martes, 22 de junio de 2021

LOS PADRES DEL TITANIC

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
   
Los padres Josef Peruschitz, Juozas Montvila y Thomas Byles dieron la absolución general y la bendición final en tiempo de desastre a los católicos a bordo del RMS Titanic, que se hundió hace más de 100 años, llevando consigo 1.500 almas a las profundidades de las aguas del Atlántico Norte.
El Papa San Pío X describió al padre Bytes como “mártir” de la Fe
   
El 21 de Junio de 1912, las 1.500 almas que perecieron en el naufragio del RMS Titanic al menos tuvieron sacerdotes católicos ordenados y la Misa Latina Tradicional para proporcionarles poderosas gracias sacramentales en esa catástrofe. Hoy, tales barcos no tienen sacerdotes, solo presbíteros novusordianos que nunca fueron ordenados como sacerdotes válidos con el Sacramento de las Órdenes Sagradas, sino inválidamente “instalados” como “presbíteros”, como ministros protestantes, bajo el protestantizado Nuevo Ordinal usado por la Iglesia Conciliar del Nuevo Orden desde 1968, la cual ciertamente no es la Iglesia Católica.
   
Habían tres sacerdotes católicos a bordo del Titanic: los padres Josef (Benedict) Peruschitz Neudecker OSB (41 años, de Straßlach-Dingharting, Baviera), Juozas Montvila Karalevicius (27 años, de Gudine, Lituania), y Thomas (Roussel) Davids Byles (42 años, de Grosvenor-road, Inglaterra). Ellos escogieron, en vez de tomar su lugar en los botes salvavidas, permanecer en el barco para administrar los Sacramentos a los que estaban a bordo. Posteriormente, el Papa San Pío X describió al padre Byles como “mártir” de la Fe [Parte de la información para este Comentario proviene de ChurchPop].
   
Católicos tradicionales, el padre Byles había celebrado la Misa Latina Tradicional (en este punto ni siquiera se concebían ni la falsa Misa de 1962 ni el servicio Novus Ordo) para los pasajeros, y todos los tres sacerdotes dieron la absolución general y la bendición final en tiempo de desastre. Los pasajeros informaron que el comportamiento calmado de los sacerdotes calmó a los que quedaban en el barco. Mientras el barco se hundía, los católicos a bordo estaban rezando el Santo Rosario en latín con los tres sacerdotes.

2 comentarios:

  1. Intrometiendome de nuevo y antes de comentar, buen artículo. Supieron de la nueva expulsión del "obispo" Merardo de un pequeño grupo que atendía y ahora es expuesto por el nazi de José, quien entre sus múltiples perfiles de Facebook como de seguro de personalidad ha de tener pues abre y cierra tantos perfiles, quien decía que a Merardo y Squetino se sometía y ahora dice tanta barbaridad y media de ellos. Pues bien, antes de eso supe de la expulsión de estos sacerdotes pues lo del tal José es aparte, solo es para que vean que ellos están destruyendo a una comunidad sincera que desea preservar en sus almas la tradición y de ser posible heredarla. Más estos han destruido y amenazado quien denuncie sus porquerías como el violar el secreto de confesión. Lo peor no es eso sino que muchos que se dicen estar en su contra usan de estos secretos de confesión para atacar a quienes denuncian

    ResponderEliminar
  2. Esta situación está grave. Que Dios nos ayude.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.