viernes, 21 de mayo de 2021

LUTERANISMO “TRANS”

  
El día 17 de Mayo de 2021, se publicó la siguiente carta en el sitio web de la Iglesia Luterana de Suecia:
CARTA PERSONAL PARA TI QUE ERES TRANS
   
Te escribimos desde una iglesia que también es trans. Una iglesia está formada por personas. Las personas son diferentes. Tenemos confirmados, empleados, celadores de iglesias, representantes electos, organizaciones sin fines de lucro y otros feligreses que se definen a sí mismos como personas trans. La iglesia también está formada por personas trans. Por lo tanto, la iglesia podría describirse como trans.
    
Lamentamos cómo te han tratado los medios y lamentamos la parte del feminismo que ha luchado por sus derechos y ahora quiere limitar los tuyos. Con esta carta queremos demostrar que no estás solos y que somos muchos los que estamos a tu lado. Durante mucho tiempo hemos visto y escuchado tantas voces hablando de ti y queriendo limitar tu vida. Ahora ya no podemos estar en silencio. 
     
En los últimos años, hemos visto cómo los periódicos, la radio y la televisión, incluso los que dicen ser serios, han dado espacio a opiniones donde tú como persona transgénero y tus derechos han sido cuestionados.
   
Hemos visto un clima de conversación en el que te has convertido en propiedad pública, donde las teorías mal fundamentadas pueden permanecer sin oposición y convertirse en la norma de lo que debería aplicarse a tu vida. Rara vez te invitan a charlas y entendemos si no deseas participar. Porque, ¿quién querría estar expuesto a conversaciones con aquellos que no quieren o creen que existes y que quieren privarte de tus derechos?
    
No podemos verlo de otra manera que los medios de comunicación han dado paso a un odio dirigido hacia ti. Nos parece triste que grupos, organizaciones e individuos responsables de este odio tengan un lugar frente a los micrófonos, en las páginas de debate, en los programas culturales y en los sofás de televisión. Esto contribuye a la normalización del odio trans.
     
Vemos que el feminismo transexclusivo utiliza una retórica que reconocemos de los grupos cristianos radicales de derecha y los populistas de derecha. Te afectan las palabras y acciones que se nutren de algunos de los lados más oscuros de la humanidad. Lamentamos un movimiento de derechos a la baja. Tú, yo, todos necesitamos un amplio feminismo solidario que luche contra las estrechas normas de género.
     
La Biblia cuenta la historia de Agar. Es una esclava que es explotada por sus amos. Cuando ya no la necesitan, la llevan al desierto con su hijo a una muerte probable. Se le acabó el agua y pone a su hijo debajo de un arbusto porque cree que va a morir. Cuando Dios escucha al niño llorar, el ángel de Dios le habla a Agar. “No temas”, dice el ángel, y Dios le muestra a Agar un pozo de agua para que pueda darle de beber al niño. La vida del niño y Agar no termina en el desierto. El niño crece y Dios le promete a Agar que el pueblo del niño crecerá.
    
A veces somos como Agar. Las personas con poder sobre nuestras vidas hablan de nosotros y nos tratan como si fuéramos un objeto, algo que les pertenece. Quieren definir cómo deberían ser nuestras vidas y qué derechos tenemos. Estamos acostumbrados a hacer que sus vidas sean perfectas y nuestras vidas solo pueden existir si eso les da sentido. De lo contrario, somos considerados una amenaza y somos expulsados ​​al desierto para morir. En el desierto, es fácil creer, como Agar, que no sobreviviremos. Que morimos sin el poder, la norma quiere que vivamos. A menudo dependemos de las personas que están en el poder. Ellos deciden si debemos recibir la atención que necesitamos y si debemos ejercer nuestros derechos. En cierto modo, Agar tiene razón. Cuando somos expulsados, cuando no se nos permite participar, cuando se nos quitan nuestros derechos, se nos puede privar de nuestro futuro y morimos. Pero en la historia de Agar, Dios muestra que incluso si somos desplazados por aquellos en el poder, eso no afecta nuestro valor. Nadie puede quitarnos nuestro valor como seres humanos. Como Agar, todos, cristianos o no, transgénero o cisgénero, tenemos nuestra propia relación con Dios. Tenemos nuestra propia historia que existe y es verdadera, independientemente de si alguien más quiere que exista o no.
    
Independientemente de lo que encuentren y de lo que digan los demás, nadie puede quitarte tu identidad de género y tu dignidad humana. Dios te ama, tal como eres.
     
Creemos en una iglesia y un Dios que da la bienvenida a las personas más allá del poder, las fronteras nacionales, la etnia, la orientación sexual, el género y la identidad de género. Una humanidad en todos los colores del arco iris, absolutamente fantástica e infinita en su diversidad.
   
Somos diferentes y eso es bueno. Y vio Dios que estaba bien.
    
Te deseamos la bendición de Dios a ti, los (943) que firmamos esta carta y que estás conectado a la Iglesia de Suecia.

Nosotros que escribimos la carta
Cecilia Redner, sacerdote, 
Hans Degréus, sacerdote
Peter Åström, sacerdote
Peter Forsberg, sacerdote
Frida Ohlsson Sandahl, autora, socióloga y teóloga
Åke Paulsson, comunicadora.
La misiva (proveniente de la diócesis luterana de Västerås), que a todas luces se ve como un reclamo publicitario de una organización que busca permanecer vigente ante la opinión pública a pesar de estar moribunda, es parte de la deriva de la Iglesia Luterana de Suecia hacia un ultraprogresismo caracterizado recientemente por ser la primera en instalar mujeres como obispos (Christina Odenberg Moberg para Lund en 1997, y Caroline Krook Kjellgren para Estocolmo en 1998), admitir a una lesbiana en su clero (Gerd Eva Cecilia Brunne fue instalada como la primera obispona abiertamente homosexual –se “casó” en 2001 con la presbítera Gunilla Lindén– en 2009 para la sede de Estocolmo), instalar a una mujer como primado de su iglesia (Antje Zöllner de Jackelén, la “querida hermana” de Bergoglio, fue elegida arzobispona de Uppsala en 2013 e instalada al año siguiente –a pesar de considerar “un mito” el nacimiento virginal de Jesús–), la acogida al islam (en Septiembre de 2015, Brunne dispuso la eliminación de las cruces y símbolos cristianos de la Iglesia de los pescadores en el puerto de Estocolmo, y marcar la dirección hacia La Meca), el ecologismo (en 2014 fue fundado en Linköping el primer convento vegano y preocupado por el “cambio climático”; y en 2019, las campanas de las iglesias de Malmö en honor de la activista Greta Thunberg, a quien calificaron como “Sucesora de Jesús”), y el corona.
   
La Iglesia Luterana de Suecia (en sueco, Svenska kyrkan) fue fundada en 1527 luego que el Riksdag (Parlamento) reunido en Västerås decidiera unánime acoger la prédica de los hermanos Olaus y Laurentius Petri (nacidos Olof y Lars Persson respectivamente; el primero –que estudió con el monje maldito y Felipe Melanchton– fue conocido como el “Lutero sueco”, y el segundo fue el primer “arzobispo” luterano de Uppsala) A diferencia de sus similares, la Iglesia Luterana de Suecia y su rama finlandesa se consideran de la “Iglesia Alta” (tendencia católica) y mantienen el episcopado histórico (aunque la sucesión apostólica en ellos terminó con la muerte del último arzobispo católico de Uppsala y primado de Suecia Johannes Magnus en 1544 –su hermano Olaus, que también fue nombrado arzobispo de Uppsala y participó en el Concilio de Trento, murió en 1557 sin poder establecerse en su sede–). A corte 2020, contaba con 5’728.746 miembros, el 55,2% de la población sueca (1,6% menos que el año inmediatamente anterior, aunque sigue siendo la iglesia luterana más grande de Europa y la tercera más grande del mundo, superada solo por la Iglesia Evangélica “Mekane Yesus” de Etiopía –fundada en 1959 por la misión sueca, de la cual se distanció en 2010– y la Iglesia Luterana de Tanzania). Hasta el año 2000, era la iglesia oficial de Suecia (y entre 1617 y 1860, abandonarla era delito de “lesa majestad” y se castigaba con la muerte).
   
***
   
   
Al otro lado del Mare Tenebrárum, Megan Marie Rohrer Audus de 41 años (foto, la del clériman), fue elegida el 8 de Mayo como obispona laica del Sínodo de la Sierra del Pacífico (California y Nevada) de la Iglesia Evangélica Luterana en Estados Unidos (ELCA) por un período de seis años, convirtiéndose así en la primera “obispo transgénero” de las corrientes protestantes. Rohrer es conocida por su activismo callejero en favor de los homosexuales, por sus predicaciones, por sus escritos, y por componer “misas” con canciones de Lady Gaga y los Beattles (como Lutero, cuyos cantos para el culto eran adaptaciones de canciones de taberna).
   
Rohrer (que afirma ser descendiente en 16.º grado de San Nicolás de Flüe, patrono de Suiza) se presentó por primera vez como lesbiana en el colegio luterano de su natal Sioux Falls, Dakota del Sur. Ahora utiliza para sí misma los pronombres “ellos” o “ellas” como si fuera “muchos” (cf. San Marcos 5, 9).
    
La ELCA, fundada en 1988 tras la fusión de la Iglesia Luterana en Estados Unidos, la Iglesia Luterana Estadounidense y la Asociación de Iglesias Evangélicas Luteranas, es uno de los grupos protestantes más moribundos y favorables al aborto en los Estados Unidos. Cuando introdujo el matrimonio entre homosexuales en la asamblea del 17 al 23 de Agosto de 2009 (asamblea criticada entre otros por la Iglesia Luterana - Sínodo de Misuri), unas 700 congregaciones (500.000 personas), entre las más observadoras y convencidas, se marcharon conformando la Coalición para la Renovación y la Iglesia Luterana de Norteamérica, mientras que los tibios se quedaron, en distintos grados de tensión con la ELCA.
   
***
   
En síntesis, estas dos sectas protestantes han llegado a esta deriva no por apartarse de las enseñanzas de la Biblia (aunque es evidente que la tuercen para su perdición, como dice San Pedro), sino por llevar hasta dicho extremo la doctrina del “libre examen” que propugnó su fundador Martín Lutero Lindemann.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.