martes, 8 de octubre de 2019

EL SILENCIO DE LOS PASTORES MATA A LAS ALMAS (Nuestro 3000º artículo)

   
«Nos rei esse osténdimur, qui Sacerdótes vocámur; qui super ea mala, quæ própria habémus, aliénas quóque mortem áddimus, qui tot occídimus, quod ad mortem ire quotídie tépidi, e tacéntes vidémus» (Nosotros, que nos llamamos Sacerdotes, seremos mostrados como reos, además de los males que tenemos como propios, de los de aquellos que conducimos a la muerte, porque todos los días matamos con nuestra tibieza y silencio a cuantos vemos ir a la condenación eterna). 

SAN GREGORIO MAGNO, Homilía XI sobre Ezequiel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.