martes, 11 de mayo de 2021

DÍA ONCE DEL MES, EN HONOR A SAN FRANCISCO DE JERÓNIMO

Dispuesto por el P. Dr. Ignacio María Lerdo de Tejada y Matute SJ, y publicado en México en 1841.
     
DÍA ONCE DE MES AL GLORIOSÍSIMO TAUMATURGO DE NÁPOLES SAN FRANCISCO DE JERÓNIMO Y GRAVINA, DE LA SAGRADA COMPAÑÍA DE JESÚS
   
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
INVOCACIÓN
Augustísima Trinidad, origen fecundo e inagotable de todos los bienes: ¡Cuán admirable sois Señor, en todos vuestros Santos! ¡Cuán amable en los favores y gracias con que os dignáis engrandecerlos! En vuestro Siervo Francisco de Jerónimo nos habéis dado una nueva prueba de vuestra rica liberalidad para con aquellos que de corazón os invocan, y de vuestra paternal providencia para con todos cuantos os sirven y adoran. Tanta luz sobrenatural en la inteligencia de los altos misterios de vuestra fe, y de las eternas verdades del Evangelio; tanta energía y eficacia en el manejo de vuestra divina palabra; tanto ardor de caridad en la infatigable ocupación de reducir almas perdidas al amor y gracia de su Dios; tanta santidad en el ejercicio de todas las virtudes, derramando por todas partes el buen olor de Cristo; tanta maravilla y tanto prodigio en utilidad y remedio de los mortales afligidos: todos estos dones, Señor, que abundosamente comunicasteis al bienaventurado Francisco, me demuestran con claridad, que no se han acabado aún vuestras antiguas misericordias, y que hoy, lo mismo que en los tiempos pasados, sois cuidadoso protector de vuestra Iglesia, buen pastor de vuestro rebaño, y fiel conductor de vuestro pueblo por en medio de las turbaciones del siglo: ellos me convencen de que nunca dejáis de poner a la vista de vuestros hijos, testimonios firmes de la verdad, que los consoliden en su creencia, y modelos perfectos de virtud, que puedan imitar en su conducta: ellos, en fin, me enseñan, cuán bueno sois para con todos los que os temen, cuán dulce y suave para con todos los que os aman, y cuán generoso y magnifico en honrar a los que os honran. Os bendigo, Señor, y alabo por la copiosa efusión de bendiciones que a manos llenas derramasteis sobre vuestro buen Siervo y fiel ministro Francisco de Jerónimo, y sobre sus celosas tareas en promover vuestra gloria y la honra de vuestro nombre, y en multiplicar el número de vuestros devotos adoradores. Deseando yo ser uno de ellos, os adoro, Señor, os invoco, y por los méritos del mismo vuestro Siervo Francisco os ruego, que aceptéis este pequeño obsequio de mi gratitud en acción de gracias por la sublime grandeza a que lo elevasteis, y esta humilde súplica que por su intercesión os dirijo, pidiéndoos que mi alma, libre ya de las cadenas del vicio y del pecado, y separada de las ilusiones seductoras del mundo y del Demonio, se mantenga siempre constante en su profesión de la verdadera fe que Francisco con tanto celo defendía, en la práctica de las virtudes, a que Francisco con tanto fervor exhortaba, en la observancia de vuestros mandamientos santos, cuya excelencia y provechos Francisco con tanta elocuencia persuadía. Amén.
   
Un Credo, en reverencia de la Santísima Trinidad.
   
ORACIÓN
Y bien, oh padre amantísimo y gran protector mío Francisco de Jerónimo: estáis ya triunfante y glorioso en el Cielo, ciñendo vuestras sienes con la inmortal corona debida a vuestros copiosos méritos y sublimes virtudes: estáis ya cogiendo el fruto de vuestras fatigas y sudores en treinta y ocho años de continuadas misiones: estáis ya gozando de Dios, y disfrutando, además el placer indecible de alabarle acompañado de tantas almas que arrancasteis con vuestra predicación de las garras del demonio, y de tantas otras que dirigisteis con soberano magisterio por el camino de la virtud y perfección: estáis ya seguro de vuestra dicha y felicidad por todos los siglos; mas de nuestro riesgo y peligro, ¿no estaréis todavía solícito? Cercano ya al trono de la misericordia, ¿habréis perdido aquellas piadosas entrañas que acá en la tierra os urgían a procurar el bien y el remedio de cuantos os buscaban? ¿No será, por el contrario, ahora más ardiente vuestra caridad, más tierna vuestra compasión, más activa vuestra beneficencia, y más poderoso vuestro valimiento? Sí, amoroso padre: aparecisteis en el mundo para que muchos se salvasen por vuestra persuasión y ejemplo, y subisteis al Cielo para que muchos más se salven por vuestra intercesión y patrocinio. He aquí pues, a vuestras plantas, he aquí postrado en vuestro acatamiento a un infeliz pecador que necesita hagáis brillar con vuestro admirable poder, y en él renovéis los prodigios que millares de veces habéis hecho para sacar almas de los atolladeros de sus vicios; haced uno ahora para sacar la mía de la mísera servidumbre en que la tienen sus pasiones. Multiplicasteis vuestros méritos haciendo a muchos convertirse de sus extravíos; aumentad ahora vuestro regocijo y la gloria de vuestro Dios, obteniéndome la gracia de un sincero arrepentimiento de todas mis culpas, y de una total conversión de mi corazón hacia su Criador y Señor. Resplandecéis como estrella en el firmamento, porque a muchos enseñasteis el camino de la justicia y santidad: alcance yo ahora por vuestro medio la luz de que necesito, para enderezar mis pasos por las sendas de la virtud, y aquella sabiduría celestial que enseña a discernir con acierto entre lo malo y lo bueno, y a conocer en todas cosas cuál sea lo más agradable a Dios y lo perfecto. Ea, pues, oh poderoso abogado de todos los que os invocan angustiados: mis tribulaciones temporales no son las que más me aquejan; vedlas, sin embargo, y en ellas impetradme, o el remedio si ha de convenir a la gloria del Señor y salvación de mi alma, o la entera resignación y conformidad con la voluntad divina: pero en mis angustias y tribulaciones de espíritu, aquí es donde os ruego que hagáis alarde de vuestra protección: no rehusó beber el cáliz que me alarga la mano paternal de mi Dios; más haced, oh santo mío, que su amargura postre a mi alma en desfallecimiento, ni convierta yo en veneno lo que viene ordenado para mi remedio: sirvan mis aflicciones, no de tentación, sino de prueba en que mi espíritu se purifique y acrisole, para hacerse capaz de crecer cada día más en el santo amor de su Dios, hasta llegar a verle, gozarle y glorificarle en vuestra compañía en la gloria. Amén. Padre nuestro y Ave María con Gloria Patri.
    
HIMNO
    
¡Oh tú, que en tus angustias
Del profundo del pecho
Arrojas tristes ayes,
lanzas suspiros tiernos!
    
Acógete a las aras
De Francisco, y gimiendo,
Implora su socorro
Con afectuosos ruegos.
    
Él las huestes horribles
De los demonios fieros
Ahuyenta, y pone en fuga
Llenas de espanto y miedo.
   
Él impide nos dañen
Con sus artes perversos,
Con sus crueles astucias,
Con sus ardides negros.
     
A él la tierra y el agua,
A él el aire y el fuego,
Se sujetan vencidos
De su poder excelso.
     
Obedientes, puntuales
A su voz, a su imperio,
Refrenan humillados
Sus ímpetus horrendos.
    
De los crueles dolores
El escuadrón funesto
A él respeta, a él se rinde,
A su mando sujeto.
   
Al punto que él lo manda,
Al oír su precepto,
Ve sus fuerzas perdidas,
Y vuelve atrás violento.
    
Su grande Patrocinio,
Si se pone por medio,
Los delitos esos acaban,
Y tu hábito viejo.
    
Se vuelve a la virtud
Su brillo y fulgor bello,
Y entra con esto el alma
En calma y en sosiego.
   
Digan los italianos,
Los indios, los íberos,
Los alemanes digan,
Y todo mundo entero:
   
Cuán perenne, cuán pronto,
Cuán dulce es el consuelo,
Que él da a cuantos le invocan
En todo caso adverso.
    
Por siglos de los siglos
Sea dada al Padre Eterno,
Y al Hijo eterna Gloria,
Y al Santo Paráclito. Amén.
  
Antífona: Este hombre, despreciando al mundo y todo lo terreno, y venciendo al demonio, con sus obras y con sus palabras, atesoró en el cielo riquezas inmortales.
℣. A este justo encaminó el Señor por sendas rectas.
℞. Y le manifestó el reino de Dios.
    
ORACIÓN
Oh Dios, que para salvación de las almas hiciste al bienaventurado Francisco insigne predicador de tu palabra: concédenos por su intercesión, que el empleo continuo de nuestro espíritu sea meditar tus santos mandamientos, y el de nuestras obras fielmente cumplirlos. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.