domingo, 28 de agosto de 2016

ORACIÓN PARA PEDIR FORTALEZA EN LA FE ANTE LA TORMENTA MODERNISTA

Oración compuesta por los padres Noël Barbara y Louis Coache
 

"Oh Señor, Dios todopoderoso, desde el seno de la tormenta que aparta a tantas almas de Vuestra Majestad, Os expresamos nuestros sentimientos de adoración profunda y de piedad confiada y filial.
 
Jesús, Maestro y Amigo nuestro, con vuestro Corazón traspasado por nosotros, ayudadnos a permanecer firmes y heroicos en la Fe, a llevar con amor nuestras cruces, a mantenernos mansos y humildes, seguros de que salvaréis a vuestra Iglesia.
 
Espíritu Santo Paráclito, purificad nuestros corazones y santificadlos en la Verdad. Iluminad y fortaleced las almas de los sacerdotes y de los fieles, que ya no saben en qué están. Decid a todos los cristianos desconcertados que el Evangelio de su infancia sigue siendo la única Palabra verdadera, y que no hay otro Dios sino Vos, Señor. Haced que no sean arrastrados por las sutiles corrientes de la gran herejía modernista; dadles al contrario, por la fuerza de la oración y de la penitencia, la gracia de poner audazmente dique al reino de Satanás.
 
Santísima Virgen María, Baluarte contra las herejías, a quien veneramos como Reina del Cielo y Madre nuestra, ¡sed nuestra Luz y nuestra Abogada! Conservadnos en la Verdad, como hijos amantes de la Santa Iglesia Católica, y poned en nuestros corazones un amor extraordinario, un celo de fuego que nos lleve a despreciar las cosas de esta tierra para buscar tan solo la Voluntad de vuestro Divino Hijo. Amén".

UNA FRASE

Mi trabajo es informar, no convencer”. (Santa Bernarda Soubirous, vidente de Lourdes)

sábado, 27 de agosto de 2016

GALILEO GALILEI: VÍCTIMA DEL ANTICATOLICISMO Y NO DE LA INQUISICIÓN

Los modernistas y "libre-pensadores" (siguiendo la directriz del infame y perverso Voltaire "Calumnien, calumnien, que algo quedará") gustan de atacar a la Iglesia Católica, afirmando que está contra cualquier progreso de las ciencias, y esgrimen constantemente que Galileo Galilei fue encarcelado y torturado por la Inquisición sólo por afirmar que la Tierra giraba alrededor de un Sol inmóvil. Pero Galileo murió el 8 de enero de 1642 en su casa en las afueras de Florencia, a la edad de 78 años, sin haber pasado un día en la cárcel, y con el beneplácito de la amistad con altos jerarcas de la Iglesia.
     
Galileo Galilei no fue condenado sino a ser un “idiota útil” de los libre-pensadores modernos y anticatólicos en general.
  
Incluso lo más llamativo que ha encontrado Vittorio Messori y publicado en su libro “Leyendas negras de la Iglesia”, es que incluso la histórica frase  (sin embargo se mueve) que habría sido dicha por Galileo después de la lectura de la sentencia, no fue dicha por él sino sólo épicamente se le atribuye, y se puede datar con precisión que fue inventada en Londres en 1757 por el periodista Giuseppe Baretti, o sea a más de 100 anos de la muerte de Galileo.

El periodista Giuseppe Baretti fue el inventor del “Eppur si muove!” que ponen en boca de Galileo. Como cosa rara, la inventó para complacer a la pérfida Albión. (Retrato por Joshua Reynolds)
    
"DOS JUICIOS" CONTRA GALILEO
Se suele hablar de dos procesos de la Santa Inquisición contra Galileo: el primero en 1616, y el segundo en 1633. A veces sólo se habla del segundo. El motivo es sencillo: el primer proceso realmente existió, porque Galileo fue denunciado a la Inquisición romana y el proceso fue adelante, pero no se llegó a citar a Galileo delante del tribunal: el denunciado se enteró de que existía la denuncia y el proceso a través de comentarios de otras personas, pero el tribunal nunca le dijo nada, ni le citó, ni le condenó. Por eso, con frecuencia no se considera que se tratara de un auténtico proceso, aunque de hecho la causa se abrió y se desarrollaron algunas diligencias procesales durante meses.
   
En cambio, el de 1633 fue un proceso en toda regla: Galileo fue citado a comparecer ante el tribunal de la Inquisición de Roma, tuvo que presentarse y declarar ante ese tribunal, y finalmente fue condenado. Se trata de dos procesos muy diferentes, separados por bastantes años; pero están relacionados, porque lo que sucedió en el de 1616 condicionó en gran parte lo que sucedió en 1633.
  
LA CULMINACIÓN DEL PROCESO DE 1633
El 22 de junio de 1633, en Roma, en el convento dominicano de Santa Maria sopra Minerva, después de oír la sentencia, el “verdadero” Galileo (no el del mito) dio las gracias a los diez cardenales –tres de los cuales habían votado a favor de su absolución– por una pena tan moderada. Porque también era consciente de haber hecho lo posible para indisponer al tribunal, entre otras cosas intentando tomarles el pelo a esos jueces –entre los cuales había hombres de ciencia de su misma envergadura– asegurando que en realidad en el libro impugnado (que se había impreso con una aprobación eclesiástica arrebatada con engaño) había sostenido lo contrario de lo que se podía creer.
   
 
Galileo cayó en el primer pecado mortal de un científico: PRESENTAR COMO TESIS LO QUE APENAS ES UNA TEORÍA SIN PROBAR.
   
Es más: en los cuatro días de discusión, sólo presentó un argumento a favor de la teoría de que la Tierra giraba en torno al Sol. Y era erróneo. Decía que las mareas eran provocadas por la “sacudida” de las aguas, a causa del movimiento de la Tierra. Una tesis risible, a la que sus jueces-colegas oponían otra, que Galileo juzgaba “de imbéciles”: y que, sin embargo, era la correcta. Esto es, el flujo y reflujo del agua de mar se debe a la atracción de la Luna. Tal como decían precisamente aquellos inquisidores a los que el pisano insultaba con desprecio.
     
Galileo afirmaba que las mareas se daban por el movimiento de rotación de la Tierra, y que ello era prueba de que giraba alrededor del Sol, cuando en realidad se debe a la atracción de la Luna.

Aparte de esta explicación errónea, Galileo no supo aportar otros argumentos experimentales, comprobables, a favor de la centralidad del Sol y del movimiento de la Tierra. Y no hay que maravillarse: el Santo Oficio no se oponía en absoluto a la evidencia científica en nombre de un oscurantismo teológico.
  
La Inquisición no se oponía a la ciencia. De hecho, si no fuera por la Iglesia Católica, no se hubiese corregido el calendario, y las obras científicas y filosóficas de la antigüedad se hubiesen perdido para siempre.
  
La primera prueba experimental, indiscutible, de la rotación terrestre data de 1748, más de un siglo después. Y para “ver” esta rotación, habrá que esperar hasta 1851, con ese péndulo de Foucault, tan apreciado por Umberto Eco.
  
DOS HIPÓTESIS DEL MISMO PESO SOBRE LA CENTRALIDAD DE LA TIERRA O EL SOL
En aquel año 1633 del proceso a Galileo, el sistema ptolemaico (el Sol y los planetas giran en torno a la Tierra) y el sistema copernicano (la Tierra y los planetas giran en torno al Sol) eran dos hipótesis del mismo peso, a las que había que apostar sin tener pruebas decisivas. Y muchos religiosos católicos estaban a favor del “innovador” Copérnico, condenado, en cambio, por Lutero.
 
Lutero condenó la teoría de Nicolás Copérnico porque la consideraba sin fundamento en las Sagradas Escrituras (pero más porque el hereje de Wittemberg no gustaba de los universitarios que pudieran rebatir sus desvaríos teológicos y científicos).
   
Por otra parte, Galileo no sólo se equivocaba al referirse a las mareas, sino que ya había incurrido en otro grave error científico cuando, en 1618, habían aparecido en el Cielo unos cometas. Basándose en apriorismos relacionados con su “apuesta” copernicana, había afirmado con insistencia que sólo se trataba de ilusiones ópticas y había arremetido duramente contra los astrónomos jesuitas del observatorio romano, quienes decían, en cambio, que estos cometas eran objetos celestes reales. Luego volvería a equivocarse con la teoría del movimiento de la Tierra y de la fijeza absoluta del Sol, cuando en realidad éste también se mueve en torno al centro de la galaxia.
    
Nada de frases titánicas (el demasiado célebre “Eppur si muove!”), de todas formas, más que en las mentiras de los ilustrados y luego de los marxistas –véase Bertolt Brecht–. Ellos crearon deliberadamente un “caso”, útil a una propaganda que quería (y quiere) demostrar la incompatibilidad entre ciencia y fe.
  
LA "CONDENA": REZAR
¿Torturas? ¿Cárceles de la Inquisición? ¿Hoguera? Galileo no pasó ni un solo día en la cárcel, ni sufrió ningún tipo de violencia física. Es más, llamado a Roma para el proceso, se alojó (a cargo de la Santa Sede) en una vivienda de cinco habitaciones con vista a los jardines del Vaticano y con servidor personal. Después de la sentencia fue alojado en la maravillosa Villa Medici en el Pincio. Desde aquí el “condenado” se trasladó, en condición de huésped, al palacio del arzobispo de Siena, uno de los muchos eclesiásticos insignes que lo querían, que lo habían ayudado y animado, y a los que había dedicado sus obras. Finalmente llegó a su elegante villa en Arcetri, cuyo significativo nombre era “Il gioiello” (“La joya”).
  
No perdió la estima o la amistad de obispos y científicos, muchas veces religiosos. No se le impidió nunca proseguir con su trabajo y de ello se aprovechó, continuando sus estudios y publicando un libro –Discursos y demostraciones matemáticas sobre dos nuevas ciencias– que es su obra maestra científica. Ni tampoco se le había prohibido recibir visitas, así que los mejores colegas de Europa fueron a verlo para discutir con él.
  
Pronto le levantaron la prohibición de alejarse a su antojo de la villa. Sólo le quedó una obligación: la de rezar una vez por semana los siete salmos penitenciales. En realidad, también esta “pena” se había acabado a los tres años, pero él la continuó libremente, como creyente que era, un hombre que había sido el benjamín de los Papas durante larga parte de su vida; y que, en lugar de erigirse en defensor de la razón contra el oscurantismo clerical, tal como afirma la leyenda posterior, pudo escribir con verdad, al final de su vida: “In tutte le opere mie non sarà chi trovar possa pur minima ombra di cosa che declini dalla pietà e dalla riverenza di Santa Chiesa”. (“En todas mis obras no habrá quien pueda encontrar la más mínima sombra de algo que recusar de la piedad y reverencia de la Santa Iglesia”).
     
Murió a los setenta y ocho años, en su cama, con la indulgencia plenaria y la bendición del Papa. Era el 8 de enero de 1642, nueve años después de la “condena”. Una de sus hijas, monja, recogió su última palabra. Ésta fue: “¡Jesús!”
 
Galileo fue sepultado en la iglesia Santa Cruz de Florencia (cosa que a un hereje NO SE LE PERMITIRÍA en aquel entonces -ni hoy tampoco-)

viernes, 26 de agosto de 2016

EL ORIGEN GRECO-CISMÁTICO DE LA “Jornada mundial de oración por el cuidado de la Creación”

El próximo 1 de Septiembre, Bergoglio presidirá la celebración de las vísperas montinianas en el marco de la II “Jornada Mundial de oración por el cuidado de la Creación”, suscitada a raíz de la seudoencíclica Laudato si'.

Mediante un lacónico comunicado, la Sala de Prensa de la Sede Apóstata informa en su Boletín fechado a 12 de Agosto (no sabemos por qué no en Español ni en Inglés) que
“El Jueves 1 de septiembre de 2016, a las 17:00h, en la Basílica Vaticana, el Santo Padre Francisco presidirá la celebración de las Vísperas en ocasión de la Jornada mundial de oración por el cuidado de la Creación”.

La “Jornada Mundial de oración por el cuidado de la Creación” fue establecida el año pasado por el gerente de Vatican Œcologist & al. (Bergoglio) mediante una carta, con el propósito de
“ofrecer a cada creyente y a las comunidades una valiosa oportunidad de renovar la adhesión personal a la propia vocación de custodios de la creación, elevando a Dios una acción de gracias por la maravillosa obra que Él ha confiado a nuestro cuidado, invocando su ayuda para la protección de la creación y su misericordia por los pecados cometidos contra el mundo en el que vivimos”.
  
Esto siguiendo una sugerencia del metropólita griego Juan Zizioulas, fundada a su vez en el llamamiento del patriarca constantinopolitano Demetrio I a sus súbditos los cismáticos, que en una carta fechada a 1 de Septiembre de 1989 estableciera una jornada similar para la Ortodoxia (por cierto, 1 de Septiembre es el primer día del año litúrgico bizantino):
“Declaramos el primer día de Septiembre de cada año, ser el Día de la protección del ambiente, día en el cual, con ocasión de la fiesta de la Indicción[1], que es el primer día del año eclesiástico, son ofrecidas oraciones y súplicas en este sagrado centro de la Ortodoxia por toda la creación. Por eso, Nosotros invitamos por medio de nuestro Mensaje Patriarcal a todo el mundo cristiano, a ofrecer todos los años en este día junto con la Gran Iglesia de Cristo (el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla) oraciones y súplicas al Criador de todas las cosas, tanto como hacimiento de gracias por el gran regalo de la Creación como peticiones por su protección y salvación”.

Pero acontecen varias cosas, además de que el pecado, bien directamente o indirectamente, SIEMPRE ES OFENSA CONTRA DIOS UNO Y TRINO:
    
 
Pero claro, si hablamos aquí de la Roma Apóstata, Conciliar y Neoprotestante, cuyo rey le rindió parias al cismático Bartolomé I en su viaje a Constantinopla. Ahí la cosa cambia. Esta idea griega de dirigir un servicio de Vísperas en honor de la Creación (y un Akatistos que ya desde 1934 tenían), ha sido acogida por Bergoglio, EL QUE QUIERE UNIFICAR LA FECHA DE LA PASCUA, y aplaudida por el mismo Kasper que declaró como acorde a la Oración y Creencia una liturgia QUE NO TIENE LAS PALABRAS CONSECRATORIAS. Desde luego, los bizantinos vieron con júblio esta iniciativa, porque proclama de facto que han sometido a la Roma que tanto odian y anatematizan. Inclusive, llegarían a escupirle el rostro a los presbíteros conciliares, mientras Bergoglio continúa sus juegos ecumenistas anticatólicos. Bergoglio piensa que de esta manera destruirá la Iglesia Católica, pero sólo logrará destruir su propia secta herética.
   
En conclusión, la Iglesia Conciliar está entregándose al dominio de los herético-cismáticos mal llamados "Ortodoxos" siguiendo el ambientalismo ecumenista, lo que demuestra que NO ES LA IGLESIA UNA, SANTA, CATÓLICA, APOSTÓLICA, ROMANA Y TRADICIONAL (a la cual deben convertirse todos los hombres y todas las naciones); y que Francisco Bergoglio (igual que sus antecesores Ratzinger, Wojtyla Katz, Luciani, Montini y Roncalli; y todos cuantos le llegaren a suceder), SON ANTIPAPAS.
  
NOTA
[1] La Indicción era un ciclo de 15 años establecido por el emperador Constantino el Grande en el año 312, marcando el 1 de Septiembre como inicio del año fiscal. Según la Cronografía del monje Panodoro de Alejandría, la Creación tuvo lugar el 1 de Septiembre del año 5509 antes de Cristo. De ahí que para la Ortodoxia, los Años del Mundo (Ἔτος Κόσμου en griego) se cuentan desde esa fecha, y que estemos en los años 7524-7525 AB (Año de Bizancio).

miércoles, 24 de agosto de 2016

INSTRUCCIÓN DEL SANTO OFICIO "Ecclésia Cathólica", SOBRE EL MOVIMIENTO ECUMÉNICO

Traducción tomada de la revista Tradición Católica (FSSPX-Priorato de España), nº 198, de marzo-abril 2005. El original, en las Acta Apostólicae Sedis, año 1950, págs. 142-147.
 
SUPREMA Y SAGRADA CONGREGACIÓN DEL SANTO OFICIO
INSTRUCCIÓN "Ecclésia Cathólica", SOBRE EL MOVIMIENTO ECUMÉNICO
  
Aunque la Iglesia católica no tome parte en los congresos y en las demás reuniones «ecuménicas», nunca ha dejado, como se desprende de varios documentos pontificios, y nunca dejará en el futuro, de seguir con el mayor interés y de ayudar por medio de insistentes oraciones todo esfuerzo realizado con vistas a obtener lo que tanto deseaba Cristo Nuestro Señor: que todos los que creen en Él «estén consumados en la unidad».
  
Acoge con afecto verdaderamente materno a todos los que vuelven a ella como a la única y verdadera Iglesia de Cristo: animamos, pues, y promovemos todos los proyectos y empresas que, con el consentimiento de la autoridad eclesiástica han sido realizados o se están realizando actualmente, ya sea para instruir en la fe a aquellos que están en camino de convertirse, ya sea para darla a conocer de una manera más perfecta a los convertidos.
  
En varios lugares del mundo debido a los acontecimientos exteriores y a los cambios de las disposiciones interiores, debido también y sobre todo a las oraciones comunes de los fieles, bajo la inspiración de la gracia del Espíritu Santo, el deseo de que todos aquellos que creen en Cristo Nuestro Señor vuelvan a la unidad, se ha ido haciendo cada vez más fuerte en el corazón de muchos hombres separados de la Iglesia católica. Para los hijos de la verdadera Iglesia este hecho es una fuente de santa alegría en el Señor y una invitación para ayudar a todos aquellos que sinceramente buscan la verdad, pidiendo por ellos a Dios la luz y la fuerza necesarias, por medio de insistentes oraciones.
  
Algunas tentativas realizadas hasta el día de hoy, ya sea por personas aisladas o por grupos, para reconciliar con la Iglesia católica a los cristianos separados, aunque inspiradas por una excelente intención, no siempre se han fundamentado sobre principios justos, e incluso cuando lo han estado, no siempre se hallan protegidas de determinados peligros, como la experiencia ya ha demostrado. Así, pues, esta Sagrada Congregación, a la que incumbe la responsabilidad de conservar en su integridad y de proteger el depósito de la fe, ha estimado oportuno recordar e imponer las siguientes prescripciones:
  
I. Puesto que esta «reunión» pertenece ante todo a la función y al deber de la Iglesia, los obispos «que el Espíritu Santo ha establecido para gobernar a la Iglesia de Dios» deben dedicarle su especial atención con una gran solicitud. No sólo deben velar diligente y eficazmente sobre este movimiento, sino que, además, deben promoverlo y dirigirlo con prudencia, para ayudar primeramente a aquellos que buscan la verdad y la verdadera Iglesia, y también para apartar a los fieles de los peligros que fácilmente se deribarán de la actividad de este «movimiento».
    
Razones por las que deben ante todo conocer perfectamente lo que este «movimiento» ha establecido y realiza en sus diócesis. Con este propósito, nombrarán sacerdotes capaces que, fieles a la doctrina y a las directivas de la Santa Sede, contenidas, por ejemplo, en las encíclicas Satis Cógnitum, Mortálium Ánimos y Mystici Córporis Christi, seguirán de cerca todo lo que hace referencia al «movimiento» y les mantendrán al corriente de una manera periódica.
  
Ejercerán una especial vigilancia sobre las publicaciones que los católicos editan en esta materia, sea cual fuere su forma, y exigirán que se observen los cánones de Prǽvia censúra librórum eorúmque prohibitióne (can. 1384 y sig.) no dejarán de hacer lo mismo en lo que se refiere a publicaciones no católicas, en lo que concierne a la edición, lectura o la venta realizadas por católicos.
    
Procurarán también a los no católicos deseosos de conocer la fe católica todos los medios útiles a este fin, nombrarán personas y abrirán oficinas a las que los no católicos puedan dirigirse y pedir consejo; velarán con un cuidado especial para que los ya convertidos encuentren fácilmente la posibilidad de instruirse exactamente y de una manera más profunda sobre la fe católica y de ser formados activamente para la práctica de una vida religiosa ferviente por medio de reuniones y de asociaciones adecuadas, de retiros y de otras prácticas de piedad.
  
II. En cuanto al método a seguir para este trabajo, los mismos obispos establecerán lo que sea preciso hacer y lo que sea preciso evitar, y exigirán que todos se acojan a sus prescripciones. Velarán también para que bajo el falso pretexto de que hay que considerar mucho más lo que nos une que lo que nos separa, no se caiga en un peligroso indiferentismo, sobre todo por parte de aquellos que están menos instruidos en las cuestiones teológicas, y cuya práctica religiosa es menos profunda. Se debe evitar, en efecto, que dentro de un espíritu que hoy día se llama irénico, la doctrina católica, ya sea en sus dogmas o en sus verdades, se vea, por medio de un estudio comparado o por un vano deseo de asimilación progresiva de las diferentes profesiones de fe, englobada o adaptada en algún aspecto a las doctrinas disidentes, de modo que la pureza de la doctrina católica se halle afectada o bien que su sentido cierto y verdadero se encuentre oscurecido.
  
Desterrarán también la peligrosa ambigüedad en la expresión que daría lugar a opiniones erróneas y a esperanzas falaces que nunca podrán realizarse, diciendo, por ejemplo, que la enseñanza de los Soberanos Pontífices, en las encíclicas sobre la vuelta de los disidentes a la Iglesia y sobre el Cuerpo místico de Cristo, no debe ser tomada en gran consideración, puesto que no todo es dogma de fe, o bien, y lo que es aún peor, que en las materias dogmáticas, la iglesia católica no posee la plenitud de Cristo, y que puede hallar una mayor perfección en las demás Iglesias.
  
Impedirán cuidadosamente y con real insistencia que al exponer la historia de la Reforma y de los reformadores, se exageren desmesuradamente los defectos católicos y apenas se hagan notar las faltas de los reformados, o bien que se dé importancia a elementos accidentales de tal modo que lo que es esencial, la defección de la fe católica no se perciba con claridad. Velarán, finalmente, para que a causa de un celo exagerado y falso o por imprudencia y exceso de ardor en la acción, no se perjudique en vez de favorecer el objetivo fijado.
  
La doctrina católica debe ser expuesta y propuesta total e íntegramente, no hay que silenciar o usar términos ambiguos al referirse a lo que la verdad católica enseña sobre la verdadera naturaleza y las etapas de la justificación, sobre la constitución de la Iglesia, sobre la primacía de jurisdicción del Romano Pontífice, sobre la única unión verdadera mediante la vuelta de los cristianos separados a la única y verdadera Iglesia de Cristo. Sin duda, se les podrá decir que volviendo a la Iglesia no perderán ese bien que, por la gracia de Dios, se realizó en ellos hasta el momento presente, pero que con su vuelta, este bien se hallará completado y llevado a su perfección. Sin embargo, se evitará hablar sobre este aspecto de tal manera que se imaginen que al volver a la iglesia le aportan un elemento esencial que le faltaba. Hay que decir estas cosas con claridad y sin ambages, ante todo porque buscan la verdad, y también porque fuera de la verdad nunca podrá haber una unión verdadera.
  
III. Por lo que respecta a las reuniones y conferencias mixtas entre católicos y no católicos, que en estos últimos tiempos han sido organizados en muchos lugares para promover la «reunión» en la fe, la vigilancia y las directivas de los Ordinarios son especialmente necesarias. Puesto que si bien ofrecen la deseada ocasión de propagar entre los no católicos el conocimiento de la doctrina católica, demasiado a menudo desconocida por ellos, llevan consigo, para los católicos, el grave peligro de la indiferencia. Allí donde aparece la esperanza de un buen resultado, el Ordinario dispondrá todo para que estando bien dirigido, designando a sacerdotes especialmente preparados para esta clase de reuniones, sepan exponer y defender de manera conveniente la doctrina católica. Los fieles no deberán frecuentar estas reuniones sin la especial autorización de la jerarquía eclesiástica, que solamente la acordará a aquellos que son conocidos como instruidos y firmes en la fe. Pero si no aparece la esperanza de buenos resultados o bien si se presentan determinados peligros, con prudencia se alejará a los fieles de estas reuniones, las cuales serán disueltas o bien llevadas a desaparecer progresivamente. La experiencia nos enseña que las grandes reuniones de este tipo dan pocos resultados y son generalmente peligrosas, por ello sólo serán autorizadas después de un serio examen. A los coloquios entre teólogos y no católicos sólo se enviarán a aquellos sacerdotes que por su ciencia teológica y por su firme adhesión a las normas y principios establecidos en esta materia por la Iglesia, se habrán mostrado verdaderamente aptos para este ministerio.
  
IV. Todas las conferencias o reuniones, públicas o no, de gran o limitado acceso, organizadas de común acuerdo para que cada una de las dos partes, católica y no católica, trate sobre cuestiones de fe y de moral y exponga como propia la doctrina de su confesión, estarán sometidas a las prescripciones de la Iglesia, recordadas en la Advertencia Cum compértum, dada por la Sagrada Congregación el 5 de junio de 1948. Las reuniones mixtas no están, pues, prohibidas, pero sólo pueden tener lugar bajo la autorización previa de la jerarquía eclesiástica competente. Las instrucciones catequísticas, incluso cuando son dadas en grupo, ni las conferencias en las que la doctrina católica es expuesta a los no católicos que desean convertirse, aunque éstos expongan la doctrina de su Iglesia para ver con claridad cuáles son los aspectos en los que su doctrina está de acuerdo con la doctrina católica, y cuáles son en los que difieren, no están sometidas al Monitum. El Monitum tampoco concierne a las reuniones mixtas entre católicos y no católicos, en las que no se tratan cuestiones de fe ni de moral, pero en las que se intenta unir los esfuerzos para defender los principios del derecho natural o de la religión cristiana frente a los enemigos de Dios, hoy unidos entre sí, ni las reuniones en las que se trate del restablecimiento social y de otros temas parecidos. No es necesario precisar que, incluso en estas reuniones, los católicos no deben aprobar ni conceder aquello que no estaría de acuerdo con la Revelación divina y la doctrina de la Iglesia, aunque se trate de temas sociales.
  
Por lo que se refiere a las reuniones o conferencias locales, que según lo que acaba de decirse se ven afectadas por el Monitum, los Ordinarios reciben, durante tres años desde la promulgación de esta instrucción, el poder de conceder el permiso de la Santa Sede, previamente solicitado, bajo las siguientes condiciones:
  1. Evitar totalmente cualquier participación mutua en los oficios litúrgicos;
  2. Que las conversaciones sean debidamente vigiladas y dirigidas;
  3. Que al final de cada año se haga saber a la Sagrada Congregación en qué lugares se han llevado a cabo dichas reuniones y cuáles han sido las experiencias obtenidas.
  
A propósito de los coloquios entre teólogos de los que hemos hablado anteriormente, se concede la misma facultad y por el mismo tiempo al Ordinario del territorio en el que estos coloquios tengan lugar, o bien al Ordinario común, delegado por los demás Ordinarios, para dirigir esta obra, según las condiciones más arriba indicadas, a condición de que cada año se mande a la Sagrada Congregación una relación de los temas tratados, las personas que han tomado parte en dichos coloquios y el nombre de aquellos que han presentado ponencias.
  
En cuanto a las conferencias y reuniones interdiocesanas o nacionales o internacionales es preciso el permiso previo, especial para cada caso, de la Santa Sede; en la demanda hay que añadir los temas y las materias que se tratarán y el nombre de los ponentes. Antes de la obtención de este permiso no hay que iniciar los preparativos externos ni colaborar en los preparativos hechos por los no católicos.
  
V. Aunque en estas reuniones y conferencias se deba evitar la participación en cualquier oficio litúrgico, no está prohibida la recitación en común de la Oración dominical o de una oración aprobada por la Iglesia católica, pronunciada en el momento de apertura o de clausura de dichas reuniones.
   
VI. Si bien cada Ordinario tiene el derecho y el deber de vigilar, de ayudar y de dirigir esta obra dentro de su diócesis, una colaboración entre varios obispos será no sólo oportuna sino también necesaria para establecer los organismos y las instituciones encargadas de supervisar el conjunto de esta actividad, de examinarla y dirigirla. Los Ordinarios, pues, deberán ponerse de acuerdo entre sí para establecer los medios apropiados con el fin de obtener una uniformidad de acción y un entendimiento ordenado.
  
VII. Los superiores religiosos tienen la obligación de velar para que sus subordinados se adapten fiel y estrictamente a las normas de la Santa Sede o a los Ordinarios, en esta materia.
    
Para que esta magnífica obra de la «reunión» de todos los cristianos en la única fe verdadera y en la única Iglesia verdadera se convierta cada vez más en el objetivo preferido de la misión pastoral, y para que todo el pueblo católico implore a Dios con mayor insistencia por la «vuelta a la unión», será útil que se den a conocer a los fieles, de una manera oportuna -por medio de cartas pastorales, por ejemplo-, estos problemas y los esfuerzos y prescripciones de la Iglesia a este respecto, junto con las razones que los inspiran.
 
Todos, pero sobre todo los sacerdotes y los religiosos, deben estar inflamados de celo, para que con sus oraciones y sus sacrificios colaboren en hacer fructificar y progresar esta obra; es preciso recordar a todos que nada convencerá tanto a los que todavía están en el error como la fe de los católicos demostrada a través de la pureza des us costumbres.
 
Dado en Roma, en el Palacio del Santo Oficio, el 20 de diciembre de 1949
 
FRANCISCO Cardenal MARCHETTI-SELVAGGIANI, Secretario
  
ALFREDO OTTAVIANI, Asesor.

domingo, 21 de agosto de 2016

NO POR NADA LA IGLESIA CONDENA EL ECUMENISMO

Tenemos a bien el traducir al Español esta advertencia "Cum copértum" del Santo Oficio, fechada a 5 de Junio de 1948 (y publicada en Acta Apostólicæ Sedis XL -año 1948-, pág. 257), prueba de cómo la Iglesia Católica ha manejado consistentemente la condena al hecho de participar en eventos ecuménicos del estilo que hoy en día es ley en la secta deuterovaticana, por la razón de que ese estilo de ecumenismo es peligroso para la Fe y la Moral, como lo señalan las Sagradas Escrituras y el Magisterio Auténtico desde San Pedro hasta Pío XII inclusive.
 
SUPREMA SACRA CONGREGÁTIO SANCTI OFFÍCII
MÓNITUM
  
Cum compértum sit váriis in locis, contra Sacrórum Cánonum præscrípta et sine prǽvia Sanctæ Sedis vénia, mixtos convéntus acatholicórum cum cathólicis habítos fuísse, in quibus de rebus fídei tractátum est, ómnibus in memóriam revocátur ad normam cánonis 1325 § 3 prohibítum esse quóminus his convéntibus intérsint, sine prædícta vénia, cum láici, tum clérici sive sæculáres sive religiósi. Multo autem minus cathólicis lícitum est hujúsmodi convéntus convocáre et instituére. Quaprópter Ordinárii úrgeant, ut hæc præscrípta ab ómnibus adamússim servéntur. 
  
Quæ quidem potióre jure observánda sunt, cum ágitur de convéntibus, quos «œcuménicos» vocant, quibus cathólici, sive láici sive clérici, sine Sanctæ Sedis prǽvio consénsu, nullo modo interésse possunt. 
  
Cum vero, tum in prædíctis convéntibus tum extra ipsos, étiam actus mixti cultus haud raro pósiti fúerint, dénuo omnes monéntur quamlíbet in sacris communicatiónem ad normam canónum 1258 et 731, § 2, omníno prohibítam esse.
  
Datum Romæ, ex Ǽdibus Sancti Offícii, die 5 Junii 1948.
 
PETRUS VIGORITA, Notárius

SUPREMA Y SAGRADA CONGREGACIÓN DEL SANTO OFICIO
ADVERTENCIA
  
Como se descubrió en varios lugares que, contra las prescripciones de los Sagrados Cánones y sin permiso previo de la Santa Sede, ha habido encuentros mixtos de acatólicos con Católicos, en los cuales han sido discutidos asuntos pertenecientes a la Fe. Por tanto, se le recuerda a todos que de acuerdo a la norma del Canon 1325 § 3, está prohibido tanto a los laicos como a los clérigos, ya sean seculares o regulares, asistir a esos encuentros sin la referida autorización. Mucho menos es lícito para los Católics convocar e instituir esa clase de reuniones. Así, se urge a los Ordinarios observar adecuadamente estas prescripciones.
 
Estas han de ser observadas con mayor fuerza de ley cuando se trata de los congresos que llaman “ecuménicos”, a los cuales los católicos, tanto laicos como clérigos no pueden de ninguna manera asistir, sin el consentimiento previo de la Santa Sede.
 
Además, toda vez que no es raro tanto dentro como fuera de los supradichos congresos tener lugar actos de adoración mixta, una vez más se advierte a todos que cualquiera communicátio in sacris está totalmente prohibido de acuerdo a las normas de los Cánones 1258 y 731, § 2.
 
Dado en Roma, en la sede del Santo Oficio, a 5 de Junio de 1948.

PEDRO VIGORITA, Notario del Santo Oficio

sábado, 20 de agosto de 2016

SOBRE LA INFICIÓN ECUMENISTA DE LA FALSA IGLESIA

  
"Vi que algunos pastores (obispos) se dejaron cautivar por las ideas peligrosas para la Iglesia [...] Ellos construían una gran iglesia, extraña y extravagante; todo el mundo tenía que entrar en ella para unirse y poseer allí los mismos derechos; evangélicos, católicos, sectas de todo tipo: lo que debía ser una verdadera comunión de los profanos donde no habría más que un pastor y un rebaño. Tenía que haber también un Papa pero que no poseyera nada y fuera asalariado. Todo estaba preparado de antemano y muchas cosas estaban ya hechas: pero en el lugar del altar, no había más que desolación y abominación. Tal debía ser la nueva iglesia y es por eso que le metían fuego a la antigua iglesia. Pero Dios tenía otros designios". (Profecía dada el 22 de Abril de 1823)
  
Karl Erhard Schmöger CSSR, Vida y Revelaciones de Ana Catalina Emmerick, tomo III, cap. XII, pag. 188

jueves, 18 de agosto de 2016

V REUNIÓN ECUMÉNICA EN ASÍS (Muy pronto)

"¿Asistiremos impotentes a un “Asís V”, o se acabará finalmente esta pesadilla ecuménica?"
  
La respuesta, según la Catholic (sic) News Agency (brazo angloparlante de ACIPiensa Alejandro Bermúdez) parece ser que SÍ, que habrá un “Asís V”, toda vez que el imán Mohamed Abdel Qader, líder de la comunidad islámica de Umbría y Perugia, quien coincidió con Bergoglio en la reciente Indulgencia de la Porciúncula, lo insinuó (y la Prefectura de la Casa Pontificia confirmó al Custodio del Convento de San Francisco que estará allí el día 20). De acuerdo a Qader, el próximo 19 de Septiembre se realizaría una "oración coral" para sentar las bases de un ‘decálogo de convivencia humana’.

Ya se habían hecho cuatro encuentros ecuménicos en Asís: tres con Wojtyla Katz (1986, 1993 y 2002) y otro con Ratzinger Tauber en 2011. La idea sería celebrar los 30 años del primer encuentro (aunque anticipadamente, porque Asís I tuvo lugar el 27 de Octubre de 1986).
  
Consideramos que ese ‘decálogo de convivencia humana’ será un intento mejorado de Anticristo Bergoglio (a quien parece no importarle lo que el Estado Islámico respondió a su "aeroencíclica") para suplantar los Diez Mandamientos de la Ley de Dios. Pero Dios se les ríe en la cara, porque todo plan para destronar a Su Divina Majestad terminará en un miserable fracaso (cf. Salmo 2). Aparte, el ecumenismo falso, el "diálogo interreligioso" (más correctamente IDOLATRÍA o FORNICACIÓN ESPIRITUAL) está condenado en las Sagradas Escrituras, donde Dios mismo ordena a sus fieles apartarse de la adoración falsa:
"Yo soy Yahveh, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la casa de la esclavitud. No tendrás otros dioses delante de mí". (Éxodo 20, 2-3)
 
"Guárdate de contraer jamás amistad con los habitantes de aquella tierra, lo que ocasionaría tu ruina, antes bien destruye sus altares, rompe sus estatuas, y arrasa los bosquetes consagrados a sus ídolos. No quieras adorar a un dios extranjero. Yahveh tiene por nombre Celoso. Dios quiere ser amado Él solo. No hagas liga con los habitantes de aquellos países: no sea que después de haberse corrompido con sus dioses, y adorado sus estatuas o simulacros, alguno te convide a comer de las víctimas sacrificadas. Ni desposarás a tus hijos con las hijas de ellos, no suceda que después de haber idolatrado ellas, induzcan también a tus hijos a corromperse con la idolatría". (Éxodo 34, 12-16)
    
"No podéis beber el cáliz del Señor y el cáliz de los demonios: no se puede participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios". (1 Corintios 10, 21)
    
"No querais unciros en yugo con los infieles. Porque ¿qué tienen que ver la santidad o la justicia con la iniquidad? ¿Y qué compañía puede haber entre la luz y las tinieblas? ¿O qué concordia entre Cristo y Belial? ¿O qué parte tienen el fiel y el infiel? ¿O qué consonancia entre el Templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois templo de Dios vivo, segun aquello que dice Dios: 'Habitare dentro de ellos, y en medio de ellos andaré, y Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual salid vosotros de entre tales gentes, y separaos de ellas, dice el Señor, y no tengais contacto con la inmundicia o idolatría, y Yo os acogeré, y seré yo vuestro padre, y vosotros sereis mis hijos y mis hijas, dice el Señor todopoderoso'". (2 Corintios 6, 14-18)
 
"Y oí otra voz del Cielo, que decía: Los que sois del pueblo mio, escapad de ella [de Babilonia], para no ser participantes de sus delitos, ni quedar heridos de sus plagas. Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades". (Apocalipsis 18, 4-5)
  
Y por el Magisterio tradicional y legítimo:
  • "Nadie puede orar en común con los herejes y cismáticos […] No está permitido a los herejes entrar en la casa de Dios, mientras ellos continúan en la herejía". (Concilio de Laodicea, can. 6, año 367)
  • "No hay que rezar ni cantar salmos con los herejes, y todo el que se comunica con aquellos que están separados de la comunión de la Iglesia, ya sea clérigo o laico, que sea excomulgado". (Concilio de Cartago, años 397 y 419)
  • "El que ora con herejes es un hereje". (San Agatón)
  • "Si algún eclesiástico o laico, va a la sinagoga de los judíos, o la casa de reunión de los herejes para unirse en oración con ellos, que sean depuestos y privados de la comunión. Si algún obispo o un sacerdote o diácono se unen en oración con herejes, que sea suspendido de la comunión". (Concilio III de Constantinopla, año 680)
  • "Se preguntó si un sacerdote del Líbano podía durante la Misa mencionar al Patriarca de los Armenios (que es cismático), con la intención de orar por él. La petición para esta concesión se formuló con carácter urgente en orden de atraer a las gentes a una gran amistad con los Latinos. La Sagrada Congregación respondió que eso NO SE DEBE HACER, y que debería ser firmemente prohibido". (Suprema Congregación del Santo Oficio, Acta del 7 de Junio de 1673)
  • "Lejos, sin embargo, de los hijos de la Iglesia Católica ser jamás en modo alguno enemigos de los que no nos están unidos por los vínculos de la misma fe y caridad; al contrario, si aquellos son pobres o están enfermos o afligidos por cualesquiera otras miserias, esfuércense más bien en cumplir con ellos todos los deberes de la caridad cristiana y en ayudarlos siempre y, ante todo, pongan empeño por sacarlos de las tinieblas del error en que míseramente yacen y reducirlos a la verdad católica y a la madre amantísima, la Iglesia, que no cesa nunca de tenderles sus manos maternas y llamarlos nuevamente a su seno, a fin de que, fundados y firmes en la fe, esperanza y caridad y fructificando en toda obra buena (Col. 1, 10), consigan la eterna salvación". (Pío IX, Encíclica Quanto conficiámur, N° 8, 1863)
  • "Ahora bien, la doctrina católica nos enseña que el primer deber de la caridad no está en la tolerancia de las opiniones erróneas, por muy sinceras que sean, ni en la indiferencia teórica o práctica ante el error o el vicio en que vemos caídos a nuestros hermanos, sino en el celo por su mejoramiento intelectual y moral no menos que en el celo por su bienestar material. Esta misma doctrina católica nos enseña también que la fuente del amor al prójimo se halla en el amor de Dios, Padre común y fin común de toda la familia humana, y en el amor de Jesucristo. [...] Nos preguntamos, venerables hermanos, en qué ha quedado convertido el catolicismo de “Le Sillon”. Desgraciadamente, el que daba en otro tiempo tan bellas esperanzas, este río límpido e impetuoso, ha sido captado en su marcha por los enemigos modernos de la Iglesia y no forma ya en adelante más que un miserable afluente del gran movimiento de apostasía, organizado en todos los países, para el establecimiento de una Iglesia universal que no tendrá ni dogmas, ni jerarquía, ni regla para el espíritu ni freno para las pasiones y que, so pretexto de libertad y de dignidad humana consagraría en el mundo, si pudiera triunfar. el reino legal de la astucia y de la fuerza y la opresión de los débiles, de los que sufren y trabajan". (San Pío X, Encíclica Notre Chargue Apostolique, 1910)
  • "Es ilegal para los fieles ayudar de cualquier manera activa,o participar en los servicios sagrados de los no católicos". (Código Pío-Benedictino de Derecho Canónico, can. 1258, par. 1) 
  • "Una persona que por su propia voluntad y a sabiendas ayuda de cualquier forma a propagar la herejía, o que se comunica en los ritos sagrados con los herejes en violación de la prohibición del Canon 1258, es sospechoso de herejía". (Código Pío-Benedictino de Derecho Canónico, can. 2316)
  • "Siendo todo esto así, claramente se ve que ni la Sede Apostólica puede en manera alguna tener parte en dichos Congresos [interreligiosos], ni de ningún modo pueden los católicos favorecer ni cooperar a semejantes intentos; y si lo hiciesen, darían autoridad a una falsa religión cristiana, totalmente ajena a la única y verdadera Iglesia de Cristo". (Pío XI, Encíclica Mortálium Ánimos, N° 10, 1928)
  • "Y más: que a nadie, so pretexto de alimentar la concordia, es lícito disimular un dogma al menos; como en efecto, nos advierte el patriarca [San Cirilo] de Alejandria: "desear la paz es el mayor y principal bien... mas por este motivo no se puede despreciar la virtud de piedad para con Cristo". Por lo que, no conduce al suspirado retorno de los hijos errantes a la fe legítima y recta en Cristo, aquel camino y método que propone apenas los puntos de doctrina en que concuerdan todas -o por lo menos la mayor parte de- las comunidades que ostentan el nombre cristiano; sino aquel que pone como fundamento de la concordia y consenso de los fieles cristianos en la totalidad e integridad de las verdades divinamente reveladas". (Pío XII, Encíclica Orientális Ecclésiæ, N° 8, 1944)
    
Recordemos que Dios tiene sus propios derechos, que valen más que todas las pretensiones humanas, pésele a quien le pese, y que toda rebelión contra Él será castigada en este mundo y en el otro. Es de saber que el 26 de Septiembre de 1997, dos terremotos de 5.5 y 6.1 grados en la escala de Richter sacudió a toda Umbría, causando catorce muertes y destruyendo parte de la Basílica de San Francisco (templo profanado por los participantes de Asís I -la estatua de Buda en el tabernáculo, el portazo a la imagen de la Virgen de Fátima, la invocación de espíritus por los animistas, etc.-). Más recientemente, en 2014 Francisco Bergoglio invitó a un rabino y a un musulmán para orar por la paz, y pocos meses después nació el Estado Islámico, que tiene en la mira a la propia Roma y su monarca.
 
Algo más: el 19 de Septiembre es la fecha en que Nuestra Señora se apareció en La Salette (Francia), donde reveló que ROMA PERDERÁ LA FE Y SE CONVERTIRÁ EN LA SEDE DEL ANTICRISTO. Mons. Lefebvre dijo en su momento que DICHA PROFECÍA SE CUMPLIÓ.

martes, 16 de agosto de 2016

¿HACKEARON A GEORGE SOROS?

Tomado de AMOR DE LA VERDAD. Fuente: MENÉAME.NET

Por si aún no lo sabíais, el oligarca llamado George Soros ha sido hackeado, y ha salido a la luz toda la información de los partidos políticos que financia, las guerras que ha llevado a cabo destrozando países y los medios de comunicación que ha comprado.

George Soros (nacido György Schwartz), es defensor y lobbysta de los grandes intereses capitalistas y ultraconservadores de Estados Unidos. Y como cosa rara, judío de raza, ateo de religión y hablante del judaico idioma “Esperanto”.
  
En España, se sabe que es el que financia a Podemos, los independentistas catalanes y todos los medios de izquierdas. La conspiración es cierta.
  
Acabo de ver que la han colgado en Menéame, y me preguntaba si podíais darle un empujoncito para que llegue a la portada. Si buscáis la noticia, ningún medio en español la ha publicado. Tal es el poder de este hijo de puta para comprar la opinión pública.
  

Historia de un oligarca norteamericano
Un grupo de hackers ha publicado en CyberBerkut una colección de cartas en línea supuestamente escritas por Soros que lo revelan como financiador de las marionetas del régimen de Ucrania apoyado por Estados Unidos.
  
Revelan sus maquinaciones con el Gobierno de Estados Unidos y los funcionarios de la Unión Europea en un esquema en el que, si tiene éxito, podría ganar miles de millones en el saqueo de los activos de Ucrania. Todo, por supuesto, sería a costa de los ciudadanos de Ucrania y de los contribuyentes de la UE.
   
Soros esboza un mapa detallado de las acciones para el régimen de Ucrania. Bajo el título Una estrategia global a corto y medio plazo para la nueva Ucrania, el correo de Soros pide medidas para restablecer la capacidad de combate de Ucrania sin violar el acuerdo de Minsk.
   
Soros señala que el general Wesley Clark, el general polaco Skrzypczak y algunos especialistas bajo los auspicios del Consejo del Atlántico aconsejarán al Presidente (ucraniano) Poroshenko al objeto de restaurar la capacidad de lucha de Ucrania sin violar el acuerdo de Minsk. 
     
Soros solicita suministro de armas letales a Ucrania y que secretamente se forme a personal del ejército de Ucrania en Rumania para evitar la presencia directa de la OTAN en Ucrania.
  
Wesley Clark es socio de negocios de Soros en BNK Petroleum, que hace negocios en Polonia.
  
Insta a la UE a ofrecer a Ucrania una suma anual de 11 mil millones de euros a través de un mecanismo especial de endeudamiento de la UE. Soros propone, en efecto, el uso de alta calificación crediticia “AAA” de la UE para proporcionar un seguro de riesgo para la inversión en Ucrania.
  
Que Soros afirma estar dispuesto a invertir hasta 1 mil millones de euros en negocios de Ucrania.
  
Para cualquiera que esté familiarizado con la historia de las fundaciones Soros Open Society en Europa del Este y en todo el mundo desde finales de la década de 1980, sabrá que su supuesto interés filantrópico de construir la democracia en países como Polonia, Rusia o Ucrania en la década de 1990 permitió a Soros saquear literalmente los antiguos países comunistas. Para ello se sirvió del mesías de la Universidad de Harvard y su terapia de choque, y de su asociado, Jeffrey Sachs, para convencer a los gobiernos post-soviéticos de privatizar y abrir sus economías al mercado libre de una sola vez, en vez de una forma gradual.

Apropiación de activos desnuda
En África occidental, George Soros respaldó a la Presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf y ésta le abrió las puertas para hacerse cargo de los principales activos de oro y metales básicos de Liberia, junto con su socio, Nathaniel Rothschild. Una de las primeras decisiones que tomó como presidenta fue invitar al Comando África del Pentágono, AFRICOM, para dar estabilidad y garantizar los derechos humanos. En realidad la presencia de AFRICOM fue la de proteger las operaciones mineras de George Soros y Rothschild en África Occidental.

Naftogaz el objetivo
El memorando Soros deja claro que su objetivo es el monopolio estatal de gas y energía de Ucrania, Naftogaz.

¿El titiritero?
La totalidad de lo que se revela en los tres documentos hackeados muestran que Soros es efectivamente el titiritero que maneja los hilos en Kiev. Una organización ucraniana de la Fundación Soros, la International Renaissance Foundation (IRF), ha estado involucrada en Ucrania desde 1989. IRF repartió más de 100 millones de dólares a las ONG de Ucrania dos años antes de la caída de la Unión Soviética, y creó las condiciones previas para la independencia de Ucrania de Rusia en 1991. Soros también admitió la financiación de las protestas de la plaza Maidan 2013-2014 que llevaron al actual gobierno al poder.
  
Otras undaciones de Soros también están profundamente involucradas en la Revolución Naranja de 2004, que llevó a los corruptos favorables a la OTAN como Viktor Yushchenko al poder junto con su esposa estadounidense, la cual había estado en el Departamento de Estado de Estados Unidos. 
  
Michael McFaul, un especialista en la organización de revoluciones de colores, escribió en el Washington Post:
Los agentes de influencia estadounidense prefieren usar otro tipo de vocabulario para describir sus actividades como: asistencia democrática, promoción de la democracia, apoyo a la sociedad civil, etc… Pero el trabajo de éstos consistió sin embargo en marcar la hoja de ruta e influir en el cambio político de Ucrania. 
  
Soros da forma a la nueva Ucrania
Hoy en día el CyberBerkut ha hackeado los documentos que demuestran que Soros está detrás de la creación de un Consejo Nacional de la Reforma, una especie de comisión gubernamental creada por decreto presidencial de Poroshenko y que permite al presidente de Ucrania pagar facturas a través de su mandato. 
  
El NRC de Soros, es en efecto el vehículo que permite al Presidente anular el debate parlamentario e impulsar reformas. Estas reformas resultaron ser la privatización de Naftogaz y el aumento drástico de los precios del gas en la industria y los hogares de Ucrania, algo que un país en quiebra como Ukrania difícilmente puede permitirse.
  
En su carta a Poroshenko y Yatsenyuk, Soros sugiere que jugó un papel clave en la selección de los tres principales ministros. Natalia Jaresko, una ex funcionario del Departamento de Estado estadounidense como ministro de Finanzas; Aivras Abromavicius de Lituania como Ministro de Economía, y un ministro de salud de Georgia. Soros en su carta de diciembre de 2014, en referencia a su propuesta de crear un banco grande sugiere privatizar Naftogaz y subir precios. Afirma: Eres afortunado por haber nombrado a tres ministros en la nueva Ucrania que están comprometidos con este enfoque.
  
La UE tiene la impresión, y es una impresión que fomenta Soros, que el actual gobierno de Yatsenyuk finalmente está exento de la notoria corrupción que ha dominado todos los regímenes Kiev desde 1991. Soros intentará convencer a la UE para que asegure la inversión anual de 11 mil millones de euros.
  
Aunque dijo que es importante mostrar que Ucrania es un país libre de corrupción, Soros se incomoda cuando la transparencia y los procedimientos adecuados bloquean su agenda. Hablando de sus propuestas para la reforma de la Constitución en Ucrania al efecto de facilitar la privatización y otros movimientos, Soros manifestó molesto que el proceso de privatizaciones se ha ralentizado por la insistencia de la recién elegida Rada sobre los procedimientos adecuados y total transparencia.
  
George Soros también está utilizando su nuevo Consejo Europeo de Relaciones Exteriores para presionar su estrategia de Ucrania. Con miembros del consejo como Alexander Graf Lambsdorff o Joschka Fischer o Karl-Theodor zu Guttenberg, por no hablar de ex jefe del BCE, Jean-Claude Trichet, sin duda juegan un papel sutil.
   
George Soros, ahora de 84 años, nació en Hungría como el judio George Sorosz. Soros se jactó una vez en una entrevista de televisión que se hizo pasar durante la guerra como un gentil con documentos falsos, y de ayudar al gobierno de Horthy a apoderarse de la propiedad de otros Judios húngaros que estaban siendo enviados a los campos de concentración nazis.
  
Esta es la misma moralidad que hay detrás de las actividades de Soros en la actual Ucrania. 
George Soros es claramente un devoto de la combinación privado/público. Sólo que aquí el público sale esquilmado para enriquecer los inversores privados como el señor Soros y amigos. 
Cínicamente, Soros firma su nota de estrategia en Ucrania con un George Soros. Un defensor autoproclamado de la nueva Ucrania, 12 de marzo de 2015.
  
Perfiles de los políticos españoles financiados por el judío George Soros

MÁS SOBRE EL DINERO DEL OLIGARCA SOROS FINANCIANDO LAS CAUSAS DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL
  • La Liga Católica por los Derechos Religiosos y Civiles señaló que George Soros es el hombre detrás de los grupos ultraliberales Catholics in Alliance for the Common Good (que recibió en 2006 USD $100,000 mediante el sorosiano Open Society Institute) y Catholics United en Estados Unidos. Ambas organizaciones fueron fundadas después de la derrota del abortista demócrata John Kerry en 2004, y aunque proclaman ser pro-vida (a diferencia de la manifiestamente abortista Catholic for Choice, también fundada por Soros), apoyan a los candidatos abortistas para los oficios públicos.
  • Marjorie Jeffrey, en su artículo The Evangelical Immigration Table Exposed As Another Soros Front (La mesa Evangélica de Inmigración expuesta como otro frente de Soros), develó que algunas organizaciones protestantes de Estados Unidos (entre ellas la Iglesia Wesleyana, el Consejo para los Colegios y Universidades Cristianas, la Comisión de Libertad Ética y Religiosa de la Convención Bautista del Sur, la Asociación Nacional de Evangélicos, La Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, World Relief, World Vision y el colectivo Iglesias Coreanas para el Desarrollo Comunitario) se agremiaron en la Evangelical Immigration Table, que no es otra cosa que el brazo del Foro Nacional de Migración -financiado también por Soros- para apoyar la reforma migratoria del presidente Obama.
  • Durante el gobierno del ex-tupamaro José Mujica, la marihuana fue legalizada en Uruguay. Soros, presidente de la Alianza de Política de Drogas, y en su informe financiero de 2013 se jacta de ello diciendo que “En Uruguay jugamos un papel crucial, ya que apoyamos la coordinación de una campaña de educación pública. También hubo una coordinación intensa entre oficiales de gobierno, activistas, periodistas y otros, incluyendo al Presidente José Mujica, con quien conversamos personalmente”. La Coalición Europea por Políticas de Drogas Justas y Eficaces declaró que además de George Soros, la agroindustrial Monsanto también juega un rol en esto, ya que poseen la patente de una variedad de cannabis transgénica mucho más potente y adictiva que la convencional, para de esta manera controlar al pueblo frente a cualquier política represiva (como la Soma en "Un mundo feliz", de Huxley).

lunes, 15 de agosto de 2016

EL GENERAL PATTON DEVELÓ LA VERDAD SOBRE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, Y FUE ASESINADO POR ELLO

Descendiente de pioneros norteamericanos, el general George Patton consideraba al nazismo como un mal satánico. Al menos eso era lo que él había oído decir a propagandistas, periodistas y hombres de estado.

George S. Patton
  
Llegó a Alemania odiándola. Creía que los nazis debían ser castigados. Fue entonces cuando una granjera alemana que vivía en la vecindad de su cuartel general, acertó a cruzarse en su camino y durante una conversación casual le contó las cosas que ocurrían detrás de “la villa del comandante”, o sea la casa de general.
  
La granjera describió cómo la leche destinada a las ciudades era vaciada en las calles por la policía militar por orden de los muchachos de Henri Morgenthau; cómo, no ya los nazis sino los soldados alemanes comunes eran detenidos en atestados campos de internación simplemente porque cumplían con su deber; cómo los trabajadores habían sido expulsados de sus casas a causa de los sentimientos vengativos de los antiguos huéspedes de los campos de concentración, y cómo los médicos judíos en los hospitales recomendaban que cada cuarto bebé recién nacido fuese muerto con una inyección porque no había suficiente leche.
 
El general Patton se dirigió entonces como caballero andante medieval, para comprobar con sus propios ojos si la historia de la campesina alemana era verdadera o no. Sin manifestar su rango, con uniforme de soldado raso, recorrió gran parte de ese infierno: las prisiones, los campos de internación y los de las prisiones, en donde comprobó por si mimso que aquellos que torturaban a los alemanes y que enseñaban la teoría de la culpa colectiva y pregonaban el castigo colectivo no eran precisamente muchachos norteamericanos.
  
A partir de ese momento los oficiales del ejército de los Estados Unidos recibieron órdenes estrictas de dar suficiente alimento a los prisioneros de guerra, ya medio muertos de inanición, y se les prohibió derramar en las calles la leche destinada a los bebés.
  
El general Patton no estaba preparado para llevar a cabo el plan Morgenthau, aunque había luchado por Estados Unidos... y sin sospecharlo, para otros. Pero había otro general dispuesto y deseoso de cumplir con dicho plan: su nombre era Dwight Eisenhower.

En Checoslavaquia, en 1945, los tanques del general Patton habían penetrado hasta Pilzen, a 50 kilómetros de Praga, pero Eisenhower les ordenó que se retiraran. Todo el país fue abandonado para que lo ocuparan las tropas comunistas. El general Sergei Bunyachenko, ruso anticomunista, encabezaba 23.000 soldados rusos que no quería regresar a la URSS, y al saber el repliegue de Patton se retiraron tras él. Pero Eisenhower ordenó que fueran entregados a la URSS. Muchos se suicidaron.
  
El militar ruso Andréi Vlásov, ex comandante del 2º ejército soviético había combatido un año contra los alemanes. Luego fue derrotado y capturado. En Alemania formó unidades rusas de voluntarios y al terminar la guerra se presentó al cuartel del general Patton, comandante del tercer ejército norteamericano, a pedir asilo. El general Patton gestionaba que a los rusos anticomunistas no se les obligara a regresar a la URSS. Entonces Eisenhower le dijo que le enviara al general Vlasov a su cuartel general, pero en el camino fue entregado a la NKVD. Poco después lo degollaron en la URSS y pasearon su cabeza clavada en un palo.

En el territorio alemán no ocupado por los soviéticos había cinco millones de rusos que no quería regresar a la URSS. No solo eran prisioneros, sino familias enteras, madres e hijos. Eisenhower le ordenó al general Alexander Patch, comandante del 7º ejército, que entregara a todos esos rusos al Ejército Rojo.
 
Al general Patch le pareció aquello tan cruel que le pidió a Eisenhower que le diera dicha orden por escrito. Y Eisenhower le ordenó el 20 de diciembre de 1945: “Todos los ciudadanos soviéticos deben ser repatriados sin preguntar si lo desean, y usando en caso necesario la fuerza”.
  
En muchos casos, efectivamente, fue necesario usar tanques contra aquellos desventurados que se negaban a regresar al paraíso comunista.
  
El general George S. Patton era uno de los militares más distinguidos de Estados Unidos. Interpretando el sentir de muchos compañeros suyos, reprobó esa extraña complicidad con el marxismo, y dijo:
“Yo me sorprendo de los que dirían los muertos cuando supieran que por primera vez en siglos nosotros hemos abierto la Europa central a las fuerzas de Gengis Kahn. Yo me pregunto cómo se sentirían ellos ahora al saber que no habrá paz en nuestros tiempos y que los americanos, aun los no nacidos todavía, tendrán que pelear con los soviéticos mañana, o diez, quince o veinte años a partir de mañana”. 
   
El general Patton se opuso a los abusos cometidos a nombre de su patria, y amenazó públicamente con traspadarse a América y hacer oír su voz al verdadero pueblo americano, informándole las infamias cometidas a la sombra de la bandera americana.

No era posible condenar al “caballero de las divisiones blindadas” en Nuremberg, y por lo tanto se condenó a Patton entre bambalinas, y se lo sentenció a muerte. Pero las personas que lo juzgaron eran las mismas que habían condenado a los líderes alemanes en Nuremberg.
  
A pesar de que el hecho ha sido acallado, hoy es bien sabido que, por orden de los agentes de la C.I.C. (Counter Intelligence Corps), un automóvil “norteamericano” chocó al del general Patton. Como resultado de ese “accidente”, el general Patton quedó herido. El general fue trasladado rápidamente a una ambulancia, pero con tanta mala suerte, que camino al hospital la ambulancia fue “accidentalmente” embestida por un pesado camión “norteamericano”, y esta vez murió el general. En ese momento algo desapareció de su bolisillo: algo que los “ganadores de la guerra” temian, y con mucha razón:
¡Tengo un pequeño libro negro!” –había dicho el general-, “y cuando vuelva a los Estados Unidos haré explotar la bomba”.
  
Fuentes: El pequeño libro negro del general Patton y Extraña muerte del general Patton, tomados de LA GACETA FEDERAL (Argentina).

domingo, 14 de agosto de 2016

ESTADO ISLÁMICO: "FRANCISCO, TU RETÓRICA PACIFISTA NO VALE CONTRA EL DEBER DE LA YIHAD"

Noticia tomada de LA GACETA (España). La traducción del artículo de la revista Dabiq nos fue enviada y cedida con la condición de mantener en reserva el nombre del traductor.
  

Que el Estado Islámico es uno de los grupos terroristas con un mejor aparato de propaganda no es nuevo. Tampoco la saneada cuenta corriente que maneja. De unir una y otra realidad surge, entre otras, la revista Dabiq, una publicación difundida por y entre los seguidores del autoproclamado califato y que, en su 15ª edición, no duda en responder a las palabras del Papa Francisco sobre la naturaleza amorosa del Islam
  
Lo hace con durísimas palabras y más duras advertencias, asumiendo como obligación de todo musulmán “librar la yihad contra los paganos hasta que todo el mundo está gobernado por la Sharia”. 
  
Así, los responsables del ISIS denuncian que “mientras que los papas anteriores han hablado contra el Islam en base a la enemistad mutua entre los cristianos paganos y los musulmanes monoteístas, los últimos Papas - y en especial Francisco - han tratado de pintar un cuadro de amistad entrañable, buscando alejar a la mayoría musulmana de la obligación de librar la yihad contra el infiel”. “Todo forma parte de un plan para desmilitarizar el Islam o, por decirlo más correctamente, para eliminar el deber basado en la Sunnah y el Corán de librar la yihad contra los paganos hasta que todo el mundo esté gobernado por la Sharia”.
 
En este último número de Dabiq, titulado Rompe la Cruz, los terroristas del ISIS recuerdan, además, que la suya es “una guerra justificada por cuestión divina entre la nación musulmana y las naciones de los infieles”. “Librar la yihad –difundiendo la ley de Alá por la espada– es una obligación que se encuentra en el Corán, la palabra de nuestro señor”, repasa el texto que, por supuesto, se felicita de los atentados perpetrados en Orlando, Niza, Munich… “La sangre de los infieles se debe derramar de manera obligatoria. El mandamiento es claro. Matar a los infieles, como Alá dijo: ‘Entonces maten a los politeístas donde sea que los encuentren”.
 
Portada de la más reciente edición de la revista Dabiq, el órgano propagandístico del Califato (Dabiq -en árabe دابق‎‎- es un lugar de Siria que representa, por así decirlo, el Armagedón islámico)
  
No es por las bombas

En otro fragmento de la publicación del que da cuenta la web Infocatólica, el Estado Islámico señala que “incluso si dejaran de bombardearnos, encarcelarnos, torturarnos, vilipendiarnos y usurpar nuestras tierras, continuaríamos odiándolos porque nuestra razón primaria para odiarlos no dejará de existir hasta que abracen el islam. Incluso si pagaran la jizyah (impuesto para los infieles), y vivieran bajo la autoridad del islam en humillación, continuaríamos odiándolos”.
  
Una guerra, la que cree librar el Estado Islámico, que terminará cuando “la bandera negra del Tawhid (monoteísmo islámico) ondee sobre Constantinopla y Roma”.
  
ADVERTENCIA Y RENUNCIA
Advertimos que el enlace a la revista del ISIS-Dáesh y la traducción del siguiente artículo SON DE CARÁCTER MERAMENTE INFORMATIVO, y por consiguiente NO APROBAMOS, ADHERIMOS, CONDONAMOS O JUSTIFICAMOS SUS IDEALES NI CONDUCTA, por razones obvias. 
  
Así mismo, NOS DESLIGAMOS DE CUALQUIER RESPONSABILIDAD CIVIL Y/O PENAL frente a las interpretaciones del lector. Y reiteramos que la persecución actual al Catolicismo es el castigo que Dios dispuso contra la Ramera deuterovaticana.
Columna "En palabras del enemigo" (Revista Dabiq, N° 15 -Rompe la Cruz-, mes de Shawwal 1437 AH/Julio-Agosto 2016, págs. 74-76)
Desde los primeros días de la controversia arriana entre los trinitarios y los unitarios, el cargo del Papa de Roma fue ocupado por pontífices furiosamente antimonoteístas. Esta luz empezó a arder en el siglo VII, cuando el Profeta Mahoma ﷺ (la paz sea sobre él) apareció para profesar que nadie, excepto Alá solo, sin asociado, merece ser adorado. Siglos más tarde, en el Concilio de Clermont, el Papa Urbano II dejó clara la posición de la Iglesia sobre el Islam. Afirmándose divinamente inspirado, llamó a destruir a todos los Musulmanes que difundían la ley de Alá, diciendo, “En vista de esto, yo, o más bien, el Señor os designa como heraldos de Cristo para anunciar esto en todas partes y para convencer a gentes de todo rango, infantes y caballeros, ricos y pobres, para asistir prontamente a aquellos cristianos y destruir a esa raza vil que ocupa las tierra de nuestros hermanos”. Esto lanzó las Cruzadas, que hasta hoy continúan. Los papas, después de eso, por siglos, abierta y ruidosamente profesaron su objetivo de erradicar el Islam a través de la guerra y la conversión, como en el siglo XV, el Papa Calixto III hizo un voto de “exterminar la secta diabólica del réprobo e infiel Mahoma [islam] en el Oriente” y cómo su predecesor Eugenio IV expresó su esperanza de que “un gran número de la abominable secta de Mahoma será convertido a la Fe Católica” (Concilio de Basilea, en 1434).
   
Tan pronto como la guerra entre el Islam y la Iglesia pagana se radicalizó, y por miedo de perder sus propios seguidores a manos del Islam, algunos en el lado Cristiano comenzaron a hablar más directamente sobre su enemigo y del real objetivo islámico de destruir su sistema mundano y sus pervertidas “libertades”. Benedicto XVI –el predecesor de Francisco– explicó, por ejemplo, que la democracia “contradice la esencia del Islam, que simplemente no tiene la separación de la esfera política y la religiosa que la Cristiandad ha tenido desde el comienzo” (Verdad y Tolerancia). A pesar de ser un mentiroso, él ciertamente dijo la verdad sobre este asunto –indudablemente, la democracia contradice la esencia del Islam– mostrando de esta manera que los apóstatas del Islam, como muchos de los “imanes” en Occidente y profesores en las auto-denominadas universidades “islámicas”, tienen menos entendimiento del Islam que Benedicto el Infiel.
  
Algún tiempo después, Benedicto intentaría nuevamente menospreciar al Islam burlándose del Profeta Mahoma ﷺ, pero por algo que el Profeta compartía con muchos de los profetas de la Torá, los Salmos y el Evangelio, que fue la orden de propagar la religión por la espada [1]. Benedicto ninguneó la orden contenida en el Viejo y Nuevo Testamento para la guerra contra los paganos al citar al emperador bizantino Manuel II Paleólogo, que dijo “Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba”. La religión del Islam continuará expandiéndose con la espada, incluso si Benedicto desprecia tal cosa. Que Alá exponga la maldad e inhumanidad de Benedicto, y revele al mundo la verdadera razón detrás de su escandalosa renuncia del pagano Papado.
  
A pesar de la claridad de los pasados Papas sobre su enemistad hacia el Islam y sus enseñanzas, el actual papa, Francisco, ha luchado contra la realidad al presentar la perversión apóstata de las enseñanzas islámicas como la religión actual de los Musulmanes. Así, mientras Benedicto y sus antecesores enfatizaron en la enemistad entre los paganos Cristianos y los monoteístas Musulmanes, la obra de Francisco es notablemente más sutil, evitando palabras de confrontación que puedan ofender a aquellos que falsamente claman ser el Islam, esos apóstatas que los Cruzados encontraron jugando el papel perfecto para su infiltración en tierras muslimes. Mientras Benedicto XVI encontró la pública desaprobación por citar a un centenario emperador bizantino, Francisco continúa oculto detrás de un engañoso velo de “buena voluntad”, encubriendo sus actuales intenciones de pacificar la Nación Musulmana. Esto se ejemplifica en la declaración de Francisco que “el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam debe llevarnos a evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia” (La Alegría del Evangelio).
  
Parte de este método para someter a los Muslimes a través del apaciguamiento involucra coordinar con el infame instituto sufí Ash’ari, la Universidad al-Azhar, que falsamente se atribuye representar a los Musulmanes suníes en todo el mundo. Este método es un intento de justificar la afirmación desviada de que la Nación musulmana no tiene autoridad central –como en un califato–, sino que es “manejada” de alguna manera por estudiosos en las universidades. Adnane Mokrani, un esclavo tunecino de la Iglesia Católica (sic), comentó sobre el abrazo a Francisco de Ahmed el-Tayeb –líder de la Universidad al-Azhar del Cairo– diciendo: “el Islam no es como la Iglesia Católica. No hay una única autoridad central. Hay instituciones, universidades tradicionales del mundo islámico”. En cambio, la historia y los textos refutan esta tonta y obviamente malentendida declaración. Después de la partida del Profeta Mahoma ﷺ, sus compañeros acordaron que la cuestión más importante frente a la Nación musulmana fue nombrar su próximo líder, su próxima autoridad central. Ellos lo hicieron en manera oportuna, y una autoridad sucesiva permaneció inquebrantable por cientos de años. Esta autoridad sucesiva, llamada Califato, fue restablecida en “2014” a través del juramento de lealtad al Sheikh Abu Bakr al-Baghdad ‏حفظه الله‏ (que Alá le proteja).
  
Mientras los anteriores papas hablaron contra el Islam debido a la realidad actual que enfrentaron, basada en la enemistad mutua entre los paganos Cristianos y los monoteístas Muslimes, recientes papas –y especialmente el Papa Francisco– han intentado pintar un cuadro de cordial amistad, buscando separar a las masas musulmanas de la obligación de conducir la yihad contra los infieles. Asistiendo a los Cruzados en su llamado a la aplacación, el-Tayeb dijo de su querido amigo Francisco que “este hombre es un hombre de paz, un hombre que sigue las enseñanzas de la Cristiandad, que es una religión de amor y paz… es un hombre que respeta a las demás religiones y muestra consideración por sus seguidores” (Radio Vaticana).
  
En este mismo orden de ideas, no solo el punto de vista histórico de la Iglesia sobre el Islam fue alterado y tergiversado por Francisco. Posterior a la incursión en Orlando por Omar Mateen رحمه الله (que Alá tenga misericordia de él), Francisco dijo que los sodomitas “no deben ser discriminados, que ellos deben ser respetados y acompañados pastoralmente… El problema es una persona que tiene esa condición, que tiene buena voluntad y busca a Dios. ¿Quiénes somos para juzgarlo?” Despreciando completamente la doctrina de su propia Iglesia que juzga a los homosexuales como inmoral para atraerlos al perverso acto de la sodomía, nuevamente Francisco pospone su religión por amor a la opinión pública. Pero cambiando el paso con la historia y otras enseñanzas bíblicas, una vez más, el Papa llamó a los Cristianos a pedirle perdón a los sodomitas –una gente llamada así por Sodoma y Gomorra– por el daño causado a ellos.
  
Es muy posible que la preocupación de Francisco por los sodomitas refleje su historia en el Papado, incluyendo a sus antecesores Benedicto IX, Julio II, León X y Julio III, como también a incontabies sacerdotes –la mención de los cuales se ha convertido en sinónimo de violación de niños–. Si tanto, el Papa  (sic) representa a sus fieles seguidores, uno pudiera indudablemente decir que esto es lo que la Cristiandad ha venido a aceptar. Sin embargo, es más aparente que –dada la actualidad de los comentarios del Papa(sic) sobre la homosexualidad, poco después del ataque en Orlando contra los sodomitas Cruzados– esto es parte de la misión papal para obtener cualquier apoyo posible, incluso de los gustos de los inmundos y afeminados sodomitas, en la cruzada contra la Nación musulmana en general y el Estado Islámico en particular. Como tal, Francisco está tomando la ruta transitada por sus pares, los “estudiosos” apóstatas en al-Azhar y en Medina, específicamente el pasar por alto el claro llamado a guerrear contra el shirk (asociación) y sus seguidores a través del Corán y la Sunna –y en lugar de esto, alterar la religión para adecuar alguna diabólica fantasía “interfé”, demasiado diferente a la verdad, verdad que uno naturalmente está inclinado a buscar.
  
Todo esto es parte de un plan para desmilitarizar el Islam o, más correctamente, remover el deber claramente basado en el Corán -y la Sunna- de mover la yihad contra los paganos hasta que todo el mundo esté gobernado por la Shari’ah. Es justo como Lawrence Franklin, un espía israelí que trabajó para el gobierno de los Estados Unidos, aconsejó al Papa, que debería “desafiar a los líderes islámicos para instaurar reformas específicas que erradicarían la justificación teológica para la amenaza violenta e intolerante”.
  
De esto se hizo eco William Kilpatrick, ex confrencista en el Boston College, un instituto jesuita, que ha pedido una encíclica del Papa a sus súbditos globales explicando el peligro del Islam en sí mismo –y no solo una versión “mala” o “radical” del mismo–. Kilpatrick reconoció la táctica francisquista de acomodación que resta importancia al actual rol de la espada en las enseñanzas del Profeta Mahoma ﷺ, pero también concluyó que mientras la mayoría de los infieles y apóstatas intentan remover aspectos del Islam de la religión, los más recientes devotos se alejarán del autollamado “mainstream” hacia el Estado Islámico, que representa el llamado global original del Mensajero de Alá ﷺ. La razón de ser más directo sobre la amenaza del Islam como un todo –que dice, es la religión de “1,6 millardos de personas”– es resumida en palabras de Kilpatrick: “Y la razón por la que deberíamos criticar esta fe de rápido crecimiento y proselitismo agresivo es que, si no lo hacemos, pronto puede convertirse en la fe de 7,6 mil millones de personas –vale decir, la población total del planeta–”.
  
(1) Leer los textos bíblicos sobre la obligación de difundir la religión por medio de la espada, en “Por la Espada” en las páginas 78-80 de esta revista. [Los pasajes más explicitos son Éxodo 15:3; Deuteronomio 7:1-2, 20:16; Mateo 10:34 y Lucas 22:36, N. del T.]