martes, 11 de mayo de 2021

SUIZA: PRESBÍTERO SE “CASA” POR LO CIVIL ANTES DE MORIR

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
   

El presbítero Jean-François Cherpit (conocido como “Jeff”), párroco de Ginebra, Suiza, murió en el Hospital Universitario de Ginebra a las 15:00h del 25 de Abril de un linfoma, poco antes de su 63.º cumpleaños (nació el 31 de Mayo de 1958).
   
Casi dos semanas después, una pintora y ex-religiosa de 52 años dijo a 24heures.ch, que Cherpit había entrado un matrimonio civil con ella poco antes de ser puesto en un coma inducido en vista de su agonía.
   
Los dos se conocieron cuando Cherpit era diácono y ella una religiosa. Ellos tuvieron una amistad de 30 años que estuvo marcada por una “pasión platónica” y un “deseo de castidad”, como señala 24heures.ch.
   
El presbítero (“instalado” el 4 de Octubre de 1992) estuvo a cargo de la unidad pastoral Naciones-San Juan en Ginebra, la cual comprende cuatro parroquias (San Antonio de Padua, Santa Juana de Chantal, San Hipólito y San Nicolás de Flüe). Durante el servicio de funeral (en el que sacrílegamente le fueron puestos el cáliz y la patena en el ataúd), el obispón de Lausana-Ginebra-Friburgo Charles Morerod OP, que sabía sobre las circunstancias, mencionó en su homilía a la «amiga fiel y cordial por treinta años» del presbítero.
   
Según el sitio de los obispos suizos Cath.ch, la decisión de “casarse” respondió a una necesidad de “consistencia” y “reconocimiento”. Si eso fuera cierto, ellos debieron hacer esto 30 años antes. Es más probable que el presbítero designara como su heredera a la ex-hermana, en cuyo caso el matrimonio civil la eximiría del impuesto a la herencia, que en el cantón de Ginebra puede ser tan alto como el 26%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.