viernes, 26 de noviembre de 2021

ENCÍCLICA “Trádita humilitátis Nostræ”

El Papa Pío VIII (nacido Francisco Javier María Félix Castiglioni Ghisleri, reinó entre 1829 y 1830) publicó una única Constitución Apostólica (que por primera vez se publica en español), en la cual condenó el indiferentismo religioso, el jansenismo, las sociedades bíblicas modernas, y las sociedades secretas como la francmasonería y los carbonarios. Asimismo, exhorta a los obispos a velar por la formación y la rectitud de los seminarios (que el Concilio de Trento puso bajo su cuidado), y a recordar a los fieles la sacralidad del matrimonio católico y el fin primario de este, que es la crianza y educación cristiana de los hijos, frente a los ataques que se empezaban a avizorar con legislaciones favorables al divorcio y a los matrimonios mixtos.
 
ENCÍCLICA “Trádita humilitátis Nostræ”
   


Pío, por la Divina Providencia Papa VIII, a Nuestros Venerables Hermanos, Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos.

Venerables Hermanos, Saludos y Bendición Apostólica.

Según la costumbre de Nuestros predecesores, estamos a punto de asumir Nuestro pontificado en la iglesia de Letrán. Este oficio nos ha sido concedido, aunque somos humildes e indignos. Os abrimos nuestro corazón con alegría, venerables hermanos, a quienes Dios nos ha dado como ayudantes en la conducción de tan gran administración. Nos complace hacerle saber los sentimientos íntimos de Nuestra voluntad. También creemos que es útil comunicar aquellas cosas de las que la causa cristiana puede beneficiarse. Porque el deber de Nuestro oficio no es solo alimentar, gobernar y dirigir a los corderos, es decir, al pueblo cristiano, sino también a las ovejas, que es el clero.
   
2. Nos regocijamos y alabamos a Cristo, quien levantó pastores para la custodia de su rebaño. Estos pastores conducen con cuidado sus rebaños para no perder ni uno de los que han recibido del Padre. Pues conocemos bien, venerables hermanos, vuestra fe inquebrantable, vuestro celo por la religión, vuestra santidad de vida y vuestra singular prudencia. Compañeros de trabajo como vosotros nos hacen felices y confiados. Esta grata situación nos alienta cuando tememos por la gran responsabilidad de Nuestro oficio, y nos refresca y fortalece cuando nos sentimos abrumados por tantas preocupaciones serias. No os detendremos con un largo sermón para recordaros qué cosas se requieren para desempeñar bien los deberes sagrados, qué prescriben los cánones para que nadie se aparte de la vigilancia sobre su rebaño, y qué atención se debe prestar al preparar y aceptar ministros.
    
3. Aunque Dios nos consuele con vosotros obstante, estamos tristes. Esto se debe a los innumerables errores y las enseñanzas de doctrinas perversas que, ya no secreta y clandestinamente, sino abierta y vigorosamente, atacan la fe católica. Sabéis cómo los hombres malvados han elevado el estandarte de la rebelión contra la religión a través de la filosofía (de la que se proclaman doctores) y mediante falacias vacías inventadas según la razón natural. En primer lugar, la Sede Romana es asaltada y los lazos de unidad se rompen todos los días. La autoridad de la Iglesia se debilita y los protectores de las cosas sagradas son arrebatados y despreciados. Se desprecian los santos preceptos, se ridiculiza la celebración de los oficios divinos, y el pecador maldice la adoración de Dios [1]. Todo lo que concierne a la religión queda relegado a las fábulas de las ancianas y a las supersticiones de los sacerdotes. Verdaderamente los leones han rugido en Israel [2]. Con lágrimas decimos: «Verdaderamente han conspirado contra el Señor y contra su Cristo". Verdaderamente los impíos han dicho: “Destruidla, destruidla hasta sus cimientos”». [3]

4. Entre estas herejías pertenece ese vil artificio de los sofistas de esta época que no admiten diferencia alguna entre las diferentes profesiones de fe y que piensan que el portal de la salvación eterna se abre para todos desde cualquier religión. Por tanto, etiquetan con el estigma de la ligereza y la estupidez a quienes, habiendo abandonado la religión que aprendieron, abrazan otra de cualquier tipo, incluso el catolicismo. Se trata ciertamente de una monstruosa impiedad que asigna la misma alabanza y la marca del hombre justo y recto a la verdad y al error, a la virtud y al vicio, a la bondad y a la vileza. De hecho, esta idea mortal sobre la falta de diferencia entre las religiones es refutada incluso a la luz de la razón natural. Estamos seguros de esto porque las diversas religiones no suelen coincidir entre sí. Si uno es verdadero, el otro debe ser falso; no puede haber sociedad de oscuridad con luz. Contra estos experimentados sofistas, se debe enseñar a la gente que la profesión de la fe católica es única y verdadera, como proclama el apóstol: «un Señor, una fe, un bautismo» [4]. San Jerónimo solía decirlo de esta manera: «el que coma el cordero fuera de esta casa, perecerá como los que durante el diluvio no estaban con Noé en el arca» [5]. De hecho, no se da a los hombres otro nombre que el de Jesús, mediante el cual puedan ser salvos [6]. El que crea, será salvo; el que no crea, será condenado [7].
 
5. También debemos tener cuidado con aquellos que publican la Biblia con nuevas interpretaciones contrarias a las leyes de la Iglesia. Distorsionan hábilmente el significado mediante su propia interpretación. Imprimen las Biblias en lengua vernácula y, absorbiendo un gasto increíble, las ofrecen gratis incluso a los sin educación. Además, las Biblias rara vez carecen de pequeños insertos perversos para asegurar que el lector ingiera su veneno letal en lugar del agua salvadora. Hace mucho tiempo que la Sede Apostólica advirtió sobre este grave peligro para la fe y elaboró ​​una lista de los autores de estas perniciosas nociones. Las reglas de este Índice fueron publicadas por el Concilio de Trento [8]; la ordenanza requería que no se permitieran traducciones de la Biblia a la lengua vernácula sin la aprobación de la Sede Apostólica y además requería que se publicaran con comentarios de los Padres. El sagrado Concilio de Trento había decretado [9], a fin de refrenar a los imprudentes, que nadie, confiando en su propia prudencia en asuntos de fe y de conducta que conciernen a la doctrina cristiana, podría torcer las Sagradas Escrituras a su propia opinión, o para una opinión contraria a la de la Iglesia o de los papas. Aunque tales maquinaciones contra la fe católica habían sido atacadas hace mucho tiempo por estas proscripciones canónicas, Nuestros predecesores recientes hicieron un esfuerzo especial para frenar estos males que se extendían [10]. Con estos brazos, que vosotros también os esforcéis por librar las batallas del Señor que ponen en peligro las enseñanzas sagradas,

6. Cuando esta corrupción haya sido abolida, entonces erradicad esas sociedades secretas de hombres facciosos que, completamente opuestos a Dios y a los príncipes, están enteramente dedicados a provocar la caída de la Iglesia, la destrucción de reinos y el desorden en todo el mundo. Habiéndose liberado de las restricciones de la religión verdadera, preparan el camino para crímenes vergonzosos. De hecho, debido a que ocultaron sus sociedades, despertaron sospechas de sus malas intenciones. Luego estalló esta mala intención, a punto de asaltar lo sagrado y el orden civil. De ahí que los sumos pontífices, nuestros predecesores, Clemente XII, Benedicto XIV, Pío VII y León XII [11], condenaron repetidamente con anatema ese tipo de sociedad secreta. Nuestros predecesores los condenaron en cartas apostólicas; Confirmamos esos mandatod y ordenamos que se observen exactamente. En este asunto, seremos diligentes para que la Iglesia y el estado no sufran daños por las maquinaciones de tales sectas. Con vuestra ayuda asumimos con empeño la misión de destruir las fortalezas que erige la pútrida impiedad de los malvados.

7. Queremos que sepais de otra sociedad secreta organizada no hace mucho para la corrupción de los jóvenes que se enseñan en los gimnasios y los liceos. Su astuto propósito es involucrar a maestros malvados para que guíen a los estudiantes por los senderos de Baal enseñándoles doctrinas no cristianas. Los perpetradores saben bien que la mente y la moral de los estudiantes están moldeadas por los preceptos de los maestros. Su influencia es ya tan persuasiva que se ha perdido todo temor a la religión, se ha abandonado toda disciplina moral, se ha cuestionado la santidad de la doctrina pura y se han pisoteado los derechos de los poderes sagrados y civiles. Tampoco se avergüenzan de ningún crimen o error vergonzoso. De verdad podemos decir con León el Grande que para ellos «la ley es prevaricación; la religión, el diablo; el sacrificio, deshonra» [12]. Eliminad estos males de vuestras diócesis. Esforzaos por nombrar no solo hombres instruidos, sino también buenos para capacitar a nuestra juventud.

8. Observad también los seminarios con más atención. Los padres de Trento os hicieron responsable de su administración [13]. De ellos deben salir hombres bien instruidos tanto en la disciplina cristiana y eclesiástica como en los principios de la sana doctrina. Entonces, tales hombres pueden distinguirse por su piedad y su enseñanza. Así, su ministerio será un testimonio, incluso para los que están fuera de la Iglesia, y podrán refutar a los que se han desviado del camino de la justicia. Tened mucho cuidado en la elección de los seminaristas, ya que la salvación de las personas depende principalmente de buenos pastores. Nada contribuye más a la ruina de las almas que los clérigos impíos, débiles o desinformados.

9. Los herejes han diseminado libros pestilentes por todas partes, mediante los cuales las enseñanzas de los impíos se esparcen, como un cáncer [14]. Para contrarrestar esta plaga tan mortal, no escatimad esfuerzos. Amonestad por las palabras de Pío VII: «Que consideren saludable sólo ese tipo de alimento al que les ha enviado la voz y la autoridad de San Pedro. Que elijan esos alimentos y se nutran de ellos. Que juzguen esa comida de la que la voz de San Pedro los aleja como completamente dañina y pestífera. Que se alejen rápidamente de él y nunca se dejen atrapar por su apariencia y pervertidos por sus encantos» [15].

10. También queremos que infundais a su rebaño de reverencia por la santidad del matrimonio para que nunca hagan nada que menoscabe la dignidad de este sacramento. No deben hacer nada que pueda ser impropio de esta unión impecable ni nada que pueda suscitar dudas sobre la perpetuidad del vínculo matrimonial. Este objetivo se logrará si al pueblo cristiano se le enseña con precisión que el sacramento del matrimonio debe regirse no tanto por la ley humana como por la ley divina y que debe contarse entre las preocupaciones sagradas, no terrenales. Por tanto, está totalmente sujeto a la Iglesia. Anteriormente, el matrimonio no tenía otro propósito que el de traer hijos al mundo. Pero ahora ha sido elevado a la dignidad de un sacramento por Cristo el Señor y enriquecido con dones celestiales. Ahora su propósito no es tanto generar descendencia como educar a los hijos para Dios y para la religión. Esto aumenta el número de adoradores de la verdadera divinidad. Acordaos que la unión del matrimonio significa la unión perpetua y sublime de Cristo con su Iglesia; como resultado, la unión íntima de marido y mujer es un sacramento, es decir, un signo sagrado del amor inmortal de Cristo por su esposa. Por tanto, enseñadle al pueblo lo que está sancionado y condenado por las reglas de la Iglesia y los decretos de los Concilios [16]. También explicad las cosas que pertenecen a la esencia del sacramento. Entonces podrán lograr esas cosas y no se atreverán a intentar lo que la Iglesia detesta. Os lo pedimos encarecidamente por vuestro amor a la religión. Esto aumentará el número de adoradores de la verdadera divinidad.
  
11. Ahora sabed qué causa Nuestro dolor actual. También hay otras cosas, no menos graves, que llevaría demasiado tiempo contar aquí, pero que vosotros conoceis bien. ¿Reprimiremos Nuestra voz cuando la causa cristiana esté tan necesitada? ¿Seremos refrenados por argumentos humanos? ¿Sufriremos en silencio el desgarro de la túnica sin costuras de Cristo Salvador, que ni siquiera los soldados que lo crucificaron se atrevieron a rasgar? [17]. Que nunca suceda que nos encontremos faltos de un celoso cuidado pastoral de nuestro rebaño, acosado como está por graves peligros. Sabemos que haréis incluso más de lo que os pedimos, y que apreciareis, aumentareis y defendereis la fe por medio de enseñanzas, consejos, trabajo y celo.

12. Con muchas oraciones ardientes, pedimos que, con Dios restaurando la penitencia de Israel, la religión santa pueda florecer en todas partes. También pedimos que la verdadera felicidad de la gente continúe sin ser perturbada, y que Dios siempre proteja al pastor de su rebaño terrenal y lo alimente. Que los poderosos príncipes de las naciones, con su espíritu generoso, favorezcan Nuestros cuidados y esfuerzos. Que con la ayuda de Dios continúen promoviendo vigorosamente la prosperidad y la seguridad de la Iglesia, que está afligida por tantos males.

13. Pidamos estas cosas con humildad a María, la santa Madre de Dios. Confesamos que ella sola ha superado todas las herejías y la saludamos con gratitud en este día, aniversario de la restauración de Nuestro predecesor, Pío VII, a la ciudad de Roma después de haber sufrido muchas adversidades. Pidamos estas cosas a San Pedro, el Príncipe de los Apóstoles, y a su coapóstol San Pablo. Con el consentimiento de Cristo, concedan estos dos apóstoles que Nosotros, firmemente asentados sobre la roca de la confesión de la Iglesia, no suframos circunstancias perturbadoras. De Cristo mismo Pedimos humildemente los dones de gracia, paz y gozo para vosotros y para el rebaño que os ha sido confiado. Como prenda de nuestro afecto impartimos con amor la bendición apostólica.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 24 de mayo de 1829, primer año de Nuestro pontificado. PÍO PP. VIII
   
NOTAS
[1] Eclesiástico 1, 32.
[2] Jeremías 2, 25.
[3] Salmo 136, 7.
[4] Efesios 4, 5.
[5] Epístola al Papa San Dámaso, XXXVII
[6] Actos 4, 12.
[7] San Marcos 16, 16.
[8] Regla 4.ª del Índice, y la adición a la misma desde el decreto del Índice de 13 de junio de 1737.
[9] Sesión IV, en el decreto relativo a los libros sagrados.
[10] Leer, entre otras cosas, las letras apostólicas de Pío VII a los arzobispos de Gniezno (1 de junio de 1816) y Mohilev (3 de septiembre de 1816).
[11] Clemente XII, Constitución In eminénti; Benedicto XIV, Constitución Próvidas; Pío VII, Constitución Ecclésiam a Jesu Christo; León XII, Constitución Quo gravióra.
[12] En el sermón 5 sobre el ayuno del mes décimo, cap. 4.
[13] Sesión XXV, cap. 18, sobre la reforma.
[14] 2 Timoteo 2, 17.
[15] En la carta encíclica a todos los obispos, publicada en Venecia.
[16] Leer el Catecismo Romano para los Párrocos, el matrimonio.
[17] San Félix Papa, Carta a los Obispos de Oriente presso Ard. Tom. II.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, sigan adelante con este buen trabajo que hacen, para mayor gloria de Dios.

    ResponderEliminar
  2. Esta Encíclica de la Entronización del Papa Pío VIII se enmarca en la lucha formidable contra la masonería. Lucha que comenzó con la Revolución Francesa. En efecto, desde finales del siglo XVIII (aunque se podría retrotraer a la revolución protestante) los ataques infernales contra la Iglesia de Cristo no han cesado. Han cambiado su estrategia continuamente y finalmente, cumpliendo las Profecías de León XIII y de la Virgen de la Salette, han logrado colocar la abominación de la desolación en el lugar santo.
    Gracias por traer esta Encíclica de tanta actualidad que nos ilumina y conforta.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.