lunes, 24 de mayo de 2021

LA ‘BIBLIA’ DE HITLER (No, no es ‘Mein Kampf’)

Por Israel Viana para ABC.
   
LA MISTERIOSA ‘BIBLIA’ CON LA QUE HITLER QUISO FUNDAR SU PROPIA RELIGIÓN: ¿POR QUÉ SOLO SE GUARDA UN EJEMPLAR?
  
Adolf Hitler saludando a una multitud llegando a Berghof, residencia de verano del Führer (1935)
   
Muchos historiadores y medios de comunicación se han referido al ‘Mein Kampf’ (‘Mi lucha’) como la ‘Biblia de Hitler’ o la ‘Biblia del nacionalsocialismo’, que viene a ser lo mismo. Una metáfora que podríamos aceptar si tenemos en cuenta que, hasta la prohibición de su publicación tras el suicidio del dictador nazi en 1945, se habían impreso en Alemania nada menos que 12,4 millones de ejemplares. Todo un éxito de ventas que fue leído por uno de cada cinco germanos —la mayoría de clase media-alta y con estudios universitarios—, a diferencia de otra misteriosa ‘Biblia’ que el ‘Führer’ ordenó escribir durante la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de fundar su propia religión y erradicar cualquier referencia al judaísmo y al cristianismo.
  
Adolf Hitler revisando una edición especial del ‘Mein Kampf’
   
De esta última apenas se sabe nada a día de hoy, mientras que del ‘Mein Kampf’ se ha escrito hasta la saciedad. En ABC, hace poco contábamos que Otto Strasser, impulsor del movimiento nazi en 1920, solía presumir de que fue su hermano Gregor quien le sugirió a Hitler que lo escribiese. El único objetivo, decía en tono despectivo, era que Adolf se mantuviese entretenido y sus compañeros de prisión en Landsberg se librasen de tener que escuchar sus «interminables monólogos». Para disgusto de los Strasser, según recoge la célebre biografía del dictador escrita por Ian Kershaw, a partir de ese momento «tuvieron que sufrir como este les leía a diario lo que había escrito a un público literalmente cautivo».
   
En enero, además, informamos de la primera edición que llegaba a las librerías en Polonia, aunque antes se hubieran descubierto algunas ediciones piratas, como la de 2005, que fue incautada por el Gobierno bávaro, que en ese momento poseía los derechos. Dos meses antes contamos que se iba a reeditar en Francia 85 años después. Y en enero de 2018, que en Alemania se había convertido en un repentino éxito de ventas. «Las cifras nos abruman», reconocía a este diario el responsable de la primera edición que veía la luz desde la Segunda Guerra Mundial. Pero, ¿qué conoce la gente de esa otra verdadera ‘Biblia’ de Hitler? Nada.
   
La verdadera ‘Biblia’ de Hitler
El odio visceral con el que estaba escrito ‘Mein Kampf’, es el mismo que empleó para dar forma a su ‘Biblia’. En el primero, el antisemitismo es un elemento omnipresente en sus 780 páginas. Entre insultos aislado y párrafos completos, hay cerca de 600 expresiones nacidas de su aversión hacia los judíos, a quienes califica como una «pestilencia intelectual, peor que la peste negra de antaño», que se ha erigido como un peligro que «está minando la supremacía natural del ario», aseguraba el responsable del Holocausto.
    
Por su parte, el objetivo del ‘Führer’ con su particular libro ‘sagrado’ no fue otro que reescribir la Biblia original, para adecuarla a sus intereses políticos y racistas, eliminando todas las referencias a los judíos y a su cultura que se hicieran en ella. Según una investigación periodística realizada por el diario alemán ‘Bild-Zeitung’, publicada en agosto de 2006, el líder nazi impulsó para ello la fundación de una institución, en mayo de 1939, bautizada literalmente como el Instituto para el Estudio y Eliminación de la Influencia Judía en la Vida de la Iglesia Alemana (Institut zur Erforschung und Beseitigung des jüdischen Einflusses auf das deutsche kirchliche Leben), que se encargara de «limpiar los textos sagrados de la influencia no aria», tal como constaba en sus objetivos.
   
El encargado de este trabajo sería un grupo de teólogos evangélicos de la ciudad de Eisenach, cuenta Jesús Hernández en ‘100 historias secretas de la Segunda Guerra Mundial’ (Tempus, 2009), cuya principal consecuencia fue, precisamente, la versión nazi de ‘Biblia’, que fue titulada ‘Los alemanes con Dios. Un libro de fe alemán’ („Deutsche mit Gott – ein deutsches Glaubensbuch“). En ella se desarrollaron las leyes y los principios que debían guiar el espíritu germano bajo el nacionalsocialismo que se había instaurado en 1933. Además, los mismos expertos que se encargaron de su redacción publicaron también otro volumen de cantos religiosos: ‘Gran Dios, nosotros te alabamos’ („Großer Gott, wir loben Dich“). Un trabajo de limpieza que entusiasmó a Hitler, hasta el punto de que el director de la mencionada institución, Walter Grundmann (1906-1976), fue premiado en numerosas ocasiones por el ‘Führer’.
   
Los diez mandamientos
Lo más curioso de este responsable es que fue también colaborador de la Stasi durante el Tercer Reich y la RDA. Grundmann sirvió en ambas dictaduras alemanas, aunque había sido un miembro destacado del partido nazi desde 1930. En 1933 se convirtió en un miembro activo de los cristianos alemanes y prosperó como teólogo de apoyo al antisemitismo de Estado, impartiendo la asignatura de Teología Étnica en las universidades. A pesar de todo este oscuro pasado nazi, consiguió recuperar cierto prestigio como teólogo evangélico en la Alemania Oriental y, en 1959, publicó sus comentarios sobre los Evangelios, que en la década de los 80 se hicieron muy populares.
   
En la conocida ‘Biblia de Hitler’ se excluyeron las palabras de origen judío como Jehová y Aleluya. Fueron reelaborados pasajes enteros de las Escrituras en clave antijudía y se extrajeron también los sentimientos de compasión. Además, los teólogos nazis introdujeron, entre otras cosas, un compendio de doce mandamientos, dos más que los tradicionalmente conocidos:
1. Honren a Dios y crean en él con todo el corazón.
2. Busquen la paz de Dios.
3. Eviten toda hipocresía.
4. Sagrada es tu salud y tu vida.
5. Sagrado es tu bienestar y tu honor.
6. Sagrada es la verdad y la lealtad.
7. Honra a tu padre y a tu madre, tus hijos son tu auxilio y eres su ejemplo.
8. Mantén la sangre pura y tu honor sagrado.
9. Mantén y multiplica la herencia de tus ancestros.
10. Estate listo para ayudar y perdonar.
11. Honra a tu Führer y amo.
12. Sirve alegremente a la gente con trabajo y sacrificio.
Según destaca Hernández en su libro, de esta ‘Biblia’ se imprimieron y repartieron 100.000 copias a más de un millar de iglesias alemanas en 1941. «Se cree que la mayor parte de ellas fueron destruidas por los fieles, que preferían la versión original del Libro Sagrado. No hay que olvidar que los cristianos constituyeron un sector de resistencia pasiva al régimen nazi y que Hitler no consiguió integrarlos en su sistema totalitario, un objetivo que quizá pretendía lograr con la publicación de esta obra. Los que optaron por conservarla, probablemente se deshicieron del comprometedor texto tras la caída del Tercer Reich. De hecho, en la actualidad tan sólo se conserva un ejemplar, en una iglesia de Hamburgo», concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.