sábado, 31 de julio de 2021

RESPUESTA VERGONZANTE DE UN PRELADO MODERNISTA

En el opúsculo en inglés “God’s letter to me – 101 questions and answers on the Bible” (Carta de Dios para mí: 101 preguntas y respuestas sobre la Biblia), el “arzobispo” Giovanni Tonucci Muratori (nacido en 1941), otrora Prelado territorial de Loreto y Delegado pontificio para la Santa Casa, responde así a la pregunta N.º 93:
  

TRADUCCIÓN
«93. Los musulmanes no creen en Jesús como su salvador. ¿Ellos irán al cielo?
    
Creemos que toda persona honesta que viva según el mandato de Dios y sigue su conciencia será recibida por Dios, y también irá al cielo. Estanos concencidos que muchos musulmanes tienen una fe honesta en Dios y que lo aman. Esto puede aplicarse también a los creyentes de otras religiones, primeramente a todos los judíos, que son nuestros “hermanos mayores”, y luego los budistas, hindúes, y también a los seguidores de las creencias tradicionales. Si ellos siguen su conciencia y se ajustan a la ley de Dios, nosotros esperamos que Dios los recibirá, lo cual significa que ellos irán también al cielo».
Giovanni Tonucci Muratori (ordenado sacerdote el 19 de Marzo de 1966 por Costanzo Micci Betti, instalado obispón el 6 de Enero de 1990 por Karol Wojtyła Katzorowski, en arte “Juan Pablo II”).

De nuevo, con esta declaración horrible y vergonzante se demuestra que la Santa Religión Católica NO está en la secta del Vaticano II liderada actualmente por Jorge Mario Bergoglio Sívori (impropiamente “Francisco I”). Estamos en los tiempos de los que habló el Apóstol San Pablo en 2 Timoteo 4, 3-4:
«Vendrá tiempo en que los hombres no podrán sufrir la sana doctrina, sino que, teniendo una comezón extremada de oír doctrinas que lisonjeen sus pasiones, recurrirán a un montón de doctores propios para satisfacer sus desordenados deseos, y cerrarán sus oídos a la verdad, y los aplicarán a las fábulas».
¡SALID DE BABILONIA, DE LA SECTA DEL VATICANO II ANTES QUE SEA DEMASIADO TARDE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.