martes, 11 de mayo de 2021

DOS DEL «LENGUAJE INCLUSIVO»

Noticias tomadas de distintas fuentes.
   
    
    
El ministro de Educación Nacional, Juventud y Deportes francés, Jean-Michel Blanquer Vendeuil, ha prohibido el lenguaje inclusivo en los colegios franceses, informa ‘Le Figaro’. A principios de este mes de mayo ya indicó que la lengua no debía ser dañada y este jueves ha publicado una circular en el Boletín Oficial del Estado en la que sostiene que este tipo de escritura «constituye un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura».
     
En el documento publicado, Jean-Michel Blanquer se dirige a los rectores de la academia, a los directores de la administración central y personal del Ministerio de Educación Nacional y señala que «debería prohibirse el recurso a la denominada escritura inclusiva, que utiliza notablemente el punto medio para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra usada en masculino cuando se usa en un sentido genérico».
    
Este tipo de escritura es «un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura», según el ministro, que añade que «la imposibilidad de transcribir textos verbalmente con este tipo de escritura dificulta la lectura en voz alta y la pronunciación, y en consecuencia el aprendizaje, especialmente para los más pequeños». Finalmente, indica en el escrito que esta ortografía puede evitar que los niños que padecen ciertas «discapacidades o problemas de aprendizaje» accedan al francés.
    
Sin embargo, sí fomenta la feminización de las profesiones. «La elección de ejemplos o afirmaciones en una situación docente debe respetar la igualdad entre niñas y niños, tanto a través de la feminización de términos como a través de la lucha contra las representaciones estereotipadas», explica.
   
   
    
The Tablet puede revelar que la nueva traducción de la Biblia que usará la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales para una nueva edición del Leccionario usará un lenguaje inclusivo, según el contexto lo precise.
   
Por 18 meses, el Departmento de Vida y Culto Cristiano de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales ha estado adaptando el texto de la Edición Católica de la Versión Estándar Inglesa (en adelante ESV-CE, por sus siglas en inglés) para hacer notar que se usa lenguaje inclusivo cada vez que las notas de traducción al pie de página en el texto original de la ESV-CE indiquen que son apropiadas, por ejemplo cuando la palabra griega adelphoi (ἀδελφοὶ, hermanos) está referido tanto a hombres como a mujeres.
    
Aproximadamente 142 veces las palabras de la ESV-CE han sido adaptadas para hacerlas más inclusivas en los dos volúmenes del leccionario ya preparado.
    
El arzobispo de Cardiff, George Stack, presidente del Departmento de Vida y Culto Cristiano de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales, dijo a The Tablet: «No podemos cambiar el idioma de la Biblia, pero podemos adaptarlo para que hable poderosamente a las personas de esta época».
   
Él enfatizó que se están haciendo varias adaptaciones a la ESV-CE para hacerla apropiada para su uso en el contexto del Reino Unido, incluyendo la pronunciación, la puntuación y la “anglicanización” de palabras y frases, según corresponda.
    
Pero él resaltó la importancia de preservar eñ lenguaje que existe dentro de un contexto teológico más profundo, por ejemplo el uso de “hijo”, cuando se refiere a la filialidad en Cristo, en la teología paulina: «A menudo hay diferentes niveles de significado en una misma palabra. Por ejemplo, cuando Jesús está hablando con los Doce, no está hablando con todos los discípulos, hombres y mujeres, está hablando con el colegio apostólico como lo entendemos. De manera similar, hijo o hija significa una cosa en un contexto, pero en el nivel más profundo de todos –San Pablo en Gálatas o Romanos, por ejemplo– habla de ser hijos en el Hijo, y lo que Dios ve en Jesucristo su Hijo. Esa es una teología muy profunda, sobre ser un hijo en el Hijo, de adopción filial en Cristo Jesús, esa es una teología profundamente diferente y muy profunda». 
       
Reconoció que ha habido controversia sobre el uso del lenguaje inclusivo en la nueva traducción, y dijo que esto siempre ha sido una consideración para los obispos y el comité editorial. «Hemos estado inmersos en este trabajo por 18 meses, y no hemos tenido tiempo para conversar con la gente que están leyendo el texto más superficialmente, que no están leyendo lo que hay. La ESV-CE es muy sagaz [en su uso del lenguaje inclusivo], aunque es una pena que estén en las notas al pie de página».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.