viernes, 25 de diciembre de 2020

OCTAVARIO AL NACIMIENTO DEL NIÑO DIOS

Octavario dispuesto por el Dr. Domingo Malegat, presbítero canónigo de la Iglesia Catedral de Lérida, e impreso en dicha ciudad por Cristóbal Escuder en 1773, con licencia eclesiástica.
  
PRÓLOGO
El haber visto en instrumento auténtico los medios y caminos raros por los cuales la Divina Providencia conservó y trajo a Lérida el precioso tesoro del Santo Pañal del Niño Dios, me ha movido a disponer este brevísimo Octavario, para agradecerle de alguna manera este beneficio.
   
De la Santa Ciudad de Jerusalén y sus ruinas pasó esta Santa Reliquia a las manos de los Sultanes de Babilonia, y de estas a las del Rey de Túnez, desde Túnez vino a Lérida, y paró en las manos de Arnaldo de Solsona, que entregó al Obispo Don Geraldo de Andriano, el cual la colocó en la Catedral, en donde desde 4 de Diciembre de 1297 se venera con tierna devoción y concurso de los fieles, así Ciudadanos como forasteros.
   
He formado dicho Octavario de lo que de este Misterio dejó escrito la Venerable Sor María de Jesús en la Mística Ciudad de Dios, a excepción de lo tocante al Santo Pañal, que consta del mencionado Instrumento.
   
Debería empezarse el día de Navidad y continuarse toda su Octava. Será muy del caso repetir cada día frecuentemente la Jaculatoria que se pone por principio de la Oración particular, para encender nuestros corazones en el amor del Niño Dios; juntando cada cual su devoción y afecto con el de María Santísima y San José, para agradecer de este modo al Eterno Padre el grande beneficio de habernos dado a su Santísimo Hijo hecho Hombre.
   
OCTAVARIO AL NACIMIENTO DEL NIÑO DIOS
   
    
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Criador, Padre y Redentor mío, mi principio, mi fin, mi todo, os contemplo allá en la cueva de Belén, y con la humildad, sencillez y viva fe de aquellos pastores que vinieron presurosos a ella para adoraros, os reconozco, desde luego, por las señas que les dio el ángel, con solo veros envuelto en pañales y reclinado en un pesebre. Vos, Jesús mío, Señor absoluto de todo, Omnipotente, Eterno, en una palabra infinitamente perfecto, tomáis nuestra carne mortal y con ella todas nuestras miserias menos el pecado, y esto y a poder padecer mil y mil tormentos hasta morir en una cruz por mí, infeliz gusano hediondo y despreciable que nada merecía y de quien podíais prescindir, como de todo lo que no sois Vos pues os bastáis Vos solo; y sois tan generoso, a padecer tan grande, al último que de queréis vuestra Vida mortal, sino que en instante de haber nacido queréis que vuestro sagrado e inocentísimo cuerpo sienta todas las inclemencias de la más cruda estación y las consecuencias de la mayor pobreza; virtud que estimáis tanto, que disponéis ser reconocido por ella, por unos pobrísimos. pañales y. une miserable, pesebre. ¡Cuán generoso sois, Jesús dulcísimo! ¡Cuán generoso para conmigo que sabíais había de corresponderos con la más culpable ingratitud! ¿y he podido desconoceros, y lo que, es más, ofenderos?... Perdón Jesús mío, perdón. Ya confuso y avergonzado, postrado a vuestras plantas, repito que os reconozco, os confieso y adoro por mi único Dios y Señor, creo en Vos muy de veras, espero en Vos con la más firme confianza y os amo con toda mi alma, más que a mí mismo y más que a todas las cosas, y de lo íntimo de mi corazón con toda sinceridad os digo, que por ser vos quien sois, me pesa… y me pesa que no me pese más de haber pecado. Propongo firmemente, ayudado de vuestra gracia, confesar debidamente todos mis pecados, no volver más a ofenderos, y arrepentido del todo de haberos servido tan mal, procurar en adelante fielmente serviros y cada día más y más en amaros hasta morir abrasado en vuestro santo amor. Ayudadme Jesús mío, para que así lo cumpla como humilde y fervorosamente os lo pido, por vuestro Santo Nacimiento, favor especial que anhelo saber agradeceros para gloria vuestra y aprovechamiento espiritual mío. Amén.
    
DÍA PRIMERO – 25 DE DICIEMBRE
EL NIÑO DIOS NACIDO EN LA CUEVA DE BELÉN
ORACIÓN
¡Oh cuan agraciado sois, amado Niño! Yo os contemplo recién nacido en la más pobre y humilde choza del Mundo, pues era toda de unos peñascos naturales y toscos, sin género de curiosidad, ni artificio, que los hombres tenían solo para albergue de animales, pero, sin embargo, de tanta incomodidad, preordenada por vuestro Eterno Padre para abrigo y habitación vuestra. Ella fue el primer templo de la luz, y casa del verdadero Sol de Justicia, que había de nacer de la candidísima Aurora María, en medio de las tinieblas de la noche (símbolo de las del pecado) que ocupaban todo el mundo. Ella fue consagrada por el Eterno Padre con los adornos de desnudez, soledad y pobreza. Ella fue la más desacomodada, pero la más limpia, porque fue aseada lo mejor que se pudo por vuestra Madre Purísima y San José, acordándome con esta acción de limpieza que yo debo tener en mi alma, para que vos renazcáis en ella espiritualmente por gracia. Dádmela Jesús mío, por vuestro Santo Nacimiento. Amén.
    
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Dulcísimo Infante Jesús, Señor y Dios mío, que para que yo tuviese en mi corazón más vivas las memorias de vuestro Santo Nacimiento, conservó vuestra altísima Providencia uno de aquellos Pañales en que vuestra Madre Purísima envolvió luego de nacido vuestro Sacratísimo Cuerpo, pasándole de Jerusalén a los Sultanes de Babilonia, de estos a los Reyes de Túnez, y de Túnez a esta venturosa Ciudad de Lérida, para que fuese venerado en su Santa Iglesia singularmente en el Santo día de vuestro Nacimiento: Suplícoos, misericordioso Señor, preparéis mi corazón para que os pueda en él adorar con la más profunda humildad y más tierna devoción, y como Vos queréis: con una adoración semejante a la de la Virgen, San José, los Ángeles, Pastores y Santos Reyes, para que venerándoos aquí en gracia, para después adoraros en vuestra Gloria. Concededme también el especial favor que os pido, si es de vuestra voluntad y conviene para la salvación de mi alma. Amén.

Se rezan tres Padres nuestros, Aves Marías y Glorias Patri, en reverencia de Jesús, María y José; y de los tres Nacimientos del Niño Dios: eterno, temporal y espiritual.
   
Antífona: Hoy Cristo ha nacido; hoy el Salvador ha aparecido; hoy en la tierra cantan los ángeles; hoy se alegran los justos diciendo: Gloria a Dios en las alturas, Aleluya.
℣. Cristo nos ha nacido.
. Venid adoremos.
   
ORACIÓN
Concédenos, te suplicamos, Dios Omnipotente, que la nueva Natividad, según la carne, de tu Unigénito, nos libre a los que la antigua servidumbre nos tiene bajo el yugo del pecado.

Omnipotente y sempiterno Dios, que consagraste este día por la Natividad de tu Hijo Unigénito y por la ostensión del Santo Pañal: dale a tu pueblo que se reúne en esta celebración, para que quienes por tu gracia son redimidos, sean tus hijos de adopción. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
     
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
DÍA SEGUNDO – 26 DE DICIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
     
EL NIÑO DIOS ADORADO DE LA VIRGEN
ORACIÓN
¡Oh Jesús mío, a quien mil veces amo y adoro! Yo os contemplo cuando luego de nacido, os recibió en sus brazos vuestra purísima Madre, que, mirándoos recíprocamente, os hirió ella el corazón, quedando juntamente transformada en Vos. Aquí os adoro con la más profunda humildad y reverencia, y os beso vuestros sagrados pies. Aquí os diría: ¡Oh dulcísimo amor mío, lumbre de mis ojos, y ser de mi alma! Venid en hora buena al mundo, Sol de Justicia, para desterrar las tinieblas del pecado y de la muerte. Redimid a vuestros siervos, y vea toda carne a quien le trae la salud. ¡Oh, que ternura sentiría en su corazón, cuando os decía estas o semejantes palabras! ¡Qué júbilo de alegría al mirar vuestra tan extraña hermosura! Dadme Señor, parte de sus divinos incendios, para que os ame con todo mi corazón con toda mi alma y con todas mis fuerzas. Concedédmela por vuestro Santo Nacimiento. Amén.
   
Las demás Oraciones se rezarán todos los días.
     
DÍA TERCERO – 27 DE DICIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
     
EL NIÑO DIOS ADORADO DE SAN JOSÉ
ORACIÓN
¡Oh amado Niño por quien vive mi corazón! Yo os contemplo arrimado al sagrado rostro y pechos de vuestra Madre Santísima, en donde os adoro con profundísima humildad, y de lágrimas vuestro Padre putativo San José. Justo era Señor, que os adorase y reverenciase antes que otro alguno de los mortales, a excepción de su Esposa, vuestra Madre, pues era entre todos, escogido para despensero fiel de tan alto misterio. Allí os besó los pies con tanto júbilo y admiración, que le arrebatara y disolviera la vida, si no le conservara la virtud divina. ¡Oh, qué deseo tendría de administrar a la Virgen las fajas y pañales, que sin duda ya traerían prevenidos! ¡Qué ansias de tener grandes brocados, con que serviros, haciéndoos preciosos pañales para esa ocasión! ¡Qué cuidado en hacer el oficio de Padre de vuestra Majestad! Dadme Jesús mío, parte de su solicitud, para que yo ponga toda mi diligencia en serviros. Concedédmela por vuestro Santo Nacimiento. Amén.
   
Las demás Oraciones se rezarán todos los días.
     
DÍA CUARTO – 28 DE DICIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
     
EL NIÑO DIOS ADORADO DEL BUEY Y EL JUMENTILLO
ORACIÓN
¡Oh dulzura de mi corazón, Jesús, vida mía! Yo os contemplo, cuando vuestra amorosísima Madre os envolvió en los pañales, y os reclinó después en el Pesebre, aplicando algunas pajas y heno que en la tierra tuvisteis, fuera de sus castísimos brazos. Aquí os considero el más olvidado del mundo, pero el obsequio que os negaron los hombres, os lo dieron dos venturosos animales, que, arrodillándose ante vuestra Majestad, os adoraron con reverencia que pudieron. Aquí, estando vos tiritando de frío, os calentaron con su aliento, reconociéndoos por su Criador, y se cumplió milagrosamente la profecía de Isaías, que conoció el buey a su Dueño y el jumento al pesebre de su Señor, y no lo conoció Israel, ni su pueblo tuvo inteligencia. ¡Qué confusión para mí, Jesús mío! ¿Cómo no me asombro lleno de rubor y vergüenza, al ver que los mismos brutos acusan mi ingratitud, y me enseñan el honor, la reverencia y obsequio, que como a mi Criador os debo? Concededme Señor, su cumplimiento por vuestra Santa Navidad. Amén.
   
Las demás Oraciones se rezarán todos los días.
     
DÍA QUINTO – 29 DE DICIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
     
EL NIÑO DIOS ADORADO DE LOS ÁNGELES
ORACIÓN
¡Oh Jesús, dulce bien de mi vida! Yo os contemplo en el pesebre, sin más cortejo que el de las bestias, pero adorado luego de la Corte Celestial, asistiendo allí con especial modo la Beatísima Trinidad. Allí sobrevino de improviso gran multitud de Celestial Milicia, que, en agradecimiento al Eterno Padre, cantaron: Gloria a Dios en la Alturas, y paz en la tierra al hombre de buena voluntad. Allí os adoraron millares de Ángeles, como a su Criador, repitiendo con dulcísima y sonora armonía, aquel mismo y nuevo cántico, admirados de las nuevas maravillas, que veían puestas en ejecución. Y así, con alegría, con júbilo y con regocijo, anunciaron al mundo la paz, que por medio de vuestro Nacimiento amanecía a los hombres. No permitáis pues, Jesús mío, que yo viva con guerra y desasosiego interior, habiendo venido al mundo en tiempo tan feliz. Dadme la verdadera paz de mi corazón, haciendo que aborrezca todo pecado, y mortifique mis pasiones vigorosamente. Concedédmela Señor, por vuestro Santo Nacimiento. Amén.
   
Las demás Oraciones se rezarán todos los días.
     
DÍA SEXTO – 30 DE DICIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
     
EL NIÑO DIOS ADORADO DE LOS PASTORES
ORACIÓN
¡Oh amado Jesús, a quien deseo tener entre mis brazos! Yo os contemplo en el lugar más incomodo del mundo, cual es un establo, sufriendo frío, desnude, y la dureza del pesebre en que os reclinaron, pero adorado de los pastores de aquella región, que, postrados en tierra, os confesaron y engrandecieron por verdadero Dios y Hombre, y Reparador del linaje humano. No vinieron, no, con las manos vacías, antes bien, cada uno de ellos os llevaba un donecillo, que su pobreza les permitía, para demostración de su afecto. Ellos merecieron ser convidados por los Ángeles, como primicias de los Santos, por la pureza y sencillez de su corazón. ¡Oh, qué dichosos fueron, porque tenían mayor semejanza con vuestra Majestad! Autor de la vida, tanto cuanto eran más disimiles del fausto, vanidad, y ostentación mundana. Qué felices, porque representaban con estas condiciones el oficio que Vos venías a ejercer, de Pastor bueno, esto es, a reconocer vuestras ovejas, y ser de ellas reconocido. Haced Señor, que os reconozca como a piadoso y verdadero Pastor de mi alma, buscándoos con la pureza y diligencias de los santos Pastores. Concedédmela por vuestro Santo Nacimiento. Amén.
   
Las demás Oraciones se rezarán todos los días.
     
DÍA SÉPTIMO – 31 DE DICIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
     
EL NIÑO DIOS ADORADO DE LOS SANTOS REYES
ORACIÓN
¡Oh amoroso Jesús, a quien deseo amar de todo corazón! Yo os contemplo sobre las pajas del Pesebre, y todo bañado de aquellas lágrimas que ya empezabas a derramar por los hombres. Pero adorado de aquellos tres Santos Reyes, que solo por veros, vinieron con tanto afán de las partes del Oriente, y postrados en tierra os adoraron por verdadero Dios y hombres, Reparador del Universo. Aquí darían mil enhorabuenas a María Santísima, por ser Madre del Hijo del Eterno Padre, y también al Patriarca San José, por la dignidad grande de ser Esposo de la Madre del mismo Dios, y sintiendo la llama del divino incendio que abrasaba sus corazones, sin poderse contener dirían interiormente: ¡Qué eficacia la de este gran Rey, que nos mueve a tales deseos ¡Oh grandeza del Omnipotente, escondida en tanta pobreza! ¡Oh humildad nunca imaginada de los mortales! ¡Quién pudiera hacer, que todos os conocieran, para que ninguno se privara de tanta felicidad! Y abriendo seguidamente sus tesoros os ofrecieron oro como a Rey, incienso como a Dios, y mirra como a hombre mortal. Oh Jesús mío, y si yo los imitase, ofreciéndoos el oro purísimo de la observancia de vuestra Santa Ley, el incienso de odoríferas virtudes, y la mirra de una perfecta mortificación de todas mis pasiones. Concedédmelo Señor, por vuestro Santo Nacimiento. Amén.
    
Las demás Oraciones se rezarán todos los días.
     
DÍA OCTAVO – 1 DE ENERO
Por la señal…
Acto de contrición.
     
EL NIÑO DIOS CIRCUNCIDADO
ORACIÓN
¡Oh Jesús mío, a cuya violencia quisiera desfallecer! Yo os contemplo en el Portal de Belén, adorado de vuestra Madre y San José, de Ángeles y Pastores, y evangelizado por los mismos Ángeles a diversas partes del mundo, pero a los ocho días, entregado ya al cuchillo y dolor de la circuncisión, ofreciendo las primicias de vuestra Sangre en prendas de que toda la daríais para consumar la Redención. ¡Oh Princesa Divina! ¡Qué gélido quedaría vuestro corazón y también el de vuestro Esposo en este lance! ¡Qué lágrimas no saldrían de vuestros ojos, al ver las que derramaba vuestro tierno Hijo al golpe de este martirio! ¡Solo el dulcísimo Nombre de Jesús, con que, de orden del Cielo, empezasteis a llamarle en este día, podía suavizar vuestra pena! ¡Oh Nombre Santísimo! ¡Oh Nombre sobre todo nombre! ¡Qué dicha, Jesús mío, si yo pudiese estamparlo en mi corazón! Grabadlo Vos, Señor, en mi alma, de manera que nunca se borre, para que después merezca el mío, ser escrito en el libro de la vida en los Cielos. Hacedlo por vuestro Santo Nacimiento y Circuncisión. Amén.
    
Las demás Oraciones se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.