sábado, 21 de mayo de 2022

BONO SE ENCONTRÓ CON UNO QUE HABLA MÁS CONFUSO QUE ÉL


En un encuentro el 19 de Mayo en el Aula Magna de la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma, Francisco Bergoglio reconoció a la fundación internacional “Scholas Occurréntes” (la cual apoya la ideología de género y es cultora de la Pachamama) como Asociación Privada de Fieles, y lanzó la Escuela Laudato sii.
   
Para esta ocasión estuvo como invitado especial al cantante irlandés Bono, de 62 años y miembro de la banda de rock U2 (los que son de la generación X la conocerán bien). También estaban los actores Lola Ponce, Aaron Diaz y Gaston Pauls; la modelo Liz Solari, y los futbolistas Maxi Rodríguez, Dani Alves y Ronaldinho.
   
Bono (que ya en otras ocasiones había concurrido al Vaticano), preguntó a Bergoglio (mediante la traducción del diputado argentino Martín Lousteau Gellón) acerca de la importancia de las niñas y la mujer en el mundo, particularmente en su papel para impedir el “cambio climático antropogénico”.
    
Un Bergoglio confundido dijo: «En la Casa común, solemos hablar de la Madre-tierra, no del Padre-tierra. Esto es muy claro. Además (como te dije hacía poco), desde esa tarde de la manzana, las mujeres están a cargo», provocando risa en el auditorio.
    
A seriedad, Bergoglio le importa un cuerno que el Dios al que supuestamente representa es Padre y que en el Orden dispuesto por Él, el hombre es cabeza de la familia, y Cristo es Cabeza de la Iglesia. En cambio, pondera el “nuevo orden” establecido inter ália por la ONU, la masonería, la judería internacional (enemigos todos de la Iglesia), y en últimas, POR SATANÁS EL MALDITO, QUE ES EL PRIMER FEMINISTA DE LA HISTORIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.