jueves, 22 de agosto de 2019

NOVENA A SAN RAMÓN NONATO

Novena publicada en Barcelona en el año 1767 por la imprenta de Juan Forns, con aprobación eclesiástica.
  
INTRODUCCIÓN.
Es tan grande la misericordia de Dios para con los hombres, que son sus delicias favorecerles. Busca el Señor quien le pida para darle; y llegó una vez a quejarse con sus amados discípulos, de que no pedían a su eterno Padre cosa alguna en su nombre: «Usque modo non petístis quídquam in nómine meo» (Joann., cap. 16, v. 24); para que entendamos, que así como es gusto del eterno Padre que le pidamos favores en nombre de su unigénito Hijo Jesucristo; así tambien gusta este divino Señor que los hombres le pidan las mercedes y tesoros divinos (cuyo erario depositó en sus manos al eterno Padre), en nombre de sus Santos. Mas pregunto: ¿Quién afligido no pide a Dios el consuelo? ¿Quién atribulado con clamorosos gemidos no invoca a sus Santos? Casi ninguno. Pues ¿cómo tan poco se alcanzan las gracias? ¡Ah, católicos! Porque pedimos mal, dice Santiago: y todos o casi todos buscan en las súplicas su gusto y conveniencia propia, como dice San Pablo, no la gloria de nuestro Señor Jesucristo: piden lo que les parece provechoso al cuerpo, sin serlo tal vez, y no reparan si es dañoso a su alma. Al que pide de este modo, gran piedad es de Dios no darle lo que desea; pues vale más, palabra son de mi Señor Jesucristo, (Matth. cap. 17. vers. 9,) estar aquí flaco y enfermo, cojo o tullido, con cualquiera corporal dolencia y gozar después de la eterna gloria que no sano y robusto o sin pena alguna, padecerla despues sin redención en la fragua del Infierno. ¿Ya sabes cómo usarías de las riquezas que a Dios pides? ¿De la salud que tanto deseas? ¿De la honra y dignidad a que ansioso aspiras? Que de ello usarás bien, no lo sabes; pero tal vez sí sabes que usarás mal, pidiendo las riquezas para vanidades; para seguir al mundo, salud; y para la soberbia, la honra: de que se sigue un olvido de Dios y de sus cosas, y a esto un precipicio eterno. Mira pues como es piedad el negarlo. Por eso solo has de pedir con la condición de que sea para gloria del Señor y bien de tu alma, gustando de que se haga siempre su voluntad así en la tierra como en el cielo.
  
Otros hay que piden los bienes espirituales, que son siempre del agrado del Señor; pero no los alcanzan, por pedir o con flojedad o con indisposición. Instruyendo una vez Cristo a sus discípulos cómo hablan de pedir, les dijo. «Pedid, buscad, y llamad» (Math. cap. 7. v. 7): cifrando en estas tres repetidas voces la perseverancia en orar, y la disposición que debernos tener; como quien dice: Pedid con palabras, buscad con afectos, y llamad con obras. No bastan regularmente las palabras, porque siendo de sí huecas, se las lleva el viento: ni bastan los afectos, porque estos aunque arguyen voluntad y amor, pero flojo y tibio si no va acompañado con obras, que, en sentir de San Gregorio, son toda la prueba del verdadero amor.
  
Mas no se aparte el pecador, por más que no vea en sí obras buenas, de pedir a Dios con viva fe su remedio; porque para la piedad divina no hay súplica sin despacho: que aun tal vez por eso, a todos tres modos de pedir señaló Cristo alcanzar: «Petíte, et dábitur vobis: quǽrite, et inveniétis: pulsáte, et aperiétur vobis». Al pecador que pide su remedio con palabras, le da Dios auxilios; el que lo busca con afectos de su corazón, halla la gracia perdida; y al que llama con obras y frutos de penitencia se le abren las puertas de la divina misericordia, para enriquecerse a su voluntad de los celestiales tesoros o virtudes.
 
Luego si a medida de la disposición en pedir se alcanzan las gracias del Señor, disponte de modo en esta santa novena, que siendo tu oración grata a Dios, por intercesión de este glorioso Santo (a quien, como a otro Moisés, parece hizo Dios plenipotenciario de su poder y dispensador de sus maravillas) y por sus relevantes méritos, ya que los tuyos son flacos, logres con prontitud el socorro y favor que solicitas. Y para que lo hagas mejor, observarás con cuidado estas

ADVERTENCIAS:
  1. Confesarás y comulgarás el primero u otro día de la novena; pues cualquier día de ella podrás ganar indulgencia plenaria, por concesión de nuestro santísimo Padre Benedicto XIII de 14 de agosto de 1728.
  2. Harás cada día en imitación y honor del Santo algún acto de humildad, paciencia, mortificación, castidad, etc., para que junto con sus méritos los presente a nuestro Señor Jesucristo, a fin de que te conceda lo que sea para más gloria suya. Esta advertencia la ejecutarás con fervor cada día, que ayudará mucho para alcanzar lo que deseas.
  3. Darás algun subsidio, según tu posibilidad, para la redención de los pobres cautivos Cristianos; y si no puedes, bastará el afecto y el encomendarles mucho a Dios, para que les dé fortaleza en la fe, paciencia en sus imponderables trabajos y la libertad deseada. Con esto obligarás mucho al Santo y a Dios nuestro Señor, por ser una de las más exelentes obras de caridad.
  4. Leerás con grande atención la novena, y acompañarás con el afecto las palabras; ya gozándote de las singulares mercedes que hizo Dios al Santo, ya deseando vivamente imitarle en las virtudes.
  5. Por último avivarás la fe de alcanzar lo que pides, si ha de ser para gloria de Dios y bien de tu alma, sino en ningún modo; la esperanza confiando, no en tus pobres méritos, sino en los grandes de nuestro Señor Jesucristo, de la Virgen María concebida sin pecado original, y del Santo; y la caridad resignándote totalmente por amor al beneplácito de tu Dios, para que del cuerpo haga lo que quiera, solo no se pierda tu alma.
   
NOVENA AL GLORIOSO PADRE Y CARDENAL DE LA SANTA IGLESIA ROMANA SAN RAMÓN NONATO, DEL CELESTE, REAL Y MILITAR ORDEN DE NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED

  
Arrodillado el que hiciere la novena delante del altar o imagen del Santo, hará sobre sí la señal de la Santa Cruz, y empezará así:

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Dulcísimo Jesús, por ser tan bueno y amable como sois, me pesa en el alma de haberos ofendido, y propongo con vuestra divina gracia antes morir que pecar. Amén.

DÍA PRIMERO - 22 DE AGOSTO
MEDITACIÓN: NACIMIENTO MILAGROSO DE SAN RAMÓN NONATO.
Medita, alma, el prodigioso nacimiento del glorioso padre San Ramón Nonato, cuando para luz y consuelo del mundo le sacó Dios a fuerza de milagros de las tinieblas y cautiverio del vientre de su madre al tercer dia de difunta, rasgando con un puñal su costado el vizconde de Cardona su pariente. Presagio fue esto de las raras y heroicas virtudes de su vida; pues con tan singular y extraño portento, antes de nacer, venció de una vez con el favor de la gracia a la naturaleza y a la muerte, resucitando, digámoslo así, como de otro sepulcro para vivir siempre con Cristo. ¡Oh singular portento! Claro indicio de nacer para el Cielo el que no nacía para el mundo. Señal evidente de nacer para redentor de almas y cuerpos el que, redimida su alma con la preciosa Sangre de nuestro Señor Jesucristo, salió al mundo aun con nuevo modo redimido tambien en su cuerpo. ¡Oh favores celestiales! En reverencia, pues, y acción de gracias al Señor por tan maravilloso nacimiento, se rezará tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
¡Oh glorioso padre San Ramón! Gózome en el alma del favor tan singular que os hizo Dios, sacándoos de un cuerpo muerto, como panal de dulzura y misericordia, para consuelo de afligidos devotos. Bien se vio en vuestra vida santísima crecer en vos la piedad que con vos habia salido del vientre de vuestra madre difunta, tanto, que ya en el viernes y sábado, despues que salisteis a luz, renunciasteis la leche que la ama os ofrecia, regraciando asi con la abstinencia el favor que os hizo Dios en el nacimiento, ¡Oh ingratitud de mi alma, que habiendo recibido tantos beneficios divinos, asi me olvido de ellos! ¡Como si el darme el ser y vida que tengo, redimirme a costa de su preciosa Sangre, sufrirme con mis vicios y pecados, sin echarme para siempre en un infierno, no fueran beneficios muy grandes! ¡Oh Santo mío, por vuestros sagrados méritos os suplico rendido, me alcanceis de mi Señor Jesucristo un verdadero dolor de mis culpas y una fervorosa penitencia de ellas; para que mostrándome agradecido a sus favores, merezca de su piedad el perdón de mis pecados y la merced que os pido en esta santa novena.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. Y luego esta Conclusion dirá común para todos los dias.
  
ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
Alcanzad tambien, glorioso Santo, paz y union para toda la santa Iglesia Católica; concordia entre los príncipes cristianos; exaltación de nuestra santa Fe; opresión de las herejías, para los pobres cautivos paciencia y libertad; para los afligidos consuelo, y a todos finalmente amparad en el funesto trance de la muerte, para que acabando esta mortal vida con la divina gracia, merezcamos gozar en vuestra santa compañía las delicias de la eterna gloria. Amén.

GOZOS DEL GLORIOSO SAN RAMÓN NONATO.
  
Sol de Cataluña hermoso,
Fino amante de María:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Vuestra madre ya preñada,
Al octavo més murió,
Y al tercer dia la abrió
Un lado punta acerada;
Por la herida ensangrentada
Os sacaron prodigioso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Su dulce nombre grabó
En vuestras manos un día
Jesús, y también María,
Y a su tierno Niño os dio,
Y que fuerais os mandó
De la Merced religioso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Los cristianos redimisteis
Y vos cautivo quedasteis,
La Fe de Dios predicasteis,
Y martirio padecisteis;
A millares convertisteis
Los infieles fervoroso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Vuestros labios con candado
Cerró la malicia loca;
Peró con él en la boca
Predicais más alentado;
Sufrís rigor tan pesado
Ocho meses valeroso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Disteis á un pobre el capelo,
Y en premio Cristo y María
Os bajan como a porfía
Dos coronas desde el Cielo;
La de espinas vuestro celo
Eligió por lo penoso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Jesucristo os visitó
Al tiempo de vuestra muerte,
Y entonces, ¡oh feliz suerte!,
Por su mano os comulgó;
Este favor mereció
Vuestro corazón piadoso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Al mar y viento mandais,
Curáis ciegos y apestados,
Tullidos, cojos, quebrados,
Y a estériles hijos dais,
Los muertos resucitais,
Y en partos sois milagroso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Consolais los labradores
Con lluvias, cosechas, frutos;
Dais vida a los muertos brutos,
Sanais fiebres y dolores,
Heridas, llagas, tumores,
Y al baldado y al leproso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
  
Remediais todos los daños,
Los aftigidos alientan;
Veinte y cuatro mil os cuentan
Milagros, solo en dos años;
España y reinos extraños
Os publican portentoso:
Sednos protector y guía,
San Ramón Nonato glorioso.
       
Antífona: Oh bienaventurado Ramón, que amó a Cristo con todas sus entrañas, y a ejemplo de su caridad  no dudó en entregarse a sí mismo por los cautivos. Oh bendita alma, que aunque no fue separada por la espada del perseguidor, no perdió el mérito del martirio.
  
℣. Mi corazón y mi carne.
℟. Se exultaron en Dios vivo.
  
ORACIÓN.
Oh Dios, que hiciste admirable a tu bienaventurado confesor San Ramón Nonato para liberar a tus fieles de la cautividad de los impíos: concédenos por su intercesión, libres de las cadenas de nuestros pecados, cumplamos con perfecta libertad de espíritu todo lo que te sea más agradable. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO - 23 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: AMOR DE SAN RAMÓN NONATO A JESÚS Y MARÍA.
Considera, alma, que para expresar Dios que había sellado el corazón de su siervo San Ramón para centro de sus amores, le señaló también visiblemente en las manos, imprimiendo en ellas con lucidos caracteres el santísimo nombre de Jesús en la derecha, y en la izquierda el dulcísimo nombre de María; siendo también estos sagrados nombres las palabras que primero se oyeron de sus santos labios. ¡Oh maravillosos portentos! Manifiesta señal de que serían sus obras todas de la mano de Dios, y sus palabras llenas de poder y dulzura. Fue como dejarse en sus manos Jesús y María, para favorecer por su medio a los afligidos devotos. Y así ¿qué mucho se alcancen del Santo tantos milagros cada día, si se pide con viva fe su amparo? Por tan singular amor, y en honor a los favores que por él recibió San Ramón, rezarás tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
Oh glorioso padre y protector mío San Ramón, ¡cuán grande y heroica fue vuestra virtud ya desde vuestra niñez! Aquella afición celosa que a las cosas de piedad mostrábais; aquel desprecio a los juegos pueriles, y aquella rendida obediencia aun a los inferiores y criados, eran señales de ser vuestro tierno corazón a medida del de Jesús y María. ¿Qué diré, Santo mío, de vuestro amor a la pureza, cuando os horrorizábais de oir palabras poco decentes? ¡Oh virtud elevada! Vos cargado de cilicios que inventó vuestra piedad para mortificaros, siendo inocente; yo cargado de pecados, sin hacer la menor penitencia de ellos. Vos tan compasivo con los pobres, que teneis por dicha acompañarlos, yo tan soberbio, que me avergüenzo de su humilde trato. Haced, glorioso Padre, que pues estoy señalado desde el bautismo con el carácter de cristiano, sea toda mi vida conforme a la de mi señor Jesucristo; para que señalado en el día del juicio con la insignia de los escogidos, merezca gozar con vos la eternidad de la gloria. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA TERCERO - 24 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: OBEDIENCIA DE SAN RAMÓN NONATO.
Medita, alma, que llegando San Ramón a la quinta donde le envió su padre, para que distraido de su santo retiro y ejercicios de piedad, se ocupase en los mundanos de la hacienda, él obedeciendo gustoso, íbase como otro Moisés tras el rebaño, logrando así más disimulado la soledad y contemplación en una devota ermita de San Nicolás, delante de una hermosísima imágen de la Virgen María con su divino hijo Jesús en los brazos, que aun hoy día se venera. Estático contemplaba las eminentes gracias de esta Zarza divina, implorando con tiernas lágrimas su patrocinio contra las asechanzas del demonio, que apareciéndosele en traje de un anciano pastor, procuraba tentarle. Mas prometiéndole su amparo la que es madre de aflgidos, le favoreció piadosa, dejándole repetidas veces el niño Jesús en los brazos. ¡Oh prodigios celestes! ¡Qué requiebros amorosos! ¡Qué lágrimas de regocijo derramaría el Santo! En reverencia dirás tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
Grande fue y singular, glorioso Santo, vuestra virtud, cuando para obedecer a vuestro padre, dejasteis con el palacio los amigos, escogiendo el humilde oficio de pastor entre las breñas de las soledades. ¡Gran confusion para mi alma, tan arraigada en las vanidades del siglo, que no sabe varonilmente despreciarlas para obedecer a su Dios! Postrado humilde ante las aras de la Virgen María, ansioso pedíais los socorros divinos, viéndoos privado de los humanos, logrando cual otro Jacob, con vuestra invicta constancia, su bendición soberana, hasta oír de la misma Virgen: «Ya, Ramón, de aqui adelante podrás a boca llena llamarme madre». ¡Oh Santo mío, si lograse yo tal dicha? Mas, ¿cómo ha de recibirme por hijo con la pesada carga de mis vicios y pecados? Vos, glorioso Padre, que alcanzasteis su patrocinio contra las sugestiones del demonio, suplicadle me preserve de caer en los lazos de mi enemigo, infundiendo en mi alma un fervoroso espíritu de oracion, para que volando con agilidad a la contemplación de las cosas eternas, deje frustadas sus redes: y patrocinado de tan gran madre, merezca despues de una santa muerte gozar de su divino hijo Jesús en las deliciosas moradas de la eterna patria. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA CUARTO - 25 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: ORACIÓN EFICAZ.
Atiende, alma, la eficaz oración de nuestro Santo; pues suplicando fervoroso a la Virgen María le enseñase el camino y elección de su estado, para más servir a su divino Hijo Jesús, mereció no solo que un ángel repetidas veces apacentase atento el rebaño mientras oraba, sino también que la misma Virgen le dictase las palabras para consagrarle su virginal entereza. ¡Oh virtud celestial y angélica! Pasaron más allá los favores, instruyéndole la misma Virgen en el modo de conservarla, mandándole que entrase en la religión de la Merced, que poco antes la misma celestial Reina en Barcelona había fundado. Considera, alma, ¡que júbilos ocuparían el corazón del Santo mancebo, viendo que de una vez se escondía a los ojos del mundo, para vivir en la religión únicamente con Cristo y su santísima Madre. En reverencia, pues, y acción de gracias al Señor por tan maravilloso don de la Oración, se rezará tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
Glorioso padre San Ramón, ¡cuán ardiente era la llama de amor divino que residía en vuestro sagrado corazón: pues para no errar en la peligrosa elección de estado, buscabais con ansia la determinación del Cielo, cuando los hombres regularmente sólo atienden a las conveniencias mundanas! Pronto pasasteis a Barcelona para obedecer a la Virgen, entrando en su religión sagrada, venciendo animoso con el favor de la gracia los estorbos que intentaba poneros el invidioso enemigo. ¿Quién podrá explicar, glorioso Santo, el fervor de vuestro espíritu, siendo religioso, en el ejercicio de todas las virtudes? Siendo aun jóven, erais modelo de perfección para los mas ancianos. ¡Oh poder de la,gracia divina! ¡Oh tibieza la de mi alma! Alcanzadme, glorioso Padre, una santa resolución de dejar las vanidades del siglo, para que rindiéndome pronto a las inspiraciones divinas, me conserve puro y casto, y ejercitándome fervoroso en todas las virtudes, merezca en mis tribulaciones y dudas la mano de mi santo Ángel, para que no deslizando mis pies entre los tropiezos de este miserable mundo, logre al fin por vuestra santa intercesión la corona de gloria. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA QUINTO - 26 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: CARIDAD DE SAN RAMÓN NONATO.
Considera, alma, la ardiente caridad de San Ramón para con los pobres afligidos, visitándoles compasivo en los hospitales, animándoles con sus santas palabras, y librándoles las más veces de sus molestas enfermedades. Mas como el amor no sufre paredes, sacóle tambien su fervoroso celo por las comarcas y fragosos montes de Cataluña, para socorrer piadoso a los apestados (a quienes milagrosamente curaba con la señal de la cruz), y reducir a penitencia los pecadores más endurecidos. ¡Oh caridad heróica! ¿Y qué diré de los imponderables trabajos que sufrió entre calores y frios, allegando limosnas para la redención de los pobres cautivos cristianos, despreciando, a imitación de nuestro Señor Jesucristo, los temores y riesgos de su caridad elevada? En reverencia pues de caridad tan excelente, se rezará tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
Oh amantísimo padre San Ramón, ardiente volcan de incendios celestiales. ¿Quién podrá explicar la grandeza de vuestra caridad para con Dios, teniéndola tan heroica para con todos los prójimos? Tanta era la ternura de vuestro corazón compasivo, que era aflicción para vos la tristeza de los otros, pudiendo decir con el Apóstol: «¿Quién de mis hermanos enferma, que no enferme yo tambien por su amor?». Con todos os hacíais, Santo mío, para ganar para Cristo sus almas. ¡Ah! ¡cuan poco os imito, glorioso Padre, con mi empedernido corazón, que no ablandan los tristes ayes de los afligidos, ni mueven a piedad los compasivos clamores y penas de los fieles cautivos mis hermanos! ¡Oh Santo mío! ¡Qué tibio es mi amor a Dios, pues lo es tanto para mis prójimos! Abrasad mi duro pecho en incendios de amor divino, para que respirando sus llamas en mis acciones y palabras, sepa humillarme con el afligido, y compadecerme del atribulado, para alcanzar despues el consuelo del Espíritu Santo eternamente en la gloria. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA SEXTO - 27 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: CELO DE SAN RAMÓN NONATO POR LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS.
Considera, alma, que pasando San Ramón al África repetidas veces, para redimir los pobres cautivos cristianos, se le mostraban obedientes los vientos y mares al imperio de su caridad elevada. Puesto en tierra de infieles, lastimábase tanto al ver la perdición de sus almas redimidas con la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, que no cesaba de exhortarles con heroico celo y fervor a la verdadera ley de Dios, por casas y calles, en público y en secreto, como otro Pablo, sin que fuese parte para detenerle ni los sangrientos y repetidos azotes que le dieron los moros, ni el ser apaleado en la sinagoga de los pérfidos judíos, hasta echarle por muerto en la calle, ni por último tenerlo inhumanamente atado con duros hierros en una oscura mazmorra por espacio de ocho meses, cerrados sus santos labios con un penoso y cruel candado. ¡Oh celo de la honra divina! ¡Oh paciencia elevada! En reverencia pues de tan cruel martirio, dirás tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
Alabados sean mil veces, glorioso Santo, vuestros sagrados labios, por la multitud de infieles y pecadores que redujisteis con vuestra predicación fervorosa a la verdadera fe y amor de Nuestro Señor Jesucristo. Alabados sean también por la heroica fortaleza con que sufristeis constante los golpes y puñadas de aquellos bárbaros; sobre todo por aquel esforzado valor con que llevasteis paciente el martirio cruel del candado, renovándose lastimosamente las llagas de vuestros santos labios al abrirlo y cerrarlo con impiedad, cuando de tres en tres días os daban un poco de alimento. ¿Y cuándo llegaré yo, Santo mío, a ser digno de padecer algo por Jesucristo? ¿Cuándo serán para mí gozos las penas que Dios me enviare? Ea pues, alcanzadme, glorioso Padre, un ardiente deseo de la salud de las almas y una invicta paciencia en todas mis tribulaciones, para que cerrada mi boca a las quejas con el candado del divino temor, merezca abrirla en alabanzas de mi Dios y Señor por una eternidad en la gloria. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA SÉPTIMO - 28 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: ELECCIÓN HEROICA DE SAN RAMÓN NONATO.
Considera, alma, que encontrando el glorioso padre San Ramón en una calle de Barcelona un pobre anciano, expuestas sus venerables canas al rigor del tiempo, especialmente a la copiosa lluvia que entonces el cielo derramaba, movió tanto la ternura de su corazón este lastimoso espectáculo, que sin reparar ni en el honor, ni en la incomodidad de su persona, al instante cubrió con su purpúreo capelo la desnuda cabeza de aquel mendigo, que, segun afirman, era el mismo Señor Jesucristo. ¡Maravilla rara! ¡Hacerse pobre el mismo Dueño de los tesoros divinos, para que Ramón ejercitase su caridad heroica! Premióle el Cielo acción tan elevada, ofreciéndole la Virgen María una hermosa guirnalda de flores, y Jesús, cubierta su cabeza con el capelo, su lastimosa corona de espinas, la que eligió el Santo deseoso de imitar en las penas al divino Redentor, padeciendo hasta el fin de su vida, intensísimos dolores de cabeza. ¡Oh elección heroica! ¡Oh fervoroso celo! En reverencia de tal elección, dirás tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
Glorioso padre San Ramón: si a medida de la misericordia que tenemos con el prójimo en esta vida, ha de ser la que alcanzaremos de Dios en el Cielo, ¿qué grande será la vuestra en la gloria, siendo tan grandes los ejemplos de piedad que nos dejasteis en la tierra? Flojas eran las aguas para detener vuestra inflamada caridad en visitar los enfermos, consolar los afligidos, remediar los pobres, no quedando necesidad escondida al caritativo ardor de vuestras compasivas entrañas, sabiendo que por tal medio echa en el alma hondas raices el amor divino. Viendo al desnudo, lo cubristeis, quedándoos en prueba de vuestro fino amor a las inclemencias del tiempo, para salvar al hermano. ¡Oh piedad heróica, digna de premiarse en esta vida con corona de rosas, si vuestro fervoroso espíritu no apreciara más la de espinas! ¡Oh confusión mía! ¡Que vos, amoroso Padre, anheleis por los trabajos; y yo, pecador miserable, busque con ansia los pasatiempos! ¡Vos tras las espinas; yo tras las flores! Esforzad, Santo mío, mi alma, para que a lo menos si no tiene valor para buscar los trabajos, sufra con paciencia los que Dios le ofreciera; y llevando con resignación su cruz, siga las pisadas de su divino Redentor y Maestro, hasta llegar al monte santo de la bienaventuranza, y gozar triunfante para siempre la corona de la gloria. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA OCTAVO - 29 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: MUERTE SANTA DE SAN RAMÓN NONATO.
Considera, alma, que habiendo Jesucristo amado tanto a su siervo San Ramón en el decurso de su admirable vida, le mostró más que nunca su fino amor en el trance de su muerte; pues bajando del empíreo cielo con una lucida procesión de ángeles, vestidos del candor mercedario, y llevando en una custodia de inestimable valor su Cuerpo sacramentado, comulgó con sus propias manos a San Ramón por viático, inflamándole tanto en su amor divino, qus no pudiendo contenerse tanta llama en el angosto espacio de su pecho, vieron salirle, como a otro Moisés, los resplandores por la cara, del trato y conversación que tuvo con su mismo Dios y Señor. ¡Oh celestial maravilla! ¡Oh singular portento! Esto merecieron las fervorosas ansias del Santo para que de todos modos fuese preciosa su muerte en presencia del Señor. En reverencia de este favor, y para que te conceda Dios una santa muerte, dirás tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
¡Cuál debia ser el incendio de vuestro amor, glorioso Santo, y cuán ardiente el deseo de recibir aquel Pan sacramentado, que obligó al mismo Señor Jesucristo a suplir la tardanza del cura por consolaros! ¡Qué felicidad la de vuestra alma en aquel dichoso trance, cuando trasformado en amor divino, gustasteis con suavidad, aun en carne mortal, las dulzuras de la glorial ¡Qué gozos inundarían vuestro corazón sagrado con la celeste melodía de aquel angélico coro! ¡Oh amabilísimo Padre, si lograra la dicha de salir mi alma dignamente prevenida con ese augusto Sacramento, para la venturosa carrera de la eternidad! Pero ¡ay de mi!, que es pan de hijos, y no admite Cristo a tan celestial convite sino a los que halla prevenidos con la rica gala de las virtudes. ¡Cómo podré yo acercarme a gustar de tan celestial mesa con la triste y abominable vestidura de mis vicios y pecados! Alcanzadme, glorioso Padre, que dejando el antiguo ser de hijo de Adán con mis culpas, y renovando el ser de hijo de Dios con las virtudes, merezca aquí ser de los llamados a este celestial convite, para despues de los escogidos en el de su eterna bienaventuranza. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA NOVENO - 30 DE AGOSTO
Por la Señal...
Acto de Contrición.
   
MEDITACIÓN: MILAGROS PÓSTUMOS DE SAN RAMÓN NONATO.
Medita, alma, en este último día los raros portentos con que ilustró el Señor a su siervo San Ramón después de muerto; pues para resolver a quién tocaba la joya de su precioso cadáver, colocáronlo sobre una mula ciega, dejando su dirección, como otra Arca del Testamento, a los ojos de la divina Providencia. Raras maravillas ilustraron esta jornada, ya permaneciendo constantes las luces del féretro contra el ímpetu de las lluvias y recios vientos; ya clamoreando por sí mismas las campanas; ya tambien cobrando a cada paso repentina salud los enfermos; pero fue el mayor prodigio caminar con acierto la ciega mula mucha leguas, llegando desde Cardona, donde murió el Santo, hasta la ermita de San Nicolás, en la cual siendo pastorcillo oraba: y dando tres vueltas ¡caso raro! por la circunferencia, dejó con el sagrado cuerpo la vida; que no era razon viviese para otra carga. De aquí el Santo, como otro sol en su ocaso, despide por todo el orbe más brillantes los rayos de sus maravillas, con que favorece benigno a los que devotos piden con viva fe su amparo. Así premia el misericordioso Dios después de la muerte a los que con fino amor le sirven en esta vida. En reverencia dirás tres veces el Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN
Gózome en el alma, glorioso Santo, y doy inmensas gracias al misericordioso Señor por todas las mercedes con que os favoreció en esta vida, e ilustró también en vuestra muerte, haciéndoos maravillosamente servir en un ciego bruto, para que a vista de tal portento, desde entonces os reverenciasen los hombres por santo. Grandes fueron vuestras virtudes, y grande es también el poder que por ellas Dios os ha dado, sujetando a vuestro imperio los cielos, la tierra y los elementos, la salud y la enfermedad, la muerte y la vida; constituyéndoos, como otro José, señor de todo el universo para el socorro de vuestros devotos en sus necesidades. ¿Quién atribulado os invoca que no halle en vuestra piedad el consuelo, mostrándoos tan compasivo, que han llegado a sudar vuestras imágenes santas, estando vuestros devotos afligidos? ¡Oh singular piedad! Por vos alcanza la preñada feliz parto; fecundidad la estéril, segura cosecha el labrador; el naufragante feliz puerto; el cautivo redención; los ciegos vista; miembros los tullidos, y todos los males fin; pero sobre todo el obstinado pecador misericordia, alcazándole de Dios auxilios eficaces para su salvación, y manifestándole a veces sus más ocultos pecados, que tenía en largo olvido. ¡Oh celo de las almas! ¡Oh caridad insigne! Ea, Santo mío, no sea yo únicamente el que me vaya de vuestra presencia desconsolado. Alcanzadme lo que os suplico humilde en esta santa novena, con tal que sea para mayor gloria de Jesús y bien de mi alma; y en caso que no me convenga, alcanzadme piadoso una perfecta resignación a la voluntad de mi Dios; para que unida mi pobre alma con mi Señor Jesucristo con el vínculo del divino amor, merezca, en compañía vuestra, verle y gozarle para siempre en la celestial patria. Amén.
   
Aquí se detendrá en oracion un breve rato, suplicando al Señor por los méritos del Santo, la gracia que deseare. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.

+++
  
NOVENARIO ESPECIAL PARA LAS PREÑADAS.
El tiempo de hacerse esta novena será repartiéndola por los nueve meses, visitando un día cada mes la iglesia o capilla del Santo, previniéndose con la sagrada confesión y comunión, y en el último mes, por ser el más peligroso, se hará por nueve días continuos la novena. El modo de hacerse es en todo como la primera, solo mudando o añadiendo, si se quiere, la Oración esta que se sigue, común para todos las días de la novena:
  
Glorioso padre San Ramón, ¿quién mejor que vos se compadecerá de los trabajos y contingencias de un peligroso parto; pues a la violencia de sus dolores quedó sin vida vuestra propia madre, quedando vos dentro de su difunto cuerpo hasta el tercer día como sepultado? Ea pues, Santo mío, ya que me hallo con tan peligrosa carga, amparadme piadoso, para que pase el curso de estos nueve meses con salud y esfuerzo y al fin salga libre y sana de mis entrañas la prole que he concebido, para que reengendrada con el sagrado Bautismo y alistada en la cristiana milicia, creciendo con el tiempo, sirva fielmente a su Dios y Señor para cuyo fin la ha criado. No os dedigneis, glorioso Padre, de atender a mis afectuosas súplicas, compadeceos de mis lamentos, que aunque me veo comprendida en la justa sentencia que dio el Señor a mi madre Eva, de parir los hijos con dolores y penas, confio en vuestra intercesión poderosa, lograr de la benignidad de mi Dios, por su santísima Pasión y muerte, moderación en mis penas, si así me conviene, para parir felizmente en llegando la hora, en aumento de la república cristiana y mayor gloria de mi Señor Jesucristo en cuya voluntad resigno totalmente la mía. Amén.

NOVENA PARA LAS ESTÉRILES.
Se hará todo como la primera, solo mudando o si se quiere añadiendo la Oración en esta que se sigue, común para todos los días:
    
Glorioso padre San Ramón, que atendeis propicio a los ruegos de los humildes y a sus oraciones, consolad esta humilde sierva vuestra, que afligida se presenta a vuestras aras, pidiéndoos encarecidamente el fruto de bendición. Acordaos, Santo mío, que sois hijo de oraciones, pues con ruegos y obras pias mereció concebiros vuestra estéril madre; y así presentad caritativo mis súplicas al Señor, para que compadeciéndose de mi esterilidad, oiga benigno mi deseo como oyó a Ana, dándola a Samuel; y a la otra santa Ana madre de la Virgen, dándola tan celestial Hija, y a santa Isabel San Juan Bautista; para que a imitación de estos Santos y de vos; glorioso Padre, la prole que conciba se muestre más hija de la gracia que de la naturaleza. En vuestra piadosa intercesión, amantísimo Padre mío, aseguro mi fecundidad, si esta ha de ser para más gloria de mi Dios y bien de mi alma; pero no siendo así, alcanzadme una perfecta resignación a la divina voluntad, para que fecunda aquí de celestiales virtudes y llena de divina gracia merezca después por premio el fruto de la eterna gloria. Amén.

PARA LA SEGURA ELECCION DE ESTADO.
«Es de tanta importancia para la juventud la segura elección de estado, que errarla es errar el paso para la vida eterna, por lo que será muy agradable a Dios prevenirse con oraciones y ruegos para acertarla; a cuyo fin se dirige esta novena al glorioso padre San Ramón, especial abogado sobre este punto por haber alcanzado de la misma Virgen la dirección en elegir el estado religioso, triunfante de las molestas persuasiones de su padre y asechanzas del demonio».

Se hará como la primera, mudando solo o añadiendo la Oración en esta que se sigue, común para cada día:
  
Glorioso padre San Ramón, protector y abogado mío, celoso del bien de las almas, amparo de vuestros devotos y norte en el mar de las tribulaciones; vengo a vos deseoso de acertar entre mis dudas, y seguir humilde vuestra guía entre las tinieblas de mi ignorancia. Ya llegó el tiempo, glorioso Santo, de elegir un permanente estado, en el cual cumpliendo con mis obligaciones, sirva fielmente en el curso de mi vida a mi Dios y Criador. No ignoro que muchas son las moradas de la celestial Jerusalen y diferentes los caminos para llegar a aquella dulce Patria; pero ¿quién acertará la senda para la cual Dios llama mi alma entre la oscura noche de este miserable mundo? ¿Quién conocerá el verdadero camino que Dios me ha señalado para llegar seguro a la celestial Patria? ¡Qué peligros! La vanidad del mundo, la envidia del demonio y la flaqueza de la carne, me ofrecen los suyos, y lo que peor es con apariencias buenas para engañar mi ignorancia. ¿Cómo pues me atreveré a hacer elección de estado sin socorro de un fiel consejero, sabiendo que de aquí depende mi salvación eterna? ¿Y más avisándome Dios por su santa Escritura, procure por medio de obras pias certificarme de mi vocación verdadera? Por esto, mediante esta santa novena, humilde recurro a vos, glorioso Padre, para que, ya que estando vos entre esas congojas merecisteis aprender de la Virgen María la elección de estado religioso; así yo por vuestros méritos alcance un rayo de luz divina, y con él, siguiendo mi vocación verdadera en el estado que me inspirare, sirva fielmente al Señor en lo restante de mi vida, haciendo, con el auxilio de la divina gracia, obras dignas de la corona de la gloria, para alabar en compañía vuestra a mi Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

miércoles, 21 de agosto de 2019

SI HÉLDER CÂMARA ES UN “Testigo luminoso”, ¿CÓMO SERÁN LOS OSCUROS?

Traducción del artículo publicado en RADIO SPADA.
  
El folleto La Domenica –difundidísimo en las iglesias italianas– presentó el 18 de agosto un “testigo luminoso” del siglo pasado: Hélder Câmara (1909-1999), del cuale está en curso desde 2015 el íter (facilitado) para la beatificación y canonización.
  
TRADUCCIÓN
Sigamos los Testigos luminosos
MONS. HÉLDER CAMARA. Llamado el Obispo de las favelas, escogió vivir en la periferia dejando su palacio episcopal a los pobres. Helder Camara (Fortaleza 1909 - Recife 1999) fue ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1931 en Río de Janeiro: fue después nombrado obispo auxiliar en 1952. Participó en el Concilio Vaticano II (1962 - 1965). Fue un alto exponente de la transformación cristiana y política en América Latina. se batió por el abandono del egoísmo burgués y por los derechos de los más débiles a través de una renovación que parte del individuo.
Cristina Santacroce
Pero, ¿quién era éste? Nos parece muy escasa la nota biográfica en la foto, y por tanto intentamos volverla más exhaustiva y más correspondiente a la verdad.
 
Hélder Pessoa Câmara nace en Fortaleza (Brasil) el 7 de febrero de 1909. Fue ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1931 y se hizo conocido en su región como militante y dirigente de las «camisas verdes» de la Acción Integralista Brasileña (AIB) de Plínio Salgado (1895-1975), a menudo presentada como el equivalente brasileño del fascismo. Personaje versátil, cuando la AIB fue disuelta en 1938 por Getúlio Vargas, luego de un silencio inicial, nuestro hombre se recicla hábilmente en el interior de la jerarquía eclesiástica gracias a su carisma y a su activismo. En los años Cincuenta, Câmara, que es ya conocidísimo en los medios y su principal interlocutor, llega al ápice de la jerarquía: en 1952 es electo y consagrado Obispo Auxiliar de Río de Janeiro y deviene en Secretario de la Conferencia Nacional de Obispos Brasileños. Incluso, las posiciones políticas del Câmara de derecha se deslizan progresivamente a la izquierda hasta acercarse a la teología de la liberación, al marxismo camuflado que hace abajar a Jesucristo al nivel de un subversivo revolucionario.
  
Hélder Pessoa Câmara, “arzobispo rojo” de Olinda-Recife

Sus posiciones progresistas se mostraron en el Concilio, si bien el verbo “mostrarse” no sea del todo consonante a uno como Câmara. El nuestro era activísimo, bajo la alta guía del Cardenal Suenens (Primado de Bélgica y grande amigo de Montini) en la organización de los encuentros secretos de los obispos y peritos progresistas y en las conspiraciones en contra de los esquemas producidos por las Comisiones Romanas (De fóntibus Revelatiónis, De Ecclésia); y era además acostumbrado al lenguaje cifrado (se hacía llamar Padre Miguel): todas cosas que lo hicieron uno de los motores ocultos, de las eminencias grises de la revolución en capa y tiara que se iba obrando bajo la cúpula de San Pedro, que él mismo llamaba orgullosamente “sacro complot”.
 
Se registran sus intervenciones a favor del ecumenismo; contra la exaltación de la Virgen Santísima como Medianera universal, Corredentora y Dispensatriz de gracias; a favor de la colegialidad; a favor del control de la natalidad; contra la condena del comunismo.
   
Durante las grandes ceremonias conciliares habríamos podido asistir a sus éxtasis: cada vez que hablase su líder Suenens para el cual organizaba también los aplausos; cada vez que alguno nombrase al modernista-panteísta Theillard de Chardin SJ; cuando el card. Bernardus Johannes Alfrink apagó proditoriamente el micrófono al card. Ottaviani (ciego) el 30 de octubre de 1962; cuando Pablo VI depuso la tiara el 13 de noviembre de 1964.
  
Lo mejor de sí lo dio en el post-concilio cuando ya, Arzobispo metrópolita de Olinda-Recife (Pablo VI lo había exaltado a aquella sede en 1964), se definía socialista y convencido sostenedor de la justicia de los análisis de Marx y deviene uno de los mayores representantes de la teología de la liberación (condenada por Juan Pablo II).
  
Pero en las glorias de este Obispo rojo –precursor de la bergogliana “iglesia pobre para los pobres”– no faltaron la militancia por una democratización de la Iglesia, por la abolición del celibato eclesiástico, por la apertura a los ministerios femeninos, por la concesión del divorcio al cónyuge abandonado.
  
Aberrante es su lucha contra la condena de los anticonceptivos expresada por la Humanae Vitae de Pablo VI, tildada como un “error” destinado “a torturar a las esposas y perturbar la paz de muchos hogares”, “una nueva condena de Galileo”, “la muerte del Concilio”, “negación práctica de la colegialidad”, “la aniquilación práctica del ecumenismo”.
  
Pero no es solo la Humanae Vitae la bestia negra del Câmara: es toda la doctrina moral de la Iglesia, una Iglesia madrastra –y decir que Pablo VI había anunciado que con el Concilio la Iglesia había “descubierto su rostro de madre amante y perdonante”– que constringe a las mujeres a procrear, a procreare hijos que tal vez morirán de pobreza.
   
Abominable una poesía suya a tal propósito:
Quando vejo, nos países desenvolvidos, crianças lindas, lindas, não sinto inveja, sinto remorso. Peço perdão às mães subdesenvolvidas, a quem dedico esta Redondilha Natural:
  
Filho, filho, filho…
Se queres o prazer
(e que mais te resta, coitada?…)
tens que procriar,
tens que procriar!
 
Mesmo que teu filho
nasça um esqueletinho
nasça um rato horrível
que os próprios ratos
nem cheguem a aceitar
(Há ratinhos lindos,
camundongos de encantar)
  
Filho, filho, filho…
Se queres o coito
(e sabes o que é querer)
tens que procriar,
tens que procriar!
  
Filho, filho, filho…
Se queres homem
(não queres é nada!)
tens que procriar,
tens que procriar!
 
Mesmo que teu filho
nasça sem entranhas
pernas de gravetos,
cabeça-balão
feio de espantar.
Sem saber sorrir
só sabendo chorar…
  
Mesmo que teu filho
cresça no monturo
e um dia o encontres
meio devorado
nem te digo por quem…
Pelos ratos? Pelos porcos?
Por nós todos, por nòs todos,
também, por mim…
  
Não pensaria nunca em Redondilha assim a cantar às Mães das Áreas-desafio… Gostaria de cantá-la  –depois de contar a cena– em rodas-bem, em plena soçaite Mas, sobretudo, gostaria de cantá-la, na Basílica, aos Padres conciliares.
  
[TRADUCCIÓN:
“Cuando veo, en los países desarrollados, niños lindos, lindos, no siento envidia, siento remordimiento. Pido perdón a las madres subdesarrolladas, a quienes dedico esta Redondilla Natural:
  
Hijo, hijo, hijo…
Si quieres el placer
(¿y qué más te queda, desdichada?)
debes procrear,
¡debes procrear!
  
Incluso si tu hijo
nazca un esqueleto,
nazca un ratón horrendo
que ni los ratones
lleguen a aceptar
(Hay ratones lindos,
ratones encantadores).
   
Hijo, hijo, hijo…
Si quieres el coito
(¿pero sabes lo que es querer?)
debes procrear,
¡debes procrear!
  
Hijo, hijo, hijo…
Si quieres hombre
(¡no quieres es nada!)
tienes que procrear,
¡tienes que procrear!
 
Aunque tu hijo
nazca sin entrañas
piernas de rama,
cabeza de balón
feo de espantar.
Sin saber sonreir
sólo sabiendo llorar…
  
Aunque tu hijo
crezca en el albañal
y un día lo encuentres
medio devorado
no te digo por quién…
¿Por las ratas? ¿Por los puercos?
Por nosotros todos, por nosotros todos,
también, por mí…”
  
No pensaría en cantar una Redondilla así a las Madres de las Áreas-desafío… Quisiera cantarla –después de contar la cena– en ruedas de bailes, en plena sociedad… Pero, sobre todo, quisiera cantarla, en la Basílica, a los Padres Conciliares] (Dom HÉLDER CÂMARA, Circulares conciliares, vol. I, tomo III - De 10/11 de septiembre a 7/8 de diciembre de 1965, Luiz Carlos Luz Marquez y Roberto de Araújo Faria, eds. CEPE editora, Brasil 2009. Circular 27ª del 6/7 de octubre de 1965 al distrito de Mecejana en Fortaleza).
Un escrito obsceno, que recuerda al odio satánico de las varias sectas gnósticas contra la materia y contra la procreación, que se cierra en modo sacrílego con una invocación a la Virgen para que obtenga del Padre su no colaboración “¡en el nacimiento de un monstruillo!”.
  
Esto es en breve Monseñor Hélder Câmara. Atento a las problemática de los pobres cierto, pero en una manera no católica, e incluso inconciliable con la católica porque se unía en la práctica a aquel comunismo “intrínsecamente perverso y [con el cual] no se puede admitir en ningún campo la colaboración” (Pío XI, encíclica Divíni Redemptóris). Un asesino de la ortodoxia de la fe, non un testigo luminoso del Evangelio (entre otros, la luz mal se concilia con las conspiraciones arriba indicadas), un siniestro (en todos los sentidos) representate de la Revolucióne que quiere subyugar a Jesucristo y su Iglesia a las ideologías del momento.

OBISPOS COLOMBIANOS “BENDECIDOS” POR CHAMÁN

El pasado 14 de Agosto, el chamán Isidoro Jajoy Chasoy de la tribu Inga “bendijo” junto a otros chamanes con palabras incomprensibles a los asistentes a un congreso preparatorio al Sínodo para la Amazonía realizado desde el día anterior en la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia, en la ciudad de Bogotá (que hace rato dejó de tener la Santa Fe).
  

Los chamanes aparecieron vestidos con ponchos, collares de cuentas, colmillos, y con tocados de plumas en sus cabezas. Lanzaron humo de tabaco sobre plátanos, ananás (piñas), patatas, maíz (tanto en mazorca como desgranado) y otros vegetales y frutos que fueron presentados sobre una toalla tendida en el suelo. Además, espolvorearon a su audiencia con alguna sustancia demoníaca.
  
  
Contextualizando, todo sucedió en la clausura del foro “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral” -que contó con la participación de Iván Duque Márquez (Presidente de la República de Colombia), el Cardenal Pedro Ricardo Barreto Jimeno SJ (Arzobispo de Huancayo, Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana y Vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica-REPAM) y Monseñor Óscar Urbina Ortega (Arzobispo de Villavicencio, Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y representante de la REPAM Colombia)-, que fue parte de tres encuentros que han tenido lugar en preparación al Sínodo (los otros dos fueron en la Universidad de Georgetown -universidad jesuita, como cosa rara- en Washington DC, y en Roma) tuvo como objeto “reflexionar acerca de la realidad actual del territorio y los pueblos amazónicos, sus luces y sombras”, al igual que compartir, discernir y aportar informaciones diversas al “Instruméntum Labóris” del Sínodo.
  
Durante el encuentro se realizaron cuatro espacios de reflexión e intercambio, retomando la mirada académica, de políticas públicas, pobladores e Iglesia.
 
Para lograr una mirada desde la academia al territorio amazónico, se contó con la participación de Carlos Alberto Rodríguez Fernández de la Fundación Tropenbos, el profesor Milson Berley Betancourt Santiago de la Universidad Nacional y Universidad Externado de Colombia, y Jorge Reinel Pulecio Yate de la Universidad de la Amazonía.
 
En el conversatorio “Retos y oportunidades para el cuidado de la Amazonía desde las políticas públicas”, participó el Viceministro del Medio Ambiente de Colombia, Roberto Mario Esmeral Berrío, el director general de Corpoamazonía, Luis Alexánder Mejía Bustos, el director de la Corporación para el desarrollo sostenible del norte y oriente Amazónico – CDA, César Humberto Meléndez Sáenz, la directora del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI), Luz Marina Mantilla Cárdenas, y el director de Visión Amazonía, José Yunis Mebarak.

Para ofrecer una mirada integral de la Amazonía y dar voz a quienes habitan el territorio, en el tercer panel “Una mirada a la Amazonía desde quienes la habitan” se contó con la participación de la representante campesina del Caquetá, Marleny Yucuma; Duperly Martínez Velásquez (gerente de la Cooperativa Multiactiva de Mercados Campesinos de la Orinoquía), como representante urbano; Anitalia Pijachi Kuyuedo, como representante de los pueblos indígenas y un representante de las negritudes que habitan la Amazonía.

Por último se hizo el panel “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, que contó con la presencia del cardenal Pedro Barreto, Mauricio López Oropeza (Secretario Ejecutivo de REPAM) y la Hna. Alba Teresa Cediel Castillo (de la Comunidad de Misioneras de la Madre Laura Montoya).
   
Los miembros de la Conferencia Episcopal de Colombia -al igual que su señor Jorge Mario Bergoglio Sívori/Francisco I (y sus antecesores conciliares) y sus súbditos y adoradores-, al permitir y participar en dicho evento pagano, incurrieron en pecado contra la fe:
Catecismo de Baltimore (edición revisada de 1941), parte 2, lección 16 Sobre el primer mandamiento: «205. ¿Como un católico peca contra la fe? Un católico peca contra la fe por apostasía, herejía, por el indiferentismo religioso y por la participación en los cultos no católicos.

206. ¿Por qué un católico peca contra la fe al participar en un culto no católico? Un católico peca contra la fe por la participación en un culto no católico cuando intenta identificarse con una religión que sabe que es defectuosa».
Incluso, superaron en su apoyo a la teología de la liberación (que no lo es) a la Conferencia del Episcopado Mexicano, que al menos lo oculta a sus fieles, de quienes lo único que le interesa no son sus almas, sino su lana (dinero). Usando un término ciclístico, Colombia “se escapó” en la alta montaña del Giro de la Apostasía.
 
Ante esto, no sobra decir que éste es, más que un nuevo peldaño, un episodio de la fase superior de la Ramera Deuterovaticana, la culminación bergogliana de la Anti-Iglesia nacida el 28 de Octubre de 1958 por el Antipapa Ángelo Giuseppe Roncalli Marzolla/ Juan XXIII bis, y reglamentada por el Antipapa Giovanni Battista Montini Alghisi/ Pablo VI el 21 de Noviembre de 1964 con Nostra táte.
   
Y, para los que dicen que “están en rebeldía estos obispos contra San Juan Pablo II”, NO ESTÁ DE MÁS RECORDARLES QUE ÉL FUE QUIEN MATERIALIZÓ EL ECUMENISMO PLANTEADO TEÓRICAMENTE POR SUS ANTECESORES PRECITADOS. ¿O van a negar que en el I Encuentro Ecuménico de Asís, en el año 1986, permitió que chamanes y brujos invocaran a sus demonios, que los musulmanes oraran hacia La Meca, que los budistas pusieran la estatua de Buda en el tabernáculo -todo ello en la Basílica de San Francisco, donde retiraron cruces y crucifijos de la iglesia, los íconos y los santos, y se ocultó lo que no se pudo retirar-, contemporáneamente a negarle la entrada a unos peregrinos calabreses que llevaban la imagen de la Virgen de Fátima y arrestar a un fraile dominico que se opuso al encuentro?
  
Para el marxista-elegetebe...XYZísta-eco-nazionista de Bergoglio, en su secta deben reinar el panteísmo, el animismo, el espiritismo, la Nueva Era, el chamanismo, la brujería, las tomas de yagé o ayahuasca, sin Dios, sin cruz, con hostias de yuca, relativista, satánica, etc. Y lo ocurrido en Colombia es una muestra de lo que se viene.
  
A los fieles de Colombia, que le den a esos falsos obispos por donde más les duele: NO LES DEN DINERO. Más aún, abandonarlos de una vez por todas.

JORGE RONDÓN SANTOS
21 de Agosto de 2019
Fiesta de Santa Juana Francisca Frémiot de Chantal, Fundadora de la Orden de la Visitación.

OBISPO ORTODOXO RUSO VISITA MEZQUITA EN SU FIESTA DEL SACRIFICIO

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
   
El metropolitano ruso-ortodoxo Teófanes Ashurkóv de Kazán y Tartaristán felicitó a los musulmanes de la República de Tartaristán (Federación Rusa), por la fiesta islámica del Sacrificio Eid al-Adha.
  
  
Teófanes escribió el 11 de agosto que esta fiesta simboliza “la fe y confianza en el Todopoderoso” y “enseña bondad y misericordia”, reclama “pureza moral” y pide “el triunfo del principio espiritual en el hombre”:
¡Querido Kamil Hazrat!
  
Los felicito cordialmente a usted y a todos los musulmanes de nuestra República por la principal fiesta musulmana: Kurban Bayram [Eid al-Adha].
  
La fiesta de Kurban Bairam, sagrada para todos los musulmanes, simboliza la hazaña de la fe y la confianza en el Todopoderoso, enseña bondad y misericordia, recuerda la pureza moral y llama al triunfo del principio espiritual en el hombre.
  
Es gratificante ver la vida pacífica y armoniosa de la gente multinacional y original de Tataristán, cuyos ideales son el entendimiento mutuo, el respeto, una actitud amigable hacia el prójimo y la preocupación por la preservación de los valores tradicionales.
  
En estas vacaciones, quiero destacar especialmente las buenas relaciones entre la Metrópolis de Tataristán y la Administración Espiritual de los Musulmanes de la República de Tataristán, gracias a las cuales se están implementando muchos proyectos socialmente importantes y se están desarrollando fructíferamente las relaciones interreligiosas e interétnicas.
  
Que los ideales brillantes y que afirman la vida de la fiestafortalezcan la unidad y la armonía, una base sólida para la prosperidad de nuestro pueblo multinacional y nuestro querido Tatarstán. La bendición del Todopoderoso, la alegría, la paz y la prosperidad están en todos los hogares de los habitantes de nuestra República.
  
Atentamente,
+ Teófanes, Metropolitano de Kazan y Tataristán
 
Otro metropolitano ortodoxo, Alejandro Mogilev de Astaná y Kazajistán, participó en el [Sacrificio] de Eid al-Adha visitando la mezquita Kyzyl-Zhar situada en Petropavlovsk (Kazajistán) (Fotos).
   
A pesar de las cortesías políticas, es obvio que cristianos y musulmanes no creen ni confían en el mismo “Todopoderoso” y tienen puntos de vista contradictorios sobre la “pureza moral” y el “principio espiritual en el hombre”.”

NOVENA EN HONOR A SANTA ROSA DE LIMA

Novena basada en la Vida de Santa Rosa de Lima. El Acto de contrición probablemente es de autoría de Santa Rosa de Lima, los Gozos son tradicionales, sin autor ni fecha conocidos.
   
NOVENA EN HONOR A SANTA ROSA DE SANTA MARÍA, PATRONA DE LIMA Y PERÚ
  
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador y Redentor mío, a mí me pesa de haberos ofendido, por ser Vos quien sois y porque os amo sobre todas las cosas. Dios mío y verdadero esposo de mi alma y alegría de mi corazón, yo, os quiero amar, benignísimo Jesús, con aquel perfectísimo amor, eficacísimo amor, incontrastable amor, invencible amor, que todos los cortesanos del Cielo os aman, y más os quisiera amar, Dios de mi corazón y de mi vida. Quisiera amar, regalo mío, tanto como la Santísima Virgen os ama, y más os quisiera amar, salud y alegría mía y de mi alma. Quisiera amar tanto a vos, Dios mío, como Vos os amáis. Abráseme yo, consúmame yo, en fuego de divino amor, benignísimo Jesús. Amén.
  
ORACIÓN INICIAL
Oh esclarecida Virgen, Rosa celestial, que con el buen olor de vuestras virtudes habéis llenado de fragancia a toda la Iglesia de Dios y merecido en la gloria una corona inmarcesible; a vuestra protección acudimos para que nos alcances de vuestro celestial Esposo un corazón desprendido de las vanidades del mundo y lleno de amor divino. (Mencionar aquí la gracia que se desea obtener)
  
Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
DÍA PRIMERO - 21 DE AGOSTO
LA CUNA DE SANTA ROSA DE LIMA
Rosa, que recibió en el bautismo el nombre de Isabel por ser de su abuelita, nació el 20 de abril de 1586, y sus padres fueron Gaspar Flores y María de Oliva, pertenecientes a una familia acomodada de Lima, capital del Perú. Cierto día en que la niña descansaba en su cuna, la contemplaba amorosa su feliz madre en compañía de familiares y amigos, cuando vió admirada entreabrir en su lindo rostro los rojos y frescos pétalos de una rosa magnífica. Extraordinariamente sorprendida, tomó gozosa en brazos a su hijita y acariciándola y colmándola de besos le dijo: «Tú serás mi Rosa». Cuando el gran Santo Toribio de Mogrovejo, arzobispo de Lima y apóstol del Perú, le administró el Sacramento de la confirmación, la llamó también Rosa, aunque desconocía aquella milagrosa circunstancia con que el Cielo se adelantara a distinguirla.
 
Llegada la adolescencia, oía la niña ponderar su hermosura, e ignorante del prodigio referido, creía que por ser bella la llamaban Rosa. Temió su casta humildad y, postrada a los pies de la Virgen, le contó con infantil sencillez la causa de su pena. Se le apareció entonces la Santísima Virgen con el niño Jesús en los brazos y le dijo: «Gusta a mi divino Hijo que te llamen Rosa, pero desea que a tan precioso nombre añadas el mío; por tanto, de hoy en adelante habrás de llamarte Rosa de Santa María».
  
ORACIÓN FINAL
¡Oh flor la más hermosa y delicada que ha producido la tierra americana!, portento de la gracia y modelo de las almas que desean seguir de cerca las huellas del Divino Maestro, obtened para nosotros las bendiciones del Señor. Proteged a la Iglesia, sostened a las almas buenas, y apartad del pueblo cristiano las tinieblas de los errores, para que brille siempre majestuosa la luz de la Fe y para que Jesús, vida nuestra, reine en las inteligencias de todos los hombres y nos admita algún día en su eterna y dichosa mansión. Amén.
  
GOZOS EN HONOR A SANTA ROSA DE LIMA
  
Del pensil de la piedad
Fuiste rosa en el dolor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
    
Liberal produjo Lima
No solo plata preciosa,
Sino una fragante rosa
De más mérito y estima,
La que en su temprana edad
De la Iglesia fue esplendor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Apenas naciste, Rosa,
Cuando a penas te previenes,
Pues de espinas a tus sienes,
Tejes corona preciosa:
Ese adorno fue en verdad
Hechizo al divino amor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
La Gracia y naturaleza
En competencia reñida;
Si ésta dio un lustro a tu vida,
Timbre aquella a tu grandeza,
Logrando en tan tierna edad
Ser Esposa del Señor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Quejas hiciste amorosa
A la gran Reina María,
Pues te trocaron un día
De Isabel el nombre en Rosa,
Y ella añadió a tu humildad
El suyo propio de María, ¡oh, qué honor!:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Con el hábito glorioso
De Guzmán, luces tan bella
Como la mejor estrella
De su cielo luminoso:
Imitando tu bondad
De Catalina el ardor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Con humildad excelente
Suplicaste a una criada,
Que como a mujer malvada
Te pise, escupa y afrente,
Gozando tu santidad
Con el desprecio mayor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Tanto la cruz apreciaste,
Que en las horas de reposo,
Por imitar a tu Esposo,
En tus hombros la cargaste:
Mas era su gravedad
Carga leve a tu fervor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Pediste un día a tu Esposo
Si es cierta tu salvación,
Y él te dio contestación
Con un sí cariñoso,
Y con tal seguridad,
De punto subió tu amor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Cruz, vigilia, ayuno y celo
Y oración muy continuada
Fueron llave dorada
Con la que abriste el cielo,
Dejaste a la humanidad
Pasmada con tal rigor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Para los que en ningún modo
Sanar pudo medicina,
Fuiste triaca divina
Que da la salud en todo.
Donde medió tu piedad
No hubo pena ni dolor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Viéndote el amor divino
Abrasada mariposa,
Quiso trasladarte, Rosa,
A vergel más peregrino:
Nuncio de aquesta verdad
Fue el mismo supremo Autor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Llegado el dichoso día
Que al seno de Dios te llama,
Arededor de tu cama
Se oyó dulce melodía,
Cantando tu santidad
Con angélico primor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
  
Ya que os miráis coronada
En la celestial Sion,
Amparad en la aflicción
A quien os llama abogada,
Y ejerced vuestra piedad
En cualquier mal y dolor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
     
Del pensil de la piedad
Fuiste rosa en el dolor:
Logremos por tu favor
Fragancias de caridad.
   
Antífona: Una virgen se ocupa de las cosas del Señor, a fin de ser santa de cuerpo y alma.  
℣. Ruega por nosotros, bienaventurada Santa Rosa Limana.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
  
ORACIÓN
Oh Dios poderoso, dispensador de todos los bienes, que has provisto a la bienaventurada Santa Rosa con el rocío de la gracia celestial, y la hiciste brillar en las Indias con el fulgor de la virginidad y de la paciencia, concédenos a nosotros tus siervos, la gracia de correr tras el olor de sus perfumes, y merecer así llegar a ser un día el buen olor de Cristo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
DÍA SEGUNDO - 22 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
  
PRIMERAS PRUEBAS DE SANTA ROSA DE LIMA
Tres años contaba Rosa, y un día se agarró los dedos con la tapa de un baúl cerrado incautamente. Tan bien supo disimular el dolor de aquel magullamiento, que no lo advirtió su madre hasta varios días después. El cirujano, a quien llamaron a toda prisa, aplicó a la uña un ungüento que la corroyó casi por completo y arrancó después la parte magullada, sin que en tan dolorosa operación exhalase la niña queja alguna ni manifestase el menor susto. Meses después tuvo mal en una oreja y hubo que sajarle la parte dañada, tampoco entonces dio señales de dolor. Apenas curada de esta dolencia, tuvo su madre la imprudencia de espolvorearle la cabeza con un producto preparado a base de mercurio para curarle unas erupciones. Desaparecieron las costras pero el mercurio penetró en las carnes y las royó, originó en la niña molestas convulsiones para las que no quiso alivio alguno, a pretexto de que el dolor no era mucho. La creyó su madre, pero fue muy grande su pena al ver la extensa y profunda llaga que las aplicaciones del violento cáustico le habían producido y de las que tardó 42 días en curarse. Después hubo de serle extraída una excrecencia en las fosas nasales. Durante la operación tuvo que soportar los vivísimos dolores consiguientes. Todos los circunstantes lloraban de compasión, sólo ella se mantuvo en calma.
 
Tanta constancia en el padecer fue recompensada con muy grande acopio de favores espirituales, en cuya comparación nada son los dolores y penalidades de la vida. Iluminada con luz sobrenatural en las vías de extraordinaria perfección a que el Señor la llamaba, comprendió Rosa desde sus más tiernos años, que los favores extraordinarios deben ser motivo ante todo para cumplir con la mayor perfección los deberes del propio estado. Aquel su anhelo por seguir con absoluta fidelidad las inspiraciones de la gracia, fue para la santa niña causa de una serie de ingentes sufrimientos y, por lo tanto, de méritos aquilatados; porque hallándose igualmente dispuesta a obedecer a sus padres y a seguir las inspiraciones de la gracia y los impulsos interiores, cuya fuerza aquellos ni sospechaban siquiera, surgían para la valerosa niña constantes tribulaciones.
 
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA TERCERO - 23 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
  
SANTA ROSA DE LIMA, TERCIARIA DE SANTO DOMINGO
Desde los 5 años había consagrado su virginidad al Señor. Era natural, pues, que a Él solo quisiese agradar, y que las vanidades y complacencias mundanas fuesen para ella un suplicio, pero tales trazas sabía darse que lograba complacer a Dios sin disgustar a su madre.
 
Forzada en cierta ocasión a adornarse con una corona de flores, se dio maña en poner con disimulo un alfiler que se le hincaba en la cabeza y trocaba a aquel ornato de vanidad en instrumento de tortura.
 
La madre, demasiado preocupada en realzar la belleza de su hija, la obligaba a vestir con elegancia; y aún la castigaba severamente cuando, no por desobediencia, sino por indiferencia de las cosas de este mundo, descuidaba la niña el atavío de su persona. A fuerza de paciencia, Rosa logró, por fin, que su madre se allanara a permitirle usar un manto de tela basta.

Se ejercitaba en casa en todas las prácticas dignas de la más ferviente religiosa. Así, se había impuesto la obligación de no beber jamás sin permiso de su madre. Ese permiso lo pedía una vez cada tres días, y si en alguna de ellas su madre, como prueba, no se lo daba, permanecía otros tres días sin volverlo a solicitar y soportaba aquella dura privación con gran contentamiento de su alma, sin que llegara a flaquear su ánimo un instante.
  
Una serie de reveses de fortuna privó a los padres de Rosa de cuanto tenían. Entonces dio muestras la amante hija de todo su valor y abnegación, no sólo sirviendo a sus padres, sino también ayudándoles en el trabajo, a fin de ganar lo necesario para la subsistencia de todos.
  
Dios acudía en su ayuda milagrosamente, porque, a pesar de la precaria salud y de los frecuentes éxtasis, hacía Rosa diariamente la labor de cuatro personas, sin que sus energías cedieran ante el esfuerzo.
 
Sin embargo -¡oh ceguera e inconsecuencia del espíritu humano!-, su madre no podía resolverse a que renunciara al matrimonio, y como la belleza extraordinaria de Rosa, no quebrantada por tantas austeridades, le atraía numerosos pretendientes, la piadosa joven tuvo que sostener largas y penosas luchas con los suyos. Le ayudaba en éstas su protectora Santa Catalina de Siena, a quien había tomado por modelo. Como recompensa de esa fidelidad, Dios le dio a conocer que sin abandonar la casa paterna, podía consagrarse a Él y observar todas las virtudes monásticas. Por eso, como la Virgen de Siena, vistió el hábito de la Orden Tercera de Santo Domingo el 10 de agosto de 1610, y a partir de aquel memorable día, se entregó, como ella, a una vida contemplativa y penitente.
   
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA CUARTO - 24 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
  
SANTA ROSA DE LIMA, PENITENTE
Desde sus tiernos años practicó el ayuno más riguroso. ¡Cuánta verdad es que las exigencias de nuestro cuerpo y de nuestra salud, crecen o disminuyen en proporción de lo que les concedemos!
 
Siendo pequeñita no comía nunca fruta. A los seis años ayunaba a pan y agua los viernes y sábados. A los quince, hizo voto de no comer nunca carne, salvo el caso de mandato formal de santa obediencia. Más tarde, no comía más que sopas hechas sólo con pan y agua y sin condimento ninguno, ni siquiera sal, y como esa mortificación no le parecía suficiente, añadía un brebaje tan amargo que no podía tragarlo sin verter lágrimas. Pasaban a menudo varios días sin comer; y esos ayunos extraordinarios eran ciertamente en ella efecto de una gracia especial, a la que respondía con generosidad; pues si sus padres la obligaban a tomar algún alimento sustancioso, pronto tenían que reconocer que con aquel cuidado y oficiosidad, lejos de aliviarla, aumentaban considerablemente sus dolores.
 
Cada noche se disciplinaba con cadenas de hierro, y se ofrecía a Dios como víctima propiciatoria por la Iglesia, por el Estado, por las almas del Purgatorio, por la conversión de los pecadores y por los intereses de la Fe Católica. Y era tan constante en esta penitencia que no daba tiempo a las heridas para curarse, de modo que su cuerpo era una pura llaga.
 
Íntimamente compenetrada con la Pasión de su amante Salvador, se ingeniaba sobremanera para inventar penitencias que la acercasen más y más a su divino Modelo. A los catorce años salía de noche al jardín con las espaldas martirizadas por las disciplinas, como lo habían sido las de Jesús, y, cargándose con una pesada cruz a ejemplo de su Maestro, caminaba con los pies descalzos y con paso lento, meditando sobre la subida de Cristo al monte Calvario, y dejándose caer de cuando en cuando para imitar con mayor perfección a su Ejemplar y Modelo.
  
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA QUINTO - 25 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
   
SANTA ROSA DE LIMA, UNIDA A LA CRUZ
Se ciñó la cintura con tres cadenitas que cerró con un candado, cuya llave arrojó al aljibe para que no se las pudieran quitar. Las cadenas atravesaron pronto la piel y penetraban en las carnes al paso que éstas iban creciendo, con lo que se le producían dolores acerbísimos que soportó durante muchos años en silencio; hasta que una noche no pudo contenerse y prorrumpió en sollozos. Se vio entonces obligada a descubrir su secreto a una criada, con cuya ayuda intentó vanamente romper las cadenas; sólo acudiendo a la oración consiguió que se quebraran; pero aun así, no se las pudo quitar sin arrancar partes vivas de su carne.
 
Muchas veces ponía los pies desnudos en la piedra ardiente del hogar, y hacía larga meditación sobre las penas del Infierno. Con una lámina de plata se fabricó a manera de un cerquillo, practicó en él tres filas de treinta y tres orificios en cada una, y por ellos introdujo clavos con las puntas hacia dentro. Los treinta y tres clavos representaban los treinta y tres años que vivió Cristo en la tierra. Esa corona se la ponía todos los viernes, y la apretaba cada vez con mayor fuerza, a fin de que los clavos penetrasen en la cabeza, y para que el cabello no ofreciese su débil protección, se lo cortó. Acaso habría quedado ignorada esa penitencia heroica, si cierto día no se hubiese caído Rosa, hiriéndose en la cabeza, de la que se escaparon tres hilos de sangre que denunciaron el martirizador instrumento.
 
Pareciéndole poco austero el lecho de madera en que por mucho tiempo descansó, se fabricó otro con trozos de tabla unidos con cuerdas, y llenó los intersticios con fragmentos de teja y de vajilla de modo que las aristas más cortantes quedasen hacia arriba. Cuando por la noche se acostaba en ese lecho de tormento, se llenaba la boca de hiel en memoria de la que dieron a su amante Salvador en la Cruz. Ella misma confesó que ese brebaje le ponía la boca tan ardorosa y desecada que al levantarse no podía hablar y respiraba con muchísima dificultad. Tal repugnancia le producía aquella cama que sólo el verla o pensar en día le hacía temblar, y por la noche al prever lo que en ella iba a sufrir le acometía una fiebre abrasadora. A tanto llegó su temor cierto día, que antes de decidirse a sufrir aquel martirio se quedó largo tiempo pensativa. Entonces le habló claramente Jesús y le dijo: «Acuérdate, hija mía, que el lecho de mi cruz fue mucho más duro, más estrecho y más espantoso que el tuyo. Verdad es que yo no tenía como tú piedras bajo la espalda, pero acerados clavos atravesaban mis manos y mis pies. Ni me perdonaron la hiel. Me la presentaron los sayones cuando la fiebre devoradora me angustiaba. Medita eso en tu lecho de dolor y la caridad te dirá que, comparado con el mío, tu lecho es de flores». Fortalecida con tales palabras nunca más decayó la constancia de Rosa durante los dieciséis años que todavía vivió. Por eso dormía muy poco y el insomnio fue para ella, como lo había sido para Santa Catalina de Siena, una de las mortificaciones más difíciles de soportar.
  
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA SEXTO - 26 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
  
HUMILDAD Y OBEDIENCIA DE SANTA ROSA DE LIMA
De las veinticuatro horas del día, dedicaba doce a la oración, diez al trabajo manual y dos al sueño. Cuando estaba de rodillas se cerraban sus párpados muy a pesar suyo, y para triunfar del sueño se hizo construir una cruz algo más larga que su estatura, clavó en los brazos de la misma dos clavos resistentes que pudiesen soportar el peso de su cuerpo, y cuando quería rezar de noche, alzaba la cruz, la apoyaba contra la pared y se suspendía de los clavos mientras duraba la oración.
  
Daríamos una idea muy imperfecta de la santidad de Rosa, si expusiésemos sus austeridades extraordinarias sin añadir que las sometía a la obediencia y estaba siempre dispuesta a dejarlo todo si se lo mandasen, porque LA VERDADERA SANTIDAD NO CONSISTE EN LA PENITENCIA CORPORAL, SINO EN LA DEL CORAZÓN, QUE ES IMPOSIBLE SIN HUMILDAD Y OBEDIENCIA.
  
No ha de sorprender que permitiesen usar tan crueles austeridades a una jovencita de tan débil constitución. Siempre que quisieron oponerse a ello sus confesores, se vieron impedidos por una luz divina; y la madre, que la maltrataba cuando descubría alguna nueva penitencia, se veía misteriosamente impedida cuando quería obligarla a tomar algunos cuidados.
  
No era menor en Rosa la humildad que la obediencia. La palidez de su rostro, la alteración de sus facciones, aquellos ojos que habían perdido su brillo a fuerza de llorar, en una palabra, toda su persona desfigurada por la penitencia, atrajo la atención del público, y Rosa supo con grandísima confusión que todos la veneraban como santa. Acudió a Dios desolada y le pidió con instancia que sus ayunos no le alterasen en nada la fisonomía. Dios la escuchó y le devolvió la lozanía y los colores. Sus apagados ojos se reanimaron, y todos sus miembros adquirieron nuevo vigor. Así sucedió que después de haber ayunado una cuaresma a pan y agua y de haber pasado treinta horas sin tomar alimento, la vieron unos jóvenes y se burlaron de ella diciendo: «¡Vaya con la religiosa célebre por sus penitencias! Cara tiene de haber banqueteado, a pesar de hallarnos en tan santo tiempo». Rosa dio gracias a Dios desde el fondo de su alma.
  
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA SÉPTIMO - 27 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
 
DESPOSORIO MÍSTICO DE SANTA ROSA DE LIMA
La soledad era un verdadero regalo para la piadosa virgen de Lima, y como en casa de sus padres no hallaba lugar alguno bastante oculto para vivir lejos del mundo y totalmente olvidada de él, se hizo construir una pequeña ermita en un rincón del jardín, adonde llevó su pobre lecho, una silla y algunas imágenes piadosas, allí distribuyó ordenadamente su tiempo entre la oración y el trabajo manual.
  
Como no se le permitía ir sola a la iglesia y su madre no siempre la podía acompañar, hubo quien la compadeció al verla privada de aquella dicha, pero Rosa contestó que Dios le hacía asistir diariamente a varias misas, ya en la iglesia del Espíritu Santo, ya en la de San Agustín.
  
La santa limeña fue devotísima de la Virgen del Rosario, quien le enseñaba, consolaba y visitaba junto con su Santísimo Hijo. Su imagen, existente en la iglesia de Santo Domingo, cambiaba de rostro cada vez que le solicitaba algún favor y le significaba los sucesos futuros del reino. Fue a sus plantas que recibió una de las mayores mercedes que obtuvo del Cielo, el Domingo de Ramos de 1615. Los religiosos repartieron todas las palmas que habían bendecido y no alcanzó para Rosa, quien quedó entristecida; pero enseguida, volviéndose a la sagrada imagen, arrepintiéndose de tal sentimiento por cosa de tan poca importancia, pidió perdón y dijo: «Señora mía, no quiero palmas de hombres, espero recibir la que por intercesión vuestra me ha de dar mi Señor Cristo». Y continuando en oración vio que el rostro de Nuestra Señora estaba alegrísimo y el del Niño más aún, el cual mirándola le dijo: «Rosa de mi Corazón, sé mi esposa». La santa, humillándose grandemente respondió: «Señor aquí esta vuestra esclava». Rosa iniciaba, así, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en el Perú.
 
Volvió a casa con este pensamiento y determinó hacer un anillo, señal del desposorio. Confidenciando esto con un hermano suyo, pidió que se grabase un corazón y un Jesús, a lo que su hermano Hernando completó: «Y una frase que diga: “Rosa de mi Corazón, sé mi esposa”», lo que la llenó de gozo al ver que éste repetía las mismas palabras del Niño sin haberlas oído. Hecho el anillo, después de hacerlo colocar en el sagrario durante los días de Semana Santa, la mañana de Pascua lo recibió de manos del Padre Maestro Fray Alonso Velásquez OP.
  
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA OCTAVO - 28 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
  
SANTA ROSA DE LIMA, DEFENSORA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO 
Cuando los calvinistas holandeses se aproximaron a las costas del Callao en julio de 1615 cundió la alarma en Lima y mientras los frailes dominicos fueron a tomar las armas, el Santísimo Sacramento quedó sin protección alguna en la Iglesia de Santo Domingo. Entonces, Rosa, “convertida en leona” se remangó las mangas y cortó los hábitos “para con más ligereza poder subir al altar” proponiéndose “luchar y morir por el divino Sacramento”.
 
Con frecuencia, decía Rosa a sus confesores: «Oh, quién fuese hombre, sólo para ocuparme en la conversión de las almas», exhortando a los predicadores a la conversión de los indios idólatras. Y concertó con Fray Pedro de Loayza OP a que si él le daba la “mitad de las almas que por sus sermones se convirtiesen o enmendasen”, ella le daría la mitad “de todas cuantas buenas obras hiciese”.
  
Por eso, al fundarse en 1725 el convento franciscano de Ocopa, se tomó a Rosa por patrona. Este centro misionero amazónico materializaba el celo evangelizador de Rosa cuando ésta “ponía los ojos en los montes que ocupaban lo interior de la América, y sentía en sus entrañas que, pasadas las nevadas cumbres de aquellos ásperos collados y montañas inaccesibles, existían muchas almas que no conocían a Jesús”.
 
Testifican los confesores de Rosa, que tuvo singular don del cielo para discernir espíritus y conocer, entre tantas revelaciones y visiones que tuvo, cuáles eran de Dios y cuáles eran del patrón “sarnoso” (así llamaba Rosa al demonio).
 
Oyendo decir a algunas personas que querían ir al Purgatorio por toda la vida, sólo por ver a Dios, Rosa decía que era algo bueno, pero que ella no quisiera sino ir luego al Cielo, que para esto la había creado Dios.
    
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA NOVENO - 29 DE AGOSTO
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial.
  
MUERTE SANTA Y GLORIFICACIÓN DE SANTA ROSA DE LIMA
Desde que cayó enferma supo que se había de morir, y así se lo decía a todos. Viendo llorar a su madre, María de Oliva, le dijo: «No llore, madre mía, ni derrame lágrimas, porque las lágrimas valen mucho y sólo por los pecados se han de derramar».
 
Los tormentos de la agonía final de Rosa repitieron la Pasión del Calvario. Sus dolores sobrenaturales se asemejaban a una lanza de fuego que la atravesaba de pies a cabeza. «Dónde estás Señor mío, bien mío, regalo mío; cómo no te veo» murmuraba Rosa en su lecho de muerte haciendo suyas las palabras de Cristo en la Cruz, para añadir después «cúmplase Señor en mí tu santísima voluntad». Así llegó al último trance, para el cual toda la vida se había prevenido y diciendo: «Jesús, Jesús, sea conmigo» expiró y entregó su alma a Dios, en la madrugada del 24 de agosto de 1617, fiesta de San Bartolomé. Al morir, su boca —como la de Cristo— estaba cubierta de sangre y su faz parecía “un vivo retrato de … Nuestro Señor en la Cruz”.
 
Tan sólo a la vista de su venerable cadáver, los pecadores se confesaban a voces llenando los “confesionarios de lágrimas” y las “casas de modestia” (Fray Victorino Osende O.P).
 
Su entierro fue apoteósico. Multitudes de gentes llenaron plazas, calles y azoteas. Concurrieron el Arzobispo Bartolomé Lobo Guerrero y los representantes del Cabildo de la Iglesia Metropolitana, los Magistrados y oidores de la Audiencia de Lima, que sólo hacían acto de presencia a la muerte de un virrey. Antes de ser sepultado, su venerable cadáver fue vestido seis veces por el fervor generalizado de obtener reliquias. Tenía su cuerpo yaciente una singular belleza. Rosa no parecía muerta sino dormida. Los fragmentos de los hábitos, las hojas de palma de su túmulo, las partículas de su escapulario y velo, el polvo y astillas de su sepulcro y ermita, se repartieron por todo el Perú empezando a curar enfermedades y a obrar numerosos milagros.
  
Como fue previsto por Rosa, su ejemplo cundió, cinco años después de su muerte se fundó el Monasterio de Santa Catalina, y sobre el solar de su protector don Gonzalo de la Maza, donde se refugió de la persecución que desató su familia contra ella, se levantó más adelante el Monasterio de Santa Rosa de las Monjas.
 
Clemente X, en su Bula de Canonización (1671), puntualizaba cómo esta santa era «una Rosa de muy suave olor a Dios, a los ángeles y a los hombres… y la primera que el Nuevo Mundo ha de poner en el catálogo de los santos… y de tal manera le inflamó con el fuego de su caridad, que no sólo recreó con su olor, sino que brilló con luz esplendente en aquella parte de la Casa de Dios que estaba en las tinieblas, para que resplandeciese como el lucero de la mañana entre las tinieblas, como la luna en su plenitud en nuestros días y como el sol refulgente en perpetuas eternidades».
  
La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.