sábado, 29 de mayo de 2021

SANTOS SISINIO, MARTIRIO Y ALEJANDRO, MÁRTIRES


Nacidos en Capadocia, los hermanos Sisinio, Martirio y Alejandro eran respectivamente diácono, lector y ostiario en la diócesis de Milán. A petición del obispo San Vigilio de Trento, San Ambrosio los envió para evangelizar el Val de Non, en los Alpes tiroleses, donde llegados a la localidad de Mecla (actual Sanzeno), los paganos que estaban enfurecidos por sus éxitos en la misión y porque rescataron a un neófito que iba a ser sacrificado a los ídolos, les dieron muerte en medio de la fiesta Ambarvália, que consistía en dar tres vueltas a los campos y sacrificar un cerdo, una oveja y un toro -por lo que se le llamaba también suovetaurília, el 29 de Mayo del 397 (a Sisinio le rompieron el cráneo con un cuerno que usaba para llamar a oración, a Martirio lo ataron a un árbol y le atravesaron el pecho con estacas, y a Alejandro lo pasearon por el pueblo con un cencerro en el cuello y lo quemaron vivo en la hoguera donde fueron arrojados sus hermanos frente a la estatua de Saturno). Al día siguiente, San Vigilio recogió los restos y los trasladó a la ciudad de Trento, y envió parte de estos a San Simpliciano, sucesor de San Ambrosio y a San Juan Crisóstomo; y las autoridades romanas, hasta entonces indiferentes a las vejaciones contra los cristianos porque la región era un importante centro de intercambio comercial, capturaron a los asesinos y los condenaron a muerte, pero los cristianos les alcanzaron el perdón imperial.
   
Paulino Diácono describió cómo fue la acogida de las reliquias de estos héroes de la Fe en Milán, y a ellos se les atribuye la victoria de la Liga Lombarda contra Federico Barbarroja I de Hohenstaufen en la batalla de Legnano (29 de Mayo de 1176). La liturgia ambrosiana les dedica una Misa y Prefacio propios.
  
ORACIÓN (del Misal Ambrosiano)
Escucha, Señor, a tu pueblo sujeto a Ti de todo corazón, y por la intercesión de tus Santos mártires Sisinio, Martirio y Alejandro, defiéndelo de los peligros presentes y futuros. Por J. C. N. S. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.