sábado, 24 de julio de 2021

DÍA VEINTICUATRO, EN HONOR A SAN JUAN BAUTISTA

Devoción publicada en México por la Imprenta de Antonio Vanegas Arroyo en 1900, con licencia eclesiástica.
   
DÍA VEINTICUATRO DE CADA MES, DEDICADO AL INSIGNE PRECURSOR DE DIOS SAN JUAN BAUTISTA
    

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
ACTO DE CONTRICIÓN
¡Oh mi glorioso Jesús, mi Dios, mi Salvador!, a ti dedico con toda la efusión de mi alma este acto de verdadera contrición, para que por él juzgues el grande e inmenso arrepentimiento de mis culpas pasadas; yo, Dios mío, me postro ante tu sagrado altar para adorarte y confesarte todos los extravíos de mi vida pasada, poniendo de intercesor, al glorioso precursor de tu venida al mundo, San Juan Bautista, por quien se alcanza la gracia del bautismo. Yo te bendigo y adoro, Dios mío, por el exceso de tu amor, de tu clemencia, de tu suma bondad y por tu infinita misericordia. Detesto desde este momento mis abominables culpas; protesto con todo mi corazón no volver a ofenderte más, ¡oh mi adorado Jesús!, sólo al considerar que tú viniste al mundo para salvar al género humano de las persecuciones del Demonio. ¡Ah!, mi dulce Jesús, cuánto siento el haberte ofendido, pero de hoy en adelante, me propongo corregir mi vida, obrando con toda exactitud, en todo lo relativo a la virtud y a la piedad cristiana. Yo espero enmendarme con los auxilios de tu gracia, y con ellos merecer la gloria que a los justos le tienes prometida. Así lo espero de mi Señor Jesucristo, de la Divina Majestad. Amén.
     
ORACIÓN A SAN JUAN BAUTISTA
¡Oh, digno precursor de nuestro Señor Jesucristo! ¿Quién podrá negar todas las virtudes que te adornan, para estar colocado en el excelso Trono del Señor? ¿Quién no conoce los inmensos méritos, por los que te has hecho acreedor al infinito cariño de Dios y de su celestial amor? Tú fuiste su digno precursor y su digno predestinado para publicar inmensos méritos para con Dios nuestro Señor, te suplico, te dignes concederme en este día veinticuatro, que te dedico, lo que fervorosamente te pido para mayor honra y gloria de Nuestro Señor Jesucristo y de la Santísima Virgen María Señora Nuestra. Amén.
    
Tres Padrenuestros, tres Ave Marías, y una Salve en honor de María Santísima.
    
ORACIÓN
¡Oh, Señor San Juan Bautista!; tú que amaste el retiro y la soledad, por consagrarte todo a Dios, tú que vaticinaste su venida al mundo, tú que fuiste su digno precursor, y tú en fin, que iluminaste con tu santa y admirable doctrina a los creyentes, te ruego, ¡oh esclarecido Señor San Juan Bautista!, que le des luz a mi entendimiento, para hacerlo entrar por el sendero de la virtud, de las buenas obras y todo lo que constituye una vida verdaderamente religiosa. Al mismo tiempo te ruego que se propague por todo el mundo la Sacratísima ceremonia del bautismo, confirmación y penitencia, para que así, logremos ganar el reino de los cielos. Así te lo pido, insigne precursor San Juan Bautista, por los grandiosos méritos que tienes para con su Divina Majestad, y para mayor honra y gloria de la Preciosa Sangre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
    
Tres Padrenuestros y tres Ave Marías, dedicados al Misterio augusto de la Santísima Trinidad y en honor de San Juan Bautista.
    
TIERNAS ALABANZAS A SAN JUAN BAUTISTA
    
Glorioso San Juan Bautista
Digno y grande precursor;
Tu santo nombre me asista:
Alabado seas, Señor.
   
Tú eres fuente de pureza,
Tú eres rico manantial,
Tú purificas el agua
De la fuente bautismal.
   
Tú eres la puerta del cielo
Para el que hace penitencia,
Y tú premias la inocencia
Con un singular anhelo.
   
Fuiste el digno precursor
Que a Jesucristo anunciaste,
Pues con gran fervor le amaste
Por ser nuestro Redentor.
    
Haz, oh Glorioso San Juan
Que la gracia del Bautismo
Se propague con afán
En la fe del cristianismo.
    
Oh, sublime anacoreta,
Resignado penitente,
Que seguiste la corriente
De la vida más perfecta.
   
Tú el siervo más obediente,
El profeta más celoso,
Que en el mar más proceloso
Haz salvado al inocente.
    
¡Oh, Mártir, el más constante!,
Válganos tu intercesión,
Para que en lo adelante
Logremos la salvación.
   
Cuatro Padrenuestros y Ave Marías.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.