miércoles, 24 de noviembre de 2021

ESFORZAOS POR ENTRAR POR LA PUERTA ANGOSTA SI OS QUERÉIS SALVAR

Puerta del refectorio (Real Abadía de Santa María de Alcobaza, Portugal).
   
«Uno le preguntó a Jesús: “Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan? Él en respuesta dijo a los oyentes: “Esforzaos [1] a entrar por la puerta angosta, porque os aseguro que muchos buscarán cómo entrar, y no podrán. Y despues que el padre de familias hubiere entrado y cerrado la puerta, empezareis, estando fuera, a llamar a la puerta diciendo: ‘Señor, Señor, ábrenos’, y él os responderá: ‘No os conozco, ni sé de donde sois’, entonces alegaréis a favor vuestro: ‘Nosotros hemos comido, y bebido contigo, y tú predicaste en nuestras plazas’. Y él os repetirá ‘No os conozco, ni sé de dónde sois. Apartaos lejos de mí todos vosotros, artífices de la maldad’. Allí será el llanto y el rechinar de dientes: cuando veréis a Abrahán, y a Isaac, y a Jacob, y a todos los Profetas en el reino de Dios, mientras vosotros sois arrojados fuera. Y vendrán tambien gentes del Oriente y del Occidente, del Norte y del Mediodia, y se pondrán a la mesa en el convite del reino de Dios. Y ved aquí que los que son ahora los últimos, serán entonces los primeros, y los que son primeros, serán entónces los últimos”». (San Lucas XIII, 23-30, Versión de Torres Amat).
  
NOTA
[1] El verbo griego ἀγωνίζομαι tiene mas énfasis o energia de la que tiene el verbo latino conténdite: aquel denota los esfuerzos que hacían los que disputaban el premio en los juegos gimnásticos; y de aquí viene el llamarse agonizar y agonía el estado del hombre cuando lidia con la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.