viernes, 14 de mayo de 2021

NOVENA EN HONOR A SAN ANDRÉS BÓBOLA, MÁRTIR

Novena dispuesta por el sacerdote J. M. A., y reimpresa en la Vida de los Santos de la Compañía de Jesús. Los Gozos fueron publicados en la segunda mitad del siglo XIX, sin autor conocido.
   
NOVENA A SAN ANDRÉS BÓBOLA, MÁRTIR DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS
   
      
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Criador y Redentor mío; me pesa sobremanera de haberos ofendido de pensamiento, palabra y obra, por ser Vos quien sois, y propongo firmemente nunca más pecar, esperando de vuestra infinita bondad y misericordia la gracia necesaria para enmendarme de todas mis culpas pasadas, apartarme de las ocasiones de volveros a ofender, y para perseverar en vuestro divino servicio hasta el fin de mi vida. Amén.
              
DÍA PRIMERO – 14 DE MAYO
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de nuestro Redentor Jesucristo, que asistido de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate ahora interceder por mí con el Todopoderoso que, además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale, pues, en mi favor en este día, primero de tu Novena, aquella santa libertad e intrepidez apostólica con que, afrentado y azotado por los enemigos de su santísimo Nombre, confesaste claramente que eras Sacerdote católico, y miembro de la Compañía de Jesús, y que así nunca jamás te separarías de la comunión con la Santa Sede, ni abrazarías las doctrinas condenadas por ella. Como no dudo que lo harás así, poderosísimo abogado y protector mío, espero que su Divina Majestad me dé por tus méritos y ruegos igual firmeza en la santa fe católica que profesé en el Bautismo, para que confesando siempre a Jesucristo en presencia de los hombres, por mi Dios, merezca que el mismo Señor me reconozca por siervo y discípulo suyo delante de nuestro Padre celestial. Amén.
    
Aquí se hará pausa para pedir al Señor la gracia particular que desea alcanzar el que hace esta Novena a San Andrés, en cuya honra se rezarán tres Padre nuestros y Ave Marías con un Gloria Patri, y se concluirá del modo siguiente:
       
ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
Amantísimo y amadísimo Jesús mío; escuchad benignamente las fervientes súplicas que os hace por mí, abominable pecador, vuestro fiel siervo y discípulo verdadero San Andrés, y por su vida apostólica y horrorosos tormentos con que la acabó, otorgadme la virtud especial que os pido en este día, y la gracia que solicito con esta Novena, si redunda en gloria vuestra y mi adelantamiento espiritual; y si no, dispensadme lo que fuere más conducente a mi bien temporal y eterno. Amén.
   
GOZOS
   
Pues hoy tus glorias cantar
Oyes al pueblo ferviente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
  
En noble cuna nacido
Feliz Polonia en su suelo
Te vio, cual hijo del cielo
De gracias mil prevenido;
Nunca el que empieza a brillar
Candor se oculta en tu frente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Cual flor que vive entre espinas
Ileso en el mundo moras;
Del buen Jesús te enamoras,
Y por sus huellas caminas:
Vas en sus filas a hollar
A la orgullosa serpiente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Eco divino, veloz,
Por Lituania corriendo,
Errores va destruyendo
Siempre inspirada tu voz;
Apóstol te hace aclamar
Tu ardor y celo eminente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Tu fuerte brazo oprimir
Sabe a la negra herejía,
Que logra de día en día
El luto y llanto esparcir:
Aun tu fe quiere robar,
Mas vano su esfuerzo siente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Vióse hasta el polvo abatido
Su orgullo por tu constancia,
Y dijo con arrogancia
Al hierro caerá rendido:
A los verdugos ligar
Tu cuerpo ordena inocente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
    
Del cruel suplicio el rigor
Acrecientan inhumanos,
Y en sus sacrílegas manos
Vibra el azote el furor:
Pues de él supiste triunfar,
Tu diestra, Andrés, nos sustente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
    
El manso pecho rasgado,
Puerta a tu amor queda franca;
Tu lengua, ¡cielos!, arranca
Satélite despiadado;
¿Mas quién habrá que loar
Hoy tu constancia no intente?:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Ya la segur afilada
Tu cuello santo divide,
Y el cuerpo el alma despide
Para la eterna morada;
Sube dichosa a gozar
De la gloria el puro ambiente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Allí brillante corona
Ciñe tus sienes, y en tanto
De apóstol, mártir y santo
Tu fama el pueblo pregona;
Tu protección singular
El vicio y error ahuyente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Pues hoy tus glorias cantar
Oyes al pueblo ferviente:
Tu fortaleza ejemplar,
Andrés, al débil aliente.
   
Antífona: Me probó el Señor como al oro, que pasa por el crisol.
℣. Padezco.
℟. Pero sin confusión mía.
   
ORACIÓN
Oh Dios, que coronaste con ilustre martirio al Bienaventurado Andrés, atormentado con multitud de suplicios, por la confesión de la verdadera fe; rogámoste hagas que constantes en la misma fe, padezcamos más bien las adversidades todas, que detrimento del alma. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
   
Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del altar, y la Virgen concebida sin pecado original.
      
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
      
DÍA SEGUNDO – 15 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición.
    
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de nuestro Redentor Jesucristo, que asistido de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate interceder ahora por mí con el Todopoderoso, que además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale, pues, en mi favor en este día segundo de tu Novena la inaudita fortaleza con que sufriste ser arrastrado de dos cosacos montados a caballo, y golpeado y acuchillado de todos desde el despoblado en que te prendieron hasta la ciudad que ilustraste con tantos y tan gloriosos martirios. Hazlo así, poderosísimo abogado y protector mío, y no dudo que el Señor, en vista de estos tus padecimientos, reanimará mi confianza en su infinito poder, en las tribulaciones generales y particulares con que se digne visitarme, para que todo lo que padezca en esta vida temporal, lejos de servirme de confusión, me sirva de mérito para la vida eterna. Amén.
   
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA TERCERO – 16 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición y Oración Inicial.
    
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de nuestro Redentor Jesucristo, que asistido de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate interceder ahora por mí con el Todopoderoso, que además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale, pues, en mi favor en este día tercero de tu Novena, el mal tratamiento de palabra y obra que te hizo el capitán de los cosacos por ser tú fiel ministro de Jesucristo y celoso predicador de su santo Evangelio, y la entereza y resolución con que te negaste a abjurar la fe católica, despreciando sus terribles amenazas. Yo creo que Dios nuestro Señor te oirá benigno, y me hará , por los insultos y heridas que recibiste en aquella ocasión, la gracia de caminar a la perfección propia de mi estado, sin torcer a la derecha ni a la izquierda, para llegar felizmente al deseado término de la gloria. Amén.
   
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA CUARTO – 17 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición y Oración Inicial.
    
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de Nuestro Señor Jesucristo, que ayudado de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate interceder ahora por mí con el Todopoderoso, que, además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale en mi favor en este día cuarto de tu Novena los vehementísimos dolores que sentiste, cuando uno de tus encarnizados enemigos te sacó un ojo con la punta de su estoque porque los exhortabas a convertirse a nuestra santa fe católica, y otro de ellos cruzó tu venerable rostro con tan enorme bofetada, que te hizo saltar dos dientes y dejó bañada toda tu boca en sangre. Por estos agudísimos dolores suplica al Señor me dé el valor y espíritu que me falta para arrancar y echar lejos de mí, según me manda en el Evangelio, los miembros que son para mí ocasión de pecar, aunque los necesite como los ojos. Amén.
       
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA QUINTO – 18 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición y Oración Inicial.
    
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de Nuestro Señor Jesucristo, que ayudado de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate interceder ahora por mí con el Todopoderoso, que, además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale en mi favor en este día, quinto de tu Novena, el largo y penoso martirio que te dieron los cosacos escarnificando inhumanamente tus brazos y piernas, y apretándote las sienes con juncos y mimbres retorcidos. Por estos acerbísimos tormentos te ruego, poderosísimo abogado y protector mío, me consigas de la divina bondad la gracia de despreciar las vanidades mundanas, y no ambicionar otra corona en la tierra que la de mi amantísimo Redentor, para que este ponga algún día sobre mi cabeza la corona de preciosa pedrería que adornará eternamente la tuya en el reino de los cielos. Amén.
   
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA SEXTO – 19 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición y Oración Inicial.
   
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de Nuestro Señor Jesucristo, que ayudado de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate ahora interceder por mí con el Todopoderoso, que, además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale en mi favor en este día, sexto de tu Novena, el inexplicable martirio que te dieron los cismáticos desollándote primero la cabeza y luego las espaldas y pecho, y quemándote en seguida las carnes con teas encendidas. Por estos horrorosos tormentos que inventaron aquellos infieles para hacer mofa de los sagrados Ordenes y ornamentos sacerdotales, y que sufriste con una mansedumbre digna de un ministro de Jesucristo, alcánzame, poderosísimo abogado y protector mío, la gracia de que no desmientan jamás mis obras que soy, como católico, del linaje escogido, de una clase de sacerdotes reyes, de la gente santa, del pueblo de conquista, para publicar las grandezas de aquel que nos sacó de las tinieblas a su admirable luz. Amén.
   
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA SÉPTIMO – 20 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición y Oración Inicial.
   
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de Nuestro Señor Jesucristo, que fortalecido de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate ahora interceder por mí con el Todopoderoso, que, además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale en mi favor en este día, séptimo de tu Novena, la increíble paciencia con que llevaste que te renovasen los enemigos de nuestra santa Religión todas tus llagas, restregándolas con paja menuda, que te hincasen cañas agudísimas entre las uñas de los dedos, y te desollasen una mano. Alcánzame , pues, de la divina bondad, por estos dolorosísimos tormentos, la virtud de la mortificación de la carne, para que viva yo en adelante una vida verdaderamente espiritual. Amén.
   
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA OCTAVO – 21 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición y Oración Inicial.
   
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de Nuestro Señor Jesucristo, que fortalecido de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste; dígnate ahora interceder por mí con el Todopoderoso, que, además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale en este día, octavo de tu Novena, el admirable heroísmo que manifestaste cuando sufriste la cruelísima amputación de tus orejas, mano y lengua, en odio de los ministerios sagrados que con apostólico celo desempeñabas. Suplica, pues, especialísimo protector mío, a su Divina Majestad, que me conceda por estos atrocísimos tormentos que padeciste con una perfecta resignación en su santísima voluntad, la gracia de no volver a abusar de mis sentidos. Amén.
   
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA NOVENO – 22 DE MAYO
Por la Señal…
Acto de Contrición y Oración Inicial.
   
Bienaventurado Andrés, invicto mártir y perfecto imitador de Nuestro Señor Jesucristo, que fortalecido de la divina gracia conseguiste de los cismáticos tantas victorias como heridas recibiste, dígnate ahora interceder por mí con el Todopoderoso, que, además de coronarte de gloria en el cielo, conserva todavía incorrupto tu sagrado cuerpo. Alégale en mi favor, especialísimo abogado mío, en este día, último de tu Novena, la encendida caridad que tanto le acreditaste no sólo con obras, sino con tantos padecimientos interiores y exteriores; y ruégale que por el menosprecio que de tu sagrada dignidad y persona hicieron los cismáticos arrojándote medio muerto en un lodazal y las dos furiosas cuchilladas con que abrieron tu bendita cabeza, coronando tu ilustrísimo martirio, no permita que las aguas de las tribulaciones que me envié, logren apagar en mi pecho la llama de su divino amo. Amén.
   
La Oración final y los Gozos se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.