viernes, 17 de septiembre de 2021

EL NUEVO “BELÉN” PARA EL VATICANO: ¿SE LES ACABÓ LA LOCURA?

Elementos tomados de GLORIA NEWS y PRNOTICIAS.
   
  
El belén de 2021 en la Plaza de San Pedro presentará motivos populares y animales locales (llamas, cóndor, alpacas, vicuñas, vizcachas –roedor de la familia de las chinchillas–, flamencos y huallatas –ganso andino–) de la comunidad de Chopcca, región de Huancavelica (Perú).
  
Lo conforman más de 30 piezas y figuras hechas de cerámica, fibra de maguey y fibra de vidrio, vistiendo trajes típicos andinos. 
  
Esta iniciativa se realiza gracias al trabajo coordinado entre el Gobierno Regional de Huancavelica, la Embajada del Perú en Italia, la Embajada del Perú ante el Vaticano, Ministerio de Cultura del Perú, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PROMPERÚ) y la diócesis de Huancavelica.
  
Comparado con el año pasado, la escena (que estará disponible desde el 15 de Diciembre de 2021 hasta el 30 de Enero de 2022) parece contener menos locura, excepción hecha de un modelo de ferrocarril que transita en torno al nacimiento, que la Virgen mira a otro lado con disgusto, que los Reyes Magos no llevan los regalos bíblicos (oro, incienso y mirra) sino frutas y verduras, y un pastor andino alado tocando un waqrapuku, un tipo de trompeta hecha de cuernos.
  
  
Sin embargo, conociendo la locura del Vaticano, nada se puede dar por sentado, más sabiendo que la amada Pachamama de Francisco Bergoglio es oriunda de esa región.
  
   
COMENTARIO: La iconografía religiosa pierde su sentido sacro si se sustituye el contexto en que se desarrolla la escena que muestra, causando así no devoción, sino curiosidad (y con la iconografía conciliar, morbo).
   
Y si es de adaptación, ¿por qué en su momento el Vaticano no escogió este “belén hipster”?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.