martes, 7 de septiembre de 2021

PRESBÍTEROS REMOVIDOS POR PRESUNTA MALA CONDUCTA

El 4 de Septiembre, el “arzobispo” de Chicago Blase Joseph Cupich Mayhan removió a tres presbíteros de origen mexicano mientras avanza una investigación canónica por presunta mala conducta, informó CBS.
  
   
Orlando Flores Orea (instalado el 21 de Mayo de 2011, párroco de Santa Inés-San Kieran-San Pablo y pastor asociado de Santa Genoveva y San Estanislao Mártir), René Mena Beltrán (instalado el 21 de Mayo de 2005, párroco de San Galo y San Simón Apóstol) y Pedro Campos Cisneros (instalado el 12 de Mayo de 2002, párroco de San Gerardo Mayela-San Juan Bautista-La Ascensión-Santa Susana) habían reconocido «haber mantenido conductas inapropiadas» con adultos (Flores con una mujer, Mena y Campos con hombres –este último tenía una investigación abierta en 2016, cuando se descubrió que tres seminaristas que estaban bajo su dirección en “Casa Jesús” frecuentaban bares gay–), y han «entrado en un período de oración, sanación espiritual y discernimiento» (=destitución), señalan sendos comunicados a las parroquias a que estos pertenecían.
    
Católicos tradicionales, este caso es una muestra más de cómo la Iglesia del Nuevo Orden se hunde cada vez más en la corrupción moral, y que sus presbíteros-ministros, instalados con el Nuevo Ordinal protestantizado de 1968, no tienen el carácter que confiere el Sacramento de las Órdenes Sagradas, ni la gracia de estado aneja al mismo. Y el hecho que la archidiócesis de Chicago aclarase particularmente que fue “con adultos” (como si ahora tuviesen que explicar que no fue con menores de edad) demuestra cuán arraigado e imparable está el Gran Holocausto Sexual y Desvío de Dinero dentro de la secta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.