jueves, 31 de diciembre de 2020

MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA - DÍA ÚLTIMO

Tomado de la obra publicada por el P. Luis Ángel Torcelli OP, traducida y publicada por don Leocadio López en Madrid, año 1861, con aprobación eclesiástica.
 
MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA
   
         
ORACIONES INICIALES
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
℣. Abrid, Señor, mis labios.
℞. Desatad mi lengua para anunciar las grandezas de la Virgen Inmaculada, y cantaré las alabanzas de vuestra misericordia.
   
℣. Venid en mi auxilio, oh Reina inmaculada
℞. Y defendedme de los enemigos de mi alma.
    
Gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María por los siglos de los siglos. Amén.
   
HIMNO
    
Coro: Oh Madre dulce y tierna
Oye la triste voz,
La triste voz del mundo,
Que te demanda amor.
   
I
Salve, salve, Inmaculada,
Clara estrella matutina,
Que los cielos ilumina
Y este valle de dolor;
Tú, con fuerza misteriosa
Por salvar la humana gente,
Quebrantaste la serpiente
Que el infierno suscitó.
    
II
Salve, salve, Madre mía,
Tú bendita por Dios eres
Entre todas las mujeres
Y sin culpa original.
Salve, ¡oh Virgen! esperanza
Y remedio apetecido
Del enfermo y desvalido,
Y del huérfano sin pan.
    
III
Tú del nuevo eterno pacto
Eres arca y eres sello;
Luz espléndida, iris bello
De la humana redención.
Tú llevaste en tus entrañas
El que dio a la pobre tierra
Paz y amor, en vez de guerra,
Y a sus crímenes perdón.
    
IV
Eres bella entre las bellas,
Eres santa entre las santas,
Alabándote a tus plantas
Coros de ángeles están.
Resplandece tu pureza
Más que el campo de la nieve,
Y de ti la gracia llueve
Sobre el mísero mortal.
    
V
Virgen cándida, cual lirio,
Eres fuente cristalina
Donde el triste que camina
Va a calmar la ardiente sed.
Gentil palma del desierto,
Que da sombra protectora
Al que su piedad implora
Consagrándole su fe.
   
VI
¡Gloria al Padre, Gloria al Hijo,
En la tierra y en el cielo!
¡Gloria al que es nuestro consuelo,
Al Espíritu de Amor!
Y la Virgen sin mancilla
Siempre viva en la memoria,
Y en su honor repita Gloria
Nuestro amante corazón.
    
DÍA TRIGÉSIMOPRIMERO - LA DEFINICIÓN
Et benedíxtit diéi séptimo et sanctificávit illum, quia in ipso cessáverat ab omni ópere suo. (Génesis II, 3).
          
Dios, al principio de los tiempos, disipadas las tinieblas de la nada con la creación de la luz, dictadas al cielo y a la tierra leyes para lo futuro, adornado el hombre de inmaculada belleza, en un venturoso presente que podía eternizarse en un porvenir de bienaventuranza, bendijo el último de los días y le consagró a la quietud y al descanso. Del mismo modo la mano del sucesor de Pedro, verdadera imitadora de Aquel de quien es representante sobre la tierra, en medio de los tiempos, desgarradas las tenebrosas nubes del pasado, y dictando al presente y al porvenir, hizo brillar el cielo cristiano con una luz de inmaculado candor, y presentó a nuestros ojos a la Virgen María, como salió de las manos de Dios, desde su primera concepción, coronada con la aureola de la inocencia. Y los pueblos, que no ansiaban otra cosa sino que desapareciese toda duda y toda misteriosa incertidumbre, pudieron con la luz de la fe contemplar en todo su esplendor el hermoso misterio de María, desde los más vecinos hasta los más remotos límites de la tierra: desde las regiones más populosas y civilizadas a las más desnobladas y salvajes, se unieron para saludar el día de la sublime definición (8 de Diciembre de 1854) como el principio de la felicidad del universo. Le miraron como un día más sagrado que aquel en que se concluyó el edificio del mundo, y rebosando en júbilo y alegría, descansaron a la sombra de la Virgen inmaculada, como debajo de un iris de gracia y de gloria aparecida para formar el pacto de la alianza, de la paz y del consuelo. El Señor, por las manos de Pío IX, completó el último anillo del culto cristiano, ensalzó a María como convenía a la Madre del Inmaculado de los siglos, y nos bendijo con los rayos sin mancha de una Virgen purísima, que forma el gozo de nuestro corazón y las delicias del corazón de Dios. Era una época de duelo y de desgracia; pero sobre las ruinas de los humanos consuelos, la bendita entre las mujeres aparecía para enaltecer el templo de su inmaculada belleza. Voló por donde quiera su luz, como un día el Espíritu del Señor sobre las aguas del abismo, para iluminar con una esperanza celestial a los pueblos que se hallaban sumidos en la tribulación y en lucha con ella. Así mientras el dolor se paseaba por la faz de la tierra, sembrando por todas partes la carestía, el humo y el estruendo de las batallas y los horrores de una enfermedad epidémica y mortífera, María, como estrella de la mañana, envió su celeste rayo, cándido de luz inmaculada, para consolar nuestras miserias, para disipar las calamidades de la guerra, salvar a las víctimas de la enfermedad, y esparcir por todas partes su benéfico influjo, como si quisiese decirnos: «Ahora que falta todo consuelo terreno, me muestro a vosotros en todo mi esplendor para llevaros los consuelos del cielo».
    
CÁNTICO
Os alabamos, María: os confesamos inmaculada. Vos sois hija del Eterno Padre, del Eterno Hijo, esposa del Eterno Espíritu: os saluda la tierra.
A Vos todos los ángeles y los cielos de los cielos, con las voces de los querubines y serafines, proclaman: Santa, Santa, Santa (San Buenaventura, Cántico a la Bienaventurada Virgen María), Inmaculada Virgen y madre del Dios de los ejércitos.
A Vos ensalza el coro de los Apóstoles y de los Profetas: a Vos admira toda la Iglesia.
Hija de inmaculada belleza, esposa de purísimo consorcio, madre de virginal candor.
Vos acogisteis en vuestro seno sin mancha al amable Jesús, que vino a librarnos de la esclavitud de la muerte.
Acordaos, pues, de vuestros hijos que fueron redimidos con la preciosa Sangre de vuestro Unigénito.
Abridnos las puertas eternales, para que entremos a gozar la gloria de los santos.
Salvad, ¡oh María!, a este vuestro pueblo, y bendecid todas las generaciones de la tierra.
Celebraremos todos los días vuestra gloria, y alabaremos vuestro nombre en los siglos de los siglos.
Cubriremos de luces los altares, os presentaremos los afectos del corazón, y caerá sobre nosotros vuestra misericordia.
En Vos hemos puesto nuestra confianza, oh Virgen inmaculada: Vos nos defenderéis eternamente.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María, por los siglos de los siglos. Amén.
    
ORACIÓN
He considerado con gozo de mi alma la gloria de vuestra inmaculada hermosura, ¡oh Virgen bendita! Os he dirigido un cántico de reconocimiento y de amor; y aunque débiles y enfermizos, os he presentado como mejor he sabido mis más sinceros afectos. Cuantas veces os he invocado en el curso de este mes venturoso, otras tantas os apresurasteis a concederme benignamente los dones del cielo. Os pedí con frecuencia un ánimo más dócil a vuestros deseos, y mi corazón se ablandaba como cera ante las verdades eternas; os pedí compasión para llorar mis pecados, y las lágrimas brotaban en abundancia de mis ojos para lavar mi espíritu de las inmundicias de la culpa; os rogué me dieseis fuerza para huir del vicio у amar la virtud, y el vicio me asusto más que el infierno, y la virtud me pareció hermosa con incomparable belleza, con esa belleza inefable que adorna vuestro semblante, ¡oh inmaculada mía! ¡Ay!, ¿de qué me sirven tanta gracia y tantos dones, si después de un breve enternecimiento dejo endurecer otra vez el corazón? ¿Si después de las lágrimas vuelvo a esa iniquidad que he detestado? ¿Si después de haberme prendado un instante de los atractivos de la virtud me dejo llevar de los engaños del vicio, que poco antes aborrecía? Por piedad, concededme, ¡oh María!, que de aquí en adelante persevere en los santos propósitos que Vos misma me habéis inspirado; Vos que no me negasteis gracia alguna cuando la imploré con la sinceridad del corazón, otorgadme esta que formará el complemento de todas las demás, y me hará alabar por toda la eternidad ese inmaculado esplendor con que Dios os adornó desde vuestra Concepción, para enamorarme en Vos de las delicias del celestial paraíso. Amén. Tres Ave Marías.
   
CONCLUSIÓN PARA CADA UNO DE LOS DÍAS
 
Después de la Letanía Lauretana, se concluirá así: 
  
LATÍN
Tota pulchra es, María,
Et mácula originális non est in Te.
 
Tu glória Jerúsalem,
Tu lætítia Ísraël,
Tu honorificéntia pópuli nostri,
Tu advocáta peccatórum.
  
O María, Virgo prudentíssima,
Mater clementíssima,
Ora pro nobis,
Intercéde pro nobis ad Dóminum Jesum Christum.
  
℣. In Conceptióne tua, Virgo, immaculáta fuísti;
℞. Ora pro nobis, Patrem, cujus Fílium peperísti.
    
ORATIO
Deus, qui per immaculátam Vírginis conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: † quǽsumus; ut, qui ex morte ejúsdem Fílii tui prævísa, eam ab omni labe præservásti, nos quoque mundos ejus intercessióne ad te perveníre concédas. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
 
TRADUCCIÓN 
Sois toda hermosa, María,
Y no hay en vos mancha original.
 
Sois la gloria de Jerusalén,
Sois la alegría de Israel,
Sois la honra de los pueblos,
Sois la abogada de los pecadores.
   
Oh María, Virgen prudentísima,
Madre de toda clemencia,
Rogad por nosotros,
Interceded por nosotros con Jesucristo, nuestro Señor.
   
℣. En vuestra concepción, Virgen Santísima, fuisteis inmaculada.
℞. Rogad por nosotros al Padre, cuyo hijo disteis a luz. 
   
ORACIÓN
Dios mío, que por medio de la inmaculada concepción de la Virgen preparasteis una habitación digna para vuestro Hijo, concedednos por su intercesión que conservemos fielmente inmaculado nuestro corazón y nuestro cuerpo para vos, que le preservasteis de toda mancha. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.