miércoles, 29 de septiembre de 2021

BEATO JUAN DE DUKLA, APÓSTOL DE POLONIA ORIENTAL


El Beato Juan de Dukla fue un ilustre predicador franciscano, patrono de la Polonia oriental. La fecha de su nacimiento es desconocida, aunque, teniendo en cuenta que murió en edad avanzada, puede colocarse con aproximación en las primeras décadas del siglo XV; el mismo velo de silencio envuelve igualmente las noticias referentes a su patria, a su juventud y a sus estudios. En fecha indeterminada profesa la regla franciscana entre los conventuales, desempeñando varios cargos, como el de guardián, predicador de los alemanes, etc.
 
Mientras tanto, a partir de 1453, el gran apóstol San Juan de Capistrano, implanta en Polonia la reforma de la Orden franciscana, que lleva el nombre de la «observancia», y de la que había sido eficaz promotor en Italia San Bernardino de Siena; por esta razón, los franciscanos polacos que se adhirieron a la observancia se llaman todavía hoy «bernardinos». Entre éstos se alistó también Juan ingresando en 1463 en el primer convento observante abierto en Cracovia por San Juan de Capistrano bajo la advocación de San Bernardino.

Con la práctica de las virtudes, especialmente de la humildad y de la penitencia, continuó desplegando intensa actividad apostólica en el confesionario, en la dirección espiritual y, sobre todo, como predicador y misionero entre los rusos cismáticos; ni la gastada edad, ni siquiera la completa ceguera que le sobrevino en los últimos años, fueron obstáculos para el desempeño de su múltiple apostolado. Murió en Leópolis en 1484.

Inmediatamente comenzó a tributársele culto, confirmado solemnemente en 1733 por Clemente XII. La parte oriental de Polonia ha invocado siempre su celestial patrocinio ante las diversas invasiones de los tártaros y de los cosacos; en recuerdo de una aparición del beato en el siglo XVII, se le erigió un monumento en la plaza principal de Leópolis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.