sábado, 3 de julio de 2021

LA PASTORAL “A lo James Martin” EN ESPAÑA

El presbítero e influencer español Daniel Pajuelo Vázquez SM (nacido el 6 de Julio de 1977, e instalado presbítero-ministro el 31 de Agosto de 2013 por el también inválido Agustín Cortés Soriano, obispón de San Félix de Llobregat), cofundador con la religiosa nicaragüense Xiskya Lucía Valladares Paguaga RPM (nacida el 28 de Febrero de 1969) de la plataforma de evangelización digital iMisión, publicó en su cuenta de Twitter el 29 de Junio un icono donde aparecen los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, usándolos como un “guiño” a la homosexualidad, que él celebró en un trino el día anterior.
   
Daniel Pajuelo Vázquez SM
    
Trino de Daniel Pajuelo Vázquez SM
  
La actuación de Pajuelo fue criticada por el también presbítero e influencer (esta vez diocesano) Francisco Javier “Patxi” Bronchalo Serrano, quien le dijo en una serie de trinos que estaba causando mucho daño a las almas. Otros, por su parte, pedían que se le escribiera a sus superiores de la Sociedad Marianista y al obispo para que lo sancionaran.
   
Respuesta de Francisco Javier “Patxi” Bronchalo Serrano a Daniel Pajuelo Vázquez
   
    
Y como no podía ser de otra manera, Valladares, conocida como “la monja tuitera” (y ahora también como “la monja tiktokera”), defendió el 15 de Mayo próximo pasado las “bendiciones” a parejas homosexuales realizadas en Alemania y Suiza, frente a las críticas del sodalité peruano Alejandro Bermúdez Rosell, director de ACI Prensa. La religiosa (irónicamente de la congregación de la Pureza de María) a su vez fue criticada, entre otros, por el “exorcista” José Antonio Fortea Cucurul y por el canónigo penitenciario Hugo Valdemar Romero Ascensión.
  
Xiskya Lucía Valladares Pagagua RPM
   
No son el único caso: el 27 de Junio, el presbítero Damián María Montes Nieto C.Ss.R, párroco de San Gerardo María Mayela en Madrid, tiktokero y ex-concursante del reality “La Voz”, publicó vía Twitter una carta por el día de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, patrona de la Orden Redentorista. La foto de la misiva fue acompañada del siguiente texto: «María del Perpetuo Socorro, Madre de la diversidad, ruega por nosotros». Sobra preguntar el contexto, aunque conviene inquirir si Bergoglio aceptará este nuevo título (con eso de que rechaza que a la Virgen la llamen “ofensivamente” como “Corredentora del género humano”…).
   
Ahora, ¿qué esperábais?, si Bergoglio (que cabe anotar, fue objeto de burla por sus amigos los homosexuales en el desfile de Roma) aprueba esta pastoral “A lo James Martin”. Después de todo, él (que desde el comienzo dejó claro que «Jamás ha sido de derechas» –lo que no fue óbice para colaborar con la dictadura militar argentina–) mandó a “hacer lío” y felicitó a su cofrade jesuita CON UNA CARTA AUTÓGRAFA.
   
  
De todas maneras, así les dé por tirarse los cabellos, el Apóstol San Pablo es tajante: «No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No queráis cegaros, hermanos míos: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avarientos, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los que viven de rapiña, han de poseer el reino de Dios» y «los que hacen tales cosas, son dignos de muerte eterna; y no solo los que las hacen, sino tambien los que aprueban a los que las hacen» (I Corintios VI, 9-10; Romanos I, 32 – Versión de Mons. Félix Torres Amat).

2 comentarios:

  1. Nada extraño que Daniel Pajuelo sea de los marianistas (dueños de Ediciones SM y de Vida Nueva Digital), que son modernistas hasta decir no más. Su fundador Guillermo José Chaminade debe estar revolcándose en su tumba.

    ResponderEliminar
  2. Por algo el refrán: «Dime qué apoyas, y te diré lo que eres».

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.