sábado, 17 de julio de 2021

TRES CASOS CURIOSOS DE “BEATOS” CONCILIARES

Un comentarista nos informó sobre las recientes causas de “beatificación” en la iglesia conciliar:
  • El proceso de “beatificación” de Jacques Fesch Hallez sigue su curso en Roma después de cerrada la causa diocesana en París.
  • Francisco Bergoglio declaró “venerable” al ex-primer ministro francés y fundador de la Unión Europea Robert Schuman el 19 de Junio.
  • La joven Sandra Sabattini Bonini será “beatificada” en Rímini el 24 de Octubre, en ceremonia presidida por el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Ante esto, es oportuno recordar que las “beatificaciones” y “canonizaciones” conciliares NO TIENEN NINGUNA VALIDEZ para un católico tradicional que se precie, tanto por la ilegitimidad de los “papas” del Vaticano II como por defecto procesal (el “proceso de beatificación y canonización” fue severamente mutilado por Wojtyła en 1983 –del cual eventualmente se benefició en 2014–, produciendo así cientos de “non sanctos” siendo el primero José María Escriba y Albás, alias “San Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer, Marqués de Peralta” –a cambio de un gran salvavidas financiero por el Opus Dei, como es de conocimiento público–). Pero vamos a dar una síntesis de cada caso, y nuestra opinión (que en el Vaticano ignorarán, pero no podrán negar que se dio):
  • Jacques Fesch Hallez (6 de Abril de 1930 - 1 de Octubre de 1957): condenado a muerte en la guillotina por el asesinato del policía Jean-Baptiste Vergne mientras huía de un intento de robo a mano armada (en el que resultó herido el banquero Alexandre Sylberstein) para mantener una vida de playboy (en la época conocido como «blouson doré»), y que presuntamente se convirtió en la cárcel (después de ser sentenciado a muerte y que el presidente francés René Coty le negara la petición de clemencia) y tuvo experiencias místicas recogidas en los años 70 por el sacerdote-presbítero Augustin-Michel Lemonnier y la monja carmelita Véronique (en el siglo Geneviève Descourvières).
      
    En ese último respecto, ¿por qué no canonizar a Hans Michael Frank Buchmaier? Él fue jefe del departamento de Asuntos legales del Partido Nazi y Gobernador general de la Polonia ocupada; y mientras estuvo arrestado por las tropas de ocupación estadounidenses, se convirtió gracias a fray Sixto (en el siglo Richard James) O’Connor Cooke OFM, y el día de su ejecución en la horca el 1 de Octubre de 1946, lucía un rostro sereno (que mantuvo aún después de muerto) y sus últimas palabras fueron «Estoy agradecido por el buen tratamiento durante mi cautiverio y pido que Dios me acepte con misericordia».
      
    En fin, a Fesch (cuya causa fue introducida por el ultramodernista y marrano arzobispón de París Aaron Jean-Marie Lustiger en 1993; y el esfuerzo de rehabilitación por parte de su hijo Gérard –hijo de la relación extramarital de Fesch con Thérèse Troniou– fue rechazado por el Consejo Constitucional en Febrero del año pasado) lo vemos como una “beatificación” de la agenda bergogliana contra la pena capital (que ingenuamente usan como moneda de cambio para conseguir la supresión de las leyes pro-aborto).
      
  • Jean-Baptiste Nicolas Robert Schuman Duren (29 de Junio de 1886 - 4 de Septiembre de 1963): Famoso por ser el fundador de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (antecesora de la actual Unión Europea) junto a su compatriota el empresario Jean Monnet, el canciller alemán Konrad Adenauer y el ex-presidente italiano Alcide De Gasperi.
      
    Aunque en la causa mencionan que él hizo parte de movimientos de juventud católica cuando estudiaba en la universidad y llevaba una vida inusualmente piadosa para un político (visitaba el Santísimo Sacramento, se confesaba regularmente y tenía por devoción el rezo del Breviario), el hecho que fuera ministro de Finanzas, de Asuntos Exteriores y de Justicia del presidente socialista Vincent Auriol (el que le impuso la birreta cardenalicia a su hermano masón Ángelo Giuseppe Roncalli Marzolla) deja mucho qué pensar. Y para una Europa laicista y anticatólica como es la actual (cómo no, si la UE y sus fundadores se inspiraron no en la Cívitas Dei agustiniana, sino en la “Liberté, Egalité, Fraternité” de la Revolución), preferimos al original Padre de Europa, a San Carlomagno, quien logró reunificar política, cultural y hasta litúrgicamente (durante su imperio, el Rito Romano fue adoptado entre los francos, remplazando al antiguo Rito Galicano) gran parte del continente después de 4 siglos bajo los principios católicos.
      
  • Sandra Sabattini Bonini (19 de Mayo de 1961 - 2 de Mayo de 1984): Nada que comentar, excepto que ella es la menos “católica” de esta terna, porque toda su vida (desde que tuvo uso de razón) fue parte de la Iglesia Conciliar del Vaticano II, hizo parte de la “Comunidad Papa Juan XXIII” fundada en 1968 por el sacerdote-presbítero Oreste Benzi (cuya causa diocesana fue cerrada en 2019, junto con la de la fundadora de los Focolares Silvia -Clara- Lubich Marinconz), y su único interés por las misiones en África (donde quería ir con su novio Guido Rossi -cuyo matrimonio, de haberse realizado, devendría nulo, por no atender al fin primario-) era meramente filantrópico, que no de también enseñar la Fe Católica (que de hecho, en los conciliares no hay). Y Por eso, afirmamos que más que a su persona, lo que “beatificarán” en ella es el activismo social, al que le importa más la añadidura que el Reino.
Son casos que hacen recordar la frase cristera «El cielo está barato» (no es un cumplido). Por algo es que Nuestro Señor le dijo a la Beata Ana María Taigi en 1830: «Yo te hablé para no seguir los santos modernos, sino aferrarte a los antiguos, porque los santos modernos, siendo todos o casi todos falsos, te habrían estragado» (Manuscrito, Vol. VIII, págs. 519-521).
   
ADENDA: El lunes 26 en la Catedral de la Almudena de Madrid, luego del servicio de las 20:00h, el Camino Neocatecumenal introducirá formalmente la causa de “beatificación” de María Carmen Hernández Barrera (después de promover durante cinco años el culto de su “Santísima Madre” en forma idólatra con triduo, peregrinación a su tumba y atribución de milagros).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.