miércoles, 12 de mayo de 2021

DETALLES OCULTOS DEL DOCUMENTO DE ABU DABI

El juez musulmán y secretario del Alto Comité de la Fraternidad Humana Mohamed Mahmoud Adbel Salam escribió el libro “The Pope and the Grand Imam: A Thorny Path - A Testimony to the Birth of Human Fraternity” [El Papa y el Gran Imán: Un camino espinoso - Un testimonio del nacimiento de la fraternidad humana] (Motivate Media Group, Dubai), detallando elementos desconocidos del origen del Documento de Abu Dabi firmado por Francisco Bergoglio y Ahmed el-Tayeb.
  
Por ejemplo, que el viaje de Francisco Bergoglio a Egipto (Abril de 2017) nació del encuentro entre él y el-Tayeb en el Palacio Apostólico el 23 de Mayo de 2016. Y el 7 de Noviembre de 2017, Bergoglio hizo que el gran imán de la mezquita cairota Al-Azhar y Abdel Salam, que a la sazón estaban en Roma, se reunieran con él en el Palacio Apostólico y después caminaron, tomados de la mano, hasta la Casa Santa Marta, para almorzar.
  
Abdel Salam refiere que Bergoglio tomó un trozo de pan y lo partió en dos, tomó una mitad y le dio la otra al Gran Imán, para que todos comieran, en un acto simbólico de convivencia y fraternidad humana. Y después del almuerzo (el cual duró dos horas), Abdel Salam propuso redactar un “documento conjunto sobre la fraternidad humana” hacia “la tolerancia humana y contra el extremismo”. Propuesta en la que todos los comensales estuvieron de acuerdo.
  
El imán redactó dos borradores, en los cuales Bergoglio hizo aportes (dudamos de la calidad de estos) y revisiones. Y en la cuarta reunión, que fue en Octubre de 2018, Bergoglio les dijo a el-Tayeb y a Abdel Salam: “Creo firmemente en este proyecto y en su importancia para el servicio de la humanidad”, y acordaron mantenerlo en alto secreto hasta su firma en Abu Dabi el 4 de Febrero de 2019, “para evitar que alguien lo obstaculice de alguna manera”. Hasta entonces, solo cuatro personas sabían de su existencia y contenido: Ahmed el Tayeb, el juez Abdel Salam, Bergoglio y su entonces secretario privado Yoannis Lahzi Gaid.
   
Pero al parecer esa confidencialidad no le aprovechó mucho a Abdel Salam, visto que grupos que presionaban por la mala calidad del texto, lo obligaron a renunciar como consejero de el-Tayeb (por eso no apareció en el viaje a Emiratos Árabes Unidos). Pero una vez firmado, él y Bergoglio le llamaron por teléfono agradeciéndole su papel.
   
En el prólogo del libro, Bergoglio llama a el-Tayeb su “hermano”, y a Abdel Salam su “hijo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.