jueves, 22 de diciembre de 2022

INTERVENIDA CONGREGACIÓN PROMOTORA DE FALSAS APARICIONES

Noticia tomada de GLORIA NEWS, ampliada en algunos lugares.
   

El obispón auxiliar de Roma Centro Daniele Libanori SJ ha sido nombrado Comisario para la asociación “Pro Deo et frátribus – Familia de María” (en la foto, la sede de Stará Halič/Antigua Galicia, Eslovaquia), fundada en 1968 por el obispo eslovaco Pavol Mária Hnilica SJ († 2006; ordenado sacerdote el 29 de Septiembre de 1950 y consagrado obispo el 2 de Octubre de 1951 en la clandestinidad en la Checoslovaquia comunista por Robert Pobožný, obispo de Roznava), y reconocida por la Santa Sede en 2004.
  
Se desconoce la razón de esto. El 16 de Diciembre, Adista.it informó que el co-fundador austríaco y superior por mucho tiempo, el presbítero Paul Maria (en el siglo Gebhard) Sigl, de 73 años, fue suspendido del cargo.
  
La comunidad consiste en más de 60 presbíteros, 30 seminaristas y 200 hermanas; y promueve las falsas apariciones de Ámsterdam.
  
El grupo está bien conectado: uno de sus miembros, el esloveno Ľubomír Welnitz, de la Obra de Jesús Sumo Sacerdote (rama clerical de la Familia de María), se convirtió en maestro de ceremonias de Francisco Bergoglio en 2020; otro, el presbítero eslovaco Martin Barta, es el asistente espiritual de Ayuda a la Iglesia Necesitada.
  
El mentor de Sigl en la década de 1970 fue el sacerdote-presbítero Joseph Seidnitzer († 1993) de la diócesis de Graz, un abusador serial de jóvenes mayores de 18 años a quien los tribunales austriacos enviaron a prisión dos veces en la década de 1960. Johann Weber († 2020), anticatólico obispón de Graz, removió a Seidnitzer del ministerio en la década de 1980 por desobediencia al no disolver el seminario de la Obra del Espíritu Santo fundada por él.
 
Libanori es el mismo que fue nombrado comisario de la comunidad Loyola en 2020, donde veinte hermanas presuntamente involucradas en asuntos sexuales abusivos con el presbítero Marko Ivan Rupnik Kaučič SJ, amigo de Bergoglio.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los modernistas aparicionistas son los que se contradicen, porque al reconocer a Montini como Papa, deben aceptar la notificación del 25 de Mayo de 1974, la cual menciona que Mons. Johannes Petrus Huibers (obispo de Haarlem en la época de las apariciones), el 7 de Mayo de 1956 declaró siguiendo las conclusiones de una comisión investigativa que «no halló evidencia del carácter sobrenatural de las apariciones» (non constat de supernaturalitáte), prohibiendo la veneración pública de la imagen y la propagación de escritos que hicieran tal atribución, declaración repetida el 2 de Marzo de 1957, y aprobada por el Santo Oficio el 13 de Marzo de 1957.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo un punto para considerar, ¿Y si no hay ese sucesor, y en cambio sea Nuestro Señor quien ha recuperado de manos de San Pedro las llaves para gobernar finalmente?

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. En efecto, la victoria final pertenece a Dios Uno y Trino; y la doctrina de Nuestra Señora Corredentora ha sido planteada por los Padres de la Iglesia, expresada en la Liturgia, y sostenida por los Papas desde Pío IX hasta Pío XII, como se expuso en este artículo: https://wwwmileschristi.blogspot.com/2020/03/sobre-maria-corredentora.html

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me retracto de las palabras que dije a favor de esta falsa aparición.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación (sin que necesariamente signifique adhesión a su contenido), y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.