sábado, 8 de mayo de 2021

KÜNG SOBRE RATZINGER: «EL HIJO DE PUTA CONSIGUIÓ SER PAPA».


El presbítero conciliar y profesor de estudios judíos Christian Rutishauser SJ (derecha), antiguo provincial de la Compañía en Suiza y actual delegado para los colegios y universidades de la nueva Provincia jesuita de Centroeuropa, contó la siguiente anécdota al boletín parroquial “Forum” de Zúrich la siguiente anécdota protagonizada por el fallecido sacerdote-presbítero apóstata Johann Joseph “Hans” Küng Gut, fallecido el 6 de Abril (Traducción propia):
«Cuando tomé el manejo educativo de Lassalle-Haus [centro interreligioso dirigido por los jesuitas ubicado en el antiguo balneario Bad Schönbrunn en la localidad de Edilbach (Menzingen, Suiza), cuyo nombre se debe al sacerdote-presbítero Hugo Makibi Enomiya-Lassalle SJ (en japonés 愛宮 真備/フーゴ・マキビ・エノミヤ=ラッサール), que introdujo el budismo zen en la iglesia conciliar, N. del E.], comencé a desarrollar más el diálogo interreligioso. En tan solo pocos años se creó un programa que iba más allá del diálogo con el ya establecido budismo zen [establecido allí en 1993 por el presbítero Niklaus Brantschen SJ y la seglar Pía Gyger (que introdujo en el instituto secular Obra de Santa Catalina de Siena el panteísmo teilhardiano), N. del T.].
   
La Fundación para la Ética Global se hizo consciente de esto y preguntó si Lassalle-Haus podía convertirse en su sede administrativa en Suiza [lo es desde el 21 de Agosto de 2006, N. del T.] y si podíamos trabajar juntos en términos de contenido.
  
Hans Küng estaba presente en la reunión constitutiva. Fue el año después que el Papa Benedicto (XVI) asumiera el cargo. Así que le pregunté a Küng cómo se había sentido cuando oyó de la elección de Ratzinger como Papa. Küng estaba en silencio por un momento. Luego –aun cuando en la reunión hablábamos en alto alemán [forma del alemán hablada en Suiza, Austria, el noreste de Italia y el sur de Alemania, N. del T.]– él dijo: “Dä Sausiech hät’s gschafft!” (¡El hijo de puta lo consiguió!).
   
Todos rieron. La corta frase en dialecto vino de lo más profundo de su garganta. Esto dice más sobre su relación con Ratzinger que muchos análisis sagaces. Sobre todo, dice mucho sobre su relación emocional con el papado. Probablemente era una relación amor-odio que lo acompañó toda su vida».
La anécdota sucedió en el 2006. El año anterior, el 26 de Septiembre, Küng (que había creado la Fundación para la Ética Global con el fin de crear las bases “para una coexistencia pacífica y respetuosa más allá de las fronteras de las religiones, las culturas y las naciones”) y Ratzinger se habían reunido durante cuatro horas en Castelgandolfo. Como se echa de ver, ese “respeto” no se veía en su fundador al tratar de “sausiech” (sinónimo de “drecksack”, que puede traducirse como “desgraciado”, “cabrón”, “escoria” o “hijo de puta”) a su amigo y antiguo colega en el Vaticano II y en la Universidad de Tubinga.
  
Alguno objetará: «Él no lo dijo en mal plan, sino como amigos». Pero Rutishauser afirma que las palabras de “King Küng” salieron “de lo más profundo”, como sucede en aquel que guarda por mucho tiempo rencor y envidia a alguien que triunfó donde él fracasó (y para más inri, ese alguien contribuyó a que su carrera fuese frenada en seco). Küng había sido elegido para la terna de la que saldría el obispo de Basilea cuando el 15 de Diciembre de 1979 la Congregación para la Doctrina de la Fe (antiguo Santo Oficio), dirigida por el cardenal Franjo Šeper, le retiró la “míssio canónica” (autorización para enseñar) por sus posturas demasiado modernistas para el gusto de la Iglesia Conciliar, mientras que Ratzinger (que supo moderarse) consiguió ascender en la jerarquía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.