lunes, 15 de noviembre de 2021

TRIDUO DE SÚPLICAS A NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

Dispuesto por el P. Esteban Antícoli SJ, y publicado junto a la Novena en Puebla por la Tipografía de la Misericordia en 1900.
   
TRIDUO DE SÚPLICAS A NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE
    
    
Por la señal ✠ de la Santa Cruz; de nuestros ✠ enemigos líbranos, Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
I. Virgen Santísima, Madre del Verbo Encarnado, por aquella maternal piedad con que amparaste a losMexicanos recibiéndoles por tus hijos desde los primeros años en que nuestra nación recibió la predicación del Evangelio; te pedimos, oh Madre, nos alcances constancia en la fe y valor en las tentaciones, para que unidos de entendimiento y de voluntad, vivamos siempre sujetos al Supremo Pastor y al Magisterio Infalible de la Iglesia Católica, en la cual solamente podemos conseguir nuestra eterna salvación. Dios te salve, Maria.
  
II. Virgen Santísima, que con el dulce nombre de Santa María de Guadalupe te dignaste aparecer en medio de nosotros y establecer en el templo que escogiste el trono de tu misericordia y de tu protección, te pedimos, oh Madre, que así como nos visitaste y amparaste con tu aparición, así nos visites con tu maternal presencia y auxilio en la hora de nuestra muerte. Dios te salve, María.
   
III. Virgen Santísima, Madre y Abogada nuestra, que en señal de singular protección nos dejaste milagrosamente pintada tu adorable Imagen que nos sirviera como de glorioso estandarte para vencer a los enemigos de nuestra Fe y de nuestras almas, te pedimos, oh Madre, por el Sagrado Corazón de tu Santísimo Hijo y por tu Purísimo Corazón, que así como veneramos tu Imagen aquí en la tierra, así lleguemos a gozar de tu maternal presencia en el cielo Y si a esto no se opone, te pido, oh Madre… (Aquí se pide con filial confianza lo que se desea). Dios te salve, María.
   
℣. Ruega por nosotros, Santa María de Guadalupe.
℟. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
    
ORACIÓN
Concédenos te suplicamos, oh Señor Dios nuestro, que tus siervos gocemos de salud continua de alma y de cuerpo, y mediante la gloriosa intercesión de la Bienaventurada Siempre Virgen María, nos veamos libres de la presente tristeza, y gocemos de la eterna alegría. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
   
Con su descendencia pía, bendíganos ✠ la Virgen María. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.