morir a tu imitación: Santiago orando por sus enemigos, y Felipe dando la vida en los brazos de la cruz. Yo, Señor, humildemente os suplico por los incomparables merecimientos de estos tus ilustrs siervos, que infundáis en mi alma un grande apecio y reverencia a tu Divinidad y Humildad Santísima, para que por este real camino entre en mi entendimiento el conocimiento de tu Ser y perfecciones divinas, de que eres uno mismo en bondad y grandeza con tu Eterno Padre, y que este sea el continuo objeto de mis desvelos y la única ocupación de mi espíritu, para que pueda ser cosa propia de mi alma teneros, Dios mío, presente a mi vista, y a toda hora amarte, adorarte y dándote respetuosamente el culto debido, y que me concedáis, si conviene, el favor que pido con todo mi corazón, poniendo por intercesores a tus esclarecidos Santos Apóstoles, para gloria eterna del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, en un solo Dios vivo. Amén. Póngase en presencia de Dios, haga actos de religión, adorando al Ser inmutable del Omnipotente con propósito de continuarlos; y repita su petición.
 
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.
    
DÍA SEXTO – 11 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
ORACIÓN AL GLORIOSO APÓSTOL SAN BARTOLOMÉ, PIDIENDO ORACIÓN FERVOROSA
Señor mío Jesucristo, Soberano Maestro de toda la cristiana, perfección que para emprender la grande obra de la elección de tu Apostolado, quisisteis pernoctar hasta la mañana en continua y fervorosa oración, enseñándonos con tu ejemplo lo que nosotros debemos ejecutar para implorar los divinos auxilios en nuestras necesidades de la vida, en los negocios arduos y para su feliz éxito, como en la elección de tus Apóstoles lo tuvo tu admirable disposición, y que a tu Santo Apóstol Bartolomé hicisteis tan amante y perfecto imitador de esta tu excelentísima virtud, como lo demuestra la fervorosa oración en que siempre se ejercitó y que fortaleció su espíritu para predicar tu Santo Nombre, convertir innumerables gentes, y alfin sufrir con indecible valor el cruelísimo martirio de ser desollado y dar por Ti la vida. Yo, Señor, te suplico humildemente por los grandes méritos de tu esforzado siervo, que infundáis en mí el espíritu de una oración fervorosa, pidiendo para mi débil fuerza un ánimo que me haga capaz de resistir a las tentaciones de los enemigos que se apresuran a alertar mi tranquilidad, procurando por todos los artificios malignos a asechar contra mi alma, cuando mi único deseo se dirige a solicitar mi reposo en este destierro de corta duración y mi eterna salvación, por cuyo motivo me prosterno, Señor, a tus divinos pies, implorando fervorosamente esta misericordia, que, sin ella, me veré expuesto a caer en un abismo de perdición. ¡Ah, Gran Dios!, miradme con ojos de compasión y poniéndome bajo tu poderosa y divina protección, seré defendido de tan tremendo peligro; oíd, Señor, mi humilde petición, tanto por los sagrados sacrificios que Vos mismo hicisteis en obsequio de las almas, cuanto por las lágrimas que tu Divinísima Madre mi Señora dejó correr en los momentos del más acervo dolor, todos estos garantes son otros tantos gajes que os presento, Señor, y que me servirán de antorchas para alumbrarme en las tinieblas de esta vida oscura, llena de escollos, de miserias, de angustias. Dignaos, Dios mío, de conseguirme un verdadero espíritu de oración para poder pedir fervorosamente por las necesidades que os he representado en esta Novena, por los méritos de este glorioso Santo Apóstol, para que este favor me encienda más en tu santo servicio y, en ardiente deseo de una vida espiritual, me sea medio seguro para conseguir la eterna. Amén. Esté un rato en silencio, teniendo presente al Señor, y en este estado haga firmes propósitos de hacer con frecuecia fervorosa oración; y repita su petición a voz baja.
 
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.
    
DÍA SÉPTIMO – 12 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
ORACIÓN AL GLORIOSO APÓSTOL SAN MATEO, PIDIENDO LA IMITACIÓN DE CRISTO Y MENOSPRECIO DEL MUNDO
Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, modelo de todas las virtudes cristianas y Astro resplandeciente de las delicias celestiales que, viendo a tu Santo Apóstol Mateo ocupado en los asuntos mundanos, y deseando apartarle de una ocupación que no sería más que ilusión pasajera, le llamasteis a tu Apostolado con gracia tan eficaz que al imperio de tu primera voz, lo dejó todo con tanto desapego que jamás volvió a la dependencia del siglo, siguiéndote constantemente por el camino de la perfección, dejándonos un santo ejemplo para que podamos apartarnos de los bienes terrenos, cerrar nuestros oídos a las falsas máximas del mundo y hacer una verdadera abnegación de nosotros mismos. Yo te suplico humildemente, Señor, por tus infinitas misericordias, de inspirar con eficacia mi débil espíritu para que, desprendido enteramente de todas las cosas de la tierra, aspire solamente a imitar tu vida santísima. Os ruego, Señor, me deis un verdadero conocimiento de la poquedad de este mundo comparada a la sublimidad de la Gloria, las promesas falsas de los mortales a las recompensas verdaderas del Cielo, la inquietud y miserias de esta vida a la opulencia y concordia de la eterna; y después de conocer sus engaños, que es verdad innegable, ¿podré yo continuar en amar a un mundo tan fecundo en tribulaciones y tan estéril en felicidades? No, Señor, estoy resuelto, mediante tu suprema voluntad, a formar del modo más solemne mi desprendimiento de tantas ilusiones y modelarme a tu Santo Apóstol San Mateo, y por lo que suplico con toda mi alma a tu Divina Bondad me de fuerza y constancia para encaminarme a tu perfecta imitación para que así, desprendido mi corazón del mundo, solo me emplee en cumplir tu santísima voluntad en la que ahora, resignado, te pido por la intercesión de este tu fidelísimo siervo el remedio de la necesidad que os represento, si ha de ser para mayor gloria tuya y bien de mi alma, que aspira únicamente a serviros todo el tiempo de mi vida. Amén. Deténgase en hacer en silencio eficaces propósitos de imitar a Nuestro Redentor en el menosprecio del mundo, y repita su petición.
 
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.
    
DÍA OCTAVO – 13 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
ORACIÓN A LOS GLORIOSOS APÓSTOLES SAN SIMÓN Y SAN JUDAS TADEO, PIDIENDO LA VIRTUD DE CARIDAD
Señor mío Jesucristo, amor tiernísimo de las almas, que elegisteis y sacasteis del mundo a tus siervos Simón y Judas para tu Apostolado, y en tu divina Esencia, con los demás, les enseñasteis los primores de la Caridad, para hacer con ella firme rostro a las persecuciones del mundo a tu imitación, en cuya doctrina salieron tan aprovechados, que encendidos del celo de tu amor y de la salvación de las almas penetraron hasta las regiones de naciones bárbaras para atraerlas al gremio de tu Santa Iglesia, y exaltar entre ellas la gloria de tu Sagrado Nombre, hasta morir hechos víctimas de caridad. Yo, Señor, te suplico humildemente que infundais en mi corazón este espíritu de caridad, que por tu amor y el de mis prójimos haga frente a todas las dificultades que se opongan para practicarla, de modo que ni las tribulaciones, ni la angustia, ni el peligro, ni la muerte, ni la tentación del mismo Infierno, puedan separarme de la verdadera caridad que se funda en Vos, mi verdadero Dios y Redentor, porque eres el principio de ella; y por la intercesión de estos tus Santos Apóstoles y siervos, te pido el remedio de la necesidad que en esta Novena os represento a mayor honra y gloria tuya, y para el fomento del más puro y encendido amor con que te deseo amar ahora y por todos los siglos. Amén. Deténgase un rato, haciendo actos de amor de Dios y de los prójimos; y repita su petición.
 
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.
    
DÍA NOVENO – 14 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Pater noster, Ave María, Credo y Oración al Eterno Padre.
     
ORACIÓN AL GLORIOSO APÓSTOL SAN MATÍAS, PIDIENDO LA VIRTUD DE LA HUMILDAD
Señor mío Jesucristo, Cordero manso y dócil de corazón, que levantas a los humildes y abates los soberbios, y con tu Divina Providencia dispusisteis que tu Discípulo fiel Matías fuese exaltado en tu Santa Iglesia, llenando en tu Apostolado la silla que perdió el desgraciado Judas Iscariote. Yo te suplico, Señor, por la profunda humildad y altos merecimientos de este digno Apóstol, me hagáis a tu imitación y suya, manso y humilde de corazón, de suerte que, apartando de mí todo espíitu de soberbia e hipocresía, aprenda en Ti mismo la ciencia de los Santos, que escondisteis de los sabios y prudentes del mundo, sujetando con toda docilidad y humildad el hombre al suave yugo de tu Cruz, y a la observancia de tu inmaculada Ley, para merecer la eterna recompensa que tenéis reservada a los que me imitan. Y porque, entrando en conocimiento de mí mismo, me reconozco indigno de todo favor, no obstante os suplico, Señor, por sola tu bondad, y por la intercesión de tu dichoso siervo y Apóstol Matías remediéis la necesidad que en esta Novena te he representado, si conviene para bien de mi alma, y a mayor honra y gloria tuya, que sobre todo deseo sea exaltada ahora y para siempre, y por todos los siglos de los siglos. Amén. Deténgase un rato haciendo actos de humildad; repita en silencio su petición.
  
Los Gozos y las Oraciones se dirán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.