jueves, 24 de octubre de 2019

NINGÚN SINCERO DEVOTO DE MARÍA SANTÍSIMA, POR PECADOR QUE SEA, SE CONDENA

«A Santa Catalina de Siena le fue revelada la verdad que vamos aquí probando. Díjole el Señor: “Por mi bondad y reverencia al misterio de la Encarnación, he concedido a María, Madre de mi Unigénito Hijo, la prerrogativa de que ningún pecador, por grande que sea, que se le encomiende devotamente, llegue a ser presa del fuego del infierno”». SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO, Las Glorias de María, capítulo VIII, 1º.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.