miércoles, 21 de julio de 2021

NOVENA A LOS SANTOS MÁRTIRES ABDÓN Y SENÉN

Tomada de la Vida portentosa y sagrada Novena de los gloriosos Santos y esclarecidos Reyes San Abdón y San Senén, Patronos de la Ilustre Villa de Calasparra, Abogados especiales de los Labradores y Defensores de los frutos de la tierra, principalmente contra las tempestades de piedra y granizo, escrita por el P. Fray Sebastián Sáez, Predicador de la Regular Observancia de N. P. San Francisco en la provincia de Cartagena, impresa en Murcia en 1765, con las debidas licencias.

MODO DE HACER ESTA NOVENA
Se requiere principalmente confesar y comulgar el primer día de la Novena, y si no se pudiere, por ocurrir ocupación, se ejecutará en otro cualquiera de los restantes, y a fin de que estando en gracia, sean más aceptas a Dios sus peticiones, y obligue más a los Santos a que sean sus intercesores. También se debe practicar cada día en obsequio de los dos Santos, algún ejercicio penal, mortificación de sentidos, o cualquiera particular virtud, y en especial la de la misericordia, que es en la que más resplandecieron estos dos Santos, repartiendo sus Reales Patrimonios a los pobres, y socorriéndolos en todo género de necesidades. Y porque la fiesta de estos Santos se celebra el día 30 de Julio, cuyo tiempo es tan ocupado, se podrá transferir esta Novena, para cuando parezca más conveniente.
 
NOVENA DE LOS GLORIOSOS SANTOS Y ESCLARECIDOS REYES SAN ABDÓN Y SAN SENÉN, PATRONOS DE LA ILUSTRE VILLA DE CALASPARRA, ABOGADOS ESPECIALES DE LOS LABRADORES Y DEFENSORES DE LOS FRUTOS DE LA TIERRA, PRINCIPALMENTE CONTRA LAS TEMPESTADES DE PIEDRA Y GRANIZO
 
   
Por la señal ✠ de la santa Cruz; de nuestros ✠ enemigos líbranos, Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa en el alma de haberos ofendido, y propongo firmemente la enmienda, ofreciendo confesarme y apartarme de las ocasiones de ofenderos, y espero me perdonareis por los infinitos méritos de vuestra preciosa Sangre, dándome auxilios para perseverar en gracia hasta la muerte. Amén.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Gloriosísimos Patronos, Abogados y Protectores nuestros, San Abdón y San Senén, que por vuestra intercesión el Todopoderoso serena las más furiosas tempestades, librándonos de graves peligros, y a los frutos de la tierra del impetuoso daño y terrible destrozo que en ellos suelen causar las nubes, para lo que os señaláis con especial prerrogativa y aplacáis también los enojos de la Majestad Suprema, ocasionados de nuestras repetidas culpas; pues el Omnipotente os concedió el singular privilegio de que seáis defensores de los campos y de sus frutos, preservándolos del formidable estrago que se origina de la piedra y granizo que los destruye y anihila: alcanzadnos de su Divina clemencia, nos libertemos de esta y demás calamidades de la vida, y principalmente destierre de nuestros corazones los malos pensamientos, y nos defienda de la más temible tempestad, que es la de las tentaciones, con que el Demonio nos incita, para perder la gracia: Y haced, consigamos el favor que pedimos en esta Novena, si es para gloria de Dios, honra vuestra, y bien de nuestras almas. Amén.
    
Ahora se rezan dos Padre Nuestros y dos Ave Marías en reverencia de los dos Santos.
  
DÍA PRIMERO – 21 DE JULIO
ORACIÓN

Invictísimos y esclarecidos Mártires de Jesucristo, que aun cuando vivíais entre la Gentilidad, era tan inextinguible el fuego de amor Divino que ardía en vuestros corazones, alumbrados con la luz de las Católicas verdades, que movidos de excesiva y devota piedad, y sin reparar en los urgentísimos peligros temporales a que os exponíais, dabais sepultura a los cuerpos de los Cristianos, que eran martirizados, por cuya heroica caridad os infundió el Altísimo ardientes deseos de padecer martirio, dándoos valor y constancia para tolerarlo: interceded con nuestro benignísimo Dios, que por vuestros excelentes méritos nos comunique una humilde resignación para llevar con paciencia las tribulaciones y penalidades que nos acontecen en este mortal destierro, y que perseveremos firmes en creer los infalibles misterios y verdades que reveladas por Dios nos dicta Nra. Santa Madre Iglesia Católica Romana, de tal fuerte que con ánimo pronto y esforzado sacrifiquemos la vida, si fuese necesario, en su defensa. Y sed nuestros Medianeros para con la Majestad Divina, porque supliendo vuestros merecimientos lo que nuestros pecados desmerecen, sean aceptas nuestras súplicas, y logremos lo que deseamos en esta Novena, si es para gloria de Dios y bien espiritual nuestro, y si no conviene, nos conformamos con voluntad rendida a su altísima disposición.
  
Ahora, alentando cada uno la confianza con los afectos y palabras que le dicte su devoción, pedirá a su Majestad por intercesión de estos Santos Mártires el favor que desee alcanzar.
    
ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
Eterno y Omnipotente Dios, Criador de cuanto tiene ser, que depositasteis en los nobilísimos corazones de San Abdón y San Senén tan gran incendio de caridad y tal desprecio de las cosas caducas y perecederas de este mundo, que siendo Príncipes y Potentados de la Persia, renunciaron liberalmente sus grandezas y magníficos honores por seguir a Cristo en pobreza y humildad, y para más imitarle, cediendo sus amplísimos Patrimonios, distribuyeron a los pobres opulentos y ricos tesoros; y a más de esto, elevasteis a tan superior grado el religioso celo que de vuestro sagrado culto tenían y amor para con los prójimos, que desatendiendo sus mayores conveniencias, y abandonando hasta su propia vida, se empleaban en sepultar los cuerpos de los fieles que eran martirizados, en cuya recompensa merecieron de vuestra liberal misericordia les dierais valor y fortaleza para padecer alegres y gozosos los tormentos del cruel Tirano, os suplicamos, Señor, que por intercesión de estos gloriosos Mártires nos deis fuerzas para sufrir con ánimo resignado los trabajos y calamidades de esta vida, y que despreciando con generoso desengaño las terrenas afecciones, aspiremos solo a poseer las verdaderas riquezas que nos tenéis prometidas en la Patria Celestial, comunicándonos también un constante fervor y esfuerzo para sacrificar nuestras vidas, si se ofreciere, por vuestro amor y en testimonio de las Católicas verdades, a imitación de estos preclarísimos Mártires San Abdón y San Senén, por cuyas virtudes, y méritos os suplicamos rendidamente, nos concedáis lo que pedimos en esta Novena, si es para honra y gloria vuestra, y si no conviene, hágase en todo vuestra santísima voluntad. Amén.
   
GOZOS
  
Claman a vuestras piedades
Esta Villa y sus contornos:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
   
A vos, Santos milagrosos,
La Persia dio nacimiento:
De la gracia sois portento,
Y en la piedad prodigiosos;
Del culto de Dios celosos,
Predicabais sus verdades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades. 
  
Luego que al mundo nacisteis,
A Dios tan finos amantes,
Lucidísimos cambiantes
En la virtud produjisteis,
Y a muchos enfermos disteis
Salud en enfermedades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
   
Copioso Erario Real
Siendo Reyes repartisteis,
Y a los pobres se los disteis
Con mano muy liberal,
Pagándoos Dios puntual
Estas generosidades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
    
Decio impío Emperador
Con la muerte os perseguía,
Porque a Cristo y a María
Dabais el debido honor,
Y tratándoos con rigor,
Usaba sus crueldades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
   
Si los Infieles Paganos
A muchos martirizaban,
De oculto los enterraban
Vuestras soberanas manos, 
Sin temer a los Tiranos,
Ni a sus grandes impiedades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
   
El Emperador Tirano
Con graves penas mandó,
Y por ley os prohibió
Enterrar a algún Cristiano;
Mas su decreto fue en vano
Por vuestras sumas piedades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
   
Por sepultar a los Cristianos,
Muertos por la Fe de Cristo,
Logró Roma haberos visto
Atados de pies y manos,
De bárbaros inhumanos,
Sufriendo penalidades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
  
Negasteis adoraciones
A los dioses fementidos,
En Jesús enardecidos
Vuestros fieles corazones:
De los osos y leones
Sin temer ferocidades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
   
De la espada a los rigores
Dando por Cristo la vida,
Merecéis palma escogida
Y laurel de vencedores;
Pues ya gozáis triunfadores
Eternas felicidades:
Pues que sois nuestros Patronos,
Libradnos de tempestades.
   
Antífona: Alégrense en el Cielo las almas de los Santos, que han seguido las huellas de Cristo, y que por su amor derramaron su sangre: por eso con Cristo exultan sin fin.
℣. Exulten en la gloria los Santos.
℟. Alégrense en sus sitiales.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que concediste a tus santos Abdón y Senén una abundancia de gracia para llevarlos a esta gloria, concédele a tus siervos el perdón de sus pecados, para que ellos puedan ser hallados dignos de ser liberados de toda adversidad por los méritos intercesores de tus Santos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
DÍA SEGUNDO – 22 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
Oh esforzados y valerosos Campeones de la Católica Iglesia, a quienes la esperanza de los grandes premios que tiene Dios destinados para los que, confiando en sus promesas, padecen con firme y resignada tolerancia las penalidades y contratiempos de esta breve vida, os hizo sufrir con fortaleza y alegría los excesivos tormentos del Tirano, burlando de sus amenazas y despreciando sus ofertas, sin que por alguno de estos medios pudiese rendir vuestra invencible constancia para que dieseis culto a sus falsos dioses, antes bien enardecidos en el celo de la Cristiana Religión, predicabais con mayor eficacia y sagrada libertad las verdades de la Católica Fe, abominando la idolatría y detestando sus errores: os suplicamos, gloriosísimos Patronos y Abogados nuestros, nos alcancéis del Todopoderoso un conocimiento claro de la Divina Ley, y que fortalecidos con el inexpugnable Escudo de la Fe, resistamos a las tentaciones con que el demonio nos combate, y despreciemos con santa resolución y Cristiano desengaño las vanidades y fingidos halagos que en sus mentidos gustos nos ofrece el mundo y la carne, para que abrazando la mortificación y penitencia, solo aspiremos a gozar las eternas delicias de la gloria que esperamos, y lo que pedimos en esta Novena, si es para honra y gloria de Dios, y bien espiritual nuestro. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA TERCERO – 23 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
¡Oh insignes y fortísimos Capitanes de la Milicia de Cristo!, en quienes el noble incendio de la caridad inflamaba tanto vuestros amantes pechos que entre las rigurosas persecuciones y malos tratamientos con que os afligían los Infieles, no se perturbaron vuestros generosos corazones, antes bien, solicitabais mayores ocasiones de padecer por Dios y por los prójimos, a imitación de aquel Señor Jesucristo, Señor Nuestro, que antes lo había ejecutado así por redimirnos y enseñarnos el camino de la Bienaventuranza, que es el de la Cruz: os suplicamos, fidelísimos Patronos y Abogados nuestros, nos alcancéis de este Señor, que tanto padeció por nosotros, y por quien sufristeis vosotros tantas persecuciones y penas, hasta dar la vida, que nos comunique el don de fortaleza, para que conformándonos voluntariamente con las disposiciones Divinas, no rehusemos las penalidades de esta vida, con que su Majestad nos aflige por nuestras culpas, sino que admitiéndolas con resignación y paciencia, no malogremos el mérito de nuestros trabajos, antes sí deseemos padecer más por imitar a nuestro Maestro Jesucristo y seguir vuestro ejemplo; y asimismo nos consigáis lo que pedimos en esta Novena, si es para gloria de Dios, honra vuestra, y bien de nuestras almas. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA CUARTO – 24 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
¡Oh fidelísimos e invencibles Mártires San Abdón y San Senén!, que por el ardentísimo amor que teníais a Jesucristo, permitisteis que el Emperador Decio os privase de todas vuestras posesiones y riquezas, apoderándose de vuestras Tierras y Dominios, en donde fijó sus Imperiales Armas, y para mayor afrenta, os levase a Roma con sumo vilipendio, atados de pies y manos como malhechores, siendo Príncipes Soberanos, y todo lo sufristeis, no solo con inalterable mansedumbre, sí con interior alegría por las ansias que teníais de veros despreciados y perseguidos hasta dar la vida por aquel Señor que la dio por vosotros ignominiosamente en la Cruz: os suplicamos, venerados Patronos y Abogados nuestros, nos alcancéis de este mismo Señor, por quien tanto sufristeis, nos dé fortaleza para tolerar con igualdad de ánimo los agravios y persecuciones de nuestros enemigos, y una gozosa resignación para conformarnos en las tribulaciones que Dios nos envía por nuestras culpas. Y alcanzadnos lo que pedimos en esta Novena, si es para gloria de Dios y bien de nuestras almas. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA QUINTO – 25 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
¡Oh inexpugnables fortalezas, y firmísimas Columnas de la Iglesia, San Abdón y San Senén!, que cuando fuisteis llevados delante de los simulacros de los falsos dioses, para que les rindieseis adoración y culto, los despreciasteis con escarnio, negándoos con inflexible constancia a su detestable idolatría, y resististeis a los mandatos del Emperador, confesando públicamente a Cristo por verdadero Dios, por cuya causa fuisteis cruelmente azotados y arrojados a los osos y leones, los que olvidando su natural fiereza, se postraron a vuestros pies y con reverente humildad os respetaron, sin atreverse a ofenderos, en prueba de vuestra virtud y santidad, y en confirmación de la ley que predicabais: os suplicamos, piadosísimos Patronos y Abogados nuestros, que por aquella resolución y libertad santa, con que sin temer al Tirano ni a sus tormentos defendisteis la Fe Católica, y por ello os azotaron cruelmente y entregaron a las fieras, que reconocieron y reverenciaron vuestra admirable virtud, nos alcancéis de fu Majestad Divina valor y eficacia, para que con Cristiano esfuerzo y animosa intrepidez confesemos, aunque sea a costa de la vida, la Fe de Jesucristo, que es la única y segura ley que guía a la salud eterna, y que consigamos lo que pedimos en esta Novena, si es para gloria de Dios, y bien de las almas. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA SEXTO – 26 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
¡Oh fervorosísimos y piadosísimos Santos Abdón y Senén!, que abrasados vuestros corazones en el purísimo incendio de la caridad más perfecta, dirigíais los vuelos de vuestro seráfico espíritu a la salvación de las almas, anteponiendo su espiritual aprovechamiento no solo a vuestra quietud y descanso corporal, sino aun a aquellos celestiales consuelos con que os recreaba y regalaba la Majestad Divina, privándoos de estos soberanos favores por acudir al socorro de las necesidades de los prójimos, que era el único empleo de vuestro compasivo corazón, solicitando en todo con vuestra doctrina y ejemplo su mayor bien: os suplicamos, Santísimos Patronos y Abogados nuestros, que por aquel ardiente celo con que anhelabais a reducir las almas, atrayéndolas a el verdadero camino de la salud eterna con vuestra enseñanza y consejos, nos alcancéis de su Majestad Divina que purifique nuestros corazones y gobierne nuestros pensamientos, para que con nuestras palabras y obras no seamos causa de ofensa suya, ni demos ocasión de culpa o escándalo a los prójimos, antes sí se terminen nuestras obras y palabras a lo que ceda en gloria de Dios y reducir al que fuere errado, para que apartándose de la senda de la culpa, siga el camino de los mandamientos Divinos. Y haced consigamos lo que pedimos en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios, y bien de nuestras almas. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA SÉPTIMO – 29 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
¡Oh purísimas y candidísimas Azucenas de los valles San Abdón y San Senén!, que con la fragancia de vuestras heroicas virtudes y santidad de vida, ilustrasteis todo el vasto y dilatado Imperio de la Persia, y no cabiendo en tan anchurosos espacios se difundió por todo el ámbito del Orbe con alegría y gozo universal de la Católica Iglesia: os suplicamos, nobilísimos Patronos y fidelísimos Abogados nuestros, nos alcancéis del Supremo Rey de las alturas, que de tal suerte dispongamos nuestras operaciones, que con el buen olor de Cristianos ejemplos, causemos edificación a los prójimos, y con la pureza de nuestras conciencias, seamos agradable recreo de la Majestad Divina, con quien os suplicamos seáis nuestros medianeros para conseguir lo que deseamos en esta Novena, y si no conviniere, encaminad nuestras peticiones para que no solicitemos otra cosa que lo que sea del mayor agrado y servicio del Altísimo. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA OCTAVO – 28 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
¡Oh firmísimos Atlantes de la Ley de gracia, y lucidísimas Estrellas del Empíreo San Abdón y San Senén! Pues el Omnipotente Dios os concedió entre otras gracias y dones la admirable virtud y potestad para expeler de los cuerpos los espíritus infernales, que a vuestra presencia y a la de vuestras Reliquias huían confusos, como se experimentó en muchos miserables que se hallaban atormentados del demonio: os suplicamos, amantísimos Patronos y Abogados nuestros, que por este y demás privilegios con que os doto la liberal misericordia, nos alcancéis de nuestro Dios y Señor virtud y gracia para defendernos de las asechanzas con que solicita nuestra perdición el común enemigo, porque libres de sus diabólicas sugestiones, cumplamos más exactamente su Divina Ley, y merezcamos por este medio vernos colocados en la Celestial Patria, gozando en vuestra compañía, de su Soberana presencia, y lo que pedimos en esta Novena, si es para su mayor gloria. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
 
DÍA NOVENO – 29 DE JULIO
Por la señal…
Acto de contrición, Oración para todos los días y los dos Padre nuestros y Ave Marías.
 
ORACIÓN
¡Oh hermosísimos e ilustrísimos Mártires San Abdón y San Senén! Pues os destinó el Cielo para que fueseis Patronos y Abogados de los hombres, señalándoos y distinguiéndoos con la especial excelencia de que seáis custodios y defensores de los frutos de la tierra, para impedir los daños que ocasionan las tempestuosas nubes, por la que sois venerados y conocidos en el mundo con el glorioso renombre de Santos de la Piedra: por esta singular prerrogativa que el Señor os concedió, os suplicamos, especialísimos Patronos y soberanos Protectores nuestros, consigáis de la Divina misericordia que inclinando sus piedades a nuestros ruegos, suspenda el horroroso estrago que experimentamos en las inundaciones de piedra y granizo. Y porque conocemos ser nuestras culpas la principal causa de los males que nos afligen, interponed vuestra poderosa intercesión, para aplacar las Divinas iras, y que olvidando nuestras ingratitudes, nos perdone su Majestad y nos mire con benigno semblante, concediéndonos el consuelo de lograr los frutos de la tierra, no solo como preciso medio para sustentar la vida, sí para que hallándonos con posibilidad, cumplamos más liberalmente en festejaros conforme nuestra devoción y afecto. Y al mismo tiempo nos comunique espirituales bienes, para que igualmente socorridos en el alma y en el cuerpo, le sirvamos en esta vida y después le gocemos eternamente en la otra. Y lo que pedimos en esta Novena, si es para gloria de Dios, y si no, dirigid nuestras peticiones a lo que sea del mayor agrado y servicio del Altísimo. Amén.
 
Ahora se hace mentalmente la deprecación de lo que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.