miércoles, 23 de diciembre de 2020

MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA - DÍA VIGESIMOTERCERO

Tomado de la obra publicada por el P. Luis Ángel Torcelli OP, traducida y publicada por don Leocadio López en Madrid, año 1861, con aprobación eclesiástica.
 
MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA
   
         
ORACIONES INICIALES
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
℣. Abrid, Señor, mis labios.
℞. Desatad mi lengua para anunciar las grandezas de la Virgen Inmaculada, y cantaré las alabanzas de vuestra misericordia.
   
℣. Venid en mi auxilio, oh Reina inmaculada
℞. Y defendedme de los enemigos de mi alma.
    
Gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María por los siglos de los siglos. Amén.
   
HIMNO
    
Coro: Oh Madre dulce y tierna
Oye la triste voz,
La triste voz del mundo,
Que te demanda amor.
   
I
Salve, salve, Inmaculada,
Clara estrella matutina,
Que los cielos ilumina
Y este valle de dolor;
Tú, con fuerza misteriosa
Por salvar la humana gente,
Quebrantaste la serpiente
Que el infierno suscitó.
    
II
Salve, salve, Madre mía,
Tú bendita por Dios eres
Entre todas las mujeres
Y sin culpa original.
Salve, ¡oh Virgen! esperanza
Y remedio apetecido
Del enfermo y desvalido,
Y del huérfano sin pan.
    
III
Tú del nuevo eterno pacto
Eres arca y eres sello;
Luz espléndida, iris bello
De la humana redención.
Tú llevaste en tus entrañas
El que dio a la pobre tierra
Paz y amor, en vez de guerra,
Y a sus crímenes perdón.
    
IV
Eres bella entre las bellas,
Eres santa entre las santas,
Alabándote a tus plantas
Coros de ángeles están.
Resplandece tu pureza
Más que el campo de la nieve,
Y de ti la gracia llueve
Sobre el mísero mortal.
    
V
Virgen cándida, cual lirio,
Eres fuente cristalina
Donde el triste que camina
Va a calmar la ardiente sed.
Gentil palma del desierto,
Que da sombra protectora
Al que su piedad implora
Consagrándole su fe.
   
VI
¡Gloria al Padre, Gloria al Hijo,
En la tierra y en el cielo!
¡Gloria al que es nuestro consuelo,
Al Espíritu de Amor!
Y la Virgen sin mancilla
Siempre viva en la memoria,
Y en su honor repita Gloria
Nuestro amante corazón.
    
DÍA VIGÉSIMOTERCERO - LOS DOS DOMINIOS
Subjícite terram. (Génesis I, 28).
          
Así como hay dos órdenes de cosas, una terrestre y otra celeste, hay también dos especies de dominio, el de la naturaleza y el de la gracia. Adán, criado en la rectitud de una santa inocencia, recibió el mismo día en que apareció sobre lo tierra el cetro que le daba el dominio de la naturaleza: dominio que establecía su universal paternidad sobre el mundo de los hombres, y que le suministraba sobre los seres materiales una fuerza maravillosamente superior a la del hombre degenerado; dominio, en fin, que por la intima sociedad establecida en un inmaculado consorcio, le comunicaba en algún modo a su dulce compañera. Este orden admirable de cosas, que habría dado al mundo de la naturaleza un aspecto totalmente diverso del que hoy día presenta a nuestros ojos, fue echado a perder por la soberbia de Adán: el poder humano quedó herido de muerte, la tierra produjo abrojos y espinas, y el hombre, criado para dominar, encontró escrito en todas las páginas de la naturaleza: «Has caído en el dominio del polvo». Pero Dios no dejó perecer también las obras de sus manos. Si un hombre por derecho propio pudo trastornar el orden de la inocencia, dejar caer de su cabeza la corona real y perder el dominio en que sólo su rectitud debía asegurarle, no podía de ningún modo impedir que la sabiduría del Eterno, con un rasgo de amor, que sólo puede encontrarse en un Dios, se valiese de nuestra misma debilidad para elevar sobre un nuevo Adán el trono de un segundo dominio infinitamente mucho más excelso que el primero, el dominio de la gracia. Pero todo ese misterioso procedimiento, en que se hallan mezcladas las humillaciones y las grandezas, los envilecimientos y las glorias, todo ese prodigio del amor y de la sabiduría, no fue comenzado sino con el consentimiento de María, y no se consumo sino en su inmaculado seno. Sólo a criaturas inmaculadas había sido concedido desde el principio el dominio de la naturaleza, y sólo una Virgen inmaculada debía producir el dominio de la gracia. Si un Dios se encarnó para conceder al hombre una plena participación de su divina naturaleza, para elevarle a la dignidad de Dios (Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, parte III, cuestión 1, art. 2), fue en el seno purísimo de María. Si un Dios se conformó a tomar la debilidad del hombre para que este consiguiese el poder de Dios, fue en el seno sin mancha de María. Si un Dios se sujetó al dominio de la naturaleza para que un hombre adquiriese el dominio de la gracia, fue en el seno inviolado de María. Y María, en la perene belleza de una inmaculada inocencia, participó del dominio de la gracia. Ese Hijo divino, que en su vida sobre la tierra no manifestó su poder sobrenatural sino por las instancias de María, nos quiso recordar que el imperio de un hijo respetuoso se halla sometido a la madre. Ese don precioso de la divinidad, el don de la gracia, se encontraba en la más tierna de las vírgenes: el precio de la redención fue colocado en el seno de María, como lo había sido su autor. María, verdadera madre de la gracia, se halla todavía destinada a abrirnos las puertas de la gloria en los cielos.
    
CÁNTICO
Siempre os amaré, ¡oh inmaculada María! Vos sois mi fortaleza, mi refugio, mi esperanza.
Me rodean unos dolores de muerte: el peso de mis iniquidades me abruma, y me estrechan los peligros del infierno.
En las tribulaciones me dirijo a Vos: a Vos, ¡Virgen inmaculada! Oíd mis lamentos.
A Vos he expuesto cuál ha sido mi vida, y vos pusisteis mis lágrimas delante de vuestro corazón.
Cambiasteis en gozo mis suspiros, rompisteis mis cadenas y me inundasteis de vuestra alegría.
Coloca, corazón mío, tu reposo en la Virgen bendita; ella te sustraerá de la muerte del espíritu.
Enjugará las lágrimas de tus ojos, quitará las cadenas de tus pies, y te hará siempre acepto al Señor en la región de los vivientes.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María, por los siglos de los siglos. Amén.
    
ORACIÓN
Las delicias de la tierra, ¡oh María!, no pueden saciar los deseos de mi espíritu: no son las grandezas de un mundo transitorio las que pueden formar mi felicidad; quiero reinar, ¡oh María! pero el reino que yo deseo es el más apetecible de todos los reinos de la tierra, un reino que no puedo tener sin Vos, que me debe colocar a vuestro lado y hacerme bienaventurado juntamente con Vos. Pero antes me es necesario otro reino, ¡oh Virgen inmaculada!, para poder después ver cumplidos todos mis votos: el reino sobre este corazón siempre rebelde a la virtud, el reino sobre las pasiones desordenadas, que me arrastran muy lejos de la patria bienaventurada. Sujetad Vos una vez este corazón tan mudable, ¡oh María!, y haced que domine la gracia en donde hasta ahora han ejercido su imperio las pasiones, para que pueda llegar algún día a vuestro reino y a vuestro divino Hijo con el vestido de la paz, del amor y de la misericordia, y pueda oír resonar en mi alma aquellas dulces palabras: «Ven, oh hija bendita de mi inmaculada Madre, ven a poseer el reino que desde el origen del mundo se halla preparado para los hijos de María». Tres Ave Marías.
   
CONCLUSIÓN PARA CADA UNO DE LOS DÍAS
 
Después de la Letanía Lauretana, se concluirá así: 
  
LATÍN
Tota pulchra es, María,
Et mácula originális non est in Te.
 
Tu glória Jerúsalem,
Tu lætítia Ísraël,
Tu honorificéntia pópuli nostri,
Tu advocáta peccatórum.
  
O María, Virgo prudentíssima,
Mater clementíssima,
Ora pro nobis,
Intercéde pro nobis ad Dóminum Jesum Christum.
  
℣. In Conceptióne tua, Virgo, immaculáta fuísti;
℞. Ora pro nobis, Patrem, cujus Fílium peperísti.
    
ORATIO
Deus, qui per immaculátam Vírginis conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: † quǽsumus; ut, qui ex morte ejúsdem Fílii tui prævísa, eam ab omni labe præservásti, nos quoque mundos ejus intercessióne ad te perveníre concédas. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
 
TRADUCCIÓN 
Sois toda hermosa, María,
Y no hay en vos mancha original.
 
Sois la gloria de Jerusalén,
Sois la alegría de Israel,
Sois la honra de los pueblos,
Sois la abogada de los pecadores.
   
Oh María, Virgen prudentísima,
Madre de toda clemencia,
Rogad por nosotros,
Interceded por nosotros con Jesucristo, nuestro Señor.
   
℣. En vuestra concepción, Virgen Santísima, fuisteis inmaculada.
℞. Rogad por nosotros al Padre, cuyo hijo disteis a luz. 
   
ORACIÓN
Dios mío, que por medio de la inmaculada concepción de la Virgen preparasteis una habitación digna para vuestro Hijo, concedednos por su intercesión que conservemos fielmente inmaculado nuestro corazón y nuestro cuerpo para vos, que le preservasteis de toda mancha. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.