lunes, 10 de mayo de 2021

DEL ENCUENTRO VIRTUAL DE LA SALUD, NUEVO FRACASO VATICANO

Elementos tomados de NOVUS ORDO WATCH y GLORIA NEWS.
   
   
Del 6 al 8 de Mayo de 2021 tuvo lugar una serie de conferencias virtuales sobre la “salud”, con el tema «Explorando la mente, el cuerpo y el alma: Unidos para prevenir, unidos para curar» y el propósito de impulsar las coronavacunas usando la autoridad inmoral del Vaticano.
   
El flamante elenco de conferencistas de dicho evento, que tuvo entre sus organizadores al Pontificio Consejo para la Cultura dirigido por el cardenal Gianfranco Ravasi (famoso porque lamentó en 2013 la muerte del rockero estadounidense de origen judío Lou Reed –Lewis Allan Reed Futterman, que compuso una canción sobre transexuales, drogas y prostitución– y adoró a la Pachamama cinco años antes que su señor Bergoglio), incluyó a celebridades como el gurú de la Nueva Era Deepak Chopra, la furibunda activista pro-aborto Chelsea Clinton (hija de Bill y Hillary Rodham), la supermodelo Cindy Crawford, el fundador de la banda Aerosmith Joe Perry (nombre artístico de Joseph Anthony Pereira Ursillo, que junto a Steven Tyler –Steven Victor Tallarico Blancha, sobrino-nieto del novelista polaco radicado en Argentina Florian Czarnyszewicz Milut– fueron conocidos en el ambiente rockero de los 70 como “Los gemelos tóxicos” por su desaforado consumo de drogas), la cantante y activista pro-LGBT y pro-aborto Katy Perry (irónicamente, hija de los pastores pentecostales Maurice Keith Hudson y Mary Christine Perry), la soprano Renée Lynn Fleming Seymour, el coronaconsejero presidencial estadounidense Anthony Stephen Fauci Abys (cuyo Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas gastó 430.000 dóĺares en injertar cuero cabelludo de abortos en ratones y ratas durante 2018 y 2019), el vicepresidente ejecutivo de Moderna Stéphen Bancel, el vicepresidente de Google Health David T. Feinberg.
   
El evento fue un fracaso, a pesar del gran despliegue mediático (como mucho, 12 a 17 espectadores en línea durante las transmisiones en directo). A las 23:59h del 8 de Mayo, sólo un un debate sobre los efectos a largo plazo del coronavirus wuhanense y Katy Perry pasaron la barrera de las 3.000 visualizaciones (la mayoría solo tuvieron hasta 500). En cambio, entre los los de menor audiencia fueron:
  • Anthony Fauci: 145
  • Cindy Crawford: 88
  • Deepak Chopra: 86
  • Francisco Bergoglio: 75
  • Stéphane Bancel: 51
  • Renée Lynn Fleming: 43
  • David T. Feinberg: 11
Y la calidad de las intervenciones, NADA QUE VER: Chelsea Clinton exigió reforzar la censura en redes sociales para favorecer las coronavacunas, Anthony Fauci (decía que el “mensaje” propagandístico de las vacunas debía corresponderse el “mensajero” adecuado (entre ellos el clero conciliar, que no sirve para otra cosa y es tan apóstata como él), Joe Perry (tartamudeando ante la directora de la fundación CURA Robin L. Smith; logró 1700 vistas solo porque Novus Ordo Watch lo enlazó) diciendo que el mundo sería pobre intelectualmente y que «la dieta es importante para el bienestar», y Crawford se explayó sobre “la importancia del té verde, la rutina de meditación y los 10 minutos de entrenamiento cardiovascular”.
   
En conclusión, el evento prueba dos cosas: la primera, que el Pontificio Consejo para la Cultura es una institución inútil y su mandamás, Gianfranco Ravasi, no tendrá muchos votos en el próximo cónclave (si es que le alcanza la plata al Vaticano, que está ad portas de la bancarrota económica, y se da antes del 18 de Octubre del 2022, cuando Ravasi perderá el derecho al voto). La segunda, que décadas de fornicación espiritual de la iglesia deuterovaticana la han hecho irrelevante al mundo seglar, siendo menos que una secta: una PARODIA de secta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.