domingo, 12 de septiembre de 2021

LOS TRES BIENES DEL MATRIMONIO

Reflexión de José Romano.
   
    
San Agustín clasificó los tres bienes del matrimonio: Bonum Prolis, Bonum Fídei y Bonum Sacraménti.
    
Bonum Prolis significa que el matrimonio es bueno para la procreación, que es lo mejor para los hijos. Así que el fin primario del matrimonio es la procreación y la educación cristiana de la prole. Se incluye en esto crear un ambiente armonioso y amoroso en el que los niños puedan ser educados. Esta es la razón principal por la que los esposos tienen relaciones íntimas. La ley natural del acto conyugal es producir hijos.
    
Bonum Fídei es el fin secundario del matrimonio. Por mantenerse fieles a los votos, los esposos no tienen relaciones con nadie fuera del matrimonio. Esto es muy natural y es necesario en el matrimonio, para proteger a los esposos y a los niños. 
   
En el mundo no habría absolutamente ninguna enfermedad de transmisión sexual si la gente se casara siendo vírgenes y fueran fieles. Los niños se merecen tener el mismo padre y la misma madre durante toda su vida.
    
Bonum Sacraménti muestra el reflejo del misterio (sacraméntum) de la unión indisoluble de Jesús con Su Santa Iglesia Católica, que se encuentra en la unión de una pareja bendecida por el sacramento del matrimonio. San Pablo escribe a los efesios: “Maridos, amad a vuestras mujeres, como Cristo ama a Su Iglesia y se entregó por Ella… que las mujeres se sometan a sus maridos como al Señor.”  Sin embargo, a renglón seguido dice que amen a sus mujeres como su propio cuerpo. Ello implica sacrificio por la esposa, como Jesús se sacrificó en la Cruz por nosotros.
   
Así que los que leáis esto y os esforzáis cada día por mejorar vuestro matrimonio, os sugeriría que estudiéis esto en pareja y en conjunto la encíclica Casti Connúbii del Papa Pío XI. Es muy duro, casi imposible mejorar un matrimonio a solas. Somos tan afortunados de tener las gracias sacramentales que obran en nuestra vida cotidiana. Cuanto más conozcamos estas gracias, mejor podremos cooperar con ellas para tener familias felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.