jueves, 26 de marzo de 2020

LA PARTICIPACIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA EN LA REDENCIÓN

  
«Los sufrimientos de Jesús no pueden separarse de los dolores de María. Así como el primer Adán tuvo a una mujer como cómplice en su rebelión contra Dios, así el nuevo Adán quiso tener a una mujer que compartiera su obra al re-abrir las puertas del cielo para los hombres. Desde la cruz, Él se dirige a su propia Madre Dolorosa como la “mujer”, y la proclama la nueva Eva, la Madre de todos los hombres, por quienes Él moría para que tuvieran vida».
  
PÍO XI. Homilía de la Misa de canonización de San Gabriel de la Virgen Dolorosa y Santa Margarita María de Alacoque, 1920.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.